Portada :: Venezuela :: Asalto a Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2019

El Comit para la Abolicin de las Deudas Ilegtimas llama a defender a Venezuela

CADTM AYNA
CADTM AYNA

Priorizar necesidades bsicas exige la moratoria inmediata de la deuda ante el congelamiento ilegal de fondos y activos en el exterior.


El representante y vocero especial del gobierno de EE.UU para Venezuela, Elliot Abrams, clarific en los ltimos das el sentido de dejar todas las opciones sobre la mesa; referencia con la coinciden, no casualmente, y con las mismas palabras, tanto Donald Trump como su dependiente y leal autoproclamado presidente encargado, Juan Guaid, en relacin al propsito golpista en pleno desarrollo sobre Venezuela.

En forma desembozada, Abrams reconoci las acciones de promover, con mtodos violentos e intervencionistas, el mayor caos posible para destituir al gobierno de Nicols Maduro. Por ese motivo, salud el corte elctrico generalizado, que incluy la carencia de agua, transporte y telecomunicaciones, el pasado 7 de marzo (durante ms de tres das), expresando que: el apagn va a cortar la longevidad del rgimen. Haciendo referencia, tambin, a la aspiracin de que contine cayendo la produccin de petrleo en un mes o dos estarn en menos de un milln de barriles por da , Celebr, as mismo, el nombramiento como representante ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del economista venezolano, Ricardo Hausmann, preferido por el establishment e inspirador de la propuesta presentada por Guaid ( Plan Pas) de privatizar y extranjerizar la actividad petrolera, objetivo central planteado por EE.UU, que pretende trabajar con el BID en el marco de una Venezuela pos-Maduro.

Washington y sus aliados invocan un pretexto humanitario para provocar las condiciones de intervencin militar en un pas del que codician sus importantes recursos naturales La maniobra es grosera y es necesario ponerla en evidencia. La denuncia es imprescindible puesto que, deliberadamente, los medios de comunicacin promueven una propaganda sistemtica cuyo objetivo es justificar una intervencin extranjera.

Es sin duda posible analizar y debatir no slo las enormes presiones externas, sino tambin reconocer las acciones del gobierno de Maduro por las cuales Venezuela ha llegado a una situacin dramtica, pero ello no debe llevar a confundir. El gobierno de Maduro no es una dictadura: fue electo por sufragio directo con participacin de otros candidatos La oposicin, lo vemos a diario, tiene la posibilidad de expresarse y de convocar a manifestaciones de protesta (lo que no es factible en otros pases petroleros como Irak, Arabia Saudita, y Libia, con regmenes apoyados por gobiernos de EE.UU y Europa - hoy unidos contra Venezuela-)


Hay mucho en juego

Una victoria golpista significara la continuacin del encadenamiento de Venezuela al sistema deuda, a favor de los acreedores nacionales (las fracciones de la antigua burguesa que apoya a Guaid y las de la boliburguesa que invirtieron capitales en la compra de ttulos de la deuda interna y externa con el fin de obtener una renta a costa del pueblo) y de los acreedores extranjeros (bancos y fondos de inversin especulativos, que han hecho enormes negociados, tambin, con el manejo cambiario y la fuga de capitales )

Las fuerzas populares en Venezuela y en todo el mundo deben repudiar cualquier reconocimiento o apoyo a Guaid. Debe denunciarse, claramente, como golpista y una amenaza contra la nacin al llamar abiertamente a la intervencin armada de Washington y sus aliados. Frente a esas amenazas de intervencin extranjera, que no son para nada imaginarias, debe bregarse por la unidad y solidaridad con Venezuela de todos quienes se oponen a un golpe de Estado y la intervencin contra el gobierno legtimo de Nicols Maduro.

En todo caso, es preciso, por supuesto, apoyar iniciativas para evitar una escalada del conflicto y que se desemboque en la tragedia de una guerra civil, disgregacin nacional u ocupacin militar externa. Ello no debe ser a costa de los derechos irrenunciables de la Nacin, la independencia, la libertad, la soberana, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminacin nacional (Art. 1 de la Constitucin de la Repblica Bolivariana de Venezuela). Debe priorizarse la defensa de las condiciones de vida de la poblacin, garantizar el sostenimiento del funcionamiento imprescindible de la sociedad y los principios democrticos bsicos del derecho internacional de no- intervencin y garanta de la autodeterminacin de los pueblos

Debe expresarse en forma contundente que el golpe no pondra fin a la corrupcin, a la fuga de capitales, a la especulacin sobre los precios de los alimentos y medicamentos, puesto que Guaid y sus aliados se proponen seguir el mismo plan de ajuste impuesto, hoy, por el FMI y organismos multilaterales para gobiernos pos-populistas. Son ejemplificadores los recientes casos de Argentina y Ecuador, cuyos programas fueron presentados inicialmente como benevolentes para atender a los que menos tienen, pero sus medidas y resultados son un maysculo aumento de la desocupacin y la indigencia. Se avalara para Venezuela, en nombre de la libertad de los mercados, las aspiraciones regresivas de las elites nacionales e internacionales de desarticular derechos laborales y sociales para disputar la apropiacin rentista y de negocios en forma privilegiada y concentrada.


Propuestas inmediatas.

La estrategia de golpistas, justificadores del caos y promotores de acciones violentas y/o intervenciones militares contra Venezuela, de clamar por la ayuda humanitaria no debe subestimarse.

Es una de las cartas polticas ms poderosas de la manipulacin ideolgica e informativa, a disposicin de fuerzas que estn listas para barrer cualquier expresin de soberana e independencia. Quieren convencer a la poblacin y a la opinin pblica internacional que se violan derechos humanos al impedir la entrada violenta desde el exterior, mientras cnicamente avalan que se ahogue econmica y financieramente al pas.

No debe ocultarse que la situacin social, econmica y financiera de Venezuela es dramtica y sigue empeorando, velozmente. Es por ello, que se requieren acciones inmediatas, como ser:

1.- Frente a las medidas agresivas tomadas por las potencias extranjeras, que no dudan en apropiarse de los bienes de la Repblica Bolivariana de Venezuela depositados en el extranjero y, necesarios para mantener intercambios comerciales, el gobierno debe declarar formalmente una suspensin del pago de la deuda externa y, no solo de hecho como ocurre en la actualidad.

El derecho internacional avala, plenamente, el derecho de un pas confrontado a una situacin grave de urgencia y/o imprevista, tal como ser amenazas externas o internas como hoy se presentan evidentemente para Venezuela, a decretar una moratoria unilateral del pago de la deuda (sin acumulacin de intereses o de penalidades por retraso). Si, adems, el gobierno confronta medidas unilaterales de ahogo comercial, econmico y financieros como las que han tomado en Washington (contra las empresas petroleras PDVSA y CITGO), Londres (confiscacin de reservas de oro por parte Banco de Inglaterra) y Europa (retencin de pagos por parte de Euroclear radicado en Blgica), sin ningn tipo de acuerdo por parte de las Naciones Unidas, es an ms justificado el acto indispensable de suspensin unilateral del pago de la deuda.

2.- En lugar de utilizar los limitados ingresos y reservas de divisas en el pago de una deuda que debe ser auditada/investigada en forma completa, el gobierno debe utilizar sus reservas para satisfacer las necesidades bsicas de la poblacin. La salud y la alimentacin del pueblo deben tener prioridad sobre el pago de la deuda externa.

3.- La moratoria debe acompaarse de una auditora pblica abierta y detallada que, sin ninguna duda, aclarar las numerosas maniobras y fugas ilegales de capitales que se produjeron bajo la proteccin del sistema financiero privado y de una parte de las autoridades del pas.

4.- Hay razones polticas, econmicas y un fundamento jurdico para sostener una decisin tan seria. La declaracin unilateral de la moratoria de la deuda y la realizacin de una auditora seran la prueba de una voluntad de revertir las prioridades en la buena direccin. Los recursos de la nacin no deben servir en primer lugar al pago de la deuda, sino permitir la mejora de las condiciones de vida dramticas que sufre una gran parte de la poblacin venezolana. Al suspender el pago, el gobierno de Venezuela se encontrara en una posicin de iniciativa clara en relacin a sus acreedores.

5.- La suspensin motivada del pago de la deuda debe aplicarse a todas las deudas emitidas por el gobierno nacional y por PDVSA (la empresa pblica petrolera).

6.- Es sin duda indispensable elaborar y poner en marcha con urgencia y, bajo un estricto control social transparente, un plan de adquisicin de alimentos y medicamentos en beneficio de la poblacin. Simultneamente, ser necesario invertir medios financieros para desarrollar la produccin nacional de alimentos y de medicamentos para dar prioridad a los productores locales.

7.- Con esta perspectiva, sera posible poner en marcha, de forma inmediata, un plan de apoyo solidario para la distribucin de medicamentos y para tomar a cargo las personas afectadas de enfermedades graves como la diabetes, el cncer, la insuficiencia renal, la enfermedad de Parkinson, el VIH/SIDA, entre otras, que deben tener un tratamiento permanente y estable. Tambin, lo sera para poner, sin demora, un plan efectivo para garantizar el acceso a los medicamentos bsicos que necesita la poblacin.

8.- El gobierno y un frente de fuerzas que se opongan a la injerencia extranjera deben asumir esta tarea masivamente, integrando a las personas afectadas y las organizaciones populares. Esta estrategia inclusiva y unificadora significa romper con la cultura paternalista, mistificadora, clientelista y electoralista que caracteriza a muchos pases y tambin a Venezuela. Convocar a reunirse a todas las fuerzas, sin excepcin, que se oponen a la injerencia extranjera.

9.- Las decisiones y la movilizacin deben y pueden ser respaldadas por un programa que habr multiplicado los recursos para desenmascarar la farsa y la estafa de la ayuda humanitaria por el monto miserable de 20 millones de dlares, cuando se estn usurpando al pas, en lo inmediato, miles de millones de dlares de sus activos en el exterior.

10.- En un marco de extremada escasez de divisas, el comercio exterior y las operaciones con divisas deben tener control pblico y las informaciones que estn ligadas a los diferentes intercambios tendrn que ser transparentes.

Ante la gravedad de la situacin que vive el pueblo de Venezuela, el CADTM - AYNA se compromete a brindar su apoyo efectivo y solidario para defender sus derechos y la soberana nacional venezolana y hace un llamado a impulsar, sin demora, una gran campaa unitaria solidaria nacional e internacional.

Comit para la Abolicin de las Deudas Ilegtimas CADTM AYNA (Abya Yala /NUESTRA AMRICA)

Fuente: http://www.cadtm.org/El-CADTM-AYNA-llama-a-defender-a-Venezuela


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter