Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2019

Patria

Juan Rivera
Rebelin


Por el reiterado abuso que se hace al usarlo el trmino patria corre el riesgo de convertirse en un significante vaco: en l cabe todo. Bajo su paraguas lo mismo se cobijan el decimonnico poeta jienense Bernardo Lpez (Oigo patria tu afliccin) sembrando en las mentes sacerdotes que piden guerra al pie del altar respaldados por vrgenes henchidas de patrio ardor, el entonces obispo de Cracovia Karol Wojtyla (Pensando Patria1974) y sus mortificantes versos o Buenaventura Carlos Aribau -sin lazo amarillo- para hacer una Oda a la Patria catalana. Y los tres citados, como los miles que la han utilizado, crean que la definicin correcta era la suya.

Como palabra tiene poco de realidad y mucho de universo sentimental al que nos agarramos o con el que nos identificamos. De ah su vigencia. De ah el inters del poder en que el foco se concentre en los smbolos y no en las realidades sociopolticas tan duras para el espaolito de a pie. Al conseguir poner las vsceras en primera lnea garantiza que sus privilegios nunca sern cuestionados.

A los que nos hemos amamantado con el me duele Espaa unamuniano o el Maana efmero de Machado (La Espaa de charanga y pandereta, cerrado y sacrista...) nos rechinan los dientes ante la apropiacin que las derechas hacen del trmino patria con nuestro silencio y sin nuestra denuncia.

Porque, siguiendo a Machado, somos los herederos, aunque les pese, de esa Espaa que quiere vivir y a vivir empieza, del Miguel Hernndez que clama Decir madre es decir tierra que me ha parido (poema Madre Espaa) y llevamos en el corazn la rabia que grita Nosotros somos quien somos/Basta de historia y de cuentos! (Espaa en marcha. Gabriel Celaya) para acabar con la carne de gallina reviviendo la angustia de Cernuda La existencia espaola llegada al paroxismo/Estpida y cruel como la fiesta de los toros/Un pueblo sin razn, adoctrinado desde antiguo.../Muera la Inteligencia, predestinado estaba/ a acabar adorando las cadenas/... S yo soy espaol, lo soy/a la manera de aquellos que no pueden/ Ser otra cosa... (poema Es lstima que fuera mi tierra) hasta condensar en dos sublimes lneas la nostalgia amarga del exilio Hoy las nubes me trajeron/volando el mapa de Espaa.... (Alberti. Versos y canciones del Paran.Cancin 8).

Por ello desde la izquierda y mucho ms desde la que sigue la estela de Jos Daz, Pasionaria, Grimau, agrupaciones guerrilleras antifranquistas, resistencia pacfica, abogados de Atocha... y sembr crceles y cunetas de combatientes por la libertad se puede -y se debe- trazar la lnea del s y del no.

Mi patria no es la intolerancia ni la ira parapetada tras una bandera rojigualda. Ni la que subraya A Dios rogando mientras con el mazo abre la cabeza del disidente. Ni la que etiqueta a los antiespaoles y expide certificados de patriotismo mientras ajusta/esconde sus cuentas en un paraso fiscal.

Mi patria no es el refugio de los canallas. Esos que ayer guardaron silencio frente a los desahucios y la corrupcin, hoy lo hacen ante la ignominia de las cloacas del Estado y siempre lo guardarn ante la Injusticia.

A mi patria no la representa el chulo de barra dispuesto a crucificar a quien lucha mientras se inclina para servir de felpudo al poderoso.

Mi patria s es la ternura de los pueblos que alzan la voz en distintas lenguas hasta cantar con el mismo tono La Internacional, las compaeras en la calle defendiendo pensiones, educacin, sanidad... porque en la calle, codo a codo, somos mucho ms que dos. Mi patria es la dignidad de mandar en tu hambre, el preferir morir de pie antes que vivir de rodillas, el rebelarse todos a una frente al comendador que te humilla.

Mi patria es el jaramago que tie de amarillo la fosa donde an mal yacen los enterrados sin nombre y sirve de baliza contra el olvido. Mi patria es el pas plural, solidario e integrador donde caben las diferencias, las hermanas Fandio -Coralia y Maruxa- paseando con orgullo en Santiago vestidos y maquillajes excntricos como oposicin al franquismo porque se niegan a teirse de luto como ha hecho la gente de bien.

Es ese pas donde habitaron quienes an en el exilio, campos de concentracin o batallones disciplinarios de posguerra mantuvieron la cabeza alta. Es la mano que acaricia el cuerpo inerte que apareci en la baha, del emigrante que intent dejar atrs guerra y miseria porque sabe que ese rostro fue el de su padre y su abuelo.

Mi patria es el trabajador que prefiere andar cansado todos los caminos y veredas en lugar de ir ms cmodo montado en un caballo de odio entrenado por el seorito para reconquistar a sangre y fuego a otros tan desgraciados como l.

Mi patria es la de todos y todas que, aunque conscientes de los errores cometidos y sabiendo que lo podramos haber hecho mucho mejor preferimos escribir torpemente nuestra historia antes de dejar que quien nos quiere aniquilar nos la reescriba.

Juan Rivera. Colectivo Prometeo

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter