Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2019

La patraa del Candidato siberiano y sus motivos

Rafael Poch de Feliu
Blog personal


El informe del fiscal Mueller convierte en estropicio el Russiagate con el que nos han estado alimentando informativamente nuestros medios de comunicacin. Cmo se explica este carnaval?

Durante dos aos los mayores consorcios mediticos de Estados Unidos tuvieron un solo tema, el llamado Russiagate: la pretensin de que Donald Trump gan las presidenciales de 2016 gracias a la injerencia de Rusia en ellas. A lo largo de un ao, Washington Post, New York Times, CNN y MSNBC dedicaron a ese asunto 8507 artculos -casi 30 por da- e innumerables programas y emisiones. Ahora el informe del fiscal Mueller (19 abogados, 40 agentes del FBI, requisitorias a 2.800 agentes secretos y expertos, 500 registros, 230 escuchas telefnicas, 500 testigos) desnuda como vulgar patraa toda esa campaa que ha sido incapaz de presentar pruebas ni generar una sola acusacin solvente.

Por razones histricas, mi confianza en la justicia de Estados Unidos en asuntos de Estado es ms bien limitada. Ah estn los casos JFK y Robert Kennedy, Martin Luther King o Malcom X, entre otros, pero el informe de Mueller impacta en la lnea de flotacin de todo eso que nos han ido contando desde esos respetables medios y desde sus patticos repetidores europeos.

La simple realidad es que la injerencia rusa en las elecciones de Estados Unidos, as como todo el arsenal conceptual que introdujo con las llamadas fake news, es la segunda mayor noticia falsa de lo que llevamos de siglo. La primera fue la de las armas de destruccin masiva de Sadam Hussein.

El Kremlin siempre ha preferido administraciones republicanas que demcratas en Washington. Los motivos de ello son claros. Es tan obvio que Mosc prefera a Trump que a la seora Clinton y actu en consecuencia, como que Sadam Hussein era un dictador criminal. Sin embargo Sadam no tena armas de destruccin masiva y Trump no logr la presidencia gracias a Rusia.

La capacidad de Rusia por influir en la poltica interna de Estados Unidos es muy limitada y va claramente por detrs de la de otros pases como Israel, Arabia Saud, Qatar, Oman, etc., que dedican ingentes sumas de dinero e influencias para captar a nichos enteros del electorado, influir en los laboratorios de ideas que patrocinan, etc. Todo eso es conocido y est cifrado.

Otra obviedad es que todas las potencias intervienen, o intentan intervenir, en la vida interna de las dems, pero ninguna de ellas ha logrado nunca acercarse al nivel de injerencia de Estados Unidos: ms de 40 cambios de rgimen o intervenciones militares en pases desde la Segunda Guerra Mundial y una influencia cultural y propagandstica global sin parangn.

Rusia 1996: el candidato de ultramar

Los rusos saben muy bien lo que es la injerencia exterior en una campaa electoral. En los aos noventa funcionarios americanos redactaron decretos (en materia de privatizacin) y determinaron elecciones de verdad, impidiendo una victoria comunista en las presidenciales de 1996. No es necesaria ninguna investigacin especial de aquella in j erencia porque f ue pblica y abierta: Estados Unidos quera que aquellas elecciones las ganara Boris Yeltsin, cuyo nivel de aprobacin entre los rusos era del 6%, y se volc en ello directamente usando todos sus recursos e influencias.

En vsperas de las elecciones hubo un crdito de 10.000 millones de dlares del FMI, una prrroga de veinticinco aos del Club de Pars para la devolucin de 40.000 millones de dlares de la deuda rusa, un prstamo de 200 millones de dlares del Banco Mundial para servicios sociales, declaraciones de apoyo de: Bill Clinton, de He lmuth Kohl, Alain Jupp y otros al candidato Yeltsin. Tambin hubo un desembarco masivo de asesores y expertos americanos en manipulacin de la opinin pblica (lo que se conoce como PR), que disearon una campaa perfecta. No fue muy difcil, porque los medios de comunicacin trabajaban exclusivamente para el candidato Yeltsin, cuyo cuadro constitucional presidencialista (hoy vigente) era resultado de un golpe de estado con caoneo del primer parlamento enteramente electo por sufragio universal de la historia rusa, en octubre de 1993, hecho que fue presentado en Occidente como La hora estelar de la democracia en Rusia (titulo de la editorial del Frankfrter Allgemeine Zeitung, principal diario del establishment alemn, aquellos das). Y pese a todo ello, no est claro que al final no hubiera manipulacin de los resultados electorales Obviamente, nada de este gnero, ni lejanamente emparentado con ello, ha ocurrido nunca en Estados Unidos.

Cuatro motivos

Y, sin embargo, el hecho es que hemos vivido durante casi dos aos bajo el bombardeo continuo de toda esta falsedad que ha alentado una histrica campaa rusfoba sin precedentes ni miedo al ridculo. Recordemos las falsedades perifricas que se han generado a partir de aquella segunda noticia falsa del siglo: la injerencia rusa en las elecciones europeas (tesis pblicamente sostenida por la Canciller Merkel y el Presidente Macron), la mano rusa en el Brexit, en el movimiento de los gillet jaunes (tesis esgrimida por Macron), y hasta en el grotesco procs de los nacionalistas catalanes

No hay duda de que Putin prefera a Trump que a Hillary. Tampoco la hay de que a Mosc le interesa una Unin Europea debilitada. Despus de treinta aos de ignorar los intereses nacionales de Rusia, de expulsarla de la seguridad continental vulnerando los acuerdos de la guerra fra, de anular todos los acuerdos de desarme, de colocar recursos militares en sus fronteras y de promocionar revoluciones y cambios de rgimen en su entorno, esperan que Rusia tenga buenos sentimientos hacia ellos? Naturalmente que no los tiene y que en la medida de lo posible emprende las correspondientes polticas y respuestas. Todo esto es de una obviedad pueril. Pero entonces, cuales son los motivos de la leyenda del Candidato siberiano (Paul Krugman dixit en el NYT del 22 de julio de 2016) y de toda la histeria macartista que l e ha seguido? A m se me ocurren cuatro motivos:

1-Un recurso de cohesin y ajuste de cuentas interno.

En Estados Unidos el establishment est divido respecto a las correcciones y enmiendas en la agenda de dominio mundial de su potencia hegemnica; la enmienda a la globalizacin, con introduccin de mayores dosis de proteccionismo y la identificacin del enemigo principal (Rusia o China) hacia el que concentrar el grueso de la artillera.

En Europa, la UE est en un proceso de desintegracin como consecuencia de sus contradicciones internas, derivadas sobre todo del torpe liderazgo del nacionalismo exportador alemn.

Tanto en Estados Unidos, donde la histeria macartista se usa en el ajuste de cuentas interno entre fracciones, como en la UE en donde es factor de cohesin, la histeria antirrusa es funcional. Cuando un sistema se encuentra en crisis, su potencia tiende a ir a menos y sus lites estn divididas con respecto a los objetivos fundamentales de su poltica, la necesidad de enemigos es importante y funcional porque permite dirigir la tensin interior hacia el exterior.

2- Un captulo especfico de la tensin de Occidente con los BRICs.

La tensin entre las potencias occidentales y los pases emergentes es lo que domina hoy el tablero geopoltico. Rusia puede ser considerada potencia emergente si atendemos al hecho de su recuperacin y relativo fortalecimiento tras la degradacin de los aos noventa, cuando su casta dirigente se dedic a llenarse los bolsillos y a reconvertirse en clase propietaria. Pasado aquello, la simple realidad es que la recuperacin de Rusia como factor internacional no es aceptada en Occidente. Esa actitud se ha convertido en abierta agresividad a partir del momento en el que Mosc comienza a reaccionar activamente, es decir por medios militares, a treinta aos de progresivo avasallamiento geopoltico. Eso comenz en 2008 con el ataque georgiano a la regin de Osetia del Sur bendecido por Bush, y culmin en Crimea en 2014, cuando Rusia se anexion esa regin rusa perteneciente a Ucrania en respuesta a la operacin occidental de cambio de rgimen que la revuelta popular del Maidn hizo posible en Ucrania. Esa respuesta militar defensiva y reactiva, lanza arriesgados ejemplos a otras potencias emergentes y simplemente debe ser castigada.

Todo esto tiene poco que ver con la calificacin que hagamos del actual sistema ruso, un sistema oligrquico y capitalista en lnea con el occidental, ni con la persona de Putin. Tiene que ver con las clsicas tensiones entre potencias.

3-Compensar el pinchazo Snowden.

Dentro del marco general de crisis antes descrito, hay un aspecto que ha tenido un enorme efecto para Estados Unidos. Me refiero al pinchazo Snowden-Assange. La demostracin de que Big Brother existe y que es un monstruo estadounidense que controla de forma absoluta y criminal nuestras comunicaciones y redes sociales a travs de las agencias de seguridad y de los grandes monopolios multinacionales americanos de tecnologa (Google, Amazon, Facebook y Apple), ha tenido un efecto demoledor para el liderazgo americano. Reconducir ese desastre hacia un marco de tensin Este/Oeste ha sido una de las estrategias de respuesta: Assange agente de Mosc, Snowden hbilmente forzado a exiliarse en Rusia, los hackers rusos como verdadera amenaza y toda una serie de nuevos conceptos; noticias falsas, posverdad, guerra hbrida, que ya todos repetimos como loritos.

4-Contrapropaganda

Es el nico motivo entre los citados que tiene un fundamento prctico objetivo: la propaganda rusa, el aparato informativo exterior de Rusia, llmenlo como quieran, ha mejorado bastante y es ms efectivo. Esa mejora coincide con un mayor pluralismo de propagandas a nivel global (la unanimidad televisiva de la primera guerra del Golfo, o de las intervenciones en Yugoslavia, con el completo control occidental del informe ya no es posible), con el desprestigio de las cadenas mediticas occidentales ampliamente reconocidas como mentirosas a partir de Irak, y con el desarrollo de las fuentes alternativas a travs de las redes sociales. Los medios rusos exteriores no han hecho ms que copiar un modelo occidental de la propaganda, incidiendo en ventilar mucho de lo que se silencia en Occidente tal como hacan las emisiones de la propaganda occidental en la URSS durante la guerra fra con el resultado de unos mens informativos muy atractivos y frecuentemente bien trabajados. Dicho esto, los medios rusos siguen siendo incomparablemente ms modestos al lado del complejo occidental y lo mismo puede decirse de los chinos o los rabes. Pese a todo, son una competencia molesta que se intenta contrarrestar y prohibir aunque sea vulnerando el propio derecho a la libertad de informacin.

(PS: El sbado el eurodiputado Javier Couso organiz en Madrid un evento en el que tuvimos ocasin de hablar de todo esto. Naturalmente, no asisti ningn medio de comunicacin establecido. Cmo iban a hacerlo si nos han vendido la patraa del candidato siberiano durante dos aos? Aqu el enlace.)

(Publicado en Ctxt)

Fuente: https://rafaelpoch.com/2019/03/27/la-patrana-del-candidato-siberiano-y-sus-motivos/#more-261

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter