Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2019

Teseo y los dictadores

Gustavo Espinoza M.
Rebelin


Por lo general se cree que los grandes dictadores, aquellos que pasaron a la historia por sus crueldades aberrantes, fueron algo as como expresiones de la incultura humana y estereotipos de la barbarie ms acrisolada. Y eso, no necesariamente es as.

Verdadero criminales de guerra, e impenitentes enemigos de sus pueblos, han sido, para escarnio de la humanidad entera, hombres de una cierta cultura.

Todos recordamos las imgenes en las que asomaba Nern tocando bellsimas melodas de su poca, al tiempo que por su omnmoda voluntad, arda Roma Y todos hemos ledo obras en las que los filsofos griegos y los Senadores romanos mejor preparados, justificaban la esclavitud, y sostenan que los pueblos brbaros no eran slo aquellos que vivan ms all de sus zonas de influencia; sino tambin los que no haban asimilado las imperecederas lecciones de la cultura greco-latina.

Ms recientemente, y casi en nuestro tiempo, nos fue posible saber que Adollfo Hitler vibraba con la msica de Richard Wagner, y que la danza de las Valquirias, o el Anillo de los Nibelungos, lo abstraan de sus ms complejos deberes de Estado. Y que, adems, se deleitaba con la prosa de Federico Nietzsche o con los escritos de Arthur Shopenhauer.

Y aunque Mussolini era ms bien rstico, elemental y pueblerino; quedaba embelesado con la tronante Marcha de la Opera Aida, de Guiseppe Verdi; y no dejaba de admirar las ingeniosas comedias teatrales de Luigui Pirandello.

Decimos todo esto como una manera de explicarlos un hecho que podra sorprender a incautos: los gobiernos terroristas del Cono Sur de Amrica, en los aos de la imposicin del Plan Cndor, se tomaron el trabajo de crear una Unidad Militar clandestina, a la que bautizaron con el nombre de Teseo para honra la memoria de rey griego Theseus, quien pas a la historia de la mitologa y la leyenda, por matar apenas con la fuerza de sus puos, nada menos que al Minotauro, aquel monstruo con cabeza de toro y cuerpo de soldado, que depredaba las aldeas y devoraba a los jvenes.

Esta extraa Unidad -Teseo- cumpla una tarea muy concreta: detectar, secuestrar torturar y finalmente matar a quienes los servicios de inteligencia de los pases vinculados a la Operacin Cndor, consideraban enemigos del estado; es decir, personas que haban proclamado su rechazo al orden establecido por la fuerza de las armas gracias a la voluntad de Videla, Pinochet, y otros tiranos de su tiempo.

Ella fue responsable, entonces, de los 30 mil desaparecidos en Argentina; de los asesinados en Brasil, de los muertos en chile, Uruguay, Paraguay. Bolivia y hasta presumiblemente en el Per, habida cuenta que Morales Bermdez vincul a nuestro pas con esa historia sangrienta, a fines de los aos 70 del siglo pasado.

Los que cayeron en las manos de Teseo afrontaron valientemente los acosos a los que fueron sometidos, y que las ms de las veces les costaran la vida. No recurrieron al suicidio, como s lo hacen en nuestro tiempo polticos corruptos vinculados a oprobiosos delitos. Murieron con la frente en alto, proclamando una lealtad manifiesta a la causa del pueblo y de los trabajadores. Y dejando testimonio vivo de sus altas convicciones polticas.

Algo parecido sucedi con Salvador Allende, o con Victor Jara, quien muri cantando con su guitarra en la mano; o con Victor Diaz, el chino, quien le record a Pinochet que proponerse erradicar el socialismo, era como pretender vaciar el mar con una taza. En otros tiempos, as sucedi con Tpac Amaru, o con Jos Olaya. No hay que olvidarlo.

Los tiranos, hoy, estn en derrota aunque su vocinglera maquinaria de prensa busca negarlo, o simplemente lo oculte. Y es que la rueda de la historia, nunca gira hacia atrs.

Tres hechos, vinculados al proceso emancipador bolivariano lo acaban de confirmar: el Fondo Monetario Internacional no acept incorporar al enviado de John White Dog como representante del Estado Venezolano porque no gobierna su pas.

El Jefe de Comando Sur de los Estados Unidos, el almirante Craig Faller, asegur recientemente que habr que esperar a fin de ao para iniciar una nueva ofensiva destinada a derribar del gobierno de Venezuela a Nicols Maduro, admitiendo as que en esa materia, las uvas estaban bastante ms verdes de lo pensado.

Y por si eso, no fuera suficiente para confirmar la derrota de los planes guerreristas del Pentgono; el propio auto nombrado mandatario venezolano debi admitir que la hora de las armas no haba llegado, y que el camino a emprender por l, sera poltico.

Para Maritegui, la cultura era un instrumento indispensable en el hombre de ideas progresistas. Serva para darle consistencia, ideologa y pensamiento. Pero al hombre sin ideas, conservador y reaccionario, la cultura semejaba a un barniz de escasa duracin.

Cuando Jos Mart nos dijo: sed cultos, para ser libres; lo hizo aadiendo una frase menos conocida pero igualmente bella: Ya tengo el pan, hgase el verso. El pan es el alimento del cuerpo; y el verso, el alimento del alma.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter