Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2019

Las cloacas

Jaime Richart
Rebelin


Estos das se habla mucho de cloacas. Ya se hablaba en otro tiempo, al comienzo de este simulacro poltico, de asesinatos desde las cloacas del Estado. Y desde entonces las cloacas no han dejado de expeler detritus. Aunque es de un tiempo a esta parte, cuando se ha vuelto a hablar de ellas, con motivo de maniobras de los bajos fondos para aplastar a un partido poltico y a sus principales representantes. En esos bajos fondos no estaban slo policas y polticos canallas. Tambin ha aparecido al menos un periodista que formaba parte de las cloacas, que ya apestaba y sigue apestando. Un periodista que, al igual que las ratas transmiten la peste pero ellas no la padecen, es un vector permanente de infeccin, con aspecto mitad normal, mitad depravado. Y a saber cuntos miserables ms , escondidos entre los pliegues de la fingida honestidad como l.

De todos modos, en esto de cloacas se pinta solo este pas. En realidad Espaa, la mayor parte de su historia, se la ha pasado entre cloacas. Cuando no estaban en la Inquisicin, estaban en los golpes de estado, cuando no, en la Cruzada, y cuando no, en la Causa General contra todo viviente no adicto al dictador, y cuando no, en las barbaridades de los cuartelillos, y cuando no, en los turbios fondos de curas piadosos, y cuando no, en policas que se hicieron para disponer de mucho tiempo hasta que se les descubra que son parte del hampa y en lnea con ese viejo refrn putas y curas viven a pares.

Hasta tal punto eso es as que podra decirse que Espaa no puede vivir sin cloacas institucionales. Desde las cloacas, un ejrcito bien pertrechado y heterogneo compuesto por polticos, policas, periodistas, cardenales, empresarios de postn, banqueros y opulentos est, de momento slo, viene preparndonos un futuro inmediato que es para echarse a temblar. Si la Constitucin les ha servido, envueltos en ella y en la bandera, tanto para emboscar o desfigurar sus fechoras como para aplastar a quienes les hagan sombra o no les dejen libre el paso, ya nos podemos preparar despus del 28 de abril... Lo mismo da quin o quienes, a partir del 28 de abril, ganen las elecciones. Lo mismo darn los pactos. Si ganan ellos, cerrarn las puertas de las mazmorras. Si no ganan, las cerrarn tambin. Todos esos que he enumerado y bullen en las cloacas, se disponen a impedir que triunfe el bien sobre el mal; se preparan, desde las cloacas, para hacer que unos se enriquezcan ms y ms, y gran parte de la poblacin viva en la miseria, en continuo sobresalto, sin esperanza, anestesiada, entontecida por las Redes y apestada por las cloacas...

Jaime Richart. Antroplogo y jurista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter