Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2019

Respecto a la tasa de cambio

Rogelio Torras
El Estado como tal (Blog)


ELEMENTOS PREVIOS

Una de las dificultades ms complejas al abordar la unificacin monetaria y cambiaria en Cuba, resulta la cuestin de determinar la nueva tasa de cambio empresarial que regir en los prximos meses.[1]

El peso cubano estuvo alineado al dlar norteamericano durante el siglo XX y hasta 1959; en el territorio nacional circulaban ambas monedas con equivalencia idntica.

La paridad entre el dlar y peso cubano, que viv de mozalbete, resultaba muy cmoda. Mis padres, para ir de vacaciones un fin de semana a Miami, Florida, pagaron el pasaje en pesos (12 por persona ida y regreso en avioneta de Aerovas Q). Para el importe de la estancia cambiaron pesos por dlares de la circulacin monetaria normal del pas.[2]

El proceso revolucionario victorioso el primero de enero de 1959 en poco tiempo lo cambi todo: el sistema empresarial, la propiedad de la tierra, la forma de propiedad y de pensar, en definitiva, la sociedad, la economa y la vida de los cubanos que permanecimos en el pas.

En Cuba el dlar prcticamente dej de circular en la poblacin. Se procedi a realizar un cambi la moneda, que invalid el importe de los billetes que haban sido trasladados hacia el exterior. El dlar norteamericano se sataniz y lleg a considerarse delito su tenencia por cualquier ciudadano local. Aunque en el territorio nacional continuaron los dlares en forma limitada. Diplomticos, tcnicos extranjeros y otras personas autorizadas accedan a la tienda y servicentro de CUBALSE para adquirir mercancas y servicios con esa moneda.

El tiempo transcurri inexorable y ahora es preciso definir para el futuro inmediato establecer una nueva paridad con el dlar para el sistema institucional estatal del pas, para sustituir la actual 1 USD=1 CUC, de uso oficial en los registros contables estatales.

PARIDAD A UTILIZAR

Un primer anlisis para cuantificar la nueva tasa requiere de conocer bien el punto de partida. Hace bien Pedro Monreal en mostrarlo en una tabla. Har lo mismo con mayor detalle.

TASAS DE CAMBIO EN CUBA
Registro contable estatal 1 CUC = 1 CUP
Pago salario empresas mixtas o extranjeras 1 CUC = 2 CUP
Compra ropa algunos organismos 1 CUC = 2.8 CUP
Venta productos agrcolas al turismo (Resolucin 9/2013) 1 CUC = 5 CUP

1 CUC = 7 CUP


Piezas y combustible a autos antiguos que son taxis 1 CUC = 9 CUP
Salarios Zona Espacial Mariel 1 CUC = 10 CUP
Venta actual directa al sector turstico 1 CUC = 11 CUP
Ventas electrodomsticos a la poblacin 1 CUC = 15 CUP
Casas de Cambio (CADECA) 1 CUC = 24 CUP
No son la nicas, existen varias ms autorizadas

Ante la amplia gama de tasas vigentes es necesario adaptar la nueva nica institucional a esa realidad, afectndolas lo menos posible. Nuestra propuesta anterior de fijarla a 1 USD = 5 PESOS deja preparada la posibilidad de futuras pequeas devaluaciones, lo que constituye un imperativo para los pases menos desarrollados en sus relaciones con el resto del mundo.

Pudiera ser que se prefiera establecer 1 USD = 10 PESOS porque es lo ms cercano a las diferentes tasas actualmente vigentes y sera menor la afectacin. Eso beneficia a las entidades estatales antes favorecidas, pero afecta mucho ms a todas aquellas instituciones que no agraciadas, que son la mayora del sector estatal.

Hasta hoy no existe otro procedimiento para un proceso como el que se analiza que proceder a efectuarlo sin alertar. Si un grupo sustancial de ciudadanos se encuentra alerta, pueden tomar medidas de proteccin para individualmente atenuar sus efectos, sobre todo aquellos que poseen medios para ello. En el caso cubano toda la poblacin se encuentra a la expectativa.

SISTEMA DE PLANIFICACION

Otra justa preocupacin de P. Monreal se relaciona con el sistema de planificacin centralizada que se ha empleado en Cuba.

Hay que tener presente los sealamientos crticos que ha publicado el peridico del PCC.

Un largo expediente de incongruencias, papeleo, reservas ociosas y otros enredos acumula la planificacin centralizada en Cuba. Las demoras para recibir los recursos programados hacen peligrar luego, muchas veces, la produccin planeada y agudizan la desconfianza en este mtodo de direccin. La confeccin de los planes econmicos adquiere ms sabor a fastidio burocrtico que a ejercicio de creatividad. El corta y pega de datos de un ao a otro suele sustituir al estudio de mercado, oportunidades, inversiones, riesgos y beneficios, nuevas metas y la calibracin de los recursos necesarios. Es una suerte pugna tcita, los de abajo reportan capacidades productivas inferiores a las reales y necesidades sobredimensionadas, convencidos de que los de arriba les aprobarn recursos menores a lo solicitado y les exigirn resultados ms altos. La eficacia de la planificacin queda en entredicho cuando las empresas y unidades presupuestadas se ven obligadas a concebir planes en prcticamente tres monedas simultneas: pesos cubanos (CUP), pesos convertibles (CUC) y ahora los certificados de liquidez, los ya populares CL, ltimo recurso del Banco Central para distinguir los fondos con respaldo financiero real. La informacin necesaria para planificar, ejecutar y controlar aparece envuelta en una nebulosa de difcil lectura hasta para un Premio Nobel de Economa. Igual distorsin padece los intentos de regular la actividad no estatal, aun mediante impuestos y otros mecanismos indirectos, ms avanzados que el desgastado ordeno y mando de la administracin centralizada tradicional. El Estado no puede hacer mucho cuando las entidades estatales y no estatales operan internamente con tasas de cambio casi opuestas. De la diferencia entre la tasa de Cadeca, la tasa oficial y alguna otra intermedia emergen precios, ganancias y negocios que colocan en franca desventaja al sector empresarial y laboral que carga con el peso mayor y fundamental de la economa, una contradiccin que pone en riesgo hasta los planes de crecimiento econmico del pas y amenaza con perpetuar males como la inversin de la pirmide social.[3]

Aunque es del ao 2017, la situacin general ha empeorado en 2019.

En las ltimas semanas se han anunciado profundos cambios en la planificacin cubana por el propio Ministro de Economa y Planificacin, que admite un plan flexible. Significa que el transcurso de su ejecucin ser posible incorporar inversiones o producciones que generen exportaciones o sustituyan importaciones.

Marino Murillo expres que se someter a revisin la autoridad de la Organizacin Superior de Direccin Empresarial (OSDE). Da la impresin de que se trasladar el nivel de decisin y la representacin legal directamente a una determinada proporcin de las empresas.

La Constitucin aprobada por la Asamblea Nacional ―ratificada por un alto porcentaje de la poblacin― indica disminuir la responsabilidad de la provincia, aumentando la del nivel municipal, aun cuando una parte de stos pueden estar insuficientemente preparados.

Son tres providencias que constituyen importantes elementos de una real descentralizacin, a pesar de la centralizacin que se mantiene. Resulta conocido que, al efectuar tales cambios, su accionar generar en el futuro contradicciones entre las dos maneras de dirigir.

Lo fundamental en esto es que los cubanos enfrentarn similares contradicciones a los chinos y los vietnamitas hace aos, al no corresponderse la rigidez y burocracia del sistema de planificacin centralizada con la flexibilidad y agilidad necesaria el mercado, donde los productores deben ajustarse a los clientes y no al revs.

Una sucinta descripcin de las vicisitudes de la Repblica Popular China se encuentra en un artculo escrito hace aos, donde revela:

El resto del trayecto hasta hoy es muy conocido: predominio del mercado sin perder la direccin central del Partido Comunista y su intencin de una mayor justicia social en el desarrollo del pas. En ocasin del XVI Congreso Nacional del PCCh, el Diario del Pueblo digital public la nota de prensa siguiente: En China, adis a (la) economa planificada el 19/9/2002, con el texto siguiente:

En los ltimos 13 aos, China ya ha pasado de la economa planificada a la economa de mercado.

China viene removiendo constantemente los obstculos del sistema que afectaban el desarrollo econmico y estableciendo las bases del sistema de economa de mercado socialista. Y actualmente el mercado desempea claramente el papel fundamental en la distribucin de los recursos. Slo 5 productos industriales (de importancia bsica) se fabrican segn el plan nacional, mientras que el 90 % de los artculos y sus precios ya han sido regidos por el mercado. Se han establecido las bases de un marco de la propiedad pblica (estatal) como el cuerpo principal y que permite desarrollar mltiples propiedades. Sobre todo, la economa de propiedad no pblica se desarrolla de manera satisfactoria y se ha convertido en un soporte importante de la economa nacional (socialista).[4]

Notas

[1] Un escrito resultado de la lectura del artculo de Pavel Vidal Alejandro: La dualidad monetaria y la poltica cambiaria de Cuba

[2] Ahorraron poca cantidad de dinero varios meses y pidieron 100 pesos a mi abuelo (sin devolucin).

[3] Peridico Granma, Suplemento Economa con tinta, Artculo: De la planificacin y otros apuros, escrito por Ariel Terrero, marzo 21 de 2017, pg. 2

[4] China ejemplo a imitar?, Economic Press Service, IPS Cuba, octubre 31 de 2005

Fuente: http://elestadocomotal.com/2019/04/06/rogelio-torras-respecto-a-la-tasa-de-cambio/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter