Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2019

La ley que impide que los sirios desplazados vuelvan a sus hogares
No hay vuelta atrs

Zouhir Al Shimale
Middle East Eye

Traducido para Rebelin por Sinfo Fernndez.


A los dueos de propiedades en reas devastadas por la guerra les preocupa que la Ley 10 no sea ms que una cobertura legal para que el gobierno pueda expropiarlas borrando todo rastro de oposicin.

 

Una bandera del gobierno sirio ondea sobre los escombros en la barriada de Hajar al-Aswad, cerca del campo de refugiados de Yarmuk, en las afueras de Damasco (AFP)

La familia de Hassan perdi su casa durante la Nakba, la catstrofe del desplazamiento forzado de los palestinos durante la creacin del Estado de Israel en 1948, y termin viviendo en el campamento de Yarmuk, en las afueras de Damasco.

Ahora, alrededor de 70 aos ms tarde, la familia palestina est a punto de perder su hogar una vez ms, esta vez a causa del gobierno sirio, en virtud de una ley que amenaza no solo a los refugiados, sino tambin a los millones de sirios desplazados por la guerra en el pas.  

Hassan, de 37 aos, que vive con su familia en la propiedad de un pariente en Ghuta Oriental, ha estado intentando que las autoridades le permitan al menos comenzar los trabajos de reparacin de su casa gravemente daada en Yarmuk, escenario de varios aos de intensos combates.

Pero ahora, dijo Hassan, a muchos de los desplazados del campo se les ha dicho que van a perder sus hogares para siempre debido a la Ley 10, el controvertido programa del gobierno sirio que permite que las autoridades locales tomen posesin de propiedades en las zonas ms afectadas por la guerra.

Me dijeron que esperara y me recomendaron que no llevara a cabo ningn tipo de mantenimiento en la casa porque los arquitectos iban a evaluar globalmente el campo, dijo a MEE.

Pero algunos funcionarios del gobierno han aconsejado a algunos de mis vecinos que se busquen otro lugar para vivir porque quedarse esperando es una prdida de tiempo. La mayora de nosotros vamos a quedarnos sin hogar, esto es lo que todos estn diciendo. Sabemos que la zona va a quedar completamente bajo la autoridad del gobierno, pero quin nos va a indemnizar, dnde vamos a vivir, alguna vez vamos a poder volver a Yarmuk?.

Misin imposible

La Ley 10, que fue aprobada hace un ao, en abril de 2018, fue ampliamente criticada porque conceda inicialmente solo un mes a las personas de las zonas afectadas para demostrar la propiedad de sus hogares y evitar su expropiacin.

En noviembre , el presidente sirio Bashar al-Asad emiti una enmienda a la Ley 10 que ampliaba el plazo para los propietarios de viviendas a un ao.

Pero las continuas preocupaciones por la forma en que se est implementando la ley han convencido a muchos de que su objetivo principal no es la reconstruccin despus de los aos de guerra, sino borrar cualquier rastro de oposicin poltica.

El Ministerio de Obras Pblicas y Vivienda de Siria no respondi a la solicitud de MEE para que ofrecieran su versin sobre la situacin para este artculo.

Muchos de los afectados por la ley le dijeron a MEE que la ampliacin del plazo tena poca importancia porque la documentacin que podra demostrar su propiedad se haba perdido o destruido durante la guerra, o porque se enfrentaban a un proceso burocrtico inextricable desde el extranjero.

Otros afectados comentaron que crean que la ley se estaba utilizando para castigar a quienes haban apoyado a la oposicin.

Estoy intentando encontrar una solucin pero parece misin imposible, dijo Moaz, de 52 aos, de Alepo, quien, al igual que otras personas con las que habl MEE, pidi que no apareciera su nombre completo.

Moaz dijo que era dueo de dos casas y una tienda de comestibles, heredada de su familia, en el barrio de Salah al-Din de Alepo, que estuvo aos bajo el control de los combatientes de la oposicin y que fue fuertemente bombardeado por las fuerzas progubernamentales.

Dijo que haba salido de Siria con su madre, esposa y tres hijos hasta llegar a Konya, en Turqua, en octubre de 2012, despus de haber sido detenido y torturado por las fuerzas del gobierno por participar en las protestas. Aadi que varios de sus familiares haban luchado tambin con el Ejrcito Libre Sirio.

Aunque saquearon y daaron sus propiedades, Moaz pudo alquilarlas durante su ausencia. Pero ahora pensaba que estaban una vez ms bajo amenaza y esta vez no a causa de las bombas de barril, sino por la Ley 10.

Aunque el rgimen no ha confirmado an todas las reas que se vern afectadas por la Ley 10, seguramente mi casa, que se encuentra dentro de una de las zonas ms devastadas, va a quedar incluida, dijo.