Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2019

Ecuador y la entrega de Assange a Reino Unido
Un husped incmodo

Decio Machado
Brecha


El pasado 11 de abril, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, fue expulsado de la embajada de Ecuador en Londres. El gobierno de ese pas le haba retirado minutos antes el estatuto de asilo, lo que desemboc en las dramticas imgenes que dieron la vuelta al mundo con Assange arrastrado por agentes de la Scotland Yard a un furgn policial, para ser luego confinado en la prisin de Belmarsh, una crcel de alta seguridad ubicada en el sudeste de la capital britnica, lugar que se conoce popularmente con el apelativo de el Guantnamo de Londres.

Ms all de que la diplomacia ecuatoriana y su gobierno nacional hayan quedado en entredicho con tal accin violatoria del derecho interno e internacional, conviene hacer un repaso rpido de cmo lleg Julian Assange a la embajada ecuatoriana en Londres y sus seis aos y diez meses de permanencia en ella.

Fue el martes 19 de junio de 2012 cuando Assange lleg a esas instalaciones diplomticas. Chompa de cuero, casco de moto y una piedra en el zapato para cojear convincentemente fueron el camuflaje utilizado por quien nos desvelara, entre otras cosas, las atrocidades estadounidenses en la guerra de Irak y Afganistn, as como las injerencias del Departamento de Estado en la poltica nacional de prcticamente todos los pases del planeta.

Negociada de antemano con las principales autoridades de la cancillera ecuatoriana, el gobierno del pequeo pas andino dijo acceder a la peticin de asilo poltico con base en criterios que se fundamentan en la defensa de los derechos humanos y el respeto a convenciones y tratados internacionales. En el fondo, desde el inicio hasta el final de dicha operacin poltica se ocultaba la intencin de reposicionar al entonces presidente de la Repblica del Ecuador, Rafael Correa, como un adalid de la libertad de expresin, mientras en el interior del pas el periodismo crtico era amenazado y perseguido por el rgimen.

Assange, empujado por su necesidad de proteccin internacional, acceda as a ser herramienta y producto de la estrategia poltico-publicitaria de un gobierno menor en un pas de escasa importancia geopoltica.

***

Confinado en 19 metros cuadrados en una misin diplomtica londinense que ni siquiera dispone de un patio interior donde recibir la luz del sol, la convivencia entre un Assange cada vez ms desquiciado psicolgicamente y unos funcionarios ecuatorianos de perfil ideolgico ms bien conservador y procedencia social elitista no fue fcil. El fundador de Wikileaks no se dej domesticar tampoco por las presiones recibidas del gobierno ecuatoriano en diversos momentos. En octubre de 2016, se le cort por primera vez el uso de Internet, por orden del entonces mandatario Rafael Correa. La decisin se tom tras presiones del secretario de Estado estadounidense John Kerry, en el marco de las filtraciones de documentos de Wikileaks sobre la candidata presidencial Hillary Clinton. En un comunicado pblico del Ministerio de Relaciones Exteriores ecuatoriano, se reconoci entonces que al asilado australiano se le haba restringido temporalmente su sistema de comunicaciones, dado que el gobierno del Ecuador respeta el principio de no intervencin en los asuntos de otros pases y no se inmiscuye en procesos electorales en curso ni apoya a un candidato en especial.

Esta circunstancia volvera a suceder en marzo de 2018, ya bajo el gobierno de Lenn Moreno, actual inquilino del palacio presidencial de Carondelet, de Quito. En la ruptura definitiva entre Moreno y Assange que se dio entonces, el mandatario ecuatoriano indic que haba heredado del gobierno anterior una piedra en el zapato, en referencia a la proteccin del fundador de Wikileaks. El rompimiento se dio tras una fracasada operacin diplomtica realizada por la hoy presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas. Mara Fernanda Espinosa, quien ejerci como titular de la cartera de Exteriores en el gobierno de Lenn Moreno hasta mediados de junio de 2018, haba intentado sacarlo de territorio britnico mediante la nacionalizacin ecuatoriana de Assange y su nombramiento como consejero diplomtico con salario de funcionario pblico.

Assange deba empezar a ejercer su cargo el 19 de enero de 2018 y el plan fracas ante la negativa de Reino Unido, que evidentemente nunca reconoci el estatuto de asilado de un Julian Assange ya inclinado, en su evolucin personal, a desarrollar actividades afines a los intereses estratgicos geopolticos rusos. Espinosa anulara inmediatamente despus aquel nombramiento, dejando al descubierto las pueriles limitaciones estratgicas del gobierno ecuatoriano.

Con Jos Valencia ya como titular del Ministerio de Relaciones Exteriores, la situacin del australiano se complic notablemente. Valencia, un diplomtico de carrera, ya haba dado muestras de sus posiciones pro estadounidenses durante la crisis de Angostura de 2008 violacin de la soberana territorial de Ecuador por Colombia por medio del bombardeo de un campamento clandestino de las Farc. La llegada de Valencia al frente de la cartera ocurri en el marco del fin del ciclo progresista, momento de realineacin de las polticas exteriores de Sudamrica con los intereses de la Casa Blanca. De aquellos barros, estos lodos Es as como, apoyado por sus colaboradores ms directos, el presidente Moreno se sac la piedra en el zapato.

***

Sin embargo, y ms all de vergenzas polticas internacionales, todo el procedimiento implementado por el Ministerio de Relaciones Exteriores es de dudosa legalidad. Quito le retir indebidamente la nacionalidad ecuatoriana a Julian Assange una necesidad legal para entregarle a Scotland Yard su nuevo prisionero, violando la Constitucin y la ley de Ecuador. Con el argumento de que dicha nacionalidad haba sido otorgada irregularmente por la canciller anterior, el gobierno actual ignor urgido por los tiempos impuestos por intereses extranjeros la obligacin de garantizar a Assange el debido proceso. Este acto de desnaturalizacin debera haber sido validado por un juez en materia administrativa, y eso no sucedi.

En paralelo, y segn la relatora especial de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Agnes Callamard, Ecuador ha expuesto a graves violaciones a sus derechos humanos a Julian Assange por retirarle la proteccin diplomtica. Incluso la propia defensora del pueblo ecuatoriana, a contracorriente del gobierno y la posicin generalizada en los medios de comunicacin convencionales del pas, expres sus crticas al respecto e indic que la decisin gubernamental ha limitado los derechos a la nacionalidad, asilo, el principio de no devolucin y las garantas del debido proceso previstos en la Constitucin de la Repblica, la ley de movilidad humana y en los instrumentos internacionales de derechos humanos.

Acorralado ante semejantes argumentos, el gobierno de Ecuador se ha visto obligado a mantener un show meditico ante su ciudadana, con la articulacin de una narrativa que hace referencia a una trama de ciberespionaje internacional. Conscientes de que la lucha por el poder implica el control del mensaje, se desarroll un disparatado discurso oficial en el que se implica a supuestos hackers rusos en territorio nacional a los que nunca se encontr, a un desarrollador sueco de software libre amigo de Assange y especialista en proteccin de datos, e incluso a la mascota que acompa a Assange en su tiempo de confinamiento en la embajada. Segn el embajador ecuatoriano en Londres, se sospecha que el gato hoy desaparecido adoptado por el fundador de Wikileaks en sus tiempos de reclusin diplomtica estuviese entrenado por el husped indeseado para portar sofisticados dispositivos de espionaje en su collarn.

En resumen y ms all del riesgo que hoy pende sobre la libertad e incluso la vida de Julian Assange, no cabe duda de que la accin ecuatoriana sobre este caso le dara la razn a Goethe, cuando dijo: Contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano.

http://brecha.com.uy/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter