Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-04-2019

Colombia, el imperio de la ingobernabilidad

Mariano Sierra S.
Rebelin


Suelen ser muchas las causas que rigen elimperio de la ingobernabilidad, de las estructuras de gobierno y de cualquier gobierno terrenal y de todas sus instituciones. La irresponsabilidad de todos los sequitos cunde sin cesar, siendo esta la mayor transgresin y el mas grado de ineficiencia. La exigencia de una transparencia incorpora componentes como la tica y la moral que no tienen cabida para la ingobernabilidad.

El concepto de gobernanza ha estado lejos de cumplirse. El estado y tantas institucionesestn empotrados en tronos indiferentes a las realidades sociales donde reina la ausencia de control, de direccin,de justicia, de ordenamiento social.

La ingobernabilidad permite que al interior de los imperios solo se administre con escuderos y lacayos cuya misin es buscar beneficios personales escaseando la confianza y la lealtad,los principios y valores en los actos de gobernanza. As como la existencia de una sociedad vaca, asmismo emerge al frente un estado con instituciones vacas ocupadas en las distintas curules porelites y polticos que solo saben acrecentar su poder no asumiendo su rol en la solucin de los conflictos sociales.

La ingobernabilidad es la premisa de un subdesarrollo estatal aumentando la burocracia paquidrmica que impiden ejercer las funciones acorde a los ordenes democrticos, basado este ordenamiento en polticas sociales, de seguridad, de derechos humanos, de desarrollo integral que de respuesta a las necesidades socialesy espirituales.

Querer una gobernabilidad como lo exige el estado social de derecho, parece una total utopa. La gobernabilidad que tenemos no necesita una autopsia para conocer su nefasta actitud. La gobernanza en curso data desde tiempos habajo la egida de una arrogancia imperial, bajo la egida de una inquisicin secundante y de un colonialismo que sigue campeando.

Es esta la resultante de nuestro sistema que solo gusta de complacer a grandes iluminariashacindoles crecer sus riquezas y su poder.. Por ms que se planteen polticas publicas, la gobernanza no ser exitosa, pues carece de verdad, de gestin. Ponderar la gobernabilidad y su perfil, no bastan sino existe una proba disposicin en los comportamientos. La gobernanza que hemos vivido y se vive esa llena de agujeros negros, de pandemias mltiples, que perfila la imagen de un poder opresor con dictadura disfrazada y una postura cnica en las decisiones.

Una gobernanza sin que medien actos de vitalidad humana y social termina siendo una catstrofe, una ingobernabilidad. Nuestras gobernanzas son de Genesisherenciales. Estamos sumidos en gobernanzas del pasado donde imperaban las elites, los gamonales, los carteles y los clanes donde la arrogancia imperial alardeaba actos deinquisicin y colonialismo. El pas se maneja a base de fundamentalismos y por ello no se puede pensar que vivimos una democracia plena.

Acaso no es fundamentalismo la poltica engaosa donde pulula la mentira, acaso no es fundamentalismo la prctica neoliberal, la globalizacin, el consumismo y el maltrato social con corrupcin a bordo, acaso no es fundamentalismo la practica de polticas contrarias a los postulados constitucionales, acaso no es fundamentalismo abolir el pensar distinto o el obstaculizar la prctica de ideologas y creencias diferentes, acaso no es fundamentalismo inculcar dogmas confusos que dilapidan la tica, la moral y la espiritualidad.

En una gobernanza responsable el poder se desplaza comunitariamente. Pero en el actual orden poltico busca su mamparacon el partidismo y ciertas elites pues ellos son instrumentos facilitadores para el continuismo y la coartante dela libertad de pensamiento neutralizando ejercicios libertarios adems de servir de escuderos para las polticas de estado.

Urge un proceso poltico abierto donde las fuerzas sociales ejerzan su papel democrtico. Nunca el estado estar por encima de la sociedad civil. Se requiere parodiando, que el estado y sus instituciones deban oler a pueblo, compartir con la comunidad pues ellas conocen sus necesidades. El estado debe bajarse de sus cmodas oficinas y potencializar con la comunidad y sus lideres gestiones para acabar con el caudillismo y la inoperancia.

A la sociedad no se le puede seguir engaando con retoricas y discursos floridos, al pueblo se le gobierna con acciones y con la participacin de la sociedad para que cuestione las polticas de gobierno, para que se de el dialogo donde las razones de las partes encuentren los procesos adecuados con normas justas, sin impunidad, donde se liberen las desigualdades. Cuando se tiene una gobernanza global, la tendencia es que el Estado busca trasladar las obligaciones que le corresponden, a los entes privados, violando la constitucin.

El capitalismo permite posturas que cuando ms cambios ejerce en sus estructuras, se haga mas difcil obtener transformacin pues no le conviene. Entonces, juega el principio social de la rebelin social que aplica al cambio. La rebelin es el camino para la revolucin social que nos va a ensear quienes son los parsitos del poder.

Una nueva concepcin de gobernanza que de al traste con la ingobernabilidad, busca organizar, controlar las acciones propias de gobernantes y gobernados para el beneficiocomn. Algunos pensadores afirman que la idea de gobierno es actividad, es accin, es transformacin, mas que una simple institucin, siempre y cuando se gobierne con representatividad, lo cual no se da .

La ingobernabilidad que nos rige es el proceso de un rgimen del despojo, de la dominacin, de la imposicin que hace crecer la acumulacin de poderes y la hegemona poltica. Ya la sociedad no soporta los incumplimientos del estado tal como ocurre con los campesinos, con el magisterio, con las etnias, con los enfermos, con los carentes de servicios pblicos, con los bajos salarios, con la pobreza, con la falta de vivienda, con acciones para proteger a quienes viven en laderas y lugares de riesgo, a los cuales se les apoya cuando se presenta una calamidad.

Y qu decir del manejo corrupto que se da al medio ambiente, expidiendo licencias de muertesin estudios, como tambin sucede con las licencias de construccin, donde adems cunde la falta de control en las edificaciones o expedicin de licencias de construccin sin tener en cuenta las reglamentaciones. Y a la listase le suma el inapropiado manejo de las vas en lugares donde parecen trochas , mientras que en zonas urbanas se construyen carreteras de cuarta generacin.

No escapa a la ingobernabilidad la ausencia de centros de educacin en el campo pues los que existen son verdaderos cambuchos. Hace poco envi una nota a la ministra de educacin hacindole ver esta situacin contestndome que estaba en ello, pero ms fue una respuesta vaca para salir del paso. Por eso insisto que el gobierno necesita oler a pueblo para darse cuenta de las injusticias y las necesidades sociales y la presencia del estado que solo se da cuando ocurre un hecho trascendental como ocurre con Buenaventura y el Choco entre otros.

Las profundas desigualdades y los mltiples desaciertos que caracterizan la ingobernabilidad se explican a partir de las estructuras econmicas y polticas que vienen como lo venimos diciendo, de las imposiciones por parte de quienes colonizaron y dieron independencia a nuestro territorio.

La ingobernabilidad es un itinerario de no acabar, ello lo demuestra nuestra historia social y poltica porque adems no hemos tenido gestores polticos de verdad, de cara al pueblo. La historia nos ha enseado que no ha habido voluntad poltica, voluntad de estado y de all la sistmica crisis que campea sin cesar, avalada por la tambinsistmicacorrupcin que ha fragmentado la democracia. La deslegitimacindel rgimen y sus instituciones son una constante sistmica.

Dentro de la ingobernabilidad que nos asiste muchos son los actos condenables por la falta de gestin estatal que afecta a distintos sectores de la sociedad por desestimacin,atribuyndose a factores donde el mismo estado es causante. Cuando analizamos el proceso de paz buscando el porque se llevo a cabo la irrupcin de fuerzas blicas, esto se dio porque el estado no ha atendido la solucin a la problemtica social que no data de 50 aos como se predica,

Sino que esta viene desde hace mas de 200 aos. Se trata pues que los problemas sociales han estado incubados y como dicen no hay mal que dure 100 aos y en la medida que la sociedad adquiere conciencia social, as mismo va actuando a travs de los medios y mtodos existentes.+ para recuperar sus derechos. Estamos frente a un proceso de paz que como se ha llevado est lleno de dudas, incertidumbres, confusiones, complejidades donde la mentira es la mas grave. Y este panorama asoma as debido a la ingobernabilidad . Ojala que el acuerdo no genere un escndalo ms en nuestra historia social y poltica. Como los aparecidos recientemente.

Acaso no es ingobernabilidad la actitud asumida por el estado cuando se anuncian paros por incumplimientos y problemas sociales de distinto orden? Entonces, muy horondo, se presenta argumentando que ya tienen los recursos disponibles, que ya estn los estudios para las obras, que en prximos das se enviarn los dineros, que se nombrar una comisin especial para revisar la situacin, que el presupuesto fue asignado, que se estn adjudicando las obras, que se estn firmando los contratos y as cnicamente quieren solucionar todo.

Pero vuelve y juega y nada de lo anunciando se cumple. Y vienen con el tiempo ms paros, que si existen -pues los hechos lo evidencian-, aunque para el Estado no existen o que se agotaron los recursos, pero estos s estn para la corrupcin y para pagar mas funcionarios, para nuevos cargos pues los que existen parece que no alcanzan para llevar a cabo la ingobernabilidad.

La ingobernabilidad afronta otra falencia y tiene que ver con la seleccin de los distintos funcionarios para los distintos cargos del nivel nacional. Se dice que esta seleccin est sometida a una total transparencia cual urna de cristal. Nada de esto es cierto y por eso vemos cmo se encuentran funcionarios cobijados por investigaciones judiciales de distinta ndole como falsedad en documentos, manejos inadecuados de dineros y de contratos, carencia de requisitos y falta de idoneidad. En fin, el prontuario es de alto nivel. El pas conoce esta situacin que no hace necesario ahondar ms en el tema.

Y la ingobernabilidad trasciende las fronteras al tenor de que nos han faltado acciones para defender los territorios, en especial los martimos, cuyos resultados conocemos por la perdida de reas de mar. Este problema estaba represado, nos habamos dormido en los laureles, hasta que otro, que seguro no tenia derecho, nos sali adelante, ganaron, ante nuestras dbiles y tardas defensas. No olvidemos la entrega de Panam, y seguramente hay ms casos en nuestra historia.

La ingobernabilidad se expresa en la forma como grandes asuntos de la problemtica nacional se quieren siempre solucionar con leyes, pero todo queda en el camino, pues estas leyes estn sometidas en su aplicacin a reglamentaciones que pasan los meses y los aos cuando ya el problema ha adquirido grandes proporciones. No se puede pretender que todo problema se solucione con leyes, nicamente, sin decir que estas no son necesarias.

La ingobernabilidad adquiere mayores proporciones debido a que los gobiernos piensan en la competencia y en gobiernos anteriores. En las sus campaas y durante el gobierno lo nico que se observa es un rosario de criticas y ofensas, pero muy poco de los programas que van a llevar a cabo. Urge ante este itinerario una accin de unidad contundente de las fuerzas sociales y sus estructuras contra la gestin de ingobernabilidad en cada campo de la actividad nacional, mediante hacerse participes en la gestin de gobierno con representatividad real y no como la que hace el Congreso, que dista totalmente de lo ordenado en la Constitucin.


Mariano Sierra S., periodista tcnico colombiano. Colaborador del Centro Latinaomericano de Anlisis Estratgico (CLAE, estrategia.la)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter