Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2019

El antisemitismo es un delito, el antisionismo un deber

Sai Englert
The Palestine Chronicle

Traduccin para Rebelin de Loles Olivan Hijs.



 Concentracin del movimiento antisionista Neturei Karta. La pancarta dice: "Los sionistas no son judos... slo racistas". Foto: Archivos

 

El antisemitismo no es lo mismo que el antisionismo. Se trata de dos trminos diferentes que actualmente se estn utilizando en muchos debates indistintamente, y por tanto, quiz haya an quien le sorprenda saber que significan cosas completamente diferentes.

Hace poco a Marc Lamont Hill, activista, acadmico y periodista estadounidense, le despidieron de la CNN por lanzar una peticin a la ONU a favor de una Palestina libre dede el ro [Jodn] hasta el mar. Posteriormente hubo tambin quien le exigi que se le retirara su puesto de profesor. La razn argida fue que la peticin de Lamont Hill era antisemita.

Sin embargo, su discurso y los trabajos que viene desarrollando desde hace tiempo no pueden ser ms claros en el sentido de que se refiere a la creacin de un Estado nico, unificado, laico y democrtico entre el ro Jordn y el Mediterrneo para todos sus habitantes. La nica manera de convertir esta posicin en una declaracin antisemita es no distinguir entre el Estado de Israel y la poblacin juda de todo el mundo, una premisa extremadamente cuestionable.

El antisemitismo se refiere a las ideas y a los comportamientos que discriminan, atacan o perjudican a los judos por ser judos. Las afirmaciones de que los judos son avaros, que gobiernan el mundo, o que dirigen la banca, son antisemitas. Igualmente, lo son los ataques fsicos o verbales contra el pueblo judo a causa de su judasmo.

El antisionismo, por el contrario, es una ideologa poltica que como su nombre indica se opone al sionismo. El sionismo es un movimiento poltico nacido a finales del siglo XIX que sostiene que la nica forma de que los judos pudieran escapar del antisemitismo europeo era formando su propio Estado. Este Estado lo construyeron en Palestina y, a pesar de una oposicin interna minoritaria [en el seno del movimiento], lo hicieron a expensas de quienes ya vivan en el pas: los palestinos. La creacin de Israel, resultado de la iniciativa del movimiento sionista, tuvo lugar en 1948 con el teln de fondo de la expulsin de ms de 700.000 palestinos y la destruccin de al menos 400 aldeas. Estas injusticias continan hoy en da: la expansin de los asentamientos en Cisjordania, el mortfero bloqueo de Gaza o las ms de 60 leyes dirigidas especficamente contra las y los ciudadanos palestinos de Israel siguen en vigor y se aplican en nombre del sionismo.

Por lo tanto, lo que reclaman los antisionistas es que todos los habitantes de la Palestina histrica judos, cristianos y musulmanes, palestinos y no palestinos gocen de los mismos derechos independientemente de su raza, religin u origen tnico. Algo que el Estado de Israel y el movimiento sionista siguen rechazando. Lamentablemente cada vez se equipara ms el antisionismo con el antisemitismo. Sin embargo, debe quedar claro que no tienen nada que ver. El primero rechaza la idea de un Estado basado en la supremaca tnica o religiosa. El segundo odia a los judos por ser judos. Confundir antisionismo y antisemitismo supone asumir una serie de postulados inaceptables.

En primer lugar, que todos los judos sean sionistas o que los sionistas representen a todos los judos esconde una idea esencialista y fundamentalmente racista que supone atribuir a todo un grupo de personas la misma bandera ideolgica. Nada ms lejos de la realidad. Israel no representa las opiniones de todos los judos del mundo. Son muchos los judos que se declaran antisionistas por razones religiosas y/o polticas, y otros que por desconocimiento del tema pueden no tener una opinin formada.

En segundo lugar, que todos los sionistas son judos. Nada ms lejos de la realidad. Por ejemplo, hay muchos sionistas cristianos, particularmente en Estados Unidos, as como muchos polticos y partidos polticos en todo el mundo que son sionistas. Y ello no tiene nada que ver con el judasmo sino con la poltica exterior y las estrechas alianzas que estos pases tienen con Israel.

Finalmente, confundir ambas ideas implica que el sionismo slo afecta a los judos. Esta interpretacin, que cada vez se reitera ms en algunos debates actuales, anula el hecho de que las principales vctimas del movimiento sionista fueron y siguen siendo las y los palestinos. Su rechazo al sionismo, sus reivindicaciones de igualdad de derechos, y su aspiracin a poder regresar a sus hogares de los que fueron expulsados no tienen nada que ver ni con el judasmo ni con los judos. Tienen que ver, por el contrario, con su oposicin al proyecto de colonizacin por asentamiento que sigue despojndolos de su propia tierra y oprimindolos.

El antisionismo es, por lo tanto y ante todo, una forma de solidaridad con las reivindicaciones de un pueblo colonizado que sigue luchando por su libertad. Hay un principio simple pero muy poderoso que afirma que nadie es libre mientras no lo seamos todos y todas. Desde este punto de vista, la lucha contra el antisemitismo y la lucha contra el sionismo son las dos caras de una misma moneda. Ambas son luchas contra el racismo y la supremaca tnica, en una palabra, contra la injusticia. Como reza un viejo lema: el antisemitismo es un crimen, el antisionismo un deber.


Sai Englert es profesor del Departamento de Poltica y Estudios Internacionales de la Universidad SOAS de Londres.

Fuente: http://www.chroniquepalestine.com/antisemitisme-est-un-crime-antisionisme-est-un-devoir/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter