Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-04-2019

"Correstas" y "morenistas": un debate agotador

Juan J. Paz-y-Mio Cepeda
Rebelin


En casi todos las opiniones y anlisis que actualmente se realizan sobre la marcha del Ecuador est predominando la polarizacin entre corresmo y morenismo, como si all se agotara el debate nacional.

Como historiador, que ha seguido en forma documentada los procesos contemporneos, es imposible dejar de reconocer que el gobierno de Rafael Correa marc un ciclo importante en el devenir del pas. Pero hoy no existen condiciones ni intelectuales y peor polticas, para referirse a su perodo presidencial sobre la base de estudios e investigaciones rigurosas y objetivas. La descorreizacin ha tenido tal impacto, que cualquier asunto relativo al gobierno pasado merece todo tipo de descalificaciones y, sin duda, de reacciones emocionales negativas, siempre carentes de sustento emprico y racionalidad crtica.

Persistentemente he sealado que los logros del anterior gobierno estn bien analizados tanto por organismos internacionales como CEPAL, NNUU e incluso BM y hasta FMI, pero tambin por acadmicos e instituciones extranjeras. Y esto porque si se hace referencia a autores ecuatorianos, se encienden enseguida las pasiones para ubicarlos como correstas o para aplaudirlos como anticorrestas.

La manipulacin ideolgica est a la orden del da. Y mientras eso ocurre, se descuida el examen del camino real y concreto por el que avanza el pas, que merece despojarse de corresmo y de morenismo para entenderlo en sus lgicas histricas actuales.

Debera estar muy claro que el ciclo del progresismo latinoamericano, en el que se inscribi el gobierno de Rafael Correa, ya no est vigente. Pero en su lugar, con cualquier justificacin que se quiera, existen otros gobiernos y todos ellos con caractersticas conservadoras y neoliberales, algo que igualmente est bien estudiado por acadmicos de vala latinoamericana y mundial.

Es indudable que en Ecuador se cort con el ciclo de la Revolucin Ciudadana. Es evidente, con todos los datos que se quiera analizar, que el gobierno de Lenn Moreno dio un giro radical con respecto al anterior, a pesar de aquellos estudiosos que lo consideran un continuador de lo que Correa hizo a partir de 2014.

Sin embargo, suponiendo que sea un continuista, lo que ha venido haciendo Lenn Moreno en materia poltica y econmica, supera y avanza mucho ms lejos de lo que Correa lleg.

El gobierno de Lenn Moreno ha desarrollado su gestin al comps de lo que han marcado las derechas polticas y particularmente el Partido Social Cristiano, as como los medios de comunicacin mercantiles. La descorreizacin institucional del pas ha tenido xito por los escndalos de corrupcin que han afectado la imagen del gobierno de Correa. Pero, al mismo tiempo, ha significado para el morenismo un posicionamiento de determinante influencia sobre las funciones del Estado y, ante todo, en los aparatos de control, para lo cual han servido no solo la persecucin a funcionarios del anterior rgimen, sino tambin la utilizacin del Consejo Transitorio de Participacin Ciudadana y Control Social, que naci sin pronunciamiento previo de la Corte Constitucional y que se excedi en sus funciones, sin contemplar los lmites que le impona la propia consulta popular de febrero de 2018, que le dio origen.

En materia econmica, el gobierno se ha subordinado a los criterios de los dirigentes de las cmaras de la produccin, cuyos intereses prevalecen. En lugar de que los dilogos sirvieran para escuchar las voces de economistas y acadmicos con visiones alternativas y diferentes, la nica lnea seguida se ha encaminado a reducir las capacidades del Estado, revisar impuestos para liberar de ellos a los capitalistas, y flexibilizar las relaciones laborales al gusto y sabor de los empresarios, incluyendo el llamado por un acuerdo nacional sobre la seguridad social, que solo afectar a los ciudadanos. Esas lneas de orientacin explican el acercamiento al FMI para obtener crditos condicionados a lo que esta entidad impone, con medidas que coinciden con el modelo empresarial en marcha en el pas. Por cierto, el rumbo econmico morenista traer consecuencias sociales y laborales tan graves, que sern la cara opuesta de los resultados de la poca corresta en estas reas.

En materia internacional, el gobierno de Lenn Moreno rompi con todo el bolivarianismo corresta, pero tambin con todo latinoamericanismo progresista. Se ha definido por la creacin del Prosur, dejando a un lado a Unasur, Alba o a la Celac; ha seguido las estrategias de continentalizacin americanista impulsadas por los EEUU y en ese marco define su comportamiento con Venezuela; adems, valora los tratados de libre comercio y ansa una pronta vinculacin con el Acuerdo Asia-Pacfico. El ltimo episodio de las definiciones gubernamentales, que ha provocado un vendaval diplomtico, ha sido la expulsin de Julian Assange de la embajada ecuatoriana en Londres, que adems de contradecir normas y principios internacionales, ha provocado la duda mundial sobre si la decisin fue una cuestin soberana o se debi a presiones e intereses de Gran Bretaa y de los EEUU.

As es que el gobierno de Lenn Moreno ha logrado contentar a los pases hegemnicos y sin duda a los EEUU. La prensa mercantil y tambin la oficial, le han dado garantas de hegemona meditica. Son aliados de privilegio las fuerzas de la derecha poltica. Han revivido los polticos de la antigua partidocracia. Los empresarios saben que no les fallar. Hay dirigentes de los movimientos sociales, del indgena y de los trabajadores, que han cuidado delicadamente su acercamiento y, al mismo tiempo, profesan su alejamiento. Y hasta ciertas izquierdas tradicionales han coqueteado con la gestin morenista, apoyan toda descorreizacin y hoy procuran salir sin hacer ruido. Las voces oficiales han dejado de ser crebles y los ciudadanos se sienten engaados. De modo que no se entiende cmo el gobierno de Lenn Moreno, habiendo roto con Correa y marcado la descalificacin y deshonra de todo lo que sea corresta, merezca ser evaluado como un continuador de Correa, segn ofrecen los anlisis de quienes hasta hace poco se tenan por serios, equilibrados y rigurosos.

Se ha vuelto una trampa histrica para los anlisis, la simple toma de banderas por el corresmo o por el morenismo, sin ninguna posicin crtica y, sobre todo, independiente. Porque los problemas fundamentales a considerar estn en las condiciones de vida y de trabajo de la poblacin nacional, as como en la lucha por la soberana, la dignidad, el latinoamericanismo y el antimperialismo, entre otros principios que deberan guiar la reflexin intelectual y la accin ciudadana.

Interesa la lucha contra el modelo empresarial, el cuestionamiento permanente al neoliberalismo, la reivindicacin de los derechos sociales y laborales, la bsqueda de una sociedad con equidad y justicia, la afectacin a los ricos para promover una redistribucin radical de la riqueza, el enfrentamiento al hegemonismo de las grandes potencias, entre otros motivos para la movilizacin social. Y lo que ha quedado en claro es que el gobierno de Lenn Moreno no ofrece ninguna perspectiva para que se afirmen procesos que contemplen este marco de principios histricos.

Artculos, libros y archivos de Historia y Presente, aqu
www.historiaypresente.com // www.juanpazymino.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter