Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Uruguay. Millones de columnas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2019

Uruguay
El golpe de Estado que se perpetra a la vista de todos y de nadie

Marcelo Marchese
Rebelin


A veces decimos verdades sin saberlo, pues el pensamiento se hace con la boca. Los que llaman a una movilizacin por la democracia y contra la impunidad, hacen bien en preocuparse, sin embargo, aunque estn expresando una gran verdad, no son conscientes de la verdad que estn expresando, pues la democracia est en riesgo en otros sentidos que no advierten, y la impunidad cambia de forma en sentidos que no adivinan.

Que la impunidad es un veneno para una Repblica es indudable, pues si vivimos en funcin de reglas aceptadas por todos, entre las cuales sobresale la idea de que todos debemos ser iguales ante la ley, que alguien viole la ley (y cmo!) y que despus quede impune, altera el necesario principio de convivencia segn el cual, todos somos iguales ante la ley.

Quienes usaron del poder del Estado, poder que adems usurparon, para arrasar nuestras libertades y agredirnos, deben ser juzgados. Esos juicios debieron haberse realizado apenas recuperamos la democracia, slo que, gracias al crucial Pacto del Club Naval, la democracia que recuperamos no fue enteramente una democracia, en caso contrario, dichos sujetos hubieran sido juzgados.

Ahora, ese juicio sigue siendo necesario, aunque no tenga el decisivo efecto en la Repblica que hubiera tenido cuarenta aos ha.

Para qu un golpe de Estado?

Se instala alegremente, inopinadamente, la tonta idea de que unos sdicos sueltos torturaron, mataron y violaron, pero la verdad de la milanesa es que esos sdicos no estaban sueltos pues seguan rdenes, hicieron sus barrabasadas desde una institucin llamada Ejrcito, y ese Ejrcito, lejos de dictar ctedra de moral, debe dar razn de sus actos e informarnos a todos dnde escondieron los cadveres de la gente que asesinaron mediante torturas.

En suma, la Repblica debe analizar qu hizo el Ejrcito durante los once aos en que gobern impunemente, debe aclarar todos los crmenes que cometi, y debe conocer qu turbios negocios llev a cabo y dnde fue a parar ese dinero y quines fueron sus cmplices, pues uno teme que ms de un civil que fue favorecido en su momento, ahora est extremadamente preocupado en sostener el pacto de silencio que como una larga noche se extiende sobre la Repblica.

Si queremos preguntarnos por qu vino aquel golpe de Estado, encontraremos varias causas que no podemos, por razones de espacio y tiempo, analizar aqu y ahora, pero s podemos mentar su razn principal: al igual que el golpe de Estado militar de Latorre en el siglo XIX, el militar golpe de Estado del siglo XX atendi a necesidades econmicas, las cuales respondan a un tiempo a requerimientos de ciertas clases sociales de aqu, y a necesidades del capital de all. Si decimos que la dictadura, en materia econmica, baj los sueldos a la mitad y abri las puertas al capital extranjero, estaremos diciendo lo suficiente para entender este asunto.

Ahora, que algunos criollos avivados, socios o empleados del capital trasnacional, apoyaron en su momento a los dictadores militares del siglo XIX y XX que vinieron a cumplir cierta tarea, no significa que siempre, y necesariamente, deba haber un golpe de Estado militar para llevar a cabo los cambios que algunos precisan. No entender este detalle es no entender los desafos actuales, y pensar que en la Historia no hay cambios, que las cosas se repetirn tal cual sucedieron en el pasado, es no entender en absoluto las reglas de la Historia. Si en la Historia y en la vida las cosas parece que retornaran, el smbolo adecuado para representar este principio no sera el crculo, sino el espiral, tal cual la cadena de ADN.

Para los que mandan, el problema de una dictadura es que hace evidente la dominacin, y una dominacin es ms eficiente si es invisible a los ms, es decir, una dictadura es ms eficiente si se encubre como democracia. Para el lobo, en ocasiones, es mejor cubrirse con el velln de la oveja.

En qu anda el lobo?

El lobo, que no es nada tonto, tiene sus planes para el mundo y para nuestro querido paisito. Alcanza con mirar lo que viene ocurriendo ltimamente para descubrir, sino todos sus planes, al menos sus rasgos dominantes.

1- Desde que naci, ley ineluctable, el Capital aumenta y se concentra, lo que quiere decir que el Capital se apropia cada vez de ms cosas, y al mismo tiempo, las concentra en menos personas. 26 individuos tienen la misma riqueza que 3800 millones, y esos individuos buscan las inversiones ms rentables y seguras, considerando su utilidad futura. Como cada vez somos ms, cada vez vale ms el metro de tierra, y como el metro de tierra siempre se valora y aumenta su precio, el Capital trasnacional invierte en eso, e invierte en apoderarse de los principales recursos econmicos de los pases, pues el capital trasnacional, como su nombre indica, no conoce fronteras, es decir, ha abolido y abolir las fronteras. El Capital trasnacional concentra la mitad de nuestra tierra y la inmensa mayora de nuestros principales rubros econmicos. El problema es que viene por ms, pues esa es una ley ineluctable. Ese venir por ms, exige cambios en las fronteras, es decir, exige abolir an ms las fronteras que obstaculizan el crecimiento ineluctable del Capital.

2- Las fronteras son variadas, pero se resumen en una palabra: Estados. En un tiempo le fueron tiles, pero ahora no, o para ser ms precisos, le son tiles en tanto desaparezcan en ciertos sentidos, pero incrementando su poder en otros. La funcin que debe desaparecer de los Estados se llama Repblica, el sistema de instituciones que desarrolla un colectivo de gente para protegerse y gobernarse. En esto tan cierto que acabamos de decir, sin embargo, para hacer ms compleja y total la explicacin, hay un error evidente: la Repblica no es una funcin del Estado, el Estado es una funcin de la Repblica. El Capital en esta fase de expansin, para acaparar definitivamente los principales rubros y recursos econmicos, precisa tomar las decisiones que antes tomaban las Repblicas y por eso, tal cual el Contrato ROU UPM, deteriora el poder legislativo, el judicial, los gobiernos departamentales y los entes autnomos, incluyendo, en este deterioro, que el Capital trasnacional toma decisiones que antes tomaban esos poderes, como la planificacin de la educacin pblica, cosa establecida en el Contrato, y cosa evidente segn las escandalosas confesiones de la REFORMA EDUY 21.

3- As como el Capital se apropia de espacio, necesita de forma ineluctable apropiarse de tiempo. El dinero es tiempo reconcentrado, y el paso de todo nuestro dinero a la Banca es un abrupto y forzoso acaparar de tiempo. Pero el tiempo tiene varias dimensiones, y nuestras construcciones culturales, nuestra forma de ver el mundo y la vida, son obra del tiempo, de la cantidad de trabajo del hombre sobre la materia en el tiempo. As que el Capital trasnacional deteriora y acapara las construcciones culturales y aqu debemos ser cuidadosos, pues esas construcciones culturales implican nuestro derecho a hablar con libertad, a rernos de lo que queramos, a desear y poder exteriorizar con palabras lo que deseamos, y a intentar pensar el Pas y el mundo desde nuestro lugar, desde nuestro especfico y valioso lugar en la tierra. Se trata, en suma, de que perdamos la capacidad de pensar el Todo, y de que perdamos nuestra capacidad de sentirnos parte del Todo, y por eso la atomizacin que provoca la primaca del nmero y el reino de la cantidad, el medir las cosas por su cantidad y no por su calidad, y por lo tanto, el deterioro moral que estamos atravesando ante la primaca de la cantidad y el nmero, deterioro cuya mejor imagen es el deterioro de la moral de la clase poltica y del Ejrcito.

Cmo enfrentar los planes del lobo?

Lo primero es entender que ni a corto ni a mediano plazo como mnimo, el lobo precisa de golpes de Estado militares Para qu un golpe militar, si impunemente el lobo nos clava los colmillos del monstruoso Contrato ROU UPM, por el cual le entregaremos ms de cuatro mil millones de dlares, le permitiremos redactar nuestras leyes laborales, nuestros planes de estudio y establecer sus tribunales?

Ahora bien, el lobo no precisa de golpes, pero s precisa de acentuar el poder del Estado en ciertas reas Las reas que lo limiten? No! Las reas que limiten el poder de los individuos, por lo tanto, otra ley ineluctable, los Estados avanzan sobre la libertad y la intimidad de los individuos, y ejemplo elocuente, la bancarizacin forzosa y toda la informacin reunida que ir a parar a las computadoras de los bancos y el Estado. El Estado perseguir opiniones divergentes, y el Estado, penetrado por el Capital, perseguir a la palabra, fuente y expresin del pensamiento, como la viene persiguiendo mediante la implantacin de eufemismos y de un lenguaje inclusivo y macabro.

Se ha llamado a una marcha por la democracia. Esa marcha, a la que irn miles de personas que estarn expresando su sano repudio a que el Estado haya torturado, violado y asesinado a miles de personas, es una gran cortina de humo, es una verdadera trampa por la cual, organizaciones que cumplen su funcin como brazo operador del gobierno, pretenden hacernos creer que la culpa de que se haya instalado el secreto y el silencio, es de otros y no de los que gobiernan y gobernaron y gobernarn.

Los hechos son porfiados, y el hecho aqu es que un Tribunal de Honor Militar (el oxmoron elefante del lenguaje) fall horrorosamente y que el Presidente de la Repblica, homolog tamaa aberracin y se call la boca, ergo, es cmplice y factor del secreto y el silencio.

Algunos tontos de capirote quieren hacernos creer que la culpa de todo esto es del secretario que no advirti al Presidente de este disparate. Los tontos de capirote, otra ley ineluctable, no pueden evitar parlotear para despejar ante nosotros, las dudas sobre su condicin de tontos de capirote, cosa que demostraremos con lo siguiente, una de dos: si firm sin leer es un vago y un irresponsable y debe renunciar, pues para qu queremos un Presidente que decide cosas y firma cosas sin pensar y sin leerlas? Ahora, si ley el fall despreciable, como todo el Pas sabe, incluyendo a los tontos de capirote, y homolog la barbaridad y adems guard silencio, entonces debe renunciar por inmoral. No nos enteramos por l, sino por Haberkorn y por quien le pas la data. As que, por fas o por nefas, en un pas civilizado, el Presidente debe renunciar, pero en una Repblica bananera, el Presidente sigue en el cargo desplazando la culpa a gente inocente, en tanto los tontos de capirote hacen ruido con la boca.

Como todos sabemos, el Presidente no slo no renunciar, sino que seguir empecinndose en lo mismo, y para lograr ese objetivo, a modo de nueva cortina de humo con olor deleznable, ahora saldrn a luz, por breve tiempo, nuevos datos de maldades perpetradas por el Ejrcito.

Entonces el problema ya no ser este Presidente que no renunciar y seguir aplicando los mismos planes que vienen dictados de afuera. El problema es otro y es mucho ms profundo y refiere a que tenemos que entender que all donde triunfan el secreto y el silencio, no son necesarios los golpes de Estado. El triunfo del secreto y el silencio es en s mismo el golpe de Estado. Y eso es lo que est pasando aunque nadie se anime a decirlo: se est ejecutando lenta y laboriosamente, un golpe de Estado contra la Repblica, y los golpistas, es decir, los lobos, operan inoculando en la sangre de la sociedad y sus instituciones, el veneno del secreto y el veneno del silencio y de todo ello, saldrn ms ricos y tendrn ms poder.

Todo este cuento termina aqu, salvo que nos animemos a pensar un final diferente.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter