Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-04-2019

Europa rescata el gasto pblico para espolear su maltrecha economa

Diego Herranz
Pblico


Alemania acude a los estmulos fiscales, al veto que instaur a los socios perifricos del euro, ante la debilidad de su industria y su merma exportadora. El mercado aplaude una medida que contrarrestara el escaso margen de maniobra del Banco Central Europeo (BCE) para aplicar ms madera monetaria. Un debate -ajuste o austericidio- que ha arraigado en Espaa a colacin de los viernes sociales -o electorales- del Consejo de Ministros.

El reflejo de una ventana del Banco Central Europeo. / REUTERS

La tesis keynesiana del gasto pblico acude otra vez al rescate. El peor de los temores doctrinales de los aclitos del neoliberalismo parece haberse instalado en la capital de la austeridad! Con el objetivo , de nuevo, de devolver el pulso a economas deprimidas . En este caso, a Alemania, la locomotora europea. Aunque, por inercia, podra propagarse por el resto de la unin monetaria, que se enfrenta, despus de un lustro de sobre-endeudamiento. Escenario al que condujo a la zona del euro el credit-crunch de 2008, primero, y su crisis de deuda, con posterioridad, y sobre el que Berln consagr el sacrosanto principio de la austeridad.

El bloque monetario europeo se asoma ahora a otro horizonte. Una prdida de actividad clsica, aunque de un ciclo de negocios que ha ido siempre al ralent y al calor de la estimulacin fiscal y monetaria, pero a la que se han incorporado notables riesgos geoestratgicos. Desde el proteccionismo comercial hasta el difcil divorcio del brexit. Con escaso arsenal financiero por parte del Banco Central Europeo (BCE). Razn por la que el mercado defiende la aplicacin de medidas de gasto pblico.  

Morgan Stanley, por ejemplo, apoya recetas iniciales de impulso equivalentes a seis dcimas del PIB alemn. No en vano, la eurozona dispone del mayor acopio presupuestario de la ltima dcada , aseguran sus expertos, que aconsejan a Berln que inyecte este ahorro en la economa en 2019. El servicio de estudios de Barclays se une a esta peticin y destaca la reactivacin que podra producirse en Francia con las rebajas tributarias logradas por los chalecos amarillos para reactivar a la industria manufacturera y a los transportistas autnomos en una coyuntura que igualmente se precipita al estancamiento.

Por primera vez en mucho tiempo, los socios del euro tienen un colchn presupuestario de la suficiente dimensin como para incentivar el crecimiento, dice Daniele Antonucci, economista jefe de Morgan Stanley. Cuando se logren filtrar los estmulos en las economas del rea, se vern de inmediato sus efectos sobre el PIB. Esta vuelta al recetario keynesiano ha encontrado el respaldo del BCE , que ha recomendado en las ltimas fechas a los gobiernos una reaccin inmediata ante el desnimo mostrado por todas las economas del euro en el ltimo tramo de 2018 y el primer trimestre de este ejercicio; su forma de trasladar la piedra al tejado de los polticos. Pero tambin el de la OCDE y el FMI. Todos ellos, al igual que la Comisin Europea, han recortado la actividad de la zona del euro al entorno del 1% este ao . 

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. / REUTERS

Tiempos de esfuerzos expansionistas

Quizs una de las voces ms contundentes en favor de otra oleada de estmulos econmicos haya sido Benoit Coeure, miembro del Comit Ejecutivo del FMI, para quien la poltica fiscal del euro tiene un baln de oxgeno idneo para emprender un esfuerzo expansionista del mismo modo que, en paralelo, los socios monetarios estn en disposicin de iniciar esfuerzos inversores en reas dirigidas a impulsar la productividad; en referencia a los avances en la digitalizacin de las empresas.

Christine Lagarde , la directora gerente del organismo, incidi esta semana en que era necesaria la adopcin en Europa de polticas equilibradas que refuercen sus economas. No lo deca al azar. Los ltimos datos de actividad en Francia constatan que la cada contina y en Alemania su industria manufacturera descenda a su nivel ms bajo en seis aos. Para Lagarde la reanimacin econmica devolvera la confianza empresarial a Alemania y, por ende, al resto de la unin monetaria. Lo ideal sera hacer los esfuerzos econmicos y monetarios de forma coordinada , recomienda Gilles Moec, de Merrill Lynch. Y, por supuesto, sin la falta de armona presupuestaria de la que est haciendo gala la Administracin Trump, cuyos esfuerzos fiscales se dirigen mayoritariamente al gasto militar mientras retroceden los ingresos impositivos, explica. Pero Europa debe mejorar tambin su trabajo de homogeneizacin y sincronizacin. Entre otras cuestiones, porque pases como Italia o Blgica mantienen deudas del 130% del PIB y Espaa roza un volumen similar al de su economa. Natascha Gewaltig, de Action Economics, anticipa que, en todo caso, cualquier plan de estmulo, colectivo o individual, en la zona del euro no ser considerable. Los mrgenes de maniobra son modestos, pero deben aprovecharse porque la debilidad es manifiesta.

El Gobierno alemn ha priorizado el gasto pblico en infraestructuras , educacin, vivienda y en la carrera hacia la digitalizacin. Sern los destinos esenciales de los 150.000 millones de euros que Olaf Scholz, el primer poltico socialdemcrata al frente de Finanzas desde la era del canciller Gerhard Schrder, ya ha destinado en los prximos cuatro aos al impulso de una economa que se contrajo en los meses de verano por el deterioro de su industria y su sector exportador, y que ha dado sus primeros frutos. Porque la construccin ha vuelto a crecer por encima del 3% en el ltimo tramo de 2018. Tambin ha contribuido a que la locomotora europea sorteara la recesin con un mnimo crecimiento de una dcima, las rebajas en las cotizaciones sociales, medida que Schrder implant en el ecuador de su mandato y que, en 2003, facilit el despegue del actual ciclo de negocios alemn, surgido tras sus nmeros rojos por la crisis de las punto.com .

Los mrgenes presupuestarios "son ms modestos de los que haba en la crisis de 2008, pero hay que emplearlos porque la debilidad es manifiesta" dice el mercado

Se trata de una medida anticclica, resume el execonomista del FMI Stephen Jen, quien adems resalta que la deuda germana est por debajo del 60%, el lmite fijado por la unin monetaria, por vez primera desde 2002. En declaraciones a Bloomberg , Jen, analista de Eurizon SLJCapital, considera que la tendencia al estancamiento de Alemania es bastante probable, si persiste el enfriamiento de la industria, aunque sin entrar en recesin. A no ser que la parlisis del sector manufacturero y, en especial, el de la rama del automvil, se torne estructural, lo que obligara a que el desembolso adicional del gasto deba superar el 0,4% que Scholz tiene reservado para este ejercicio. En sintona con el 0,6% que proponen los expertos de Morgan Stanley. Adems de forjar un slido consenso entre las tres administraciones. Para resolver el parn, se deben establecer mejores cauces de actuacin entre autoridades federales, estatales y locales , dentro de un programa de estmulo cclico que preste soluciones a frenos sistmicos de la economa, como los avances en digitalizacin industrial, alerta Claus Michelsen, del Instituto Alemn de Investigacin Econmica. Sobre todo, si es una demanda de la propia industria. Porque Daimler, BMW y Volkswagen, han comprometido 45.000 millones de euros a las inversiones tecnolgicas para la fabricacin de vehculos elctricos en los prximos tres aos, segn un informe de VDA, la patronal del sector.

Debilidad alemana ms extrema

El segmento manufacturero alemn est en recesin. Con las fbricas reduciendo empleos. Es claramente una cada drstica de actividad, coinciden en reconocer sindicatos y empresarios, que se ha trasladado al resto de las grandes economas del euro . Salvo, de momento, Espaa, el PMI, el ndice de capacidad de compra de la industria en Europa, que revela Eurostat, constata que la contraccin de pedidos es peor de la estimacin inicial y que, en pases como Italia, ya ha elevado, en seis dcimas, la tasa de paro. Andrew Kenningham lo resume grficamente. El sector manufacturero, en Alemania, est en una profunda depresin, que ya est contagiando el resto de socios monetarios; anticipamos un crecimiento de apenas ocho dcimas en la zona del euro este ao, augura este analista de Capital Economics. Entre otras razones, por el descenso de la demanda desde China, en ralentizacin, y de mercados como Turqua, Rusia o, incluso, Suecia, prioritarios para el sector industrial de Italia o Francia, que tambin emiten seales de prdida de vigor por las tensiones comerciales.

La depresin en Alemania es ms profunda de lo previsto y est contagiando a la zona del euro, en especial, a Italia

Ante este panorama, ni siquiera Alemania puede negar la realidad de Europa. Su nueva fragilidad econmica. Con la salvedad de que ahora es ella la que propaga su mal endmico: parlisis del PIB con riesgo de deflacin. Trmino maldito desde la crisis de 2008 en la zona monetaria y que el BCE ha vuelto a escribir en su ltimo editorial de situacin y que propici que el valor de la divisa y la rentabilidad de los bonos soberanos cayeran de inmediato. En especial, los de Italia, donde apuntan ahora el riesgo bancario sistmico. Estamos ante un cambio justificado de la poltica econmica , dado el escaso arsenal monetario del que dispone el BCE tras ms de tres largos aos de implantacin del plan de estmulo de Mario Draghi, se coincide en el mercado.

El llamado Quantitative Easing (QE) compra masiva de deuda soberana y corporativa por parte de la autoridad emisora y que se ha valorado en ms de 2,5 billones de euros -el doble de la economa espaola- ha sido clave para devolver la estabilidad a la eurozona y, en particular, a los pases rescatados, los que ms sacrificios de austeridad tuvieron que realizar por designacin europea. En especial, por las contrapartidas dictadas por el ex titular de Finanzas germano, el socialcristiano, Wolfgang Schuble. Detractor, adems, de la decisin de Draghi e inspirador del relato de que el intervencionismo del presidente del BCE retrasara las reformas estructurales que el euro precisaba y que, a sus ojos, exigan ms reglas de ortodoxia presupuestaria. Casi en exclusiva. Porque se opuso a cualquier mutualizacin de los riesgos entre los socios monetarios y, por supuesto, a que haya un Tesoro, un presupuesto o un bono genuinamente europeos. Pese a las evidentes seales de la prdida de fuelle de Alemania como el retroceso de la rentabilidad del bund a diez aos por debajo de la del bono japons, el otro gran enfermo econmico mundial, inmerso en varias dcadas de bajo crecimiento con nula -o negativa- inflacin.

Debate intervencionista en Espaa

En Espaa el debate tambin est servido. El presidente del PP, Pablo Casado, acaba de anunciar que recurrir ante el Constitucional los seis decretos del Ejecutivo socialista, convalidados por la Diputacin Permanente del Congreso. Medidas que su partido y Cs tildan de electoralistas. Aunque Casado achaque su decisin esencial al apoyo abertzale de Bildu, tambin ha criticado sus facturas de gasto, que repercutirn en el prximo Ejecutivo.