Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2019

Las clases medias (y las menos medias) en un editorial de El Pas

Rosa Guevara Landa
Rebelin


"Ninguna sociedad puede florecer y ser feliz si una gran parte de sus miembros son pobres y miserables. Es simplemente una cuestin de equidad que aquellos que alimentan, visten y construyen viviendas para toda la poblacin deberan acceder a una parte de lo que producen con su propio trabajo como para estar ellos tambin tolerablemente bien alimentados, vestidos y alojados".

Les doy al final la referencia de la cita inicial. Mientras tanto... de quin puede ser?

No leo desde hace aos los editoriales de El Pas. Me ponan de los nervios. Mi compaera, en cambio, no por masoquismo sino por conocer los argumentos de adversario, los lee con toda la atencin del mundo. Toma notas... y me los recomienda en ocasiones.

Hace unos das me pas uno de estos sesudos editoriales, junto con una nota suya: un ejemplo de la cosmovisin del que se deca diario independiente. A pesar de ello, no estn ciegos!. Por aquello, aadi, del anlisis concreto de la situacin concreta. Ella siempre ha sido muy leninista (a su manera desde luego).

El editorial en cuestin se titula as: Caen las clases medias. La entradilla que incorpora: Quiz lo ms grave del informe de la OCDE es el impacto que tendr la automatizacin sobre el empleo. [1]. Abre del modo siguiente:

Un reciente informe de la OCDE -Bajo presin, la clase media exprimida- ha corroborado lo que ya vena observndose por otros estudios, la disminucin de las clases medias en todos los pases ricos. Por tal se entienden aquellos cuyos ingresos medios estn entre el 75% y el 200% de la renta nacional. Sigue siendo el grueso de la poblacin, pero su nmero se estrecha, y -este es quiz el aspecto ms preocupante- no se aprecian indicios de un movimiento en direccin contraria.

El concepto usado de clase social nada que tiene que ver con la nocin marxista o afines. Se clasifica a la ciudadana por remuneraciones y, ms o menos arbitrariamente, se habla de clase media cuando el ingreso est en la horquilla indicada (entre las partes y el doble de la renta nacional media). Las clases altas son las que ingresan por encima del doble de la renta nacional. Las clases bajas (tambin subdividas) por debajo de ese 75%.

Lo de no se aprecian indicios de un movimiento en direccin contraria debe ser una broma del editorialista. Pues claro! Como recordamos, la concentracin de la riqueza en pocas manos se acelera y las bolsas de pobreza (por debajo del estrechamiento de las clases medias, en absoluto comparable con esas bolsas) se van incrementando. Los datos que corroboran lo apuntado son abrumadores.

El editorial prosigue:

Es ms, sus salarios permanecen casi iguales desde hace varias dcadas, con el agravante de que deben hacer frente a un considerable aumento en los costes de vivienda y educacin. El sector de salarios ms altos, por el contrario, no ha dejado de crecer, crendose as una asimetra creciente entre los ricos, la clase media, y un cada vez ms amplio sector que est por debajo del 50% de los ingresos medios, el grupo de los pobres.

Habra que sumar, en algunos casos, a los costes de la vivienda y educacin, los de salud.

El grupo de los pobres a los que alude El Pas est formado, fundamentalmente, por amplios sectores de las clases trabajadoras (incluidas las condenadas estructuralmente al paro), especialmente los trabajadores ms jvenes, las mujeres trabajadoras y las personas que sufren contratos temporales y en condiciones precarias o muy precarias. Tambin muchos jubiladas (ms que jubilados) o con pensiones de viudedad.

Sigamos con el editorial:

En uno de los pases ms afectados por esta tendencia, los Estados Unidos, el sector de clase media no supera ya el 50% de la poblacin, y tiene los grupos de ricos y de pobres ms extensos de la OCDE. Algo parecido ocurre en Espaa, con un porcentaje de ricos similar al del Reino Unido, pero con el tambin ms amplio grupo de pobres entre los pases de nuestro entorno. Y, lo que es preocupante, los datos sobre nuestro pas se parecen ya ms a los de Estados Unidos que a los de otros pases vecinos como Francia, Holanda, Alemania e incluso Italia.

No es que los datos de Francia, Holanda, Alemania e Italia impulsen a tirar cohetes pero no es cualquier cosa, cuando se habla de recuperacin, de que vivimos en el mejor de los mundos posibles o de que Espaa vuelve a ir bien, eso de tener los grupos ricos y pobres ms extensos de la OCDE. El sector ms castigado, una vez ms: las clases trabajadoras en peores condiciones; ms en concreto, las mujeres trabajadoras, incluidas (como deca) las que reciben pensiones bajas o muy bajas. La pobreza, no es ningn eslogan, tiene rostro de mujer. De mujer trabajadora, no de mujer ejecutiva como la seora Botn.

Las consecuencias de este estado de cosas estn a la vista, seala el editorial con pegote culto-aristotlico incluido.

Al menos desde Aristteles sabemos que la existencia de amplias clases medias hacen de tampn entre los ricos y los ms menesterosos y favorecen la estabilidad poltica. Las clases medias son la espina dorsal de la cohesin social, moderan el extremismo y la polarizacin poltica y garantizan el buen funcionamiento de los sistemas democrticos. Los datos recogidos en el informe de la OCDE abonaran, pues, la conexin que viene establecindose entre la frustracin de expectativas vitales y la percepcin de injusticia social y el reverdecimiento del populismo. Puede que no sea la nica variable, pero no cabe duda de que hay una correlacin directa entre desestabilizacin democrtica y malestar econmico. Hasta el punto de que, si persisten las desigualdades, podran producirse estallidos sociales.

La mirada politica del paso roza el insulto. Si las clases medias no perdieran fuerza y sus intereses no quedaran disminuidos, no habra que preocuparse. Y las clases bajas? Y los pobres? Y los sectores trabajadores que no alcanzan, incluso trabajando 8 horas diarias o ms? Es esencial que sean el 35 o el 28% de la poblacin? No tendramos que preocuparnos si fueran slo el 28% porque la cohesin social quedara garantizada, y se evitara la polarizacin poltica y el sistema ira tirando, sin que los populismos (no habra que distinguir entre unos y otros seor editorialista?) incrementara su base? Qu es eso del buen funcionamiento de los sistemas democrticos ubicando en el sector de pobres a un cuarto o ms de la ciudadana?

El editorial concluye as:

Esto afecta asimismo a ese intangible llamado miedo al futuro que tan bien saben explotar los populistas. Quiz lo ms grave del informe de la OCDE, al menos para Espaa, es el impacto que tendr la automatizacin sobre el empleo. Nuestro pas ser uno de los ms afectados, recayendo la amenaza de su prdida sobre el sector ms dbil, aunque en todas las categoras salariales estamos muy por encima de la media de la OCDE. Mientras tanto, nuestros polticos en campaa siguen con sus inercias: prefieren daar al adversario que ocuparse de lo comn.

De nuevo los populistas en plural y sin matices. Todo vale para golpear a la izquierda cuando conviene.

Lo de automatizacin es otra cosa. De efectos desconocidos por el momento pero con escenarios posibles nada humanos y mucho menos justos. Que nuestro pas sea uno de los ms afectados, es otra grave seal de alarma.

Lo de los polticos en campaa exigira algn matiz. No todo es uno y lo mismo; no todos los partidos son variantes del mismo esquema.

En sntesis: la pulsin politica del editorial es bastante pobre (por decirlo generosamente). Se observan las clases sociales y a la ciudadana-trabajadora desde un punto de vista funcional al sistema. Si la situacin permite la cohesin, el no ubicar a mucha gente en posiciones radicales (es decir, en este caso, en reclamaciones de justicia e igualdad), adelante, no hay problema; si hay riesgos de inestabilidad, hay que llamar la atencin del lector sin alarmale. Por si las moscas. En cualquier caso, incluso el editorial de El Pas toma conciencia (a su modo) de la situacin real de millones de personas en nuestros pas. De clase media y, sobre todo, de clase menos media. Y en aumento.

El global-neoliberal es incapaz de sealar la raz de la situacin, se mueve en esas coordenadas: las formas de actuacin, su praxis, y avance del capitalismo realmente existente.

La cita inicial (como tal vez hayan conjeturado) es de Adam Smith, La riqueza de las naciones. Mi fuente (libro que de paso les recomiendo): Atilio A. Boron, El hechicero de la tribu. Mario Vargas Llosa y el liberalismo en Amrica Latina, Madrid, Akal, 2019, p. 62 [2].

Me olvidaba: si tienen ocasin, no se pierdan la pelculaLas invisibles. Ensea mucho ms que los editoriales de El Pas sobre estos asuntos. Incluso cuando estn en la lnea de este que hemos comentado.

 

Notas:

(1) https://elpais.com/elpais/2019/04/12/opinion/1555093151_808379.html

(2) Otro dato de inters de la misma fuente (p. 93): 1. Estados Unidos, 1945: tasa de afiliacin sindical: 33,4%; el 10% ms rico se apropiaba del 32% del ingreso nacional. Estados Unidos, 2015: tasa de afiliacin sindical: 11,1%; el 10% ms rico se apropiaba del 47,5% del ingreso nacional. La lucha de clases cuenta y como deca aquel representante del capital cuyo nombre prefiero no citar: la ganan ellos y por goleada!



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter