Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-04-2019

La nueva Constitucin de Cuba: Retos y oportunidades para el socialismo

Julio A. Fernndez Estrada
La Tizza


El 24 de febrero de 2019 ha ganado el s por la Constitucin en Cuba. Poco ms del 73 por ciento del electorado vot s, algo ms del siete por ciento vot no, pero entre sufragios negativos, boletas anuladas, en blanco y abstenciones, se acumul ms de dos millones de personas que no respaldaron el s, lo que no es una cifra desdeable para las tareas inmediatas del Estado cubano.

La gran campaa meditica por el s tuvo buenos resultados, contra ella la ms organizada propuesta del no vino de diferentes iglesias cristianas en todo el territorio nacional, que no se sintieron convencidas ante la eliminacin del Proyecto de Constitucin, despus de la consulta popular, de la definicin del matrimonio como la unin entre dos personas, porque la frmula usada ahora de consideracin de diferentes variantes de familias, deja la puerta abierta a una consagracin del matrimonio igualitario en el futuro Cdigo de Familia.

La Constitucin que entrar en vigor cuando se publique en la Gaceta Oficial de la Repblica de Cuba, trae buenas nuevas a la institucionalidad poltica estatal, a la democracia local y a la defensa de los derechos humanos, pero abre interrogantes sobre las garantas socialistas a la igualdad, y sobre la prevalencia de la propiedad estatal socialista sobre la privada, en los prximosaos.

Las oportunidades

Las buenas nuevas son, segn mi criterio, la separacin de funciones estatales, administrativas ejecutivas y polticas, dentro del sistema poltico cubano. Ahora el mximo rgano estatal ser la Asamblea Nacional del Poder Popular, con su Consejo de Estado representativo, el jefe de Estado ser el Presidente de la Repblica, que deber ser electo por la Asamblea Nacional- de una forma que deber regular la prxima Ley Electoral, que en pocos meses se promulgar- y el jefe de gobierno ser el Primer Ministro, designado por la Asamblea Nacional a propuesta del Presidente de la Repblica.

La direccin poltica del Estado y la sociedad sigue siendo del Partido Comunista de Cuba, partido ahora definido como nico, democrtico y fidelista, como atributos novedosos en esta Constitucin.

Esta diferenciacin de funciones dentro del sistema poltico despeja un camino que nadie ha transitado en Cuba en ms de cuarenta aos, en los que la direccin del Partido, el Estado y el Gobierno estuvieron en manos de una sola persona, primero de Fidel Castro y despus de Ral Castro.

Desde que entre en vigor la Constitucin del 2019, la poltica en Cuba se producir desconcentradamente, y esto nadie sabe cmo ser, ni si ser viable, eficiente y resolutiva la prctica de la poltica dividida en entes y rganos distintos.

Tambin deber cambiar la estructura estatal local. Tendremos nuevo gobierno provincial, dirigido por un Consejo Provincial, donde liderarn Gobernadores y Vicegobernadores, electos por los delegados municipales, ms los presidentes de las Asambleas Municipales y los Intendentes, electos los primeros, designados los segundos.

Aqu el problema a resolver ser cmo lograr la autonoma municipal promovida por esta nueva Constitucin, ante las directrices del gobierno provincial y nacional, y ante las indicaciones del Partido. Si los municipios logran defender su autonoma, manejar sus fondos y presupuesto, poner dineros en polticas pblicas propias, en servicios locales estratgicos, en fin, en el desarrollo local, se habr ganado una importante batalla por la democracia en Cuba.

El municipio deber llenar el espacio de aspiraciones de participacin poltica que ha sido ms difcil de establecer a nivel nacional, para que la ciudadana practique su poder soberano ah donde es ms til y decisivo.

El mbito de los derechos es otro trecho en el que se ha avanzado mucho en esta Constitucin. En el nuevo texto constitucional se declara por primera vez en la historia de nuestro constitucionalismo la existencia de derechos humanos y de principios propios como los de indivisibilidad, imprescriptibilidad, su carcter irrenunciable, universal e interdependiente y la progresividad de ellos.

Pero los derechos deben ser realizados. Hasta ahora ha bastado con las garantas materiales que el tipo de sociedad protegida por el Estado, ha propiciado, pero desde este momento el contexto ser otro, porque las desigualdades han crecido desde los aos 90 hasta el presente y porque el Estado ya no es el nico sujeto econmico, y la Constitucin prev, tambin por primera vez, un tipo de recurso judicial para defender los derechos humanos, sin que sepamos todava cmo ser, quin lo podr ejercer, ante qu autoridad judicial podr ser interpuesto, y a qu derechos humanos proteger.

Los retos

Todos estos escenarios dan calor a la esperanza, pero tambin a la desazn, porque significan otro socialismo, con propiedad privada y mixta, con presencia del mercado, aun limitado por el Estado, con protagonismo econmico de la inversin extranjera, con nuevas instituciones dentro del aparato estatal que debern demostrar su capacidad de dirigir la nueva Cuba, con una sociedad provista de derechos humanos pero desprovista de la cultura de su uso, reivindicacin y realizacin.

Otros contenidos constitucionales dejan ver una sociedad ms libre, justa e inclusiva, como la regulacin sobre la igualdad, que incluye nuevas razones de no discriminacin, como la orientacin sexual, la identidad de gnero, el origen territorial, el origen tnico, y la edad. Tambin es trascendental la nueva proteccin a la mujer contra la violencia de gnero, la declaracin de que se debern crear instituciones por el Estado para realizar esta labor, el reconocimiento de la existencia de la violencia dentro de las familias y contra nios y nias, as como su persecucin por la ley.

Todo lo anterior crea retos al socialismo cubano, porque este deber insertarse en una institucionalidad basada en las limitaciones y garantas propias del estado de derecho, la legalidad y la consideracin del principio de supremaca constitucional, pero en todo caso anuncia una sociedad ms justa, y no al contrario.

Retos al nuevo diseo de desarrollo econmico, y la sociedad socialista como la presenta la Constitucin de 2019, son tambin, la mantencin de la soberana en el pueblo, frente a un Partido nico y director de la sociedad y el Estado, la mantencin de la legitimidad poltica de un rgimen que se declara democrtico basado en un sistema electoral donde abundan formas indirectas de votacin, instituciones mediadoras entre el pueblo y sus representantes, como las Comisiones de Candidaturas, formas variadas de representacin poltica alejadas del mandato y por lo tanto de la democracia directa, y demasiadas remisiones constitucionales a leyes posteriores que podran limitar derechos y otras ganancias sociales, propias del socialismo conocido por el pueblo de Cuba.

Algunas conclusiones

Podemos concluir que la Constitucin de 2019 trata de mediar entre diferentes propsitos e ideologas, que proponen estrategias y tcticas, distintas, tanto polticas, como econmicas, y sociales, para lograr el desarrollo del socialismo cubano, con prosperidad, democracia y sostenibilidad.

La Constitucin resultante es una muestra de que las tesis a favor de la conservacin de las garantas originales del proyecto social concebido en 1976, estuvieron presentes en esta nueva hechura, pero que tambin estuvieron sobre la mesa nuevos expedientes, como el de la reforma de la economa, que debera abrirse a la mixtura del mercado junto al Estado, y el de la convivencia con la propiedad privada.

El nuevo texto constitucional fue resultante de un pulso entre defensores de los derechos humanos y otros que crean que las libertades no son las que nos han llevado hasta el presente de independencia y autonoma frente a la codicia del imperialismo de los EEUU, y de esta tensin resulta una Carta Magna con muchos derechos sociales y no todos los derechos polticos que los instrumentos internacionales de Derechos Humanos prevn.

Tambin la Constitucin es el producto de una conciliacin entre una propuesta de Estado centralizado y otra de Estado descentralizado, lo que ha permitido que el resultante sea un texto con un municipio que se dispone a luchar por la autonoma en un ambiente poltico todava dominado por un Estado centralizado.

Este documento histrico, refrendado por gran parte del pueblo de Cuba, el 24 de febrero de 2019, puede ser el marco legal y poltico de una lucha por la democratizacin y eficiencia econmica de la sociedad cubana, pero tambin puede ser el marco legal general, de la transicin a una Cuba ms diversa, ms compleja, ms expuesta a las ambiciones forneas, ms abierta al mercado y sus males conexos.

Cuando entre en vigor la Constitucin cubana que nos introduce en el siglo XXI, se ver si el socialismo se fortalece o sufre, si se vigoriza con derechos y oportunidades o si cede ante el empuje del reformismo capitalista y sus augurios de desarrollo sin justiciasocial.
Fuente: http://medium.com/la-tiza/la-nueva-constituci%C3%B3n-de-cuba-retos-y-oportunidades-para-el-socialismo-29a8ada02eae

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter