Portada :: Brasil :: Bolsonaro: amenaza fascista en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2019

La embestida delirante para desmontar una nacin

Fernando de la Cuadra
Rebelin


Solo para certificarlo con las encuestas. El gobierno Bolsonaro es el peor evaluado en los primeros tres meses entre todos los gobiernos que han existido desde la redemocratizacin. Y el descredito de su administracin no es un simple producto de la campaa de desprestigio que ha realizado la prensa escrita o audiovisual. Al contrario, ella se ha mostrado bastante cautelosa a juzgar por muchas de las opiniones que se mantienen en un plano neutro, probablemente a la espera de lo que podr suceder en los prximos meses, cuando se supone que debera ser aprobada la reforma del sistema de pensiones.

Pero el mandatario y sus ministros han incurrido en tantos errores de gestin, que resultara bastante tedioso comenzar a enumerarlos uno por uno. Para muestra un botn: en el caso del Ministro de Educacin, se pueden inventariar varias de sus bizarras declaraciones y delirantes decisiones, como la de exigir que durante los lunes se cantase el himno nacional en todos los establecimientos educacionales del pas y los alumnos y profesores filmados para comprobar que efectivamente estuviesen siguiendo la directriz del ministerio. Por esta y otras razones, el ministro Vlez dur menos de 100 das en su cartera y ahora est siendo reemplazado por otro economista fundamentalista, sin currculo ni historial para hacerse cargo de un ministerio tan importante y complejo como el de educacin.

Algunos especialistas ya auguran que el paso del nuevo ministro Abraham Weintraub ser un desastre para la educacin de Brasil, pues no posee experiencia en el rea ni entiende nada de gestin pblica. Adherente de polticas ultraliberales -como el ministro de Economa Paulo Guedes- su principal propsito consiste en disminuir al mximo los gastos obligatorios en educacin, cortando programas y actividades que son parte esencial del funcionamiento del ministerio, como el Plan Nacional de Educacin. Es decir, la situacin en la pasta de educacin tender a ser ms calamitosa de lo que ha sido hasta ahora.

En casi todos los campos de su administracin, el gobierno Bolsonaro se ha dedicado a desmontar lo que vena siendo realizado como poltica pblica, desde el programa Ms Mdicos de atencin primaria en salud, la demarcacin de tierras indgenas y proteccin de los pueblos originarios hasta temas de poltica exterior. En este ltimo mbito, subordinando los intereses de Brasil a los dictmenes emitidos por Donald Trump, el ejecutivo se dispone a intervenir militarmente en Venezuela, si Estados Unidos decide iniciar invadir ese pas. Son precisamente los crculos militares quienes han advertido sobre los peligros que conllevara entrar en ese conflicto.

La idea de destruir todo aquello que tiene perfume de poltica izquierdista no es nueva. Bolsonaro la viene repitiendo como un mantra desde sus das de campaa y lo explicit nuevamente en su reciente viaje a Israel. Con una vocacin inquisidora y alucinada, su permanente apelo a la verdad no es otra cosa que una institucionalizacin de la mentira. En ello se ha basado la emisin cotidiana de fake news, las que propagadas a travs de las redes sociales mantiene la adhesin de una masa de seguidores fanticos e incondicionales.

En estos medios Bolsonaro y sus aclitos realizan nuevas revelaciones de cuestiones que parecan zanjadas en la historia de la humanidad, como que la tierra no es plana y gira en torno al sol o que el nazismo es un movimiento de derecha y nunca de izquierda solo porque se llama nacional socialismo. Entre otras perlas del estilo, su ministro de relaciones exteriores seala que la globalizacin es una invencin del marxismo cultural, que las vacunas matan o que el cambio climtico no existe. Es un delirio tras otro y el gobierno se encuentra plagado de figuras trastornadas que construyen una realidad paralela. Esto tiene efectos perversos sobre las nuevas generaciones que ya no sern capaces de diferenciar los hechos, la ciencia, los datos empricos, de meras ilusiones, sentimientos e ideas vagas sobre el funcionamiento del mundo real.

Mientras tanto, existe tambin una creciente movilizacin en los sindicatos, las asociaciones barriales, las organizaciones de la sociedad civil y las universidades, que estn tratando de salir de este letargo expectante de inicio de mandato y pasar a constituirse en una oposicin ms activa que permita generar las condiciones para la destitucin de un gobierno que se sustenta sobre el predominio del miedo y la demencia.

Fuente: http://fmdelacuadra.blogspot.com/2019/04/brasil-la-embestida-delirante-para.html

Fernando de la Cuadra es doctor en Ciencias Sociales y editor del blog Socialismo y Democracia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter