Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2019

Aumentan las dudas de que diplomticos estadounidenses en Cuba sufrieran ataques

Jon Hamilton
NPR


La aseveracin era extraordinaria.

Ms de 20 diplomticos estadounidenses en Cuba haban sufrido lesiones importantes en una serie de ataques que parecan tener al cerebro como objetivo. O al menos eso es lo que dijeron funcionarios del Departamento de Estado a reporteros durante una sesin informativa en septiembre de 2017.

Un par de semanas despus, el presidente Trump fue an ms all. Creo que Cuba es responsable, dijo durante una conferencia de prensa en el Jardn de los Rosales.

Para entonces, Estados Unidos haba retirado a la mayora de los miembros del personal de su embajada en La Habana y haba aconsejado a los ciudadanos estadounidenses que evitaran viajar a Cuba.

Casi dos aos despus, el Departamento de Estado sostiene que s se produjeron ataques y que resultaron daadas personas relacionadas con la embajada en La Habana.

Pero varios cientficos prominentes ahora estn desafiando esa afirmacin.

No hay evidencia de un ataque, dice Sergio Della Sala, profesor de neurociencia cognitiva humana en la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido. No hay datos en absoluto de que estas personas sufran alguna lesin cerebral.

Otros cientficos dicen que el caso de lo que a menudo llaman sndrome de La Habana implica una mezcla preocupante de secreto, conjeturas y ciencia de mala calidad. Muchos ahora dudan de que alguna vez haya sucedido.

Un sonido, luego sntomas

El sndrome de La Habana comenz con un sonido un intenso, agudo y penetrante sonido.

Luego llegaron los sntomas: prdida de audicin, mareos, tinnitus, problemas de equilibrio, fatiga y dificultad para concentrarse, entre otros.

Cuando los diplomticos comenzaron a sugerir un vnculo entre el sonido y sus sntomas, el Departamento de Estado llam al Dr. Michael Hoffer.

Hoffer es un especialista en odos, nariz y garganta de la Universidad de Miami. Y ha sido una voz prominente al decir que algo malo les sucedi a las personas asociadas con la Embajada de Estados Unidos en Cuba.

Hoffer recuerda que en febrero de 2017 estaba en su escritorio cuando son el telfono. Y el individuo, a quien desafortunadamente no puedo nombrar, dijo: Es del Departamento de Estado y tenemos un problema.

El individuo quera que Hoffer evaluara a algunos diplomticos enfermos que haban llegado a Miami. Ms tarde, el Departamento de Estado le pidi que revisara a los trabajadores de la embajada que an se encontraban en La Habana.

Entonces, un colega mo y yo fuimos a Cuba y bsicamente establecimos una pequea clnica de deteccin en la embajada all, dice Hoffer.

Hoffer y sus colegas evaluaron un total de 140 personas. De estos, 25 reportaron sntomas que aparecieron despus de que escucharon un sonido extrao o sintieron una onda de presin.

Sus sntomas eran muy parecidos a los de las conmociones cerebrales. Pero la experiencia de Hoffer como mdico militar le hizo considerar que el problema estaba relacionado con el aparato vestibular, una parte del odo interno que desempea un papel importante en el equilibrio. Y las pruebas apoyaron esa idea, dice.

Estoy seguro de que su aparato vestibular fue daado por algo, dice. Lo que era, quin lo estaba haciendo, no lo s.

Aun as, Hoffer y sus colegas se apresuraron en especular.

En entrevistas y durante una conferencia de prensa televisada, sugirieron que la causa podra ser un arma que utilizara ondas de sonido o microondas o alguna otra forma de energa electromagntica.

La idea de un ataque snico era atractiva, porque pareca explicar el extrao sonido reportado por los trabajadores de la embajada que ms tarde tuvieron sntomas.

El arma que no existi

Pero luego, en octubre de 2017, The Associated Press dio a conocer una grabacin del sonido. Y ah fue cuando el apoyo cientfico a favor de un ataque comenz a desmoronarse.

Un par de expertos en sonidos de insectos decidieron analizar el audio. Y pronto se dieron cuenta de que el sonido no era un arma.

La grabacin dada a conocer por la AP es, en realidad, un grillo, dice Alexander Stubbs, un estudiante de doctorado en la Universidad de California, Berkeley. Para ser preciso, dice, es la llamada de apareamiento de un grillo macho de cola corta de las Indias.

Y no es de extraar que los diplomticos hayan encontrado inquietantemente alto el canto de estos grillos, dice Stubbs. Si uno conduce un camin disel en la autopista, cuando se pasa junto a uno se puede escuchar con todas las ventanillas cerradas.

Por supuesto, eso no explicaba todos los sntomas de que los diplomticos se quejaban. As que los cientficos esperaron por dos estudios mdicos que crean daran sentido al mareo, la prdida de audicin y el pensamiento confuso.

El primer estudio publicado apareci en JAMA (Journal of the American Medical Association), la revista de la Asociacin Mdica de Estados Unidos, a principios de 2018. Era un estudio realizado por un equipo de la Universidad de Pennsylvania que examin a 21 diplomticos.

Estamos convencidos colectivamente de que estos individuos como grupo sufrieron una lesin neurolgica, dijo el autor principal, el Dr. Randel Swanson, en un informe de audio publicado junto con el estudio.

La lesin fue como una conmocin cerebral, pero sin un golpe en la cabeza, dijo el equipo.

La reaccin de otros cientficos fue rpida y dura.

Es sorprendente que una gran y excelente revista como JAMA publique un informe tan deficiente, dice Della Sala, profesor de la Universidad de Edimburgo. Es simplemente asombroso. Es increble.

Y otros cuatro cientficos que publicaron cartas en JAMA ofrecieron sus propios mordaces adjetivos para describir el estudio. Entre ellos: impropio, inapropiado, problemtico y engaoso.

Gran parte de la indignacin se produjo porque los autores haban usado una definicin de discapacidad que pudiera aplicarse a casi la mitad de la poblacin general, dice Della Sala.

Lo que hicieron fue encontrar una manera para que todos fueran patolgicos, dice.

El segundo estudio mdico provino de Hoffer y sus colegas de la Universidad de Miami. Describieron a 25 trabajadores de la embajada que haban informado tanto de exposicin a un ruido como sntomas.

Este estudio fue rechazado por JAMA, pero finalmente se public en Laryngoscope Investigative Otolaryngology . Es una revista menos conocida en la cual Hoffer sirve como editor.

Uno de los hallazgos clave del artculo involucraba gafas especiales que rastreaban los movimientos oculares, dice Hoffer.

As que los movimientos oculares, que podamos leer de inmediato por las gafas, parecan patrones que vemos en personas que tienen un trastorno de equilibrio particular, dice.

El trastorno del equilibrio una anormalidad otoltica es causado por un dao invisible en el odo interno. Pero los crticos han sealado que muchos factores pueden hacer que una persona sana no pase esta prueba.

Esta prueba no la pasa cualquiera con ansiedad, cualquiera que est preocupado, cualquiera que est muy cansado, dice Della Sala.

Y ninguno de los estudios muestra que los diplomticos de Estados Unidos fueron atacados o incluso daados, dice.

En este momento, no hay datos en absoluto de que estas personas sufran alguna lesin cerebral, dice Della Sala. No hay evidencia.

En otras palabras, no hay apoyo para el sndrome de La Habana.

Ms crticas llegaron en febrero durante un panel cientfico realizado en conjunto con la reunin anual de la Asociacin Estadounidense para el Avance de la Ciencia. El evento tuvo lugar en la Embajada de Cuba en Washington, D.C.

Varios cientficos en el panel dijeron que se sienten frustrados con los estudios mdicos que hasta ahora han omitido la informacin crtica.

Nuestra preocupacin es que no se comparti ninguno de los datos. No tenemos acceso a los datos en bruto, dice la Dra. Janina Galler, profesora de psiquiatra de la Escuela de Medicina de Harvard. No tenemos acceso ni siquiera al tamao completo de la muestra ni a la forma en que se seleccion a los individuos y por qu en definitiva tantos no fueron incluidos en el estudio.

Otra queja fue que Estados Unidos ha tenido casi dos aos para demostrar sus aseveraciones de un ataque, pero an no lo ha hecho.

Hay toda una historia de que varios diplomticos fueron atacados con un arma y tienen una lesin cerebral, dice el Dr. Mitchell Valds-Sosa, quien dirige el Centro de Neurociencias de Cuba en La Habana. No hay evidencia de lesin cerebral. No hay evidencia de un ataque. Se presentan sntomas vagos que son muy frecuentes, que son comunes a cualquier corte transversal de la poblacin.

Incluso algunos cientficos que una vez creyeron en la versin del ataque ahora la rechazan.

Cuando lo escuch por primera vez, creo que, como todo el mundo, me preocup mucho. Es terrible. Estadounidenses heridos. Estaba muy preocupado de que hubiera un arma, dice Douglas Fields, un neurlogo que pas meses investigando los hechos en Cuba.

Fields ley los estudios mdicos. Entrevist a expertos en lesiones cerebrales y problemas del odo interno. Incluso fue a Cuba. Pero no encontr ninguna evidencia que demostrara la aseveracin de un ataque.

Y luego la historia sigue cambiando, dice. No es un arma snica. Luego son microondas, y luego es histeria y luego una infeccin y sigue y sigue y sigue.

Ahora Fields cree que el sndrome de La Habana es en realidad un conjunto de sntomas y problemas de salud que pueden verse en cualquier grupo de personas y especialmente en personas que realizan un trabajo altamente estresante en un entorno a veces hostil.

Y Fields cree que al fin y al cabo la verdad emerger.

La ciencia se ha extraviado, se ha descarrilado muchas veces, dice. Pero al final se autocorrige y llegamos a la respuesta correcta.

Eso sucedi despus de un incidente similar durante la Guerra Fra. La historia entonces fue que microondas soviticos estaban causando cncer y una rara afeccin de la sangre en el personal de la Embajada de Estados Unidos en Mosc.

Un gran estudio refut esa afirmacin.

El Departamento de Estado dice que el nmero de trabajadores de la embajada afectados en La Habana ahora es de 26. Algunos se han recuperado. Otros todava tienen sntomas.

(Tomado de NPR)

Traduccin de Germn Piniella para Progreso Semanal.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter