Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-04-2019

Una reflexin personal y (ojal que) transferible
Blindar la sanidad pblica: Revertir lo privatizado

Antoni Barbar Molina
Rebelin


Entre los meses de noviembre de 2018 y de marzo de 2019 se produjeron en la sede del Ministerio de Sanidad de Madrid, cuatro reuniones para trabajar en la lnea de blindar la sanidad pblica y estudiar mecanismos posibles de desprivatizacin en la sanidad espaola.

Esta Comisin de Desprivatizacin estuvo integrada por ocho ponentes que nominaron dos formaciones polticas en el marco de una exploracin que se inici antes de la convocatoria de Elecciones Generales, al no prosperar la aprobacin de los Presupuestos Generales del Gobierno. ramos por tanto, cuatro personas por PSOE y otras cuatro por [email protected] Podemos, entre las que me inclu.

El clima result estimulante por la franqueza en las evaluaciones y el rigor en las experiencias tratadas. Siempre desde posiciones de respeto, sostenidas a ttulo personal, y con la elemental privacidad y discrecin que recomienda el buen hacer.

En cualquier caso creo que debo explicar a la ciudadana y a quienes se interesan por la apasionante y compleja coyuntura que atraviesa la sanidad pblica en todo el Estado, algunos elementos que sostengo como teln de fondo. Naturalmente el escenario electoral supuso una pausa necesaria en esta labor, en la perspectiva de regresar, o no, en funcin de los resultados del 28 de abril.

Aqu mis reflexiones personales como un somero apunte en la tarea para la avanzar hacia la DESPRIVATIZACIN de Hospitales, Centros y Servicios de salud y la Sanidad en general

1.- DECLARACIN DE PRINCIPIOS Y VOLUNTADES

El Gobierno del pas (y de las CC.AA. para la cantidad de materias transferidas) debe manifestar de entrada la voluntad explcita y el compromiso poltico, o no, de recuperar y reconstruir un verdadera SISTEMA NACIONAL PBLICO DE SALUD.

Significa con una titularidad, gestin, provisin, control 100% pblicos. Donde los recursos pblicos, va presupuestos generales del Estado, se inviertan por principio y definicin, en la financiacin de los Servicios pblicos de salud y sanidad pblica. Deseable que de forma exclusiva algn da.  

Para ello se precisa emprender un proceso que avanzar en la medida y celeridad que permitan las correlaciones de fuerzas parlamentarias y del Gobierno que as lo asuma. Para ese objetivo habr que empezar por blindar lo pblico evitando nuevas concesiones ni externalizaciones y en paralelo ver como REVERTIR , recuperar, rescatar aquello privatizado por cualquiera de los mecanismos prodigados a ese fin en las ltimas dcadas.

Debo manifestar, por delante que No va a ser fcil desprivatizar . El marco legislativo general en Espaa en su despliegue competencial autonmico, y bajo el paraguas de las polticas neoliberales y del ttem- mercado de la U.E., hacen de ese rescate un ejercicio complejo y lleno de obstculos.

Pero independientemente de las dificultades de todo tipo que se planteen, se debe tambin afirmar con claridad que Desprivatizar, es posible . Tenemos ejemplos diversos con los casos de los Hospitales de Alzira y Denia como paradigma.

Otra realidad constatada es que: El simple cumplimiento de Leyes y Reglamentos vigentes supondra ya un avance substancial en la lnea del control y las opciones de reversin por incumplimientos de clusulas del articulado.

2.- ESTUDIO COMPLETO DE LA REALIDAD ESTATAL: MAPA DE LA CONSORCIACIN Y LAS CONCESIONES SANITARIAS

Se puede, se debe, existen ya casos de Confeccin de un MAPA exhaustivo de todas las concesiones en el Estado. Las leyes de transparencia lo hacen viable.

Recopilando adems fuentes diversas y cruzadas sobre la relacin, ubicacin, carcter, titularidad, volumen, clausulas y fechas de vigencia y caducidad de todas la formas de consorciacin, concesiones o gobernanza mixta de colaboracin pblica con el sector privado y de economa social.

Esta documentacin permitir abordar sistemtica y cronolgicamente cada situacin reversible y poner en marcha la estrategia adecuada en cada caso.

3.- METODOLOGA PARA DESPRIVATIZAR, al paso y ritmo que resulten seguros, claros y factibles:

- 1. Caducidad del concierto o concesin. Revisin y resolucin o no renovacin sistemtica. Demostradamente el mejor de los mtodos

- 2. Revisin de clusulas especficas de cumplimiento obligado y denuncia de los incumplimientos

- 3. Inspecciones sanitarias. Impulso y relanzamiento del cuerpo de inspeccin, con nuevas convocatorias al cuerpo.

- 4. Inspecciones administrativas, laborales y fiscales. Creacin de un Observatorio permanente de vigilancia de la Concertacin.

- 5. Auditorias. Preceptivas por ley y Auditorias ciudadanas. Con colaboracin de ciudadana organizada

- 6. Cumplimiento estricto y desarrollo de Ley de incompatibilidades y Control y vigilancia de conflicto de intereses

- 8. Rendicin de cuentas anual sobre parmetros de control de calidad, eficiencia, listas de espera, subrogaciones, ratios y condiciones laborales, etc. Edicin de buenas y malas prcticas

- 9. Implicacin en seguimiento del Defensor del Pueblo o equivalente en cada CC.AA.

- 10. Colaboracin normada con los movimientos sociales y de ciudadana organizada que est reivindicando su participacin activa.

4.- ASPECTOS LEGISLATIVOS

Aqu siguen algunas RECOMENDACIONES dirigidas a las Administraciones, Parlamento, Grupos polticos y sociedad en general. Ejemplos:

- En relacin con la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Pblico , por la que se transponen al ordenamiento jurdico espaol las Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014, se requiere realizar una modificacin normativa para evitar las privatizaciones y, especialmente, los contratos de gestin de servicios por concesin orientada a delimitar los diferentes tipos de contratos (concesin, contrato mixto, etc.

- Ley General de Sanidad de 1986. Ley 14/1986 de 25 de abril o Ley Ernest Lluch.

Artculos 90 a 94 donde se especifica el articulado de condiciones para el caso en que las Administraciones pblicas sanitarias, en el mbito de sus respectivas competencias, podrn establecer conciertos para la prestacin de servicios sanitarios con medios ajenos a ellas. A tales efectos, las distintas Administraciones pblicas tendrn en cuenta, con carcter previo, la utilizacin ptima de sus recursos sanitarios propios.

Este conjunto de clusulas sine qua non qued pendiente de la posibilidad de desarrollo normativo y esa opcin plantea hoy el inters de redactar un Reglamento especfico que pudiera ser tramitado como un Decreto Ley, o la mejor frmula en funcin del futuro marco parlamentario y la correlacin de fuerzas de la coyuntura.

- Seguimiento sistemtico por parte de la Administracin competente, a travs de la Comisin de Seguimiento establecida en los contratos actuales y de las auditorias pertinentes a travs del cuerpo de inspectores sanitarios, del cumplimiento de las obligaciones del contratista y de los gastos exigibles establecidos en los contratos actuales, principalmente de los contratos de gestin de servicios por concesin. En especial, este seguimiento se centrar en evitar diferencias entre las condiciones profesionales de personal laboral y personal estatutario.

Otras lneas de trabajo que creo relevante en el punto 10, de Ciudadana y Participacin

Un elemento que es necesario considerar en cualquier proceso de cambio, de mejora o redefinicin del Sistema Nacional de Salud de un pas es la forma en que la ciudadana participa, de forma activa y determinante, en las decisiones estratgicas, en la supervisin de la gestin y en el control de su funcionamiento y financiacin. Papel coprotagonista de la ciudadana constituye una autntica tercera pata del Sistema de salud y sanidad, junto con la del componente Administracin/Titularidad y la de profesionales /trabajadoras.

Antoni Barbar Molina - Marea Blanca

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter