Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2019

Unos das en la vida del "jazzman" (II)

Juan Montao Escobar
Rebelin



Las definiciones pertenecen a los definidores...Y no a los definidos.

Tony Morrison, en Beloved.

Abril 11

 Inmediatamente te vas, fue la frase castigadora del embajador de Ecuador en Reino Unido, Jaime Marchn. Julian Assange impvido, no por la sorpresa de la orden, la esperaba al menos unas semanas ms tarde si no prosperaban las gestiones de sus abogados, los pedidos de personalidades (cientficas y polticas) y activistas de derechos humanos, su asombro es que se cumpla la amenaza del casero malhumorado. Haba llegado el da, en que se rompi el tenso hilo de Damocles. Jueves 11 de abril, fro y primaveral, la polica londinense advertida esperaba en la escalera de la embajada. Los bobbies haban llegado media hora antes, no mostraban impaciencia y bromeaban bajito seguramente sobre la misin. Sacaron a Julian en peso, sin atender las protestas del ecuatoriano-australiano, lo metieron en el carro-celda y fue trasladado al Tribunal de Magistrados de Westminster, en Londres. El juez no crey en su inocencia y orden su detencin, por evadir la justicia britnica. Y ya, el foro mundial sobre el asilo poltico y las presiones del tipo el imperio contraataca.

 Este jazzman no saba quin era Julian Paul Assange, hasta el da que se supo de la filtracin de decenas de documentos entre ellos, una filmacin del asesinato de civiles por la tripulacin de un helicptero Apache, esa matanza fue en el 2007, en una ciudad iraqu, la vi en www.rebelion.org Era una tarde de oficina y estmago satisfecho, para variar decid observar el sitio rebelde. Sorpresa: la masacre filmada. Aos despus supe que Julian Paul, en algo parecido a periodismo de verraquera, mostrara decenas de miles de documentos de la guerra en Afganistn y en Irak. Tambin las polticas cafiolas, burundangas y sicarias de la clase dem de las Amricas, Ro Bravo hacia el sur. Tambin llaman Grande a ese corriente de agua. Nanay, ni bravura ni grandeza se ve en la troupe de Gobiernos conservadores, ms o menos, paleolticos.

 El cachumbamb est ah, en la esquina (la labia culta y popular la llama esnaqui), con el cafecito expreso o sea con olor, sabor y prontitud; se calienta en los programas de radio a favor y en contra del ex asilado, hasta en el bus algn intrpido busca y logra un mal chiste en contra de Julian Paul. Sin mencionar las socio-redes. El hroe o villano (segn el talante internacionalista) es nativo de Townsville, una ciudad ms pequea que la ma, Esmeraldas, cerca de la Gran Barrera de Coral, en Australia. Los que pilotean clamorosos la botada de la embajada truenan con la palabra hacker, pirata informtico. Si es del tipo de bucanero que interpreta Johnny Depp, no ganan, porque humor y romanticismo se disocia de la poltica a gritos y con gotitas de saliva. Sus defensores se la buscan como periodista avezado, cimarrn y robin-hoodiano. No es poca cosa. El man sac esqueletos de armarios gubernamentales y de personalidades de nuestros pases latinoamericanos, mostr sus miserias y el ms comedido lambonaje con los Gobiernos estadounidenses. As quien no capitaliza la totalidad del odio destilado y puro de la alcurnia poltica y encorbatada.

 En la foto, del jueves 11 de abril, se lo distingue barbado, palidecido por los aos de sombra, esposado y levantando el pulgar por la ventana de la caravan. La temerosa rabia mundial es que lo entreguen a los gringos para sepultarlo en algunas de sus tumbas que all llaman prisiones.  

 See you walked chaka, escribi el hermano Tego Caldern refirindose a Babylon. Buscando titular para marquesina de avenida londinense, neoyorkina o quitea. Acaso, la necropoltica del hacker de Townsville? O quizs, el condenado a la sptima fosa del octavo crculo[1] imperial? Ms preguntas, qu sucede con los peridicos, de todas partes, que publicaron los documentos capturados por Julian Paul? Algunos, claro, por qu no. The Guardian (Gran Bretaa), Le Monde (Francia), El Pas (Espaa), Der Spiegel (Alemania), The New York Times (Estados Unidos) y miles de publicaciones de todos los tamaos, tirajes, precios y formatos en los cinco continentes. Tremendo jangueo[2] ideolgico!

 Es tica como esttica evidente de la poltica de los que gobiernan pases e imperios. Qu ms da. Si no te gusta mtalo, mtelo preso o nigale el pan y la sal; eso acomoda el truco de democracia para cualquier Calgula del siglo XXI. De todos los tamaos ideolgicos, de sus grandezas y bajezas personales. Ser distinto, declararse de izquierda o formarse en el cimarronismo poltico tiene como condicin de cara y filo: la tica. Ni moral religiosa ni moral post todas las verdades para satisfacer grupos antes combativos despus rankeados en corruptelas y autoritarismos. Julian Paul el comunicador poltico de soltar en la cara planetaria aquello que fue, sin adornos editoriales, directo y fuerte a la quijada. Simbronazo.

 Complicada palabra si las hay, verdad. Verdad verdadera. Aquella de la emancipacin de mentes y cuerpos. Hackear la verdad para combatir la mentira no es delito. Al menos no debera discutirse su validez legal, ms bien su acto bienhechor para la humanidad annima y pagadora de los desastres causados por sus gobiernos. O sea la tica de Julian Paul es vlida, sin importar sus excentricidades. A quin coo le importa si es estrafalario? La verdad tambin calza sandalias, se deja las dreadlocks o alborota melena anti filistea. Saber de los crmenes de guerra del Gobierno estadounidense? Yes! De la ruindad poltica de la derecha latinoamericana? Yes!

 Esa derecha defiende su Estado de su ciudadana, as solo sea guasa[3]. En las acciones de los hombres, y sobre todo de los prncipes, contra los cuales no hay tribunal al que recurrir, se considera primordialmente el fin. Procure, pues, el prncipe conservar su Estado y los medios sern tachados de honrosos y ensalzados por todos porque el vulgo se deja seducir por las apariencias y el acierto final y en el mundo no hay sino vulgo[4]. Julian Paul le dio la vuelta a la recomendacin de Maquiavelo a El Prncipe. Entonces, para el lumpen proletariado (o sea para el vulgo ms vulgo) consider primordialmente el fin: la tica. Bsica, pero tica.

 

Abril 14

 Los domingos, por la maana, las ciudades del mundo, si no todas casi todas tienen eso de urbe recin estrenada a la mirada y a los odos, con luces nuevas, sin ruidos parsitos, sin la marabunta vehicular y sin un cielo bajito de distractores. Las calles parecen de apenas ayer, sbado. Es lo que se dice en lingala de Ancestros de frontispicio: na ebandeli[5]. Es engaoso el domingo desde que me acuerdo, pero vale, porque no hay el estrpito que obliga a elevar la voz y se pueden mejorar los argumentos, con bastante sobriedad, si se habla de poltica polarizada en la formalidad bicentenaria: izquierda o derecha. El vendedor de peridicos y revistas ya tiene organizada la oferta, l mismo se permite leer su mercanca. Ella est en la portada de la revista Vistazo: Diana Salazar. El membrete elocuente: La Fiscal General. Las verdades de Diana Salazar. Soy la primera fiscal negra, dgalo con esas palabras[6]. Compr la publicacin.

 Este jazzman particip de aquel sentimiento colectivo que un hermano, aprendiz de lingala, llam: kosala bondeko[7] . La mayora de la negritud ecuatoriana estbamos con Diana Salazar para que llegara a la Fiscala General del Estado (FGE), son nuestros desquites, no dichos, de la sociedad mayor. Con la hermana Diana. Cuenta para quien quiera escucharla, revista mediante, del aletazo carioso de su madre: no debes repetir mi historia, tienes que escribir tu propia historia[8]. En las redes sociales se libr la batalla irreconciliable entre antirracistas y racistas. La capacidad de insultos debi superar a la de estimas, solo para confirmar que la melanina an tiene ms valor que la aptitud. Se resarci dndole vuelta a las descalificaciones: que me digan negra no es ofensa, soy parte del pueblo afro, si usted me dice negra no me est descalificando[9].

 Benditas conexiones esotricas! Y eso que este jazzman es profano en esas vas de sabidura. Revisaba el libro de Alice Walker, En posesin del secreto de la alegra, y vi mi resaltado de hace aos: Y su sorpresa por ser acosado constantemente por el hecho de ser negro. Siempre me correga. No, no. No se comportan as porque yo sea negro, sino porque ellos son blancos[10]. Como Diana Salazar, en cualquier pas de las Amricas, el cimarronismo profesional del siglo XXI es cumplir ms all de las expectativas. Nuestro estndar de resultados es ms elevado. Siempre. Es una demanda impuesta que acab por ser auto impuesta. Debajito de la piel se siente que no se camina en soledad hacia el objetivo, porque hay un pueblo, all en las barriadas y cerca de la conciencia, que quiere que la mujer o el hombre afrodescendiente triunfen. Los motivos son el orgullo disimulado por la raza, porque se tendr de qu hablar o porque se le inculca a la hija el desafo a alcanzar o superar a las prximas Dianas Salazar.

 Otra vez Alice Walker: Esta noche lee del libro de una colonialista blanca. Los negros son naturales, escribe, estn en posesin del secreto de la alegra, y por eso logran sobrevivir al sufrimiento y a la humillacin que se les imponen. Pero qu es?, le pregunto. Ese secreto de la alegra de que habla. T eres negra, y yo tambin. Por lo tanto es a nosotras a quien se refiere. Pero nosotras no lo sabemos[11].

 Es abril, el mes ms primaveral de otras geografas distintas a este trpico de la costa afropacfica colombo-ecuatoriana, pero an de lluvias tibias por ac. Cabe cerrar las lneas de este da con esta expresin de inspiracin para Diana Salazar (la hermana Diana): Mbele Ach[12]      

 

Notas:  

  


[1] Referencia a la Divina Comedia, de Dante Alighieri.

[2] De Hanging out, significa: salir a divertirse,  salir de paseo o pasar el rato (traduccin coloquial del autor).

[3] Hablar mucho y no hacer nada.

[4] El Prncipe, Nicols Maquiavelo, Madrid, EDIMAT LIBROS S. A., 1998, p.123.

[5] Al inicio.

[6] Revista Vistazo, No. 1239 Abril 11/2019.

[7] Alianza fraternal.

[8] p. Cit., p. 19.

[9] p. Cit., p. 17.

[10] En posesin del secreto de la alegra, Alice Walker, Barcelona, PLAZA & JANS EDITORES, S. A., 1993, p. 43.

[11] p. Cit., p. 239.

[12] Tomado de En posesin del secreto de la alegra (p. 241), de Alice Walker: Ach es yoruba y significa: el poder de hacer que las cosas ocurran. Energa. Mbele significa: Adelante! en kiswahili.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter