Portada :: frica :: Agresin militar en Libia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-04-2019

Libia
Khalifa Haftar cuenta con luz verde para conquistar Trpoli

Mustafa Fetouri
Middle East Monitor

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


 

Gritando consignas ante los fretros de quienes perdieron la vida en el ataque de las fuerzas del comandante Khalifa Haftar sobre la barriada de Abu Salim en una ceremonia de funeral celebrada en la Plaza de los Mrtires de Trpoli el 17 de abril de 2019
(Foto: Hazem Turkia/Anadolu Agency)

Cuando el Ejrcito Nacional de Libia (ENL) lanz su actual ofensiva sobre Trpoli por orden del mariscal de campo Khalifa Haftar, sus partidarios regionales y simpatizantes internacionales negaron rpidamente cualquier conocimiento previo del ataque emprendido. Francia, en particular, miembro importante de la Unin Europea (UE) y partidario de Haftar, neg con vehemencia la acusacin de Italia de que estaba conspirando con el hombre fuerte del este de Libia. Estados Unidos y otros pases relevantes quisieron tambin distanciarse de la embestida en Trpoli tan pronto como comenz. A Gran Bretaa nunca le gust Haftar, por lo que se salv del estruendo de sus aliados occidentales.

Incluso el principal patrocinador de Haftar, los Emiratos rabes Unidos (EAU), neg cualquier conocimiento previo o participacin en lo acontecido. Para distanciarse ms del ataque a Trpoli, los EAU firmaron la declaracin ministerial del G7 emitida por los ministros de Relaciones Exteriores del grupo durante su reunin en Francia el 5 de abril.

Una semana antes, el Consejo de Seguridad de la ONU tambin haba pedido moderacin en un comunicado de prensa al no haber podido adoptar una postura ms formal. Tampoco pudo acordar, a causa del veto ruso, la resolucin completa por la que Gran Bretaa haba estado presionando, debido a que el borrador del texto nombraba como agresor al ENL.

Sin embargo, a pesar de todas las negativas, muchos pases no solo saban de antemano lo que Haftar estaba haciendo, sino que tambin le prometieron que miraran hacia otro lado mientras se diriga hacia Trpoli. Sin decir nada realmente, le estaban diciendo que hiciera lo que tuviera que hacer, pero que lo hiciera con rapidez.

Por ejemplo, EE. UU. retir su contingente militar de Trpoli el 7 de abril, solo tres das despus de que el ENL hiciera su primer movimiento hacia el oeste. Una cifra desconocida de tropas estadounidenses fue reubicada debido a la respuesta por las condiciones de seguridad sobre el terreno, segn explic el AFRICOM estadounidense. Esto es fcil de interpretar como la luz verde de Washington para que Haftar siga adelante con la certeza de que EE. UU. no va a intervenir.

Egipto y los EAU, dos partidarios de Haftar en la regin, brindaron asistencia al ENL en trminos de hardware militar, financiacin y, probablemente, inteligencia. Arabia Saud tambin particip, proporcionando financiacin o equipamiento, as como influencia poltica y diplomtica. El mariscal de campo de Libia visit El Cairo y se reuni con el presidente Abdel Fatah Al-Sisi el 14 de abril, justo despus de la visita de este ltimo a Washington. Es cierto que Al-Sisi le dijo que la administracin de Trump, a pesar de sus declaraciones pblicas, se acomodara a su accin sobre Trpoli.

Por otra parte, pases como Qatar, Turqua, Italia y cada vez ms Gran Bretaa apoyan al Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia (GAN) en Trpoli. Doha y Ankara nunca han dejado de ayudar a las milicias aliadas con el GAN, particularmente en Misrata, al este de la capital. Italia tiene un gran inters en apoyar al GAN teniendo en cuenta el flujo de migrantes desde el oeste de Libia, as como los proyectos de petrleo y gas del gigante energtico ENI.