Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-04-2019

Movimiento universitario de Univalle y Minga

Horacio Duque
Rebelin


Otra de las caractersticas de la Minga en curso que se desarrolla como un potente movimiento social en el sur occidente de Colombia y en particular en el departamento del Cauca y la estratgica va Panamericana, es su capacidad de convocatoria de otros movimientos de accin colectiva en el territorio nacional.

Llama la atencin el modo como atrae y contagia la Minga indgena, afro y campesina al resto de la multitud que se desplaza histricamente en el actual periodo en que los movimientos sociales protagonizan y canalizan las demandas de la sociedad en su conjunto asociadas con la implementacin del Acuerdo de paz, el rechazo al Plan de desarrollo del uribismo, sntesis de lo ms aberrante del pensamiento y la cosmovisin de la derecha fascista. Por supuesto est el rechazo al atropello de la soberana de la Repblica bolivariana de Venezuela, sometida al asedio del imperio que quiere borrar la experiencia revolucionaria del chavismo.

Tal vez sean los estudiantes y el cuerpo acadmico y cientfico de Colombia el ms sensible a la herica lucha de los mingueros caucanos.

Desde la inteligencia y la generosidad universitaria no se ha hecho esperar la solidaridad y el compromiso con la huelga indgena y su pliego de peticiones.

Varias universidades, como la Nacional, la Pedaggica y la del Valle del Cauca han expresado de diversas maneras su apoyo al potente movimiento del sur occidente.

Hace dos das no ms, los estudiantes de la Universidad del Valle (con ms de 30 mil alumnos), en Cali, organizaron importantes acciones para ampliar la resonancia de la voz indgena, afro y agraria.

Desafortunadamente en ese escenario ocurri una lamentable tragedia que seg la vida de un militante de la solidaridad popular.

Centenares de universitarios acudieron a los repertorios de la protesta universitaria que, por supuesto, cont con la conocida arremetida violenta de la polica, su nefasto Escuadrn Antidisturbios (Esmad) y la infiltracin de topos encargados de la provocacin contrarrevolucionaria.

En seguida, despus de la muerte del resuelto militante, se dej venir el consabido vendaval de mentiras, falacias y sealamientos de la prensa local, representada en los principales peridicos de la regin, entre ellos El Pas, conocida tribuna de la ultraderecha local, botafuegos de las camarillas oligrquicas asociadas con la industria de la caa, la ganadera y las mafias de la droga (ver https://bit.ly/2IhBNTB).

Desde este pulpito de la mano negra se ha desatado una rabiosa cascada de imprecaciones y estigmas que no hacen sino repetir la vieja cantaleta del discurso retardatario contra la insurgencia popular y social.

Desde luego, el pedido de ms violencia, persecucin y atropellos policiales no falto en estos cobardes encopetados de la tradicional elite lloredista calea.

Estn asustados con la reciedumbre de los mingueros y los universitarios de Univalle, para quienes va toda nuestra solidaridad y acogida.

A estos seores hay que decirles que Colombia cambio y nada detendr la ofensiva y el auge del movimiento popular en curso para desmantelar el modelo neoliberal en sus nuevas versiones del emprendimiento biopolitico y la artificiosa economa naranja que se nos quiere hacer ver como la quintaesencia de las alternativas a la pobreza.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter