Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2019

La Alianza evita el conflicto en su 70. aniversario sin resolver sus diferencias
A la OTAN siempre le quedar Mosc

Beatriz Navarro
La Vanguardia


Podrn estar a la grea sobre sus costes o su futuro pero a la Alianza Atlntica, siempre le quedar Mosc. Es lo que uni a la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte hace 70 aos y lo que ayer salv su deslavazado cumpleaos en Washington, una reunin de ministros de Exteriores en la que la Alianza trat de pasar de puntillas sobre sus diferencias y se centr en resaltar su unidad frente a las agresivas acciones de Rusia e identificar nuevas reas en las que puede ser til cooperar, como China, un tema que tambin se anuncia tormentoso.

Tras el fracaso de la campaa diplomtica estadounidense en Europa para que sus gobiernos no contraten con Huawei el despliegue de la tecnologa 5G, Washington est dispuesto a llevar la pelea a la OTAN y ayer amenaz con dejar de compartir informacin de sus servicios de inteligencia con pases que hayan confiado en la compaa china, a la que no cit. Sin duda, hay un riesgo de que no seamos capaces de compartir informacin con pases que trabajen con compaas tan ligadas a sus gobiernos. Cada pas soberano tomar sus decisiones y EE.UU., las suyas, advirti al trmino de la cumbre.

Pompeo reivindic los xitos pasados de la Alianza pero avis de que, para que sea relevante en el futuro, debe transformarse y hacer frente a nuevas amenazas emergentes, desde la amenaza tecnolgica china a la ciberseguridad o la gran competencia entre poderes como Rusia, China o Irn, enfatiz Pompeo. Vladimir Putin alberga oscuros sueos imperialistas, es evidente por su invasin de Georgia y Ucrania, su intervencin en Siria y ahora en Venezuela. Quiere romper nuestra alianza, sentenci.

El final del tratado INF de control de misiles nucleares de rango intermedio firmado en 1987 por EE.UU. y Rusia vuelve a situar a Europa como espectadora y potencial terreno de juego de la rivalidad entre las potencias. El acuerdo expira en agosto y los aliados siguen animando a las dos partes a negociar pero, a la vez, se preparan para lo inevitable. No vamos a imitar lo que Rusia est haciendo (...), no tenemos intencin de desplegar misiles en Europa afirm categrico el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg, pero, al mismo tiempo, mantendremos una defensa creble.

Aunque los aliados europeos no eran partidarios de que EE.UU. rompiera el tratado, como hizo la Administracin Trump en febrero acusando a Mosc de violarlo con el desarrollo del polmico cohete Novator 9M729, la OTAN se han adherido sin fisuras a su diagnstico de que Mosc lo estaba violando dentro de una conducta desestabilizadora que consideran ms amplia.

Tras la anexin de Crimea, el mar Negro se ha convertido en el ltimo punto de friccin entre la OTAN y Rusia con la captura de tres barcos y 24 marineros ucranianos en noviembre por parte de Rusia cuando se dirigan mar de Azov. La Alianza reclam ayer su liberacin y acord reforzar sus capacidades en la zona, en apoyo a Ucrania y Georgia con nuevos ejercicios militares conjuntos, ayuda a la formacin de las fuerzas martimas y guardacostas as como ms vigilancia area, visitas a puertos y ms intercambio de informacin sobre la actividad en el mar Negro, donde ya patrullan grupos navales de la OTAN.

Fue en el contexto de la discusin sobre Rusia cuando Pompeo puso sobre la mesa la crisis de Venezuela. La posicin americana ya la dej clara Donald Trump (Rusia debe largarse). Su colega espaol se mostr disgustado porque EE.UU. hubiera sacado el tema en este foro: La OTAN no est en Venezuela y este no es un chat sobre los problemas de mundo, critic el ministro de Exteriores, Josep Borrell en declaraciones a la prensa. Pompeo insisti: Hacemos todo lo que podemos contra las amenazas rusas [en el mundo]. Y EE.UU. tiene sus respuestas preparadas, aadi.

Est siendo una reunin muy aburrida, todos han dicho lo mismo, comentaban complacidas fuentes diplomticas aliadas a mitad de maana. Quedaban por delante sin embargo los debates ms espinosos, empezando por la promesa que los aliados europeos hicieron en el 2014 en tiempos de la Administracin Obama de aumentar en hasta el 2% de su PIB el gasto en defensa en el plazo de diez aos.

La presin de Trump ha acelerado las inversiones pero no al ritmo suficiente para la Casa Blanca, que ha singularizado a Alemania en sus ataques despus de que el Gobierno admitiera que no cumplir el compromiso intermedio que se haba marcado. Pompeo no ocult su impaciencia por el recurrente argumento de los gobiernos europeos para no aumentar demasiado el gasto militar, el rechazo de la opinin pblica. Es necesario defender ante la ciudadana porqu es importante, reclam el secretario de Estado.

Stoltenberg trat de mediar: No hicimos aquella promesa para complacer a EE.UU. La hicimos porque vivimos en un mundo ms impredecible e incierto, record en defensa de Washington, al tiempo que insista en tener en cuenta no slo el porcentaje del PIB que se dedica a la defensa sino la participacin de cada pas en operaciones internacionales, como argumentan pases como Alemania o Espaa. El futuro de la misin en Afganistn y las negociaciones de paz tambin estaban en la agenda. Borrell no ocult su descontento con las ltimas decisiones de la Casa Blanca. Espaa desea una retirada ordenada que haga que todo el esfuerzo que se ha hecho y que todas las vidas que hemos perdido no sean intiles, reclam despus de que Trump decidiera, sin consultar a sus aliados, retirar parte de sus tropas en el pas.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/internacional/20190405/461462503260/otan-washington-cumbre-ministros-exteriores-rusia.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter