Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-04-2019

Con la cuarta Brigada Nacional de Bsqueda de Personas Desaparecidas de Mxico
Las medidas excepcionales

Eliana Gilet
Brecha


Con ms de 40 mil desaparecidos, Mxico se debate entre la impunidad promovida por las instituciones y la capacidad de organizacin de los familiares. En lo alto de los cerros del estado de Guerrero, las familias de los que faltan buscan los restos que las autoridades prefieren olvidar.

No hay novatos aqu que la tranquilidad del ambiente no los engae. Claudia, la mujer de pelo recogido en una gorra que est preparando el pozole que nos alimentar a todos, tiene diez aos buscando a su esposo, Isaas, que fue desaparecido una noche mientras iba camino al almacn. Sobre una de las mesas de plstico blanco est su hija Danna, quien para controlar su nimo preadolescente recorta la foto de su padre la misma de su cartel de bsqueda y arma un camafeo casero que ensea con orgullo cuando se le pregunta qu tal le fue en el da.

Sentado en un murito tomando el fresco est don Jorge, que en 2015 ubic el cuerpo de su hijo, Jorge Antonio, en un enterramiento clandestino de la zona rural de su localidad, Potrero de Sataya, tras un ao de estar desaparecido; y un poco ms all, rodeada de otras mujeres, est Tita Radilla, hija de Rosendo Radilla, detenido y desa-parecido en 1974 en un retn militar en Atoyac de lvarez, cuna del guerrillero Lucio Cabaas.

Cada una de las familias que se sumaron a la cuarta Brigada Nacional de Bsqueda de Personas Desaparecidas tiene un periplo personal tortuoso, que se agrav al lidiar con instituciones desangeladas que no supieron estar a la altura de lo que a ellas les pasaba. Y como si siguieran la definicin de movimiento, cada una de esas familias fue dndose cuenta de que slo junto con las dems podra, tal vez, sacudir la modorra institucional que mantuvo a los suyos desaparecidos por no hacer lo que ellos: buscarlos.

No es el nico grupo de familiares en Mxico organizado para la bsqueda de fosas clandestinas, pero es el primero que se articula a nivel nacional. Reuni a 200 personas de toda la repblica durante 15 das, en enero de este ao, para trabajar en tres ciudades violentsimas del estado de Guerrero donde la autoridad se haba rehusado a hacerlo. En su mirada se ve el trayecto recorrido. En su determinacin, su fuerza.

La noche

Terminada la cena, la Brigada se rene para conversar sobre el trabajo que le toc a cada quien durante el da. En esta cuarta edicin, realizada a fines de enero pasado (la primera fue en 2016), decidieron dividir el grupo en equipos ms pequeos encargados de distintas tareas. Los primeros en hablar en el centro de la ronda esta noche viven extremos opuestos de la experiencia: Mara es una mujer que supera los 60 aos, cuyos padre y esposo fueron desaparecidos en 1974 por el Ejrcito mexicano durante el perodo del terrorismo de Estado. Ivn es un jovencito de 17 que ahora tiene la edad que tena su hermano mayor, Brayan de Jess, cuando fue desaparecido en 2016 al acudir a una entrevista de trabajo. Ellos fueron los encargados de quedarse a vigilar la actuacin pericial de los dos hallazgos que hizo su grupo en el da, dentro y fuera de una cueva cerca del pueblo Tlaxmalac, en el municipio de Huitzuco.

Este punto haba sido hallado por Mario Vergara (vase entrevista) a comienzos de 2017. Un campesino lleg al bar donde Vergara trabajaba para entregarle un papel, y, sin decirle nada, como entr se fue. El papel traa un mapa dibujado a mano con la ubicacin de la cueva y una frase clara: Aqu vas a encontrar algo de lo que buscas y en la entrada de la cueva lo dems. Vergara lo encontr: a la intemperie, haba un crneo, un fmur y otro hueso, que poda ser un cbito o un radio. Tres meses despus de obtener la pista annima y habindola confirmado con el hallazgo, Vergara lo denunci con pelos y seales ante la representacin del Ministerio Pblico Federal de Guerrero. En su declaracin, fechada el 1 de junio de 2017, puede leerse el relato de cmo obtuvo la pista y ubic el predio: Son cuatro horas de camino saliendo del pueblo Tlaxmalac, a donde slo se accede a pie. All no excav, slo tom fotos. Por seguridad, destru el papel con el mapa. Me encuentro en la mejor disposicin en caso que as se requiera de acompaar a cualquier autoridad al lugar mencionado, y termina brindando las coordenadas geogrficas exactas del punto.

En julio, lo citaron a las seis de la maana para hacer el levantamiento, pero el equipo oficial lleg casi a las diez y, finalmente, no se hizo la diligencia. Las autoridades le dijeron a Vergara que la zona estaba caliente y no podan subir. Se cancel la bsqueda. En agosto logr el compromiso del comisionado nacional de Bsqueda, Roberto Cabrera, de que se levantaran esos restos. Hasta el da de hoy no s si ellos hicieron la diligencia. Ahora ya no estaba el crneo y el fmur que yo haba encontrado, explic el buscador a Brecha, tras ver en la Brigada la posibilidad de hacer subir a la autoridad al punto indicado.

Al principio, no queran levantar el segundo hallazgo que hicimos dentro de la cueva. Entramos con el nio dice Mara y seala a Ivn porque ellos no queran. Al verlo, los peritos primero dijeron que era madera y luego que era un hueso de venado, pero a esa parte no sube un animal, explica esta mujer de origen campesino, frente al grupo reunido en la estancia que les habilit la congregacin religiosa del padre scar Prudenciano. El primer hallazgo estaba pegado a la ladera del cerro, el cuerpo estaba como acostado. Las costillas estaban casi enteras y macizas. Las que hallamos afuera estaban ms blanditas.

El segundo grupo no tuvo hallazgos. Visitaron un punto que les seal un seor mayor que recoge lea para vender. El seor tambin tiene un hijo desaparecido. Nos dijo que no le han hecho el anlisis de Adn y que le gustara irse de all, pero si l se va, quin va a buscar a su hijo? Me dola tanto el corazn al hablar con l, pensando en las pocas probabilidades que tiene de hallarlo solo, explic Fabiola, madre de Argenis Yosimar. Argenis ahora tiene 25 aos, pero tena 20 cuando su madre dej de saber de l, en marzo de 2014. Nosotras, al menos, podemos ir a la Procuradura y exigir, gritar, enojarnos. Tenemos una poquita esperanza de que van a cruzar nuestro perfil gentico con los hallazgos que hacemos, pero ese seor no tena nada. Hay tanta desigualdad que lo menos que podemos hacer es que no quede desperdiciado este dolor.

El da

La jornada comienza temprano y los grupos se dividen segn el requerimiento fsico que exija la zona donde se buscar. La tarea de hoy ser guiada por las familias de Iguala, un lugar que gan triste notoriedad en la geografa nacional porque all fueron secuestrados los 43 estudiantes de magisterio de Ayotzinapa, tras ser atacados a balazos por policas locales.

Esas familias tuvieron la responsabilidad involuntaria de desencadenar este movimiento autnomo cuando comprendieron que la autoridad no buscara como ellos porque le falta la herramienta principal: el inters. Con el grupo que fundaron en 2014, ya haban trabajado este predio, al que bautizaron el maizal, donde, cuentan, hallaron 20 cuerpos en un slo da de bsqueda.

En el cerro, los pioneros esperan la llegada de la Brigada. La mayora son mujeres campesinas, que adems de tener el ojo entrenado para identificar las marcas que indican que la tierra fue removida o escarbada, saben las propiedades curativas de la corteza del tronco de un rbol o que la anona (una fruta desconocida en el sur) se madura envolvindola en papel de diario hasta que agarre un tono amarillito y se pueda comer. Estas conversaciones se alternan unas con otras, pero su cotidianidad est lejos de la naturalizacin de la violencia de la que hablan los intelectuales de escritorio. Han sobrevivido ms de lo que se han acostumbrado.

De repente, una de las seoras grita: Aqu hay!, y el resto del grupo se le acerca. El lugar es una especie de punto de vigilancia hacia el cerro de enfrente: hay un cao blanco atado a una rama del rbol que marca el punto, colocado a la altura visual de una persona. Hay piedras apiladas como formando un banquito improvisado y, sobre el piso, hay una bolsa negra con un arma larga dentro.

El revuelo se contagia entre los brigadistas y la expectativa crece hasta que se da contra el muro de las instituciones: los peritos judiciales que acompaan a la Brigada se niegan a levantar y procesar como prueba el arma hallada. Primero, le dicen a la gente que no tienen orden de cateo para la zona y que por eso no pueden hacerlo. Luego, argumentan que el arma no tiene que ver con lo que estn buscando y que por eso no van a hacerlo. La tensin sube hasta que proponen una solucin que contenta a los funcionarios. Uno de los integrantes de la Brigada se pone guantes de ltex para no dejar sus huellas, levanta el arma en su bolsa y la entrega a los peritos en el camino fuera del predio.

Los hallazgos

Dos das ms tarde, cuando se trasladen a buscar en Chilpancingo (capital del estado de Guerrero), esta diferencia en las formas de trabajo con las autoridades explotar. Estaba previsto acudir a un cerro llamado las Terrazas, que fue un asentamiento irregular desalojado aos atrs por el Ejrcito por las muy malas: prendiendo fuego todo el barrio.

Las casitas sencillas, de chapa y madera, se convirtieron en esqueletos fantasmales de la precariedad de antao. No tenan electricidad ni agua corriente, pero s pozos spticos cavados en casi todas, de unos dos metros de profundidad. Las bsquedas se haban iniciado en este cerro un ao antes y se hallaron fosas positivas, que contenan restos humanos. Ahora, previendo que la autoridad no haga una bsqueda exhaustiva si las familias no la presionan, decidieron regresar con la potencia de la Brigada. Y volvieron a encontrar.

La primera fosa fue hallada por Mara, quien se acerc a un punto trabajado anteriormente que an luca las cintas amarillas usadas para marcar escenas de crmenes. Pacientemente comenz a sacar una a una las piedras del pozo hasta pasar el metro de profundidad y encontrar dos vrtebras.

La adrenalina se contagi entre los brigadistas como si estuvieran conectados a un hilo invisible, y apareci el segundo. Siguiendo el mismo procedimiento, uno de los integrantes de la Brigada de Paz Marabunta, que colabora con las familias desde el inicio, hall un cuerpo completo. Entonces, lo entendieron: hay que buscar en los pozos spticos. Aclarado el modus operandi, los hallazgos brotaron. Ivn, el adolescente que busca a su hermano, hall 52 huesos de las manos de una persona, una pulsera y ropa interior femenina en otro de los pozos. Haba un hueco donde las autoridades ya haban pasado y simplemente levantaron lo que encontraron a la vista. Yo met una varilla (de metal, su herramienta bsica de bsqueda) y ola a algo ah. Me puse a buscar y encontr dos manos en forma esqueltica, pero estaban como juntas. Tambin varias partes de los pies y de los tobillos, explica el adolescente, el buscador ms joven de la Brigada, a quien se le hizo fcil reconocerlos gracias a las clases de servicios paramdicos que le dan en la escuela. Cuando vi los huesos pequeos, dije: Son falanges, y le ped apoyo a don Mario (Vergara), cuenta.

Los peritos presentes se negaron a levantar los hallazgos con el mismo argumento de antes: que no traan rdenes de cateo para trabajar dentro de una propiedad privada, aunque est abandonada. Las preguntas brotaron entre los brigadistas, mezcladas con rabia y estupor: la aparicin de un cadver no consigue una orden inmediata? Cmo no las tramitaron previamente si conocan los puntos de bsqueda de la Brigada?

Su respuesta ese da fue que se haga igual que con el arma, que sean las familias quienes procesen las fosas clandestinas. Los peritos les indicarn cmo hacer, mientras miran desde un costado cmo la gente hace un trabajo que les corresponde a ellos. Nunca como en esa escena fue tan grfica la situacin que enfrentan las familias de desaparecidos.

El joven Ivn recurre a Vergara: Simplemente segu el protocolo que me dijo don Mario: encuentra tus restos, ponlos en un rea clara, identifica cules son, enlstalos en una bolsa y ponle qu partes son y a qu hora se encontraron. Es el trabajo que tena que hacer la autoridad, pero terminamos hacindolo nosotros. De qu les sirve un ttulo si no lo van a ejercer? Las familias, aunque no tengamos ttulo, por saber el dolor que se siente, tenemos que obligarnos a aprender, para que se nos haga ms fcil encontrar a nuestros familiares.

Con la cada del sol, por telfono llega la orden para que los funcionarios empiecen a moverse. Tras un da desgastante para las familias, los peritos se pusieron a hacer lo que les corresponde. Al da siguiente, avisaron que slo estaran a disposicin durante la tarde, porque, segn dijeron, haban trabajado hasta las seis de la maana y necesitaban su descanso.

Fue difcil, dice Ivn, das despus del hecho, cuando pudo asimilar un poco lo ocurrido. Uno no quisiera andar ah buscando entre huesos a un familiar, fue estresante ese da. A m me pas que, despus de unos das de bsqueda, se me juntaron varios sentimientos; me acord de mi hermano y es difcil para uno continuar, pero si eres fuerte, debes seguir, relat el adolescente. Para Juan Carlos Trujillo, coordinador y promotor de la Brigada Nacional que tiene a cuatro de sus hermanos desaparecidos, Mxico est en un momento excepcional que requiere medidas excepcionales, pero eso no lo entienden las instituciones y se refleja en la negativa de los ministerios pblicos (funcionarios judiciales). Las instituciones no entienden lo que esto significa para las familias.


Con Mario Vergara, de la Cuarta Brigada Nacional de Bsqueda

La esperanza que alimenta el caminar

Toms Vergara es un taxista originario de Huitzuco, en el estado de Guerrero, que fue secuestrado el 5 de julio de 2012 y desde entonces est desaparecido. Sus hermanos, Mario y Mayra, estuvieron en el grupo que inici las bsquedas autnomas de fosas clandestinas en 2014 y se han convertido en referentes de este movimiento nacional. Brecha convers con Mario Vergara, durante la Cuarta Brigada Nacional de Bsqueda de Personas Desaparecidas.

Por qu es importante que la brigada llegue a Guerrero?

No es lo mismo decir Mario Vergara, a decir la Cuarta Brigada Nacional de Bsqueda. Sabemos que cuando nos unimos, somos muy fuertes y obligamos al gobierno a hacer lo que nosotros queremos. Cuando estamos solos, el gobierno te obliga a hacer lo que l quiere. Estoy muy contento, me siento soado de tener tanta gente aqu, respaldndome.

Qu se necesita en Guerrero para que avance la bsqueda de personas desaparecidas?

Necesitamos sensibilizacin. Con la brigada se est dando un proceso que no haba sucedido aqu en mi pueblo o sus alrededores y que ha hecho que mucha gente tenga el valor de decir: Mario, revisen en tal cerro, nosotros vimos algo. Tengo muchos mensajes de personas que nunca pens que nos fueran a decir dnde buscar. La brigada ha hecho eso, abrir un proceso que nunca imaginamos. Vamos a tener trabajo para los prximos meses de andar caminando los cerros, a lo mejor encontramos, a lo mejor, no.

Nunca has sentido temor?

Me siento ms seguro en el campo que aqu en la ciudad de Huitzuco, me siento ms seguro ah arriba Temor siempre hemos tenido, pero siento que ms que el temor es la esperanza la que nos ha hecho caminar solos. Nosotros logramos vencerlo gracias a los padres de los 43, que siempre digo que son mis hroes. Ojal la historia de Mxico algn da escriba en letra de oro los nombres de los paps de los 43, porque son ellos los que lucharon y ensearon a nuestro pas a no callar, a luchar por una vida digna, por nuestros familiares, a buscarlos, a no rendirse y a enfrentarse a este gobierno corrupto y asesino que tenemos. Son ellos los que estn luchando por sus hijos, por mi hermano y por todos los que nos han desaparecido. Gracias a ellos, que me dieron un empujn, yo estoy hoy buscando aqu.

Fuente: http://brecha.com.uy/las-medidas-excepcionales/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter