Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2019

Resea de Contra el elitismo. Gramsci: manual de uso, de Maite Larrauri y Dolores Snchez
Comentarios (gramscianos) para entender las categoras esenciales de Gramsci

Salvador Lpez Arnal
El viejo topo


No es un libro destinado a especialistas en primera instancia, no es fruto de un trabajo de investigacin, pero s hay mucha reflexin detrs y ser de buena ayuda a interesados en la obra de Antonio Gramsci, sean o no especialistas. Hay mucho pensamiento propio en las 200 pginas del libro.

Una declaracin de las autoras, del prlogo: Una herramienta se puede usar de diferentes modos. El que planteamos en este libro no es el nico posible: Gramsci puede ser ledo e interpretado de varias maneras, sus enseanzas pueden tener diversos usos. El que ofrecemos est determinado por un momento histrico, por un lugar concreto: la revolucin iniciada por el movimiento 15M ha hecho presentes discursos polticos nuevos, inspirados algunos de ellos por lo escritos de Gramsci (p. 26). Que lo iniciado por el movimiento 15M sea o no una revolucin no es ahora la cuestin que conviene discutir.

Un sucinto apunte intelectual sobre las autoras puede leerse en la solapa interior del libro. Dolores Snchez fue una de las fundadoras de la Asociacin de Mujeres Universitarias y Maite Larrauri es coautora de la coleccin de libros Filosofa para profanos.

La estructura del libro: En caso de duda: volver a Gramsci, el prlogo de Iigo Errejn. 1. Introduccin. 2. Economicismo. 3. Guerra de posicin/guerra de maniobra. 4. Revolucin pasiva. 5. Hegemona. 6. Sentido comn. 7. Filosofa de la praxis. 8. Jacobinismo. 9. Voluntad colectiva. 10. Nacional-popular. Bibliografa.

No hubiera estado de ms un ndice analtico y nominal.

Las autoras han elegido nueve categoras centrales de la reflexin gramsciana, han seleccionado textos de los Quaderni (creo que la traduccin es siempre suya), uno o ms por concepto, y los han comentado (con ojos muy laclaunianos-mouffistas en ocasiones) con detalle, conocimiento y cuidado, sin presuponer grandes conocimientos del tema a los lectores/as (que, por supuesto, pueden tenerlos o no). Lo han conseguido (estemos o no de acuerdo siempre con sus interpretaciones) y el libro que han construido con todo ello es muy til. Para todos.

Habran sido conveniente algunas referencias a pie de pgina.

Las indicaciones puntuales de las autores a asuntos de nuestra situacin poltica, estemos o no de acuerdo con ellas, no estn de ms y nos ensean a pensar y comprender con ojos gramscianos.

No debera deducirse de todo ello que las autoras no estn al da de los recientes estudios gramscianos o que no mantengan posiciones claras en determinados puntos. Todo lo contrario. Un ejemplo: Gramsci no emple jams la palabra alienacin. Esta constatacin es un elemento ms para adoptar la idea de que con la superacin del economicismo, tenemos que abandonar asimismo la idea de que existen posiciones de clase estructurales que estn llamadas causalmente a ser revolucionarias (p. 47).

Su opinin del gran pensador italiano es fcil de compartir, la comparto: Escribir 29 cuadernos de reflexiones y anlisis de la vida cultural y poltica, proponiendo una visin original del marxismo, es una hazaa gigantesca, en especial cuando sabemos de su soledad y aislamiento polticos y afectivos, acompaados de una salud desastrosa. Gramsci se nos presenta como una prueba encarnada de que hay razones para confiar en el optimismo de la voluntad (pp. 28-29)

Mis observaciones crticas que en absoluto apuntan a una falta de inters del libro:

1. No se entiende que en la bibliografa las autoras citen a un libro como IBEX 35, una historia hertica del poder en Espaa (un ensayo sin duda de inters) y no citen ni un solo libro o artculo de uno de nuestros mayores conocedores de la obra del revolucionario sardo, Antonio Gramsci.

2. Tampoco se entiende que no citen ni un slo libro o artculo de Manuel Sacristn.

3. Se entiende un poco pero no mucho que escriban: Jordi Sol Tura -uno de los pocos introductores de Gramsci en Espaa.... Uno de los pocos a da de hoy?

4. Tampoco se entiende bien que den tanta importancia a un artculo del autor de Una historia optimista: La qesti de lEstat i el concepte de nacionalitat, el nico que citan, salvo error por mi parte, un trabajo publicado en 1976 en la revista catalana Taula de canvi.

5. El reconocimiento a la obra de Sol Tura tal vez les impida pensar en otros autores de aquellos aos: Sirva esta introduccin para rendir un homenaje privado y pblico a un poltico de entonces, de alta capacidad intelectual, como fue Jordi Sol Tura, que desde los aos sesenta haba traducido e introducido algunos de los textos de Gramsci en Espaa. Y no solo fue un traductor de sus textos en sentido literal, sino que fue un traductor de su pensamiento como gua para la accin poltica (p. 30). Sol Tura destacadamente? Slo l? No hubieran otros que tal le ayudaron y ensearon?

6. De hecho, en el mismo prlogo del libro, se afirma: Lo que pas con Gramsci en los setenta, los esfuerzos de Sol Tura pero tambin de filsofos como Manuel Sacristn -otro de los introductores de Gramsci en nuestras lares y maestros de numerosos discpulos- no han sido una raz rota. Entre esos discpulos a los que no se cita, cabra citar a Francsco Fernndez Buey y, bien mirado, al propio Jordi Sol Tura. El mismo lo manifest en una entrevista para los documentales dirigidos por Xavier Juncosa: Integral Sacristn.

Sea como fuere, un buen manual para comprender categoras centrales de Gramsci, conceptos centrales para nosotros y para comprender este mundo grande y terrible en el que nos ha tocado vivir.

Por cierto, por qu Gramsci no es autor incluido entre los autores esenciales de filosofa de segundo de bachillerato de ninguna comunidad autnoma espaola? Un autor menor uno de los filsofos y pensadores marxistas ms ledos, estudiados y citados en estos ltimos 30 o 40 aos?

Barcelona, Ariel, 2018, 192 pginas, prlogo de igo Errejn.

Fuente: El Viejo Topo, enero de 2019.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter