Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2019

Espaa electoral (I)
Formas de Gobierno

Antonio San Romn Sevillano
Rebelin


El significado ltimo de unas elecciones generales son las distintas formas de gobierno que nos proponen los partidos candidatos. Es evidente que no es lo mismo la propuesta de gobernanza de Vox que la de Unidas Podemos. Ni tampoco lo son las propuestas de PP, Ciudadanos y del PSOE. Ni siquiera lo son las del PP, Ciudadanos y Vox entre s aunque se parezcan como hermanos mellizos-, ni lo son la del PSOE y la de Unidas Podemos, que an debieran diferenciarse ms.

Todas las propuestas, no les queda ms remedio hoy por hoy, se envuelven en el significante del concepto de Democracia. Pero unas propuestas son ms democrticas que otras. Algunas, claramente antidemocrtica, autoritarias, o de la cosmovisin neoliberal neofascista.

La democracia espaola

El Democracy Index de The Economist sita a Espaa como una de las 20 democracias plenas del mundo. Qu entiende por Democracia The Economist? Para realizar su clasificacin, se basa en factores como el proceso electoral, pluralismo poltico, libertades civiles, funcionamiento del Gobierno y participacin poltica. Hoy por hoy, si estos conceptos no se explicitan con claridad y en profundidad, slo son lemas publicitarios propaganda poltica pasada por el marketing comercial-, del neoliberalismo salvaje que defiende The Economist.

Ciertamente, todas esas premisas se pueden encontrar explicitadas en el planteamiento poltico espaol. Otra cuestin es su prctica cotidiana en una sociedad completamente mediatizada por los grandes poderes econmicos, verdaderos detentadores de la voluntad y la realidad poltica nacional e internacional.

Analizando la premisa de funcionamiento del Gobierno, se puede considerar democrtico un pas en el cual el Gobierno del PP, al menos, encabezaba la direccin del partido considerado por los jueces como una organizacin para delinquir?

Se puede considerar una democracia un pas cuyo Gobierno ha utilizado el Ministerio de Interior para intereses partidistas? [1]

Se puede considerar una democracia cuyos dos principales partidos, PP y PSOE, han legislado siempre en pro de intereses particulares contra los sociales?

Se puede considerar democrtico un pas en el que los medios dominantes de comunicacin estn controlados por los grandes poderes econmicos y han colaborado con su hacer meditico en la corrupcin sociolgica del pas?

Evidentemente se puede considerar positivo el pluralismo partidista. Siempre que se consideren partidos distintos PP, Ciudadanos y Vox, entre otros, y no facciones de los mismos intereses econmicos.

P or mucho que nos martilleen con ello los protagonistas, an vivos e interesados, de la Transicin, en Espaa nunca ha existido un Estado, una Sociedad democrtica ms que en sus formas. Nunca ha sido la voluntad del pueblo espaol la que ha gobernado la nacin. El Estado franquista evolucion en una perfecta performance hasta el actual estado democrtico poniendo en prctica las premisas que seala The Economist. Una performance en la que han colaborado los franquistas, sus herederos polticos, muchos socialistas, algunos comunistas, y, sobre todo, los llamados poderes fcticos.

Lo que llamamos Poderes Fcticos gobernaron y gobiernan por nosotros. Si bien, durante estos cuarenta aos, los tales Poderes Fcticos han evolucionado adaptndose a los tiempos globalistas que nos toca vivir. 

Los poderes fcticos  

Aunque son invisibles, no por eso son menos reales.[2]  

Ejrcito

Es evidente que el poder fctico innegable del Ejrcito no es el mismo que el del Ejrcito franquista de la Transicin. Aunque an den coletazos como un pez moribundo algunos de sus miembros fieles al franquismo. Muchos de los militares en activo han sido educados/formados ideolgicamente en el espritu franquista, aunque han sufrido un aggiornamento a los tiempos otanistas que viven. La OTAN, una organizacin belicista, imperialista y terrorista, cuya finalidad primordial es defender los intereses de las grandes corporaciones multinacionales de EEUU y la UE.[3] La Iglesia Catlica

El poder de la Iglesia Catlica no se muestra tan abiertamente totalitario e inquisitorial como en tiempos del Dictador. Sin embargo, la gran mayora de la jerarqua y sus partidarios evidencian su pretensin de imponernos a todos los espaoles su ideario, manifestando continuamente su apoyo a las propuestas de los partidos ms neoliberales, o incluso fascistas como Vox. Forma parte, por otro lado, de la corrupcin econmica y social en que se sustenta la derecha sociolgica espaola. Se torna dolorosamente anticristiana Que como yo os he amado, as tambin os amis unos a otros, Juan, 13, 24- con sus formas de rechazo a medidas socialmente aceptadas como el divorcio, la eutanasia, el aborto, leyes contra la discriminacin sexual, a favor de la discriminacin sexual y econmica en las escuelas. Nunca se manifiestan tan agresivamente contra la pobreza, la injustica laboral, las carencias en la educacin y la sanidad pblicas, la mala e injusta aplicacin de la ley de Dependencia, los encarcelamientos injustos [4], las muertes en las crceles, el feminicidio, y tantas injusticias ms. No parece importarles mucho el sufrimiento de los ciudadanos comunes.

Cierto es que en cualquier sociedad hay cristianos hasta entre los ateos, e incluso entre los catlicos espaoles.

El Poder econmico

Del poder fctico econmico de los grandes capitales nacionales e internacionales, slo con decir que son quienes realmente gobiernan desde las sombras ms abyectas de la corrupcin moral, est todo dicho en una sociedad tan evidentemente injusta como la espaola. Comprobar cmo la prensa nacional e internacional no alza la voz contra el rescate de una banca claramente corsaria, al tiempo que los grandes grupos mediticos- estn contra la sanidad y la educacin pblicas, estn contra las pensiones pblicas y a favor de las privadas, la proteccin de los grandes defraudadores y el desmantelamiento del sistema de la Fiscalidad pro-estatal. Slo hay que seguir la legislacin de los sucesivos gobiernos estatales, y hasta muchos autonmicos, cuya preferencia ha sido y es la preservacin y aumento de los privilegios de los grandes capitales. Recolectando las migajas de los beneficios los subordinados partidos gobernantes. El aumento de la brecha econmica entre las grandes fortunas y el resto de clases, incluso esas clases medias que simula defender el diario El Pas, sigue aumentando. Ver el artculo de Rosa Guevara Landa, Las 'clases medias' (y las menos medias) en un editorial de El Pas.[5]

La principal herramienta ideolgica de este poder econmico son los grandes grupos mediticos, de los que son dueos.[6]

Notas:

[1] Rosa Mara Artal, Watergate contra Podemos,

htts://www.eldiario.es/zonacritica/Watergate-Podemos_6_883021713.html

[2] Jos Cavero, poderes fcticos en la democracia, Espasa Calpe, 1990

[3] Entre otros: Daniele Ganser, Los ejrcitos secretos de la OTAN: la Operacin Gladio y el terrorismo en Europa occidental, El Viejo Topo, 2010

[4]  Csar Manzanos Bilbao, Vctimas mortales de la crcel,

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=254953

[5] Rosa Guevara Landa, Las 'clases medias' (y las menos medias) en un editorial de El Pas.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=254887

[6] "El 74,8 por ciento de los periodistas cede a las presiones ante el "miedo" y las "represalias" a ser despedido o relegado en la asignacin de trabajos, principalmente los autnomos, y un 57,2 % de los profesionales de los medios reconoce que se autocensura". Agencia EFE, Periodismo Informe. El 75 % de los periodistas cede a las "presiones" y el 57 % se autocensura, 15 dic. 2016, https://www.efe.com/efe/espana/sociedad/el-75-de-los-periodistas-cede-a-las-presiones-y-57-se-autocensura/10004-3125682

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter