Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2019

Carta abierta a Ivn Mrquez, Joaqun Gmez y dems compaeros que los acompaan

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


La palabra disidente viene del verbo latino "dissidere" que se puede traducir como sentarse lejos, pero que modernamente ha tomado varios y complejos significados tanto individuales como colectivos, tales como: Estar separado, discrepar, alejarse, disgregar, distanciarse, abandonar, desprenderse de un criterio, de una opinin, de una organizacin o de una creencia. Es usado como sustantivo aplicado a personas, o colectividades. Se us inicialmente en Inglaterra medioeval como una palabra peyorativa y estigmatizaste para aquellas personas que no admitieron la religin oficial anglicana y posteriormente ya en el siglo XX, se desenterr del vocabulario aejo con un carcter eminentemente poltico e ideolgico que con la misma intencin estigmatizarte y peyorativa se us contra la Unin Sovitica y cualquier pas socialista para englobar en una sola palabra a cualquier adversario individual o colectivo del socialismo, fuera europeo, asitico o latinoamericano. Su uso moderno tiene pues, origen en el anticomunismo.

De ah, dado el carcter colonizado y anticomunista de la ciencias sociales y de la poltica en Colombia, a finales del proceso de paz entre el Estado colombiano y la guerrilla de la Farc-EP, cuando un grupo de guerrilleros de esa organizacin no estuvo de acuerdo con las orientaciones de sus comandantes, las que finalmente se impusieron como parte del Acuerdo de noviembre de 2016, y se regresaron a continuar la lucha armada originaria, todos los aparatos contrainsurgentes del Estado los estigmatizaron, demonizaron y catalogaron de inmediato como "disidentes" ilegales y monstruosos criminales; y as nacieron las Farc-Disidentes. El eje estratgico esencial por la legalidad y la legitimidad que estuvo detrs de la larga lucha contrainsurgente (tanto militar como poltica) para despojar de esos dos atributos a las insurgencias, haba obtenido una nueva victoria.

Pero el asunto no qued ah. Como las cosas se mueven debido a la sempiterna lucha de clases tanto dentro del Estado como hacia abajo hacia el pueblo que esperaba y ansiaba la "Paz de Santos y Londoo " que no llegaba "rpidito" como se haba prometido en la euforia meditica de la firma del pacto de la Habana; debido principalmente a la perfidia planificada del gobernante quien no movi un dedo para que se ganara el plebiscito refrendatorio de tal Acuerdo, y se diera inicio al prolongado va crucis de su burla, incumplimiento, mutilacin y al "perfeccionamiento acordado con los opositores"; empezaron a surgir dentro del reciente creado partido poltico de la Farc-Rosa, voces discordantes, incluso abiertamente discrepantes sobre la forma como se estaban dirigiendo las cosas por parte de la direccin de ese nuevo partido poltico. Pero como la contrainsurgencia es insomne, entonces se dio un paso ms en la estrategia contrainsurgente para despojar de la legitimidad y la legalidad otorgada a los desarmados que estaban creando problemas con sus crticas discordantes, crendose una "Disidencia Poltica" dentro del partido Farc-Rosa. As surge la "disidencia poltica" del grupo de Ivn Mrquez, Santrich, el Paisa, Romaa, etc, entre los ms conocidos, que dio como resultado el montaje del aparato contrainsurgente de la Fiscala General de la Nacin contra el ntegro Santrich que lo tiene al borde de la muerte, y el operativo militar para capturar a los dems disidentes polticos que los llev a su repliegue de las zonas donde se encontraban, forzndolos a una actividad poltica "semiclandestina".

Obviamente, las discrepancias fueron en aumento y sobrepasaron los aspectos puntuales en la direccin del nuevo partido, para abarcar aspectos ms generales de la poltica y la ideologa que se haban planteado en las tesis de abril 2017, preparatorias al congreso de las Farc y su conversin en partido poltico legal (http://www.cedema.org/uploads/FARC_Tesis-Abril.pdf ) pues la crisis general del sistema global del Imperialismo neoliberal y su geoestrategia agresiva por el control territorial y por apoderarse de los recursos naturales de los pases perifricos ha llevado a desarrollos vertiginosos, reacomodos y reconfiguraciones imposibles de prever hace dos aos:

Por ejemplo, no estaba previsto el triunfo electoral de Duque/ AUV en junio 2018 como presidente de Colombia, o de lo contrario la Farc Rosa no hubiera lanzado candidato presidencial propio. Tampoco se saba con la nitidez actual que el triunfo electoral de Trump como presidente de EEUU ocurrido seis meses atrs (nov 2016) y el llamado brexit ingls de junio 2016, fueran los puntos de partida de un rediseo radical de la economa financiera trasnacional y de todo el Sistema Global Imperialista que englobando las economas y los Estados de EEUU, Inglaterra, Canad y Australia-Nueva Zelanda, en lo que se ha dado en llamar el Imperialismo Anglosajn, diera inicio al proceso de abandono del "aperturismo" y substitucin por un "proteccionismo", cerramiento de fronteras, y rechazo a la emigracin (Brexit, Amrica First, muro con Mxico, ruptura del acuerdo trans-pacfico, etc) , que ha sido respondido por China, Rusia, India y otras potencias emergentes en sentido contrario; hacia un multilateralismo global como remplazo del hegemonismo de potencia nica de los EEUU y hacia un mayor aperturismo, originando las guerras de sanciones comerciales EEUU/ China y contra otras potencias econmicas. Tampoco la agresin militar estadounidense-israel- saudita al Pueblo de Siria haba sido derrotada. Ni la guerra global por el petrleo mundial haba llegado a la situacin de "caos global organizado" a la que ha sido llevado actualmente con la guerra de "todas las opciones sobre la mesa" contra Venezuela Bolivariana por apoderarse de sus ingentes reservas de petrleo, y, con la reactivacin de las acciones de desestabilizacin y guerra en el Magreb norafricano (Tnez, Argelia, y Libia) en donde se encuentran las reservas de gas y petrleo para Francia, Italia y Espaa, que recin comienzan.

Tampoco la renuncia voluntaria a los legados tericos y prcticos de Marx y Bolivar abri a los antiguos guerrilleros las puertas de la Hegemona contrainsurgente dominante que no vio en esto una entrega innecesaria de principios polticos e ideolgicos mil veces suplicada de hinojos, sino una maniobra subversiva de camuflaje para "infiltrar los movimientos y partidos legales" que se tradujo en mayores incumplimientos a los pactos en materia poltica de la Habana, mayores trabas y obstculos a su actividad poltica legal y un mayor aislamiento poltico social que solo le permiti obtener a Timolen Londoo el enfermo candidato presidencial de las Farc-Rosa 50 mil votos en todo el pas.

Despus de que la direccin del partido de la rosa, arrogantemente calificando a quien hiciera una crtica de "guerrerista" y se negara a realizar un verdadero congreso de partido que corrigiera la serie de errores de direccin y aclarara las denuncias presentadas contra ella como lo pidieron insistentemente varias seccionales y regionales; una pesada y densa cortina muy oscura cay sobre el edificio poltico, terico-prctico del nuevo partido llevndolo a un aislamiento social deplorable, y a una prdida de las perspectivas en su voluntad de poder. La tesis central de pretender llegar a ser "un partido para la superacin del orden social capitalista y la construccin de una nueva sociedad" haba qued solo como formulacin en un papel: el estruendoso fracaso del llamado post conflicto de Santos, la falta de financiacin a los proyectos pactados en la Habana con su escasa para no decir nula implementacin de todo lo acordado, as como la ofensiva de todo el aparataje contrainsurgente, bien fuera legal, extralegal o abiertamente ilegal y genocida con el fin de "hacer trizas ese maldito papel". As como el anuncio del gobierno Duque de reactivar "la guerra militar y qumica contra las drogas"; acrecentaron, muy en serio, las dudas sobre la correccin de la tesis sobre la excepcionalidad histrica y contradiccin principal del "Acuerdo Final" que se supona: "Abrira la posibilidad de tramitar los conflictos que le son inherentes al orden social vigente por la va exclusivamente poltica, y la posibilidad de un ciclo reformista que de llevarse a cabo podr desencadenar procesos hacia la mayor democratizacin poltica, econmica y social del pas".

Y as, mientras se daba todo este proceso de aislamiento poltico social y de lucha de ideas interna dentro del partido Farc-Rosa, en paralelo, el columnista oficial del portal Las 2 Orillas, Gabriel ngel, antiguo guerrillero subordinado y muy cercano al "comandante Timolen", daba la lucha ideolgica sumndose al proceso contrainsurgente de deslegitimacin e ilegalizacin de sus antiguos compaeros de armas sin ser nunca oficialmente desmentido; inicindolo con un escrito (en abril 2018) justo un ao despus de publicadas las tesis del partido mencionadas arriba y a raz del montaje judicial que hicieron contra Jess Santrich dos enemigos declarados de la paz en Colombia, el juez de los EEU Geoffrey S. Berman amigo personal de Donal Trump, y el reconocido personaje de la contrainsurgencia colombiana Fiscal Martnez Neira: (https://www.las2orillas.co/duele-lo-que-le-pasa-santrich-amarga-su-efecto/ ) que en principio se pens sera un "blanqueo personal", pero despus se vino a confirmar era algo de ms largo alcance compartido por un grupo empotrado en la direccin del partido Farc-Rosa; no solo contra sus crticos de momento (https://www.las2orillas.co/ivan-marquez-siempre-quiso-ser-el-maximo-comandante-de-las-farc/ ) o contra los "Disidentes de las Farc" (https://www.las2orillas.co/330608-2/) sino tambin contra la memoria antigua de los fundadores de la guerrilla de las Farc-EP para mostrarlos como vulgares y "duros" mafiosos como siempre los pretendi mostrar la propaganda contrainsurgente, tal como lo acaban de denunciar pblicamente los mismos miembros del partido Farc-Rosa asentados en la zona ETCR Amaury Rodrguez. Pondores. Fonseca Guajira el 07- abril 2019. (Ver https://www.las2orillas.co/los-consejos-de-guerra-eran-la-ultima-instancia-antes-de-dar-la-orden/) y (https://www.las2orillas.co/el-encuentro-de-dos-duros-en-bogota-el-mono-jojoy-y-rodriguez-gacha/)

Fallada la caracterizacin material de la contradiccin principal, todo lo dems qued sin sustento. No se produjo el tan esperado ciclo progresista con todo lo dems, y una parte importante de los conflictos sociales y polticos siguieron sin tramitarse por la va exclusivamente poltica. Por el contrario, un nuevo tipo de conflicto armado difuso y ms complejo an que el anterior se empez a desarrollar en las zonas abandonadas por las antiguas Farc-EP. Se reinici una nueva etapa del genocidio poltico social sistemtico, gota a gota, que ya lleva ms de 500 lderes sociales y guerrilleros desmovilizados fusilados. Y la creciente movilizacin social, estudiantil, profesoral, y campesina, tnica popular, han sido reprimidas inmisericordemente y a bala, por ese monstruo policial del ESMAD, apoyado por los servicios de inteligencia del terrorfico ejrcito colombiano; generando como era de esperarse una reaccin inusitada y persistente de respuesta popular con mltiples resistencias al Poder Contrainsurgente dominante, que con su potencial Constituyente ha rebasado cualquier "direccin poltica centralizada", y ha configurado un verdadero escenario cuasi-insurreccional autgeno que impone o hace necesario un nuevo planteamiento poltico alternativo sobre el Estado contrainsurgente colombiano, su economa, y su sociedad actual en trasformacin acelerada, sus clases sociales con sus luchas intensas en desarrollo en todos los niveles, la reconstruccin de las mltiples resistencias populares y sociales destruidas y liquidadas; con la finalidad estratgica de desarticular mediante las diversas formas de lucha y movilizacin popular el poderoso y complejo aparataje contrainsurgente dominante en Colombia desde hace tantos aos y que ahora, completamente en manos de la embajada de los EEUU en Colombia, se ha convertido en una punta de lanza para una eventual guerra Geoestratgica de grandes proporciones contra el Estado soberano y legtimo de la Venezuela Bolivariana.

Mientras todo esto suceda, el Twitter, canal principal de comunicacin y de direccin del jefe del partido Farc-Rosa, cuya mxima aspiracin programtica era la superacin del orden social capitalista y la construccin de una nueva sociedad, encabeza las tmidas denuncias de papel sobre la coaccin contrainsurgente en curso con el siguiente trino, que parece ser el mximo objetivo estratgico y central de toda su direccionalidad poltica y su programa para el momento actual, poniendo en evidencia la necesidad de su superacin:

Rodrigo Londoo ‏ @TimoFARC

Y que sea el momento oportuno para repetirlo: El acuerdo de paz nadie, nadie lo va a hacer trizas y si as lo hacen, recogeremos cada pedacito y lo reconstruiremos. @PartidoFARC

🌷

Estamos como cuando en el ingenioso presidente conservador Marroqun, al retirarse del poder en 1904 despus de la guerra de los mil das y de la amputacin de la provincia de Panam por el gobierno de los EEUU, declar con sorna "yo no s de qu se quejan. Recib un pas y les devuelvo dos". Timolen Londoo recibi un partido comunista en armas y un movimiento social amplio o Movimiento Bolivariano por una nueva Colombia, golpeados por la lucha y la guerra, es verdad, pero unidos frreamente y sin ser derrotados despus de ms de 50 aos de resistencia de todo tipo, y ahora, pude decir balbuceante y estuporoso, parodiando a Marroqun: No s de qu se quejan. Recib unas Farc, y les devuelvo tres: La Farc-Rosa. La Disidencia de la Rosa. Y la Farc-Disidencia.

La situacin Geoestratgica en el norte del continente suramericano donde se encuentra Colombia, a la fecha se ha tornado inestable e impredecible y no puede pasarse por alto, as extraamente se crea que, metiendo la cabeza en la arena, como el avestruz, o haciendo declaraciones retricas de papel o sacando trinos anodinos y repetitivos sin ninguna credibilidad, se va a remontar. Somos parte de la contradiccin que est dinamizando toda la situacin y el Pueblo Bolivariano de Colombia tiene y debe asumir sus responsabilidades frente a los dos escenarios posibles que se pueden presentar: Uno Paz en Venezuela, o Dos, Guerra en Venezuela.

Uno: El Imperialismo estadounidense se da por vencido, retira la presidencia del autoproclamado Guaid y se llega a una solucin poltica gobierno oposicin guarimbera, inicindose un perodo pacifico en el hermano pas que indudablemente tendr repercusiones en el Estado colombiano comprometido en la aventura militar estadounidense. Escenario que todos esperamos. Pero Cul sera entonces la actitud poltica del pueblo colombiano (no solo el bolivariano) sino tambin el que se ha expresado en la potente movilizacin social pasada?

Dos: El Imperialismo estadounidense con sus aliados lacayos profundiza la guerra de "todas las opciones sobre la mesa" para derrocar a N Maduro, el presidente legtimo y legal del Estado venezolano e imponer va militar a su ttere Guaid en el Poder, lo que llevara a una eventual guerra civil de grandes proporciones, que sin duda implicara al Estado contrainsurgente de Colombia. Entonces se repite la pregunta: Cul sera entonces la actitud poltica del pueblo colombiano (no solo el bolivariano) sino tambin el que se ha expresado en la potente movilizacin social pasada?

Responder en la teora y en la prctica todos estos interrogantes planteados en el presente escrito: Reconstruir lo destruido o arteramente liquidado y prepararse para cualquiera de los dos escenarios planteados en la dinmica situacin del hermano pueblo Bolivariano de Venezuela, pasa necesariamente por hacer lo que en el juego de billar se llama simplemente "Borrn y cuenta nueva". Se hace necesario entender que la contradiccin en el seno del partido Farc-Rosa ha madurado completamente y se debe pasar a su superacin dialctica (aufheben marxista) creando una organizacin propia, distinta, nueva, que se reclame Marxista y Bolivariana como fue creada originariamente, con objetivos CONSTITUYENTES concretos no contemplados en el planteamiento de la direccin actual del partido de la Rosa, por ejemplo, sobre una VERDADERA la SOLUCIN POLITICA no solo al conflicto social histrico, sino como tambin al conflicto armado que se ha reproducido y persiste en Colombia, llmese Farc-Disidencia, ELN o EPL.

La manzana est madura y si no se recoge a tiempo se pudrir sola. Es entonces necesario realizar (donde sea) un congreso constitutivo de la nueva organizacin lo ms amplio, deliberativo y democrtico posible que analice seriamente la realidad realmente existente. Produzca unas conclusiones polticas, las de a conocer para trabajar sobre ellas con dedicacin, conviccin y voluntad indoblegable de militantes curtidos en tantos aos de adversidades recordando siempre la insignia de Gramsci: Pesimismo de la inteligencia. Optimismo de la voluntad.

Es pues la tarea del momento. A realizarla entonces. Alguien tiene que poner el cascabel al gato

Berln.12.04.2019.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter