Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2019

La Ley Helms-Burton
Una historia silenciada

Ricardo Alarcn de Quesada
Por Esto!


La trampa

Desde que comenz este ao el Departamento de Estado norteamericano ha emitido varios anuncios sobre la suspensin parcial de la aplicacin de algunos aspectos de un captulo de la llamada Ley Helms-Burton. Lo ha hecho con el estilo tramposo, fraudulento, caracterstico de los actuales gobernantes, con la clara intencin de crear incertidumbre y confusin, propsito para el cual cuentan, como es habitual, con los medios que se supone deban dedicarse a informar.

Ante todo hay que decir que en rigor se trata de un aspecto secundario de la mentada Ley, adefesio pseudojurdico que viola groseramente el Derecho Internacional, cuya ilegalidad y agresividad en nada cambian, apliquen o no la tan cacareada suspensin. Se trata de abrir o no, ahora, la posibilidad de presentar demandas ante tribunales norteamericanos por actos realizados fuera de su jurisdiccin, en este caso en el territorio de la Repblica de Cuba. Como quiera que tales litigios pudieran afectar a empresas extranjeras con inversiones en la Isla, el asunto provoc el rechazo de otros pases y condujo a que la Unin Europea presentase en 1996 una denuncia formal ante la Organizacin Mundial de Comercio. El asunto se sell entonces cuando Washington se comprometi a suspender la accin ante sus tribunales lo cual han hecho, religiosamente, cada seis meses Clinton, W. Bush, Obama, incluso Trump.

Fue un ejercicio repetido durante ms de veinte aos hasta que el pasado 16 de enero se anunci que esta vez la suspensin sera por 45 das. Cuando tal plazo se venci en marzo hicieron saber que lo prorrogaran por otros 30 das aunque agregando que a partir del 19 de ese mes permitiran la presentacin de demandas ante sus Cortes contra unas 200 empresas cubanas arbitrariamente incluidas en una lista confeccionada por Washington. Nuevamente en abril extendieron el plazo por dos semanas, hasta el primero de mayo manteniendo la excepcin contra las entidades cubanas.

Ya en 1996 Fidel Castro haba anticipado que la clausula suspensiva era una tomadura de pelo. Desde el pasado enero, veintitrs aos despus, el seor Pompeo aparece, en pose dubitativa, deshojando la margarita burlndose de todo el mundo especialmente de sus aliados europeos convirtiendo en papel mojado el compromiso suscrito con ellos.

Este rejuego sirve, sobre todo, para desviar la atencin de lo fundamental, aquello de lo que apenas se habla y a lo que quisiera referirme confiando en la benevolencia de los lectores de Por Esto!

La Helms-Burton tiene cuatro Captulos o Ttulos. El Primero convierte en Ley todas las medidas, que hasta entonces eran decisiones ejecutivas y conforman el bloqueo econmico, comercial y financiero impuesto a Cuba y lo amplan y tratan de extenderlo por todo el planeta. La infame poltica, as Codificada, slo podra ser eliminada por una decisin de ambas Cmaras del Congreso.

El Segundo describe, con cierto nivel de detalle, lo que ocurrira a partir de la hipottica derrota de la Revolucin cubana como consecuencia de la guerra econmica. Habra lo que llaman perodo de transicin durante el cual se producira el desmantelamiento de todas las instituciones de la sociedad cubana y el pas quedara bajo total dominio norteamericano. Para que nadie pueda dudarlo el proceso estara dirigido por un funcionario norteamericano designado por el Presidente de Estados Unidos al que la Ley pudorosamente denomina Coordinador para la transicin en Cuba. Este verdadero procnsul fue designado por W. Bush aunque nunca lleg a cumplir su encomienda en la Isla. Tuvo que dedicarse a promover fuera de Cuba el Plan para la transicin que Bush, cumpliendo con la Ley, present al Congreso en 2004 y en una versin ampliada en 2006 y que nadie ha derogado.

A todo lo largo del Ttulo II se repite con machacona insistencia que para la eliminacin del Bloqueo y las futuras relaciones con una supuesta Cuba post-revolucionaria una condicin indispensable ser la devolucin de sus propiedades a quienes las perdieron el primero de enero de 1959 (tema al cual deber regresar ms adelante).

Hasta aqu, con el Ttulo I y el Ttulo II, la Helms-Burton es un texto que pisotea el Derecho Internacional de punta a cabo. Su carcter extraterritorial es ms que obvio pues el archipilago cubano no forma parte del territorio bajo la jurisdiccin de Washington.

En adicin a lo antes expuesto la Helms-Burton agreg un Ttulo III que establece la posibilidad de promover acciones legales ante tribunales norteamericanos contra empresas o personas que usen de cualquier modo propiedades reclamadas por quienes, alegadamente, eran sus dueos o sus descendientes. Este Ttulo incluye un artculo que permite al Presidente suspender el inicio de tales acciones por perodos semestrales, tema al cual dediqu la parte inicial de este escrito.

Finalmente el Ttulo IV, aplicado ya en varias ocasiones, niega el visado para entrar a Estados Unidos a empresarios y a sus familiares que utilicen propiedades objeto de reclamacin.

La Helms-Burton, recuerda la advertencia que muy temprano nos hiciera Carlos Manuel de Cspedes. El Padre de la Patria cubana, en 1870, descubri que el secreto de la poltica norteamericana era apoderarse de Cuba. Gracias a Helms y a Burton los designios del Imperio aparecen a la luz del da. Que puedan hacerlos realidad es, desde luego, algo bien diferente. Desde Cspedes hasta Fidel los cubanos han demostrado que sabrn luchar hasta el fin y que jams volvern a ser esclavos de nadie.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter