Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2019

Qu hacemos con el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones?

Ricardo Rodrguez
El diario


- No se comprende la pretensin de que no se paguen impuestos por las ganancias patrimoniales recibidas a ttulo gratuito y s tributen las que se obtienen a ttulo oneroso, como lo hace el IRPF sin que nadie se escandalice.

- Resulta muy notable la coincidencia de la poltica econmica en general y fiscal en particular de los tres principales partidos de la derecha con la defendida histricamente por el nacionalismo conservador cataln.

- Hay muchos aspectos del tributo a reconsiderar. Por slo mencionar algunos, sera razonable hacer an ms flexible el posible aplazamiento de pagos y revisar algunas reducciones contempladas.

Imagen del funeral de la Duquesa de Alba EFE

Sorprende el acuciante dramatismo con que desde hace aos se viene reclamando la desaparicin de uno de los impuestos ms justos de nuestro sistema tributario, el que de modo ms directo ataca la perpetuacin de la concentracin de riqueza en pocas familias y favorece la igualdad de oportunidades. An ms si se tiene en cuenta que ya se viene desmantelando desde tiempo atrs y que, a estas alturas, en todas partes recae sobre una nfima minora acaudalada de la poblacin, a pesar de lo cual, muchas personas que jams heredarn patrimonios millonarios ni debern pagar el impuesto se han sumado con entusiasmo al frente "abolicionista", sin ser conscientes de lo mucho que han de perder por deterioro de servicios pblicos.

No obstante, junto al exagerado relato de un sinnmero de renuncias a herencias para evitar el coste fiscal -desmentido de nuevo recientemente por el REAF del Consejo de Economistas-, y la alegacin de escasa consistencia de la doble imposicin y el perjuicio al ahorro y la inversin, hay crticas certeras que exigen estudiar cambios en profundidad.

Una exposicin sistemtica de las razones para la derogacin se contiene en la proposicin de ley que el grupo nacionalista cataln CiU present en el Congreso en septiembre de 2009. Jos Flix Garca de Pablos, uno de los mayores conocedores del tributo, escribi una interesante crtica de esta iniciativa en 2011 para la revista Crnica Tributaria (nmero 139/2011, El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones: supresin o reforma). Resulta, por cierto, muy notable la coincidencia de la poltica econmica en general y fiscal en particular de los tres principales partidos de la derecha con la defendida histricamente por el nacionalismo conservador cataln.

La protesta ms agitada, a pesar de su carencia de fundamento, es la de la doble imposicin. Lo que se grava en Sucesiones y Donaciones son las ganancias patrimoniales obtenidas a ttulo gratuito por quienes reciben una herencia, un legado, una donacin o son beneficiarios de determinados seguros de vida. Se tributa por el incremento neto del valor de nuestro patrimonio que se produce por ejemplo al heredar, aumento que constituye una inequvoca manifestacin de capacidad econmica susceptible de gravarse en aplicacin del artculo 31 de la Constitucin. Es pues cada heredero, por la porcin de herencia que recibe una vez descontadas deudas y obligaciones, quien ha de pagar.

Cierto es que el conjunto de bienes y derechos del patrimonio hereditario ya habr sido objeto de imposicin. Como lo fue en el momento de ganarlo el dinero que un empresario utiliza para pagar el salario de su trabajador, y aceptamos que ste vuelva a tributar. Es usual que un solo capital sea objeto de nueva tributacin cada vez que pasa de unas manos a otras enriqueciendo a quien lo recibe, y ello no supone doble tributacin sino una verificacin corriente de la circulacin de bienes y servicios. En atencin a que lo normal sea que los familiares hayan participado de algn modo en la creacin del patrimonio que heredan, la ley estatal de 1987 contempla reducciones segn grado de parentesco. Se puede discutir, si se quiere, su incremento, pero no hasta el extremo de hacer desaparecer el tributo en la prctica.

No se comprende, y repugna a la ms elemental nocin de justicia, pretender que no se paguen impuestos por las ganancias patrimoniales recibidas a ttulo gratuito (sin equivalencia econmica a cambio) y s tributen las que se obtienen a ttulo oneroso, como lo hacen en IRPF sin que nadie se escandalice. De hecho, fiscalistas como Musgrave defendieron la posibilidad de que las ganancias sucesorias se gravasen como cualquier otra renta. An ms: si el tributo se suprimiera por mera derogacin de la ley de 1987, se podra dar un efecto singular. Puesto que el artculo 6 de la ley de renta deja fuera de la rbita del IRPF toda renta gravada en Sucesiones y Donaciones, la eliminacin total de este impuesto hara que las ganancias a l sujetas pasaran a constituir hecho imponible del IRPF gravable por la tarifa general con tipos de hasta el 45%. Para evitarlo sera precisa la inclusin de una exencin especfica que, de nuevo, hara visible el trato privilegiado en comparacin con el soportado por otras rentas. Las del trabajo, sin ir ms lejos.

Escasa consistencia tiene tambin el argumento del perjuicio al ahorro y la inversin. Jams ha sido probado, y desde luego es poco creble que la perspectiva de futura imposicin a nuestros herederos sea determinante para nuestras decisiones de ahorro o consumo. Lo lgico es que stas se muevan por la realidad econmica actual. Pero, aunque as fuese, si la idea es que la expectativa de dejar un importe menor de herencia por el pago del impuesto nos desanima de ahorrar, esa misma expectativa, y en una proporcin similar, animar a ahorrar a nuestros herederos.

Pero la alternativa a la desaparicin no puede consistir en dejar las cosas tal cual se encuentran. Hay muchos aspectos del tributo a reconsiderar. Por slo mencionar algunos, sera razonable hacer an ms flexible el posible aplazamiento de pagos en supuestos acreditados de dificultad de enajenacin de bienes.

Habra que revisar algunas de las reducciones contempladas en la ley. La del 95% sobre el valor de la vivienda habitual al menos debera acompaarse del requisito de que se tratase de la vivienda habitual de quien hereda, que es lo que tiene sentido en atencin al mandato del artculo 47 de la Constitucin, y no de quien ya ha fallecido. Habra que reformular la reduccin sobre la transmisin de la empresa familiar para que de verdad sirva al fin de su mantenimiento y no como va de elusin fiscal. Convendra seguramente examinar los criterios de valoracin.

Los tipos de la tarifa del impuesto oscilan entre el 7,65 y el 34%, dentro de la media de los pases de nuestro entorno. Sin embargo, los ndices multiplicadores por patrimonio previo pueden llegar a aumentar mucho el tipo medio final. Cabra discutir una suavizacin, segn propone Garca de Pablos en su ensayo, aunque a mi juicio no sera pertinente que el patrimonio previo no contase en absoluto en la determinacin de la deuda ni, por supuesto, que se achatara en exceso la progresividad. Tampoco creo justo que los mnimos exentos sean tan elevados que supriman toda tributacin salvo en herencias muy altas. Salvaguardado un volumen bsico de riqueza familiar, y atendiendo al principio que la doctrina llama de equidad horizontal (mismos niveles de renta deben pagar igual), no veo el motivo para eximir de modo absoluto de pago a patrimonios medios.

Ahora bien, lo esencial e inaplazable es acabar con la catastrfica divergencia de aplicacin del impuesto por territorios. Desde 1996 se cedi capacidad normativa a las Comunidades, en teora restringida a aspectos cuantitativos, que sin embargo fue aprovechada por los gobiernos autonmicos para una irresponsable carrera fiscal a la baja en flagrante vulneracin de los principios de lealtad institucional y corresponsabilidad fiscal que proclama el artculo 2 de la LOFCA (la Ley Orgnica de Financiacin de las Comunidades Autnomas). Es de una irracionalidad extrema que el Tribunal de Justicia de la Unin Europea, por guarecer la unidad de mercado, haya obligado a Espaa a eliminar la discriminacin en el disfrute de beneficios fiscales de ciudadanos comunitarios no residentes en nuestro pas, y sin embargo las Autonomas usen la residencia de forma discriminatoria entre ciudadanos espaoles.

Tambin causa perplejidad que en cada una de las iniciativas para reclamar la desaparicin del tributo (la de CiU de 2009, la de Ciudadanos del ao pasado y la del PP de ste) se alegue la disparidad territorial a favor de la derogacin en lugar de proponer que se acabe con esa disparidad. En el caso del PP, el grupo poltico que mayor uso ha hecho de la competencia fiscal en las Comunidades en las que ha gobernado -con ltimo episodio en Andaluca-, la pretensin resulta particularmente bochornosa.

Ya hay muchas voces que han propuesto el establecimiento de unos porcentajes mnimos de tributacin en toda Espaa. Creo que adems sera necesaria la recuperacin por el Estado de la capacidad normativa estructural; a fin de cuentas, se trata de un tributo de su titularidad. De lo contrario, y aun cuando no sea derogado de golpe, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones morir de inanicin ms pronto que tarde. Y, para tal fin, no merece la pena el desgaste de defenderlo.

Ricardo Rodrguez es tcnico de Hacienda.

Fuente: https://www.eldiario.es/tribunaabierta/hacemos-impuesto-sucesiones-donaciones_6_877072295.html

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter