Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-04-2019

La nueva lectura de Marx de Michael Heinrich (XXI)
La cualidad oculta del valor: D M - D

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Nos adentramos en el captulo IV -Capital, plusvalor y explotacin- del libro de MH. Cinco apartados en total. El segundo de ellos: La cualidad oculta del valor: D M - D , pp. 122-126.

Una reflexin del compaero Manuel Martnez Llaneza sobre esta misma entrega al final de todo.

Un dilogo sobre Heinrich que acaso pueda interesarles:

1. Joaqun Miras.

Un desliz sustancialista que se le escapa a Heinrich -aliquando dormitat tuttilimundi-:

Los medios de produccin y la fuerza de trabajo son siempre factores del proceso de produccin, independientemente de cul sea la forma social de dicho proceso; pero solo son capital productivo dentro de un proceso de produccin capitalista (p. 177)

O sea, que siempre ha habido una sustancia o gelatina de trabajo denominada fuerza de trabajo, que no surge histricamente como consecuencia de las condiciones dadas que permiten su gnesis, que es el mundo de la mercanca -pues fuerza de trabajo es denominacin de una mercanca, no de todo hacer generado en todo tiempo por la actividad humana- y el equivalente universal sistmico que es el dinero

2. Antonio Navas

Est en la p. 176 la cita. Es cierto en sentido estricto lo que dices. Debera haber usado otra expresin si aceptamos que el concepto fuerza de trabajo refiere slo a la forma o modo de produccin en que la actividad humana de produccin se vende como una mercanca ms, existe slo en esa forma de mercanca que debe venderse previamente a realizar su labor de transformacin, de produccin de otras mercancas. Debera haber dicho: actividad productiva-poitica-transformadora humana o algo as, supongo.

3. Joaqun Miras.

Por eso me parece que estamos ante un nuevo intento de construir, ms que una nueva Vulgata, un nuevo Credo de Nicea, una nueva interpretacin unitaria de Marx. En ese caso la de un hipottico Marx maduro que haba llegado a conclusiones claras, tras aos de reflexionar.

Pero eso no se compadece con la verdad de un autor que redacta borradores una y otra vez, para dejarlos inacabados y abandonados y recomenzar la tarea, y cuyas dos obras de madurez son tambin dejadas inconclusas, y que encima, a partir de las notas que le envan los rusos, Danielson y luego Zassulich y los de esa revista innombrable -ovniesche zapiski? [Anales de la Patria]- acusa un nuevo golpe, y ya viejo, se pone a estudiar ruso y agricultura -es que era un genio insaciable, s claro, y cuando deca que l no era marxista y que de omnia dubitandum, es porque era un excntrico y un original un poco bilioso!-

En fin, quiz soy injusto con Heinrich y corrige estos disparates en su biografa intelectual. Me interesa cien mil veces ms lo que escribe Sacristn en la edicin que hizo SLA y lo que escribe ese otro Henri Denis.

Lo de Sacristn no se puede casi decir, porque inmediatamente se nos acusa de admiracin ciega... sin haberlo ledo claro.

Cojo el hilo del apartado.

MH considera en primer lugar, de nuevo, la cadena M D M (seccin II.II de su libro, cuando se ocup de las funciones del dinero): el productor de mercancas ha producido una mercanca M que tiene un determinado valor de uso; vende esta mercanca y compra con el dinero obtenido otra mercanca que tiene otro valor de uso. El dinero es gastado definitivamente. El fin del proceso de intercambio es el consumo de la segunda mercanca. La totalidad del proceso encuentra su medida en las necesidades del productor. Con la satisfaccin de esas necesidades, concluye el proceso.

MH considera a continuacin la cadena D-M-D: el orden es distinto que en la anterior cadena. Ahora se compra para vender a continuacin, el dinero es punto inicial y final. Una suma de dinero, seala MH, no es distinta de otra cualitativamente. Se diferencia de otra solo cuantitativamente. La circulacin sealada es ventajosa si el D final es mayor que el D inicial, si se trata de una cadena D M D en la que D es mayor que D. El fin del proceso es el incremento cuantitativo de la suma de dinero inicial. El dinero no es gastado (como en el caso anterior: M D M) sino adelantando. Se gasta para recuperar ms al final del proceso.

Una suma de dinero que realiza este movimiento (el D-M- D) es capital. Una mera suma de dinero, en la forma que sea, como dinero o en forma de mercancas, no es an capital. Tampoco un proceso de intercambio aislado convierte una suma de dinero en capital: solo la concatenacin de procesos de intercambio con el fin de acrecentar la suma del valor inicial nos suministra el movimiento tpico del capital: el capital, seala MH, no es solamente valor sino valor que se valoriza, una suma de valor que realiza el movimiento D-M-D. (Wenceslao Roces hablaba de la valorizacin del valor [1])

El incremento de valor obtenido con el movimiento del capital (D menos D) es designado por Marx como plusvalor. MH nos recuerda que este concepto no se encuentra ni en la economa poltica clsica ni en la ciencia econmica moderna. El plusvalor no es simplemente otro nombre para el beneficio o la ganancia. MH seala que, por el momento, no debemos ocuparnos de esta diferencia (Para el significado preciso de beneficio nos remite al captulo VII del libro; para el significado de ganancia empresarial nos remite al siguiente, el VIII).

[Hay una nota a pie de pgina, la 3 de este captulo, de Csar Ruiz Sanjun [2]. Seala el traductor en ella que el trmino acuado en castellano para traducir Mehrwert es plusvala pero que l considerada ms adecuado traducirlo por plusvalor. Su razonamiento: en este caso (en el caso de plusvalor) queda establecida la relacin directa que existe entre los trminos alemanes Wert (valor) y Mehrwert, relacin que, desde su punto de vista, no queda tan clara cuando se traduce el trmino alemn por plusvala.

Adems, aade, permite establecer tambin con mayor claridad el paralelismo con los pares de conceptos correspondientes: Arbeit (trabajo) y Mehrarbeit (plustrabajo), Produkt (producto) y Mehrprodukt (plusproducto).

De hecho, para el trmino plusvalor, seala finalmente, ya existe un bien precedente: la traduccin de Pedro Scaron de El Capital donde usa plusvalor].

MH nos recuerda que el movimiento del capital tiene como nico fin el acrecentamiento del valor adelantado. Pero, aade, el acrecentamiento puramente cuantitativo no tiene medida ni trmino. Por qu no va a ser suficiente un incremento del 10% y s, en cambio, uno del 20%? Por qu tiene que finalizar al cabo de un movimiento (D-M-D) y no al cabo del diez o veinte pongamos por caso? A diferencia de la circulacin simple de mercancas, seala el filsofo alemn, que apunta a un fin fuera de la circulacin (apropiacin de valor de uso para satisfacer determinadas necesidades en el segundo momento), encontrando su medida en las necesidades y su trmino en la satisfaccin de esas necesidades, el movimiento del capital tiene en s mismo su propio fin, es inconmensurable e ilimitado. MH no define dos estas nociones. La primera, para no ser confundida con otros usos, podra haberla definido, tal vez.

MH aade que si se considera la produccin de mercancas haciendo abstraccin del capital, se puede llegar a la idea de que el fin de la produccin de mercancas y del cambio es la satisfaccin general de necesidades: cada uno satisface sus propias necesidades en tanto que produce primeramente una mercanca que satisface las necesidades de otros, intercambia esta mercanca por dinero y con este dinero adquiere despus mercancas que satisfacen sus propias necesidades. Expresado concisamente: todos satisfacen sus propias necesidades en la medida en que satisfacen las de los otros. De este modo, sostiene,concibe la economa burguesa -la economa poltica clsica y la moderna teora neoclsica- la produccin de mercancas.

Pero, aade MH, una produccin capitalista de mercancas (la generalizacin de la produccin de mercancas acontece histricamente solo bajo las condiciones capitalistas, una referencia histrica pues) no est dirigida a la satisfaccin de necesidades sino a la valorizacin del valor. La satisfaccin de necesidades es un producto secundario en tanto que se corresponde con la valorizacin del capital. MH seala con toda razn: la finalidad de la produccin capitalista es el plusvalor y no la satisfaccin de necesidades. El punto esencial es lo primero; lo otro es consecuencia o medio.

Hasta el momento, prosigue MH, se ha hablado del capital pero no de los capitalistas. Un capitalista, seala, no es simplemente alguien que dispone de una gran suma de valor. Solo es capitalista quien emplea esa suma de valor como capital, quien hace del movimiento autofinalista del capital su propio fin subjetivo.

La ilustracin del paso con texto marxiano (MEW 23, pp. 167-168):

solo en al medida en que la apropiacin creciente de riqueza abstracta constituye el nico motivo impulsor de sus operaciones, funciona como capitalista, como capital personificado, dotado de voluntad y de conciencia. El valor de uso no hay que considerarlo nunca, por tanto, como el fin inmediato del capitalista. Tampoco la ganancia aislada, sino el movimiento incesante de la ganancia [la cursiva es de MH]

De tal modo que una persona solo es capitalista si es capital personificado. Es decir, si sigue en su actuacin la lgica del capital que no es otra que la valorizacin carente de medida y de trmino. Este capitalista, esta persona con ese comportamiento, sera -MH recuerda expresiones marxianas- personificacin de una categora econmica o mscara econmica. Aqu ocurre, nos recuerda tambin, lo que ya se constat para las acciones de los poseedores de mercancas (las secciones II y VI del captulo III): una persona se comporta como poseedor de mercancas o capitalista en tanto que sigue una determina racionalidad en su actuacin.

Esta racionalidad resulta de las determinaciones formales presupuestas del proceso econmico (de las determinaciones formales de la mercanca o del capital). En la medida en que las personas siguen esta racionalidad en su actuacin, reproducen al mismo tiempo las determinadas formales presupuestas.

En la exposicin, apunta MH, hay que analizar las determinaciones formales antes de poder ocuparse del comportamiento de las personas.

Por supuesto: un determinado poseedor de dinero puede seguir otros fines distintos al de valorizacin del valor, pero, si es el caso, no acta entonces exclusivamente como capitalista. El hecho de que el capitalista individual intente continuamente incrementar su ganancia no est fundado en rasgos psquicos -la codicia por ejemplo- sino que, en opinin de MH, se trata ms bien de un comportamiento forzado por la lucha competitiva de los capitalistas (Aqu convendra algn matiz en mi opinin: la competencia capitalista fuerza de manera no unovoca; puede haber diferentes repuestas a ese forzar ininterrumpido).

El capitalista individual, si quiere seguir siendo capitalista, necesita que aumente la ganancia: no para aumentar su consumo personal -para los grandes capitalistas ese consumo constituye una fraccin mnima de su ganancia- sino para modernizar sus instalaciones o para producir nuevos productos si no existiera demanda para los antiguos. MH seala que si renuncia a la modernizacin o a la transformacin, la quiebra est en ciernes, no hay ms. En el apartado V.II volver a esa ley forzosa de la competencia.

Un apunte histrico de MH; con el paso del tiempo se ha modificado el aspecto externo del capitalista. Del libre empresario del XIX que diriga su empresa con la que no pocas veces fundaba una dinasta familiar, se ha pasado ampliamente, en el siglo XX, cuanto menos en las grandes corporaciones, a la figura del manager, del ejecutivo, que a menudo posee solamente un pequeo paquete de acciones de la empresa que dirige. Ambos son capitalistas, seala, en el sentido que eso tiene para Marx: son personificaciones del capital: emplean una suma de valor como capital.

Si el capitalista, aade MH, solo ejecuta la lgica del capital, entonces el sujeto no es propiamente el capitalista sino el capital, el valor que se valoriza. Marx habla en este contexto del capital como sujeto automtico lo que, seala MH, hace patente el absurdo: por un lado, el capital es un autmata, algo sin vida, y, por otro lado, funciona como sujeto, es lo que determina todo el proceso.

Como sujeto supremo del proceso de valorizacin, el valor necesita de una forma autnoma y esta forma la encuentra en el dinero. El dinero es pues el punto inicial y final del proceso de valorizacin. El dinero era dentro de la circulacin simple la forma autnoma -aunque insuficiente- del valor. Como capital -no es ni dinero ni mercanca sino el movimiento sin medida ni trmino de la ganancia: D -M D-, el valor no solo posee una forma autnoma. Ahora es valor en proceso, sustancia que se mueve a s misma, un sujeto sumamente extrao con capacidades realmente asombrosas (que MH ilustra con una nueva cita de Marx):

De hecho, el valor se convierte aqu en el sujeto de un proceso en el que, bajo el constante cambio de las formas de dinero y mercanca, transforma su propia magnitud () Ha obtenido la cualidad oculta de engendrar valor porque es valor.

Parece, seala finalmente MH (algunos bancos hacen publicidad con el lema Ponga su dinero a trabajar que designa precisamente esta apariencia), como si fuera el valor mismo el que se acrecentase.

Ahora toca examinar aquello a lo que se debe estar cualidad oculta.

El siguiente apartado de este captulo, que se titula:- Relaciones de clase: el trabajador doblemente libre, responde a ese examen.

PS: La reflexin de Manuel Martnez Llaneza sobre esta misma entrega:

Creo que habra que matizar algunas cosas de importancia:

El mero incremento del dinero que se emplea en determinadas operaciones no caracteriza al capitalismo; tambin incrementaban su riqueza monetaria los poderosos de otros sistemas econmicos. Basta con leer Las mil y unas noches para encontrar el desidertum de los que organizaban caravanas para el transporte de mercancas no producidas ni intercambiadas en un entorno capitalista: comprar en un mercado y vender a mayor precio en otro. A nadie se le hubiera ocurrido identificar este sistema con el capitalismo. Tampoco al esclavista.

Seala que el dinero no es siempre capital, pero oculta que el capital no es siempre dinero, lo que puede llevar a muy falsas conclusiones desde el punto de vista marxista. Si entendemos que el papel del capital y lo que define el capitalismo- es arrancar la plusvala a los obreros desposedos de bienes propios de produccin, comprenderemos cmo un torno es capital en cuanto se contrata a un obrero para que produzca con l mercancas de las que se apropia el capitalista para su venta. Y que esa venta le es beneficiosa en tanto que est vendiendo trabajo del obrero que no ha pagado porque ha comprado su fuerza de trabajo y no su trabajo- en un periodo de tiempo

Por qu esta monetizacin de todo que emprende MH? Parece consecuencia obligada de la monetizacin del valor llevada a cabo anteriormente para sustituir el concepto de valor-trabajo por el de valor-dinero. Como esa sustitucin no fue ms que un juego de palabras, debemos entender en adelante la palabra valor en su sentido vulgar (en el que tambin la usa Marx en ocasiones) y no dejarnos llevar a futuras conclusiones infundadas. Pero ya debemos sealar la banalidad de este juego que ignora el mismo concepto de modo de produccin capitalista para sustituirlo progresivamente por una contabilidad (capitalismo=aumento de dinero).

Por otra parte, poca importancia tienen las condiciones subjetivas ni objetivas de los capitalistas, pero eso de que los ejecutivos lo son es una simplificacin inadmisible de la evolucin del capitalismo.

A ver si me discutes algo, Salvador, que seguro que meto la pata ms de una vez.

Un abrazo. Manuel.

 

Notas:

(1) En la nota 56 (OME 40, p. 166) de su traduccin del primer libro de El Capital, Sacristn escriba sobre W. Roces:

En esta cargada expresin -valorizacin del valor- queda muy de manifiesto que el trmino de Marx valorizacin (Verwertung) es propiamente un trmino tcnico de su crtica de la economa poltica. Tanto Verwertung cuanto su traduccin valorizacin son, ciertamente, trminos del alemn o del castellano comunes. En castellano, valorizar es aumentar la utilidad o el precio de una cosa. En alemn, verwerten es, en la acepcin ms usual, utilizar y, en otras tambin muy frecuentes, aprovechar, hacer valer. El sentido del trmino marxiano es prximo al de esos usos comunes en alemn o en castellano, pero con un matiz importante: con `valorizar Marx dice hacer valer o aumentar en el sentido de conseguir expansin de un valor. Pero si ese sentido est relativamente cerca de usos comunes del lenguaje, en cambio, no se suele encontrar en el vocabulario econmico no-marxista. El propio Roy no se atrevi a reproducir sistemticamente en su traduccin francesa la dureza del acusativo interno de valorizar el valor. Entre los muchos mritos de Wenceslao Roces hay que contar su uso sistemtico y fundado, desde su edicin de 1934, de esa traduccin que recoge un modo de pensar tpico de la crtica marxista de la economa poltica.

(2) Acaba de editar un libro en Siglo XXI: Historia y sistema en Marx https://www.sigloxxieditores.com/libro/historia-y-sistema-en-marx_49372/

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter