Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2019

Flores, libros, Sant Jordi y la carta del President 2.0

Rosa Guevara Landa
Rebelin


Para las que aman los libros y las rosas y plantan cara a las manipulaciones

Me jubil hace dos aos y apenas me entero de lo que sucede en las interioridades de la Administracin catalana (que suelen tener su miga!). Mi compaera en cambio, que tambin se jubil, sigue vinculada a sus antiguas compaeras de trabajo... y se entera de casi todo. Son ellas las que le han hecho llegar una carta del President Torra dirigida a todos los funcionarios (o a todos los trabajadores, no puedo precisar) de la Administracin.

Mi compaera me la ha reenviado. No sale de su asombro; yo tampoco. Ni del silencio de las formaciones que se dicen de izquierdas. La he traducido y se la comento brevemente. Con cinco puntos; el primero:

Estimado, estimada,

Me complace dirigirte este mensaje con motivo de la Diada de Sant Jordi como presidente de la Generalitat.

Nunca he entendido este tuteo con personas que, en su gran mayora, Torra apenas conoce o directamente no conoce. Ms all de ello, la carta la firma, efectivamente, el presidente de la Generalitat. De este modo: Quim Torra i Pla, President de la Generalitat de Catalunya. Retengamos este dato.

El segundo punto de la carta:

La diada de Sant Jordi es, para m, la ms hermosa y gozosa que celebramos en Catalua. Su sentido histrico, la leyenda, la literatura y los libros por todas partes, y las rosas que llenan de color las calles, las casas y los corazones de los catalanes. Sant Jordi, el patrn de Catalua, es un smbolo de fuerza, de determinacin, de lucha. No es tan slo un hroe; son unos ojos que miran una tierra, es la mirada de la historia, de la vida y de la libertad. Sant Jordi es una fiesta de cultura y de amor, un da de reivindicacin de la identidad y de una esperanza de futuro en plenitud. Quiero desearte que sea un da de felicidad para ti y para los tuyos.

Contra gustos no hay disputas y si al President Torra le parece que la diada de Sant Jordi sigue siendo la ms hermosa y gozosa que celebramos en Catalua, ser eso para l (y para quienes opinen como l), y, por lo tanto, no vale decir lo mismo respecto a otros das del relato nacional-secesionista como el 11S o el 1-O como a veces afirman. Uno u otro, pero no ambos a la vez como el da (en singular) ms hermoso y gozoso.

Lo de los corazones de los catalanes (incluidas las catalanas supongo) me suena un poco cursi pero en fin hay formulaciones peores!

En cambio, lo del patrn de Catalua a una le suena fatal y, aunque no ando muy puesta en asuntos de leyendas, ignoro qu sentido histrico puede tener algo que no es historia sino leyenda. La cosa, lo de Sant Jordi, ms o menos, va de lo siguiente (cuanto menos es una de las versiones): En un pequeo pueblo (Montblanc, en la Conca de Barber), apareci un da un malvado dragn que aterrorizaba a los vecinos (lo mismo sucede en muchas otras leyendas asociadas con San Jorge). Los vecinos, para evitar que sus ataques se convirtieran en una masacre, decidieron que haran un sorteo entre la poblacin y le entregaran al dragn una persona cada da (en otras versiones se habla de entrega de animales y de posterior entrega de personas por casi eliminacin de los primeros). Al poco sali elegida en el sorteo la hija del rey y, cuando iba a ser devorada por el monstruo (no antes, cuando fueron devorados otros vecinos/as de a pie), un caballero, muy valiente por supuesto, llamado Jordi o Sant Jordi se interpuso entre ambos, combati al dragn y logr vencerle. De la sangre del dragn muerto sali un rosal, del que el hidalgo eligi la flor ms bella y se la entreg a la princesa. El da conmemora la muerte del Sant Jordi, que, segn esa leyenda, tuvo lugar en el ao 303.

Para Torra, Sant Jordi es un smbolo de fuerza, de determinacin y de lucha. Tal vez o no. A m siempre me ha parecido la leyenda un relato muy de hombres heroicos, muy masculino, bastante cursi, de mujeres-princesas desvalidas y ms que santfico. Torra aade adems, para acabarla de arreglar, que no es tan slo un hroe; son unos ojos que miran una tierra, es la mirada de la historia, de la vida y de la libertad. Las interpretaciones son libres pero no veo ojos ni esa mirada de la historia, la vida y la libertad. Qu mirada ser esa? La princesa es Catalua, el dragn es Espaa y Sant Jordi es el pueblo cataln en lucha por su liberacin?

Sant Jordi es una fiesta, cada da ms mercantilizada por cierto, de cultura y de amor, y un da que el nacional-secesionismo ha reconvertido en los ltimos aos en una jornada de reivindicacin de la identidad catalanista excluyente, la suya, y de una esperanza de futuro en plenitud, es decir, de construccin de un nuevo muro-Estado que nos separe del resto de ciudadanas espaolas. El amarillo y los lacitos dominan calles y paradas y expulsan de esta fiesta a ms de la mitad de la ciudadana. Una vez ms. Es signo de distincin separatista.

Sea como fuere, este es el prembulo de la carta. El texto gira y, ms abiertamente y sin mala poesa, la poltica del pas que excluye toma el puesto de mando. Sigo copiando:

Aprovecho tambin este mensaje, que tan slo se interrumpi el ao pasado con el nefasto 155, para agradecerte el trabajo que haces. Nada de lo que se impulsa desde el Gobierno tendra sentido ni sera posible realizarlo sin tu trabajo, que es fundamental para sacar adelante el pas. Estos primeros meses a la presidencia de la Generalitat he podido comprobar la calidad y el compromiso de los servidores pblicos. Todo el pas debe sentirse orgulloso de vuestro trabajo, pero sobre todo os tenis sentir as vosotros mismos. Ha pasado momentos muy difciles estos ltimos tiempos y hay que destacar el valor de haber aguantado el timn de la nave cuando era ms difcil.

Aparte de la clara referencia partidista al 155, Torra gira la historia, la lee de nuevo en trminos de opresin de Espaa sobre Catalua, hace la pelota para quedar bien y jalear los odos de los suyos, los convencidos, y se olvida, porque quiere olvidarse, de los desmanes que los gobiernos de Mas, Puigdemont y el suyo propio han realizado contra los propios trabajadores de la Administracin y contra multitud de conquistas sociales. Desde reduccin de pagas hasta congelacin de sueldos pasando por la no contratacin de nuevos trabajadores. Lo de las retallades para entendernos, lo de los despropsitos de Boi Ruiz y Andreu Mas Colell. Como seguramente recordamos una de las Administraciones espaolas que menor porcentaje del PIB dedica a la enseanza pblica y ms dineros regala a la concertada (incluida la de lite y opusdeista, una autntica vergenza) es Catalua; tambin es una de las comunidades (acaso la primera) donde son ms costosas las matrculas en las universitarias pblicas. Ya se imaginan la excusa: la culpa la tiene Madrid que nos roba a los catalanes 16 mil millones anuales y mucho ms, incluida nuestra dignidad. Quina cara que tenen, quin rostre!

La carta sigue:

No hace falta recordar que vivimos tiempos complicados en la poltica catalana. Que este Sant Jordi no tendremos entre nosotros al Presidente Puigdemont y los consejeros de su Gobierno que estn con l en el exilio o que estn en prisin. Los tendremos muy presentes en una jornada de fiesta y sentido de comunidad.

Aparte de que Torra se olvida de algunas personas huidas que no han sido consejeras, el llamamiento a la agitacin poltica es ms que evidente (los tendremos muy presentes...), todas lo sufriremos maana de nuevo, y es clara la contradiccin de que el President de la Generalitat hable del President Puigdemont. Una institucin con dos presidentes? Uno real, el del poder alejado en plaza amiga y otro vicario?

El ltimo punto de la carta presidencial:

Catalua es una nacin magnfica con un potencial enorme. Tenemos retos y dificultades que debemos saber encarar. Es necesario que nadie se quede atrs en el camino de progreso y plenitud que queremos. Que todo el mundo pueda realizar su proyecto de vida en las mejores condiciones posibles. Este debe ser nuestro compromiso.

Lo de nacin magnfica recuerda el falsario sacar pecho nacional de cualquier nacionalista -Casado, Rivera o Abascal diran o han dicho ya tambin que Espaa es una nacin magnfica (creo que as lo expres Rajoy en su momento)- pero lo de que es necesario que nadie se queda atrs en el camino de progreso y plenitud que queremos, que todo el mundo pueda realizar su proyecto de vida en las mejores condiciones posible suena a burla, a desconsideracin de millones de ciudadanas y ciudadanos (sobre todo ciudadanas) que lo estn pasando como lo estn pasado. Mal, muy mal: paro, bajos sueldos, accidentes laborales, desconsideracin de su trabajo y sus preocupaciones. Est claro que Torra habla para los suyos y esas dificultades econmico-sociales y culturales no son acuciantes entre los suyos.

Buen Da del Libro!, nos desea Torra. Yo tambin les deseo un buen da del libro y de las rosas, sin estrelladas, sin permanente agitacin nacional-separatista, sin amarillos excluyentes que dominan calles y plazas, sin falsedades interesadas, y con fraternidad, con mucha fraternidad y en unin con todas las compaeras de cualquier territorio. Sin ninguna exclusin y con principios laicos bsicos. No como el President Torra, versin 2.0 del cargo, que acompaar la maana del martes a las autoridades eclesisticas catalanas (el nacional-catolicismo .Cat causa furor en estos momentos!) mientras bendigan las paradas de libros en el Pati dels Tarongers (Patio de los Naranjos) del Palau de la Generalitat (una institucin pblica, de todos) para celebrar misa catlica con esas mismas autoridades poco despus. Pero no decan que aqu, en .Cat, estaba muy clara la separacin Estado-Iglesia? No dicen una y mil veces que Espaa era un pas muy casposo y tradicional? No decan que .Cat representaba la ms pura modernidad europea? Es esta su modernidad?


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter