Portada :: Espaa :: Monarqua frente a Repblica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-04-2019

Abril por la Repblica (y IV)
La Repblica en guerra

Vctor Arrogante
Rebelin


La Segunda Repblica, fue una etapa de la historia caracterizada por favorecer el progreso social, poltico y de las libertades pblicas. Qued rota en 1936 por la sublevacin militar fascista y la guerra. En su corta historia nada le fue fcil.

Miguel de Unamuno, que contribuy al restablecimiento de la Repblica, cuando apenas haban transcurrido seis meses de su proclamacin, manifest a un amigo: "Me pregunta usted que cmo va la Repblica. La Repblica, o res-pblica, si he de ser fiel a mi pensamiento, tengo que decirle que no va: se nos va. Esa es la verdad". Y as fue. El advenimiento de la Segunda Repblica coincidi con una etapa de crisis econmica internacional de 1929 y de crisis de los sistemas democrticos; en Europa exista un predominio de dictaduras, que har ms difcil el desarrollo de reformas en Espaa.

Durante los meses de abril a diciembre de 1931, se aprob la Constitucin republicana. En el primer bienio (1931-1933) la coalicin republicano-socialista presidida por Manuel Azaa, llev a cabo diversas reformas que pretendan modernizar el pas. El segundo bienio (1933-1935), llamado por las izquierdas bienio negro, estuvo gobernado por el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, apoyado desde el parlamento por la derecha catlica de la Confederacin Espaola de Derechas Autnomas (CEDA), que pretendi derogar las reformas del primer bienio.

La tercera etapa viene marcada por el triunfo de la coalicin de izquierdas del Frente Popular, en las elecciones generales de 1936, y que solo pudo gobernar en paz durante cinco meses. En la tarde del 17 de julio, se conoca que en el Protectorado de Marruecos se haba iniciado una sublevacin militar. Al da siguiente la sublevacin se extendi a la pennsula y las organizaciones obreras (CNT y UGT) reclamaron "armas para el pueblo", a lo que el gobierno de Casares Quiroga se neg, teniendo que dimitir por ello.

El nuevo Gobierno presidido por Martnez Barrio, lder de Unin Republicana, incluy en su gabinete a polticos moderados, dispuestos a llegar a algn tipo de acuerdo con los sublevados que no result. Emilio Mola se neg a cualquier tipo de transaccin, lo que provoc la cada del Gobierno. Azaa nombr el mismo domingo 19 de julio a Jos Giral, que form un gobierno nicamente integrado por republicanos de izquierda, con el apoyo explcito de los socialistas. Giral tom la decisin de entregar armas a las organizaciones obreras. Se inici una revolucin social para defender la Repblica.

Tras el golpe de Estado fascista, el Frente Popular controlaba el 72% del territorio, que albergaba una poblacin de 15,2 millones, sobre un total de 24,2 millones. Contaba con el aparato completo de la Administracin; dispona de todas las reservas de oro del Banco de Espaa. El Frente Popular poda contar con casi toda la industria militar y civil, industria qumica, las minas de carbn y de hierro, industria metalrgica, los altos hornos, la mayora de los cultivos de regado, con la mitad de la produccin de cereales y ganadera. Bajo su control, quedaron las fbricas de armas de Toledo, Murcia, Trubia, Reinosa, Eibar y Plasencia. Dependa del Gobierno, algo ms del 50% de los soldados; el 81% de los aviones disponibles, y casi toda la armada. Con todos estos recursos, el Frente Popular perdi la guerra, por diferentes factores claves.

Muy favorable result la unidad poltica y del mando militar del ejrcito de Franco −nombrado a finales de septiembre de 1936 jefe del Estado, ttulo que ostent y mantuvo hasta su muerte en 1975−. Franco unific en un solo partido los movimientos carlistas y falangistas. En general los recursos externos fueron favorables al ejrcito de Franco. Los franquistas contaron con la neutralidad de Inglaterra y EEUU. Inglaterra identific al bando republicano como revolucionario y de alto riesgo de dictadora comunista si ganaban.

Julin Besteiro, en mensaje por Unin Radio la noche del 5 de marzo de 1939, dej su opinin de cmo se haba gestionado la Repblica desde la Batalla del Ebro. "La verdad real: estamos derrotados por nuestras propias culpas". Vena a decir que la derrota se produca "por habernos dejado arrastrar a la lnea bolchevique, que es la aberracin poltica ms grande que han conocido quizs los siglos". A continuacin tomo la palabra el anarquista Cipriano Mera, albail de profesin, que haba llegado a mandar el IV Cuerpo de Ejrcito, quien pronunci el discurso ms duro, vertiendo graves acusaciones contra Negrn. La ltima intervencin sera la del coronel Segismundo Casado, quien leera un discurso ms dedicado a los que le escuchaban al otro lado de las trincheras que a los de la zona republicana. Se estaba fraguando un golpe de Estado.

Tras la dimisin de Giral, el presidente de la repblica Manuel Azaa encarg la formacin de un "gobierno de coalicin" a Francisco Largo Caballero, lder socialista de UGT. Largo Caballero, que asumi tambin el ministerio de Guerra, dio entrada en el gabinete al mayor nmero posible de representaciones de los partidos y sindicatos. La formacin no se complet hasta dos meses despus, con la integracin de cuatro ministros de la CNT, entre ellos la primera mujer ministra en Espaa, Federica Montseny. Las tropas sublevadas ya estaban a las afueras de Madrid.

El nuevo gobierno de Largo Caballero, autoproclamado "gobierno de la victoria", dio prioridad a la guerra. El programa poltico que puso en marcha, tuvo como principal medida, la creacin de un nuevo ejrcito y la unificacin de la direccin de la guerra. Los dirigentes sindicales de UGT y CNT, al aceptar e impulsar el programa, "estuvieron de acuerdo en que la implantacin del comunismo libertario, a que aspiraba la CNT, o de la sociedad socialista, que pretenda la UGT, deba esperar al triunfo militar".

El siguiente nuevo gobierno que form el socialista Juan Negrn en mayo de 1937 respondi al modelo de las coaliciones de Frente Popular. Segn Santos Juli (Un siglo de Espaa, 1999), detrs de este gobierno estaba Azaa, que pretenda "un gobierno capaz de defenderse en el interior y de no perder la guerra en el exterior. Con Prieto a cargo de un Ministerio de Defensa unificado, sera posible defenderse; con Negrn en la presidencia, se podan abrigar esperanzas de no perder la guerra en el exterior.

Poco antes de que finalizara la batalla del Ebro se produjo un hecho determinante para la derrota de la Repblica. El 29 de septiembre de 1938 se firmaban los Acuerdos de Mnich entre Gran Bretaa y Francia, por un lado, y Alemania e Italia, por otro, que cerraba toda posibilidad de intervencin de las potencias democrticas a favor de la Repblica. De nada sirvi que Negrn anunciara ante la Sociedad de Naciones, la retirada unilateral de los combatientes extranjeros que luchaban en la Espaa republicana. El 15 de noviembre de 1938, las Brigadas Internacionales desfilaban como despedida por la avenida Diagonal de Barcelona.

La ltima operacin militar de la guerra fue la campaa de Catalua, que acab en un nuevo desastre para la Repblica. El 26 de enero de 1939 las tropas de Franco entraban en Barcelona. El 1 de febrero de 1939, en la sesin del Congreso en el castillo de Figueras, Negrn redujo los 13 puntos que asentaban las bases para una futura convivencia entre todos los espaoles, a las tres garantas que presentara a las potencias democrticas como condiciones de paz: independencia de Espaa, que el pueblo espaol sealara cul habra de ser su rgimen y su destino y que cesara toda persecucin y represalia en nombre de una labor patritica de reconciliacin. Juan Negrn, marca con palabras lapidarias el final de la contienda: "La paz negociada, siempre; la rendicin sin condiciones para que fusilen a medio milln de espaoles, nunca".

El coronel Segismundo Casado, jefe de los ejecitos del centro, consideraba que no era posible continuar la resistencia debido a la gran desmoralizacin de las tropas y la escasez de armamento. Pretende deponer al gobierno Negrn y sustituirle por otro que negocie el fin de la guerra con Franco, poner fin a la contienda sin derramamiento de sangre. No lo consigui. Haba mantenido contactos con la red de espas franquistas y con la Quinta Columna de Madrid; con el apoyo del socialista Julin Besteiro, Wenceslao Carrillo, Cipriano Mera, y el general Jos Miaja. El golpe traidor, provoc un duro enfrentamiento entre republicanos, entre los que apoyaban la negociacin de paz con Franco y los que pretendan resistir hasta el final e intentar que la guerra de Espaa, enlazase con el comienzo de la que se cerna sobre Europa. En una semana, se produjeron ms de 20.000 vctimas.

El Consejo Nacional de Defensa, presidido por el general Miaja se hace con el control de Madrid, tras duros enfrentamiento entre las tropas republicanas e inicia las diligencias con el Gobierno de Burgos con el objetivo de acordar la paz. Franco no acept ninguna de las concesiones que le haban prometido a Casado si daba el golpe. Haba fracasado.

Manuel Azaa en La velada en Benicarl, enumeraba, por orden de importancia, a los enemigos de la Repblica: "la poltica franco-inglesa; la intervencin armada de Italia y Alemania; los desmanes, la indisciplina y los fines subalternos que han menoscabado la reputacin de la Repblica y la autoridad del Gobierno"; por ltimo sealaba a las fuerzas propias de los rebeldes. "La situacin de Espaa no tiene remedio. All no queda nada: ni Estado, ni riqueza, ni comercio, ni industria, ni hbitos de trabajo, ni posibilidad de encontrarlo, ni respeto que no sea impuesto por el terror. Dos millones de espaoles menos, entre muertos, emigrados y presos. Solamente en Madrid hay ciento cincuenta mil presos". Todo fue una conspiracin.

El 26 de marzo, Madrid es tomado por las tropas franquistas. El Ejercito Popular republicano ya no opuso resistencia. En el 1 de abril, la guerra y la Repblica haban terminado, dando paso a la dictadura y la represin.

@caval100

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter