Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2019

Capitalismo digital, neofascismo y alternativas colectivas
La gran transformacin del siglo XXI?

Ivn Mir
El Salto

La nueva gran transformacin de la que Silicon Valley es su mximo exponente ha alterado profundamente las condiciones de vida y trabajo de millones de personas, con una violencia que ahora retorna de forma perversa.


Collage de Kurt Schwitters, uno de los artistas condenados por "degenerados" por el rgimen nazi.

Para entender el fascismo alemn, debemos retornar a la Inglaterra de Ricardo. Lo afirmaba Karl Polanyi en plena Segunda Guerra Mundial, golpeado por la brutalidad de los regmenes nazi-fascistas. Sealando David Ricardo con Adam Smith, padre del liberalismo econmico, Polanyi relacionaba el violento siglo XX con los comunes privatizados, las fbricas de Manchester y el imperialismo colonial del XIX, cuando la utopa de los mercados autorregulados y la economa poltica agriet las sociedades mundiales hasta hundirlas en la guerra y el totalitarismo. Qu dira Polanyi en el siglo XXI? Quiz, que para entender el neofascismo populista de Trump, Bolsonaro o Casado-Rivera-Abascal, debemos poner la mirada en el Silicon Valley de Jeff Bezos, Mark Zuckerberg y el resto de capitanes del capitalismo digital.

Quin agrieta las sociedades actuales y promueve la emergencia del neofascismo populista? Pues la economa que impone un nuevo orden econmico, poltico, social y cultural mundial. Un modo de produccin y reproduccin sistmico el capitalismo de datos que rompe todas las barreras para la acumulacin privada de capital. Que modela la subjetividad de las poblaciones a nivel psicolgico, econmico, poltico y cultural: el capitalismo de vigilancia (Shoshana Zuboff). Que subsume el vnculo social en el vnculo tecnolgico: el mundo como interfaz (Ingrid Guardiola). Que busca monopolizar toda actividad humana, mediatizando la produccin, la distribucin y el consumo, sin aportar productividad y parasitando el capital riesgo: el capitalismo de plataforma (Nick Srnicek).

La hegemona de Amazon, Facebook, Google, Uber o Airbnb fractura toda regulacin colectiva (Seguridad social? Impuestos? Derechos laborales? Sindicatos?), desorganiza la fuerza de trabajo, los sectores productivos, las culturas locales, las colectividades humanas.

Es la reinvencin ahora digital de la utopa liberal de la sociedad de mercado, propulsada en el siglo XIX europeo como una novedad radical en la historia. Y que, ante su fracaso civilizatorio, tuvo que ser confrontada por una ola de legislaciones sociales y por el movimiento obrero socialista y anarquista, que actu de contrapeso al nihilismo economicista y refund el vnculo social con ateneos, sindicatos, mutualidades y cooperativas. Si siguiendo a Polanyi los estragos del liberalismo econmico del XIX establecieron las bases del fascismo del siglo XX, cul es el impacto de la utopa liberal de hoy, encarnada por un capitalismo de plataforma forjado en las cenizas de la crisis? Cmo afecta a las poblaciones mundiales la imposicin de un paradigma an ms individualizador?

La nueva gran transformacin ha alterado profundamente las condiciones de vida y trabajo de millones de personas, con una violencia que ahora retorna de forma perversa. Frente a la soledad y el debilitamiento de las sociabilidades no digitales, frente a la aceleracin y la disolucin de las certidumbres, frente al miedo del individuo sin comunidad, hoy vuelve un colectivismo reaccionario y abstracto, que no cuestiona el poder sino que lo refuerza, que promete la salvacin oprimiendo quien se encuentra inmediatamente por debajo, que idealiza una comunidad autoritaria, sin diversidad y con desigualdad, jerarquizada por el poder clasista, machista, racista, nacionalista de estado o religioso. Es, de nuevo, el fascismo: ahora subvencionado por la interfaz amigable del capitalismo digital y desregulado. Es la ultraderecha ultraliberal.

ANTE LA FALSA BIFURCACIN: COLECTIVISMOS EMANCIPADORES

Qu fuerzas rompen la falsa bifurcacin entre liberalismo econmico y fascismo poltico, y crean hoy comunidades emancipadoras? Donde se forja un nuevo colectivismo democrtico y solidario?

Feminismos. El feminismo se erige en la gran barricada global frente al fascismo patriarcal, arma de guerra del hombre blanco y heterosexual que no quiere perder dominio y privilegios. Desde India a Argentina, de Kurdistn a Nigeria, de Ciudad Jurez a Irua, las mujeres se levantan, son asesinadas y sobreviven a la contrarrevolucin patriarcal. Contrapedagogia al mandato cruel de la masculinidad (Rita Segato), esbozo de una sociedad sin opresiones: el feminismo est reconceptualizar el internacionalismo (Vernica Gago). Si la horizontalidad y el apoyo mutuo entre mujeres refunda el vnculo comunitario, las huelgas feministas ganan derechos para todos. El ecofeminismo, adems, es imprescindible para torcer el rumbo del colapso ecolgico de la civilizacin capitalista (Yayo Herrero).

Efecto cnico del pndulo de la historia, el tiempo poltico presente no se caracteriza por la alegra y la esperanza, sino que la desconfianza y el temor son las tonalidades emotivas con que subjetivamos la regresin poltica, econmica y cultural

Municipalismo. Sea reorientando la administracin local al servicio del bien comn o desde organismos autnomos comunales, el municipalismo transformador fortalece las comunidades locales y promueve la autoorganizacin de base, conjuga alianzas mundiales para regular el capitalismo global y hace de contrapeso a la involucin autoritaria de los estados. Democratiza la participacin poltica e instituye nuevos derechos sociales: es antdoto y contrapoder a la ultraderecha ultraliberal. Slo una confederacin global de ciudades rebeldes nos puede hacer salir de la espiral mortal del neoliberalismo (Debbie Bookchin).

Cooperativismo. En 1970, el capitalismo emprendi una profunda reorganizacin para desarticular una clase obrera capaz de disputarle la hegemona. De ah naci la individualizacin de las relaciones laborales. Con la crisis de 2008, las infraestructuras digitales monopolistas del capitalismo de datos radicalizan la descomposicin del trabajo y la produccin, para reorganizarlas bajo su cadena de valor. Cmo recomponer la produccin social en una matriz emancipadora?

El cooperativismo trabajo, consumo, vivienda, crdito, etc. muestra una va para mancomunar la creacin y la distribucin de la riqueza. Propiedad colectiva de los medios de produccin social, gestin democrtica y socializacin del excedente, son bases para una economa social y solidaria donde el asociacionismo cooperativo, comunitario, mutualista y tambin sindical apntale la democratizacin popular de la economa y la transicin ecolgica desde abajo.

Antirracismo. Cmo el 1% ms rico mantiene un control desproporcionado de la riqueza? Keeanga-Yamahtta Taylor responde: Con un proceso de divisin y dominacin, donde el racismo es una de las principales opresiones destinadas a este objetivo. Para Ngugi wa Thiong'o, el racismo es un arma ideolgica del capitalismo que promueve que los trabajadores blancos se sientan ms identificados con la blancura del capital que con la negritud del trabajo.

Realidad psicolgica, cultural, poltica y econmica, el racismo se convierte en la principal palanca para llegar al poder de los movimientos reaccionarios y fascistas. Frente a la ruptura racista de la comunidad, los movimientos antirracistas y por los derechos de las personas migradas posibilitan una colectividad diversa y en pie de lucha contra las desigualdades basadas en la racializacin.

CONTRACICLO: POR UNA FUERZA GLOBAL TRANSFORMADORA

A diferencia de hace unos aos, el ciclo que nos toca vivir es el de la contrarrevolucin y el de la extrema derecha global. Efecto cnico del pndulo de la historia, el tiempo poltico presente no se caracteriza por la alegra y la esperanza, sino que la desconfianza y el temor son las tonalidades emotivas trmino que acu Paolo Virno en relacin a los aos de plomo en Italia con que subjetivamos la regresin poltica, econmica y cultural. Parece que los populismos fascistas encarnen un nuevo sentido comn de masas: entronizan la seguridad sacrificando, a la vez, justicia y libertades en nombre de mitigar el miedo y la incertidumbre global.

Pero no es un nuevo sentido comn. El auge del fascismo hoy, como en otras ocasiones, es consecuencia provocada y reforzada por el liberalismo digital y el capitalismo de datos, que necesita gobernar las crisis polticas, econmicas, sociales, ambientales que ha causado con su nueva hegemona. De nuevo, Vernica Gago: Hoy el neoliberalismo requiere una micropoltica fascista. Por lo tanto, atravesando la lgica del ciclo, hay que rehacer los estragos de la siliconizacin del mundo (ric Sadie) y transformar el falso binomio individualizacin mercantil / gregarismo fascista, a partir de las fuerzas locales y mundiales que ya esbozan un colectivismo transformador, solidario, emancipador y democratizador. No slo para hacer de contrapeso al ascenso del fascismo global, sino para sentar las bases materiales y existenciales, polticas y culturales, de una renovada alternativa al capitalismo.

Ivn Mir, socilogo y cooperativista.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/opinion/ivan-miro-capitalismo-digital-neofascismo-alternativas-colectivas



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter