Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-03-2019

Vargas el fabulador

Atilio A. Boron
Rebelin


 Pocas dudas caben sobre la calidad de Mario Vargas Llosa como narrador. Si bien sus obras ms recientes no tienen el mismo espesor literario de las que les precedieron, el peruano sigue siendo un notable escritor. Pero como lo he demostrado en un libro de muy prxima aparicin, El Hechicero de la Tribu, su talento como analista poltico, siendo benvolos diramos que no supera la mediocridad. Claramente el anlisis poltico no es lo suyo porque ni conoce las teoras y, mucho menos, la metodologa; su mundo, en el cual navega con maestra, es la ficcin. Y como l mismo lo ha dicho ms de una vez, un escritor es alguien que escribe mentiras que parecen verdades. La elegancia y precisin formal de su escritura, acompaada a menudo por un nfasis rayano en el fanatismo cuando trata asuntos polticos o ideolgicos, ejerce una poderosa seduccin sobre sus lectores.

Embriagado por su propio discurso Vargas Llosa traspasa con absoluta desaprensin los lmites de la ficcin, se interna en el anlisis poltico y all, en ese terreno resbaladizo y por momentos traicionero, descerraja a diestra y siniestra afirmaciones atrabiliarias cuando reacciona ante fenmenos o ideologas polticas que se encuentran en las antpodas de sus creencias. Por eso, el colombiano Csar Gaviria, quien fuera Secretario General de la OEA antes de que, bajo la conduccin de Luis Almagro, esta institucin se hundiera en imborrable ignominia, dijo que A veces al leer a don Mario tengo la impresin de que su capacidad de anlisis poltico es proporcionalmente inversa a sus logros literarios, y debera or con ms frecuencia el refrn que a todos nos ensearon de chicos: "zapatero a tus zapatos". (Cf. El Pas, Espaa, 18 junio del 2000)

Jams objetara que Vargas Llosa manifestase libremente sus opiniones polticas o, como hubiera dicho su amigo Octavio Paz, sus ocurrencias - algo que es preciso distinguir de las ideas. Pero el aire pontifical con que las emite como si fueran el producto de un minucioso anlisis - y la complicidad de quienes la reciben y reproducen por los medios hegemnicos, convierten en verdades irrefutables un ejercicio groseramente propagandstico por el cual el narrador se convierte en fabulador. La reciente entrevista concedida a un periodista del diario La Nacin de Buenos Aires el pasado 25 de marzo, en ocasin de su visita a este pas para participar en el VIII Congreso Internacional de la Lengua Espaola a celebrarse en Crdoba, lo comprueba sin atenuantes. Tomar slo dos pasajes a ttulo de ejemplo.

En el primero dice textualmente que "En este momento, la humanidad tiene un privilegio que no tuvo nunca. Los pases pueden elegir si quieren ser prsperos o elegir ser pobres. Y las recetas estn ah, probadas. Los pases que reforzaron la propiedad privada, la empresa privada, el libre mercado y se abrieron al mundo han avanzado.

Si este disparate fuese cierto habra que concluir - cosa que el peruano no hace - que por lo menos las cuatro quintas partes de la humanidad est constituida por imbciles profundos que, en lugar de la prosperidad, prefieren vivir en la indigencia, sin viviendas dignas, sin educacin, salud pblica, acceso al agua potable y redes cloacales. Como nuestro autor no tiene formacin en ciencias sociales ni se le ocurre consultar algunas fuentes insospechadas de estar contaminadas con el virus populista o izquierdista que tanto lo desvelan. Como Oxfam, por ejemplo, quien, en su informe presentado ante la Cumbre de Davos 2019 demostr que desde 2015, el 1% ms rico de la poblacin mundial posee ms riqueza que el resto del planeta; que los ingresos del 10% ms pobre de la poblacin mundial han aumentado menos de 3 dlares al ao entre 1988 y 2011, mientras que los del 1% ms rico se han incrementado 182 veces ms. Y, recordemos, la mayora de estos pases sumidos en la pobreza se vieron forzados a aplicar por el FMI, el BM o sus sucedneos regionales las polticas libremercadistas y privatizadoras del imperialismo que con tanto ardor publicita Vargas Llosa.

Y al hablar especficamente de la Argentina, el narrador vuelve a fabular cuando sentenci que este pas fue el primero de la regin que logr erradicar el analfabetismo. Ahora nadie se acuerda pero se lo propuso y lo hizo. La pregunta es cmo pas que la Argentina dej de ser un pas prspero. Y la respuesta es simple: eligi el camino de la pobreza. Dos cosas: la respuesta no es simple sino simplista, que no es lo mismo. Y, adems, falsa, en ms de un sentido. Fue Cuba, luego de la Revolucin, el primer pas en erradicar el analfabetismo en Latinoamrica. Y segundo, porque si hubiera tenido la prudencia de consultar las fuentes censales de la Argentina habra cado en la cuenta de que este pas, a diferencia de sus tan denostadas Cuba y Venezuela, an no erradic el analfabetismo. En los albores del peronismo, el censo de 1947 registraba un 13.6 % de analfabetos entre la poblacin mayor de 10 aos.

Es decir que despus de casi setenta aos de polticas liberales gestionadas por la oligarqua de este pas cuando, presuntamente, argentinas y argentinos haban elegido la prosperidad, la tasa de analfabetismo segua siendo considerablemente elevada. Hubo que esperar hasta 1991 para descenderla hasta el 3.7 %, y en el censo del 2010 - ya bajo el gobierno de Cristina Fernndez - la tasa lleg a un 1.92 %, que es lo que tcnicamente se considera el umbral mnimo para certificar el fin del analfabetismo en un pas. Dictamen final: aplazado en anlisis poltico por severos errores metodolgicos. Como dijo Csar Gaviria, zapatero a tus zapatos, don Mario. Basta ya de decir mentiras para que parezcan verdades.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter