Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2019

Entrevista a Jess Snchez Rodrguez, doctor en Ciencias Polticas y Sociologa y autor de Derecha Radical. Auge de una ola reaccionaria mundial
El triunfo ms peligroso ha sido conseguir que amplias capas sociales consideren aceptables sus proyectos

Rebelin


La derecha radical avanza con paso firme en muchos pases, en algunos llegando incluso al Gobierno; un fenmeno que se presenta como una amenaza real para la democracia y para los derechos progresistas que se han ido alcanzando en los ltimos aos. Poder hacer frente a esta corriente reaccionaria, desde el conocimiento de sus orgenes y causas, es la razn que ha empujado a Jess Snchez Rodrguez, Doctor en Ciencias Polticas y Sociologa, a realizar un exhaustivo anlisis de este movimiento que ya se da a nivel mundial, dando como resultado una obra imprescindible en los tiempos que corren.

Hablamos con el autor de Derecha Radical. Auge de una ola reaccionaria mundial y descubrimos de su mano aspectos de gran inters sobre este fenmeno, que ya est en nuestras vidas mucho ms presente de lo que creemos.

EP: Por qu crees que ahora es tan necesario un libro como el que has escrito?

JSR: La existencia de partidos, personalidades e ideologas de la actual ola reaccionaria data de incluso varias dcadas en Europa, sin embargo es en los ltimos aos cuando asistimos a un salto espectacular en cuanto empiezan a tener victorias polticas importantes como las de Orbn, Salvini, Trump o Bolsonaro, por citar algunas de las ms importantes.

Entonces, el auge de esta ola reaccionaria plantea problemas de entendimiento sobre sus causas como paso previo necesario para poder hacerla frente y evitar que acabe con toda una serie de conquistas progresistas y democrticas levantadas en las ltimas dcadas. Ese es el objeto de este libro, describir de un lado la situacin actual y analizar, de otro lado, las causas y consecuencias de esta ola.

Existen algunas obras que han tratado aisladamente partes de esta ola reaccionaria, pero creo que sta es la primera que hace un anlisis global de la misma sealando su carcter mundial desde una visin amplia.

EP:Qu diferencias y similitudes ves en este momento expansivo de posturas totalitarias o populistas con otros que hemos vivido a lo largo de la historia?

JSR: En el libro hay varios captulos dnde se realizan diferentes comparaciones histricas. La ms importante de todas es la que se hace con relacin a los fascismos de las dcadas de los 30 y 40 del siglo pasado. Brevemente, podemos apuntar que las enormes diferencias de condiciones histricas entre aquella poca y la actual son las responsables de la aparicin de fenmenos polticos que, aunque tienen puntos de contacto, se distinguen por responder a causas diferentes. En el fascismo clsico concurren tres elementos, como las secuelas de la primera guerra mundial, los ensayos exitosos o no de revoluciones socialistas, y el expansionismo territorial, que no existen hoy, pero tambin es verdad que la ola de entonces y la de hoy responden a un ultranacionalismo, apuestan por formas de Estado autoritarios o totalitarios, y apelan a lderes carismticos.

EP: Cul crees que ha sido el germen que ha hecho florecer este fenmeno con tanta fuerza en estos momentos, pasando de ser un movimiento marginal a alcanzar cotas de poder?

JSR: Se pueden sealar dos elementos precipitantes del salto que ha experimentado este fenmeno, teniendo en cuenta que, efectivamente, ya exista anteriormente como una amenaza no demasiado preocupante. El primero sera la crisis desatada en 2008, que agudiz algunos de los problemas ya planteados por la globalizacin. Para los perdedores de la globalizacin se agravaba su situacin con la crisis y la izquierda fue derrotada con su programa de salida no neoliberal a la misma. Es tras esta derrota de la izquierda cuando la derecha radical populista xenfoba se pone a la cabeza del malestar existente contra el establishment. En Europa estas derrotas son las de Syriza, los sindicatos franceses o el fuerte retroceso de Podemos; en EE.UU . es la derrota de Sanders frente a Hillary Clinton.

El segundo elemento ha sido las crisis migratorias, elemento especialmente explotado por las formaciones o lderes de la derecha radical en Europa y EE.UU ., en este caso utilizando lo que se ha denominado la ansiedad cultural o temor a la prdida del modo de vida o valores tradicionales ante la presencia de culturas diferentes.

En el caso de Espaa o Brasil, en el sbito ascenso de esta derecha radical han intervenido otros factores propios. Vox se ha apoyado en la exacerbacin del nacionalismo espaol provocado por el conflicto cataln. Bolsonaro, por su lado, se ha apoyado en sentimientos anti-establishment por los casos de corrupcin que han afectado a todos los partidos brasileos, el problema de la violencia callejera, y el peso de las iglesias evanglicas.

EP: La clase obrera, que generalmente ha apoyado a la izquierda, se presenta como una parte del electorado perfectamente accesible a esta derecha radical, cmo crees que ha podido suceder este viraje?

JSR: En primer lugar hay que sealar el fuerte retroceso de la izquierda, incluso la socialdemcrata, al menos desde el hundimiento del socialismo real, este fenmeno ya indicaba la retirada de los vnculos histricos de la clase obrera con estos partidos. Tras la derrota mencionada de la izquierda en su enfrentamiento por la crisis desatada en 2008, los partidos de la derecha radical populista xenfoba se dirigen a la clase obrera con dos mensajes para atraerla: el mensaje del chovinismo del bienestar o preferencia nacional, prometindoles que los beneficios sociales no seran repartidos con la poblacin inmigrante; y como segundo mensaje, la canalizacin del malestar de la clase obrera, y en general de las clases populares, contra el establishment, que pueden ser las lites polticas nacionales o de Bruselas, y las lites culturales o econmicas, pero tambin contra las poblaciones inmigrantes.

En el mismo sentido, es necesario subrayar que en las ltimas dcadas se ha asistido a un desplazamiento del eje clsico de posicionamiento poltico entre derecha e izquierda a otro eje de tipo socio-cultural. As, en la disputa por el apoyo de la clase trabajadora, la derecha radical apela a propuestas reaccionarias de defensa de valores tradicionales, polticas de ley y orden, y rechazo del multiculturalismo, a la vez que promete la defensa de los beneficios sociales de los trabajadores no contra la burguesa nacional sino contra los inmigrantes.

EP: No todos los partidos que forman parte de este fenmeno son iguales, cules crees que tienen ms posibilidades de triunfar sobre los otros?

JSR: Efectivamente, dentro de esta heterognea familia de partidos algunos ya han alcanzado el gobierno, bien como socios minoritarios de coaliciones polticas, bien como partidos principales del gobierno, pero tambin existen caso de retrocesos a la marginalidad como en Gran Bretaa, Blgica o Rumana.

Los que tienen ms posibilidades de triunfar no son los ms radicales sino aquellos que maniobran para romper los cordones sanitarios a su alrededor, los que disimulan los aspectos ms radicales de sus programas para atraer ms apoyos, y los que encuentran unas circunstancias propicias para avanzar y saben aprovecharlas.

EP: Crees que nuestra sociedad actual realmente podra soportar un gobierno de derecha radical?

JSR: La respuesta a esta pregunta ya ha sido respondida en la prctica, Polonia, Hungra, Italia, EE.UU . y Brasil son pases que ya estn siendo gobernados por partidos o personajes que forman parte de la ola reaccionaria actual, en algunos de ellos, como en Hungra o Polonia, incluso han renovado mandatos, y en ninguno de ellos se ha producido una reaccin social o poltica de fuerte oposicin a sus polticas. Digamos que las sociedades actuales dnde actan los partidos de la derecha radical primero aceptaron normalmente su presencia en el escenario poltico, y luego su presencia en el gobierno. Ello indica el triunfo ms peligroso de estos partidos, conseguir que amplias capas sociales consideren aceptables sus proyectos y se conviertan en una presencia estable con capacidad de desmantelar paulatinamente el conjunto de valores polticos y sociales democrticos y progresista que se han venido conquistando en las ltimas dcadas.

EP: Qu panorama dibujas para un futuro cercano teniendo en cuenta lo que est sucediendo?

JSR: Hemos visto como esta ola reaccionaria ha ido progresando en los ltimos aos, ganando apoyos sociales y electorales y accediendo a posiciones de poder, y no parece que esta tendencia vaya a sufrir una inflexin. Se podra pensar que su paso por los gobiernos les desgastara al confrontar sus proyectos con la realidad pero, como hemos sealado, en Hungra y Polonia han renovado mandatos, en Italia La Liga ha subido en las encuestas desde que est en el gobierno, y Trump parece estar despejando algunas incgnitas, como la trama rusa, para posicionarse de cara a su reeleccin dentro de ao y medio.

En los ltimos captulos del libro hay, justamente, una reflexin sobre cmo podra enfrentarse este ascenso de la ola reaccionaria mundial y cules seran las matrices de fuerzas internacionales que podran enfrentarla y las conclusiones, desgraciadamente, no son muy optimistas. En principio porque no parece existir una conciencia clara del peligro que esta ola representa para los valores democrticos y progresistas, y de ello se deriva ya no solo la ausencia de una accin comn contra dicha ola, sino que muchos partidos de la derecha se encuentran cmodos colaborando polticamente con esta derecha radical populista xenfoba, como est ocurriendo en Espaa con Vox, porque previamente han sido contaminados por los valores y programas de sta.

As, el peso principal de la oposicin a esta ola reaccionaria recae en los partidos socialdemcratas y de izquierdas, sin minusvalorar algunos partidos, medios de comunicacin o intelectuales liberales, pero su peso e influencia est pasando por un momento de reflujo que tampoco les convierte en un dique efectivo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter