Portada :: frica :: Agresin militar en Libia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2019

Libia
El sueo contenido del mariscal Hafther

Guadi Calvo
Rebelin


Mientras entre 15 y 25 mil hombres del Ejrcito Nacional Libio (ENL) que responden al auto ungido mariscal de campo Khalifa Hafther, se encuentran a unos 25 kilmetros de la ciudad de Trpoli, con 2 millones de habitantes, el ltimo enclave en posesin del Gobierno de Unidad Nacional (GNA) impuesto por Naciones Unidas y encabezado por el Primer Ministro, Fayez al-Sarraj , a quien el jueves 11 el fiscal militar del ENL dict una orden de arresto junto a otras 22 personas por cometer crmenes y apoyar el terrorismo en Libia, se prepara para el asalto final a la embestida que ya cumpli diez das (Ver: Libia: La incertidumbre como hoja de ruta.), Naciones Unidas estima que cerca de 12 mil personas ya han abandonado la ciudad.

Hafther se ha reunido en el Cairo, con el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi , su principal aliado poltico, donde segn la declaracin oficial discutieron su lucha en comn contra el terrorismo.

Aunque a nadie se le puede escapar que est reunin se produce apenas cuatro das despus que el presidente egipcio se reuniera con Donald Trump en la Casablanca de donde sali bendecida su intencin de mantenerse en el poder por lo menos una dcada ms.

Es imposible que la reunin entre los dos generales africanos, no se haya mencionado la reunin del egipcio con Trump y que el neoyorkino no le haya enviado alguna seal por tan conspicuo, mensajero a Hafther. Recordemos que las relaciones entre los Estados Unidos y el ahora hombre fuerte de Libia, desde los aos ochenta han sido sumamente ricas, ya que el otrora admirador y amigo personal del Coronel Mohamed Gadaffi, tras romper con el lder libio despus el desastre de la guerra con Chad (1978-1987) de la que Hafther fue el principal responsable. El ahora mariscal vivi durante los siguientes 25 aos a unos pocos kilmetros del cuartel general de la CIA, en Langley estado de Virginia y para muchos ha sido un intenso colaborador de la Compaa en sus operaciones contra su propio pas. Adems hace pocas semanas el gobierno de Trump record que las reservas petroleras libias, las ms grandes de frica, son fundamentales para mantener bajos los precios mundiales.

Mientras la cumbre del Cairo se desarrollaba se conoci oficialmente que ya han muerto 121 personas y otras 536 resultaron heridas, otras fuentes sealan que los muertos de la semana anterior llegaron a 300, tras el cruce de artillera entre los sitiadores y las fuerzas de defensa, un cumulo de milicias inorgnicas que operan en Trpoli, junto a las de Mistara y Zintn, reunidos bajo el nombre de Operacin Volcn de la Ira.

La actual crisis Libia, ha vuelto a hacer crujir la unidad Europa, por los diferentes intereses petroleros en el pas norafricano que tienen Italia y Francia, adems de temer, que una nueva ola de refugiados verdaderamente imparable se lancen al Mediterrneo, provocada por la intensificacin de los combates. Oficialmente en diferentes centros de detencin diseminados fundamentalmente en el sur de la capital, sean abandonados por sus guardianes. El nmero oficial de refugiados no llega a los 10 mil, aunque se sabe que el total de los que han llegado Libia de diferentes pases de frica y Asia, en bsqueda de pasar a Europa sobrepasa el milln de almas. De ellos ms de 11 mil lo han hecho desde enero, de los que han muerto cerca de 283, segn la ONU. Durante 2018 los muertos al intentar el cruce fueron 2200 personas una cifra bstate menor se la compara con los 3 mil de 2017.

Pero la cuestin de los refugiados es solo un aspecto de los fuertes inters europeos en Libia, entre las petroleras ENI (italiana) y la TOTAL (francesa) ha estallado una importante disputa. Por un lado a Paris le interesan mantener las prebendas otorgadas por Hafther, recordemos que apenas un ao atrs el mariscal permaneci una larga temporada internado en Francia (Ver: Libia: Rquiem para un traidor.). Lo que sin duda produjo un importante acercamiento con Macron, lo que ha dado lugar a un fuerte cruce diplomtico con Italia, cuyo viceprimer ministro el neofascista Matteo Salvini, declar: En Libia, Francia no tiene inters en estabilizar la situacin, probablemente porque tiene intereses petroleros que se oponen a los de Italia. El fin de una guerra o el comienzo de otra?

El Ejrcito Nacional Libio (ENL) que lidera Hafther y controla dos tercios del pas, que incluye todo el litoral a excepcin de Misrata, Trpoli y la lnea costera desde la capital hasta la frontera con Tnez, es la nica fuerza militar organizada que se estima en unos 85 mil hombres, que se ha ido engrosando de manera constante, gracias a los pactos con las diferentes tribus de Fezzan, la regin del sur del pas, que termin de conquistar en febrero pasado, a las que tambin se le sumaron combatientes chadianos y sudaneses. Tambin cuenta con el Saiqa (Rayo), un cuerpo de elite de unos 3500.

La decidida ofensiva de Khalifa Hafther contra Trpoli, ha sorprendido no solo a los gobiernos de occidente, sino tambin a todos quienes han estado siguiendo la cuestin libia con suma atencin. Muchos de los gobiernos e instituciones con injerencia en Libia desde la cada de Gadaffi como Naciones Unidas, Estados Unidos, la Unin Europea y el bloque del G7 han exigido una tregua inmediata y una salida poltica a la nueva crisis.

La posibilidad de que las fuerzas de Hafther tomen finalmente Trpoli, podra traer apareja el fin de la guerra civil post-Gadaffi, protagonizada un nmero indeterminado de facciones y milicias que van desde grupos de narcotraficantes y contrabandistas a milicias vinculadas a al-Qaeda y el Daesh, un gran protagonista en este juego macabro, que pusieron a Libia tras ochos aos de una anarqua absoluta, en el universo de los Estados Fallidos.

Khalifa Hafther, quien visit Arabia Saudita, para reunirse con el rey Salman bin Abdul Aziz, pocos das antes de su operacin militar contra Trpoli, habra recibido el fuerte apoyo de Riad, y la promesan de asistencia financiera para la concrecin de ese objetivo, adems cuenta con el apoyo no solo de Francia y Egipto, de los Emiratos rabes y un nmero creciente de pases europeos. Segn la prensa occidental tambin Rusia, apoya a Hafther, quien ha visitado al menos en dos ocasiones Mosc, aunque un sugestivo error del canciller ruso Sergei Lavrov, en su ltima visita a El Cairo, donde declar: Todava estamos en contacto con el General de Divisin Khalifa Hafther y el Primer Ministro al-Sarraj... y pedimos que se ponga fin a estos enfrentamientos y que las partes comiencen a negociar. Quien conozca la trayectoria de Lavrov, sin duda el canciller ms brillante de este tiempo, sabe que es imposible que cometa un gafe semejante, en un punto tan candente como el que se vive por estas horas, la degradacin de Lavrov al Mariscal de Campo sin duda es una seal clara del desacuerdo ruso.

Para Naciones Unidas, que se ha opuesto desde siempre a las ambiciones de Khalifa Hafter, el mariscal podra intentar perpetuarse intentando repetir la experiencia del coronel Gadaffi, aunque hay que tener en cuenta que cuando el coronel lleg al poder con solo 27 aos, mientras que Hafter ya tiene 75 aos.

Otro de los desairados con la ofensiva ha sido nada menos que el Secretario General de la Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien esperaba avanzar en el proceso de paz y reconciliacin del pas, en las reuniones que se haban pactado para los das 14 y 15 de abril en la ciudad de Ghadames, a unos 600 kilmetros al sudoeste de Trpoli.

El Daesh, la organizacin terrorista ms importante con presencia en Libia, y que lleg a tomar dos ciudades importantes coma Dara, en el este y Sirte, en 2015, a la que declar capital del califato, con el valor simblico de ser el lugar de nacimiento y muerte del coronel Gadaffi, de donde fueron expulsado al ao siguiente, desde entonces ha sufrido fuertes y constantes ataques del ENL, aunque se sigue moviendo con suma rapidez en las reas del sur de Trpoli, atac la ciudad de Fuqaha, controlada por combatientes leales a Hafther, buscando hacer notar su presencia para fortalecer su imagen y llamar a voluntarios sabiendo que despus de Trpoli, sern el prximo del mariscal.

Puede ser que Hafther, detenga el asalto, manteniendo a sus hombres a las afueras de Trpoli, tratando de tomar la ciudad por desgaste y evitar los combates urbanos, que podra convertirse en una masacre, incluso, sin precedentes en Libia.

Cunto tiempo Hafther ms podr dominar su ansiedad por tomar Trpoli? nadie lo sabe, aunque quizs, estar tan prximo a cumplir el sueo contenido por tanto aos, de ocupar el lugar del Coronel Gadaffi, aunque tan solo sea por un rato, le haga dar el paso en falso que provoque su ltima matanza.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter