Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-04-2019

Los criminales y su acuerdo

Pablo Jofr Leal
Rebelin


Estados Unidos e Israel han decidido concretar el denominado Acuerdo del Siglo, que no es otra cosa que impedir la autodeterminacin del pueblo palestino, convertirlo en una serie de bantustanes, dispersos, con autonoma limitada y sujetos al arbitrio de la alianza entre el imperialismo y el sionismo.

Tal decisin, probablemente sea comunicada por Trump y Netanyahu, urbi et orbe, el da 15 de mayo prximo, fecha en la cual el mundo palestino conmemora la llamada Nakba la catstrofe que signific la expulsin de cientos de miles de palestinos de los territorios, que el sionismo ocup tras su proclamacin el da 14 de mayo del ao 1948. Este Acuerdo, cuyo contenido preciso no es conocido an pblicamente, ha sido, en cambio, filtrado en sus elementos centrales por algunos medios de prensa estadounidenses, que han tenido la posibilidad de tener acceso a documentos de discusin entre los gobiernos de Estados Unidos y de la entidad sionista. Demostrando con ello que estamos en presencia de una poltica, que consolida la colonizacin, la ocupacin, el apartheid y el crimen en los territorios, tanto de la Palestina Histrica como de aquellos ocupados tras la guerra de junio del ao 1967.

Efectivamente, el diario The Washington Post titul, en su edicin del da 14 de abril del ao 2019, que el paquete de paz de Trump para Oriente Medio probablemente no llegue a concretarse en la conformacin de un Estado palestino. Las palabras exactas expresadas en el diario estadounidense por las periodistas Anne Gearan y Souad Mekhennet seala: Trump peace package for Middle East likely to stop short of Palestinian statehood, lo que implica claramente que el plan de los socios Trump y Netanyahu ignora por completo los derechos y anhelos palestinos. Los funcionarios estadounidenses, que trabajan este proyecto de coaccin ms que de paz, lo ha realizado con miembros civiles y militares del gobierno israel. Todos ellos coordinados por el yerno del presidente estadounidense, el empresario inmobiliario Jared Kushner, han tratado de mantener en secreto los detalles y alcances del documento que sera presentado en el mes de mayo. Se ha difundido, sin embargo, que este plan supone la eliminacin de cualquier espacio o posibilidad que Palestina obtenga un Estado propio.

La autodeterminacin no es un concepto manejado por Kushner y compaa, en una labor llevada a cabo entre cuatro paredes y donde ningn miembro del mundo poltico palestino ha sido partcipe de lo que se va a tratar de imponer sobre ellos. El denominado Acuerdo del Siglo se convierte as en una burla a los esfuerzos por avanzar en el logro de un Estado palestino pero, sobre todo, muestra que la preocupacin de Estados Unidos es simplemente satisfacer los apetitos de sangre y tierra del sionismo. Si el resultado de los esfuerzos diplomticos de Kushner, con el mundo rabe, es este Acuerdo del Siglo, simplemente representara la ms abyecta violacin del derecho internacional al amparo de declaraciones falsas y demaggicas, como aquellas expresadas en febrero del 2019 cuando en una gira por algunos pases rabes, para recabar apoyos a su plan de para Palestina, el yerno de Trump sostuvo ante el medio Sky News Arabia que, Lo que tratamos de hacer es descubrir qu es una solucin realista y justa para los problemas aqu en 2019 que puede permitir a las personas vivir una vida mejor".

Indudablemente que esa solucin, presentada hipcritamente como una alternativa de vida mejor no es para Palestina, no tiene como norte el que sus habitantes originarios vivan mejor, sino que afianzar el dominio del rgimen sionista y que estos sigan gozando de las prebendas y privilegios que le sotorga la usurpacin, el robo y la impunidad de ocupar una tierra que no les pertenece. Esto comprueba la visin de las autoridades palestinas, a travs del Presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abs, con relacin a calificar el plan de Trump como la bofetada del siglo, que tiene como norte acabar el proyecto nacional palestino. Abs ha reconocido, adems, que en sus contactos con enviados de Estados Unidos y con la participacin de miembros de la Monarqua saud, se le ha ofrecido, que ante la posibilidad de un hipottico Estado palestino, su capital sea la localidad de Abu Dis, ubicada al sur de Al Quds y que ha sido rechazada categricamente pues Abs y el conjunto del pueblo palestino considera a Al Quds es la capital eterna de Palestina. Ha trascendido, igualmente, que el plan niega tajantemente, una de las reivindicaciones centrales del pueblo palestino: el derecho al retorno de los millones de refugiados palestinos, expulsados el ao 1948.

El gueto creado por el sionismo contra el pueblo palestino tambin ha significado que esta sociedad, dominada ampliamente por los sectores ms extremistas, haya conformado un gueto, al cual llaman defensivo, de proteccin frente a sus vecinos. Es verdaderamente delirante dar cuenta cmo una sociedad, que recuerda da a da lo que denomina sus padecimientos, su holocausto, precisa de encerrarse, construir altas murallas, aislarse del entorno y creer que de ese modo puede demostrar su mito de considerarse la mayor democracia de Oriente Medio". Como una irona de la historia, seala Michel Warschawsky, autor del libro A tumba abierta: la crisis de la sociedad israel", el sionismo, que quera derribar las murallas del gueto, ha creado el mayor gueto de la historia juda. Un gueto fuertemente armado, sin duda, pero gueto de todas maneras, replegado sobre s mismo y convencido que fuera de sus murallas est la jungla, un mundo profunda e irremediablemente antisemita, cuyo nico objetivo es destruir la existencia juda, en Oriente medio y en todo el mundo.

Esa paranoia redunda en conformar una sociedad, una entidad, un rgimen que da a da vuelca su violencia contra todos aquellos que no son considerados goyim. Contra todos aquellos que su mitologa identitaria califica como no humanos, excremento a lo ms. Y, de esa manera, lo que buscan es la desaparicin de todos los seres humanos, que ocupan el sitio que sus mitos le sealan como tierra prometida, por ser ellos un pueblo elegido por una divinidad, que desprecia al resto del planeta pero favorece su usurpacin, sin necesidad de mostrar certificado de propiedad alguno. Israel busca as aliados y protectores que hagan suyo este cuento para nios. Busca socios, para ofrecerles ser su herramienta de dominio en la zona del Levante Mediterrneo y al mismo tiempo, punta de lanza contra pases, sociedades y movimientos polticos considerados por el binomio Estados Unidos e Israel, como enemigos a combatir. De all que centren sus ataques contra Irn, contra Siria, Hamas, Hezbol, contra el Eje de la Resistencia, que ha logrado aglutinar fuerzas que se oponen a ese dominio criminal.

Ese es el fundamento del Acuerdo del Siglo, consolidar el dominio del sionismo, avalado por su padre putativo en tierras palestinas, expulsarlos de sus hogares, desunir los vnculos territoriales que atan al palestino a su tierra: sus olivos, cultivos, fuentes de agua. Sus sitios de culto, su historia tejida a lo largo de miles de aos. Israel pretende as, sionizar a Palestina, quitarle su carcter rabe, robarle su identidad, copiar descaradamente su vestuario, apropiarse de su gastronoma, su cultura basal. Israel pretende vaciar de contenido al pueblo palestino expulsndolos de sus hogares o demoliendo sus viviendas en forma brutal, impidindoles transitar por sus ciudades y pueblos. Prohibindoles visitar sus familias en otras ciudades de la Palestina ocupada y menos an osar entrar en la Palestina Histrica. El pueblo palestino no puede andar libre por su patria ancestral, cultivar sus olivos o cosecharlos con tranquilidad cuando la oportunidad lo permite. No puede beber de sus fuentes de agua robadas impunemente para abastecer los asentamientos poblados por colonos extremistas.

Mientras se acerca la fecha probable en que se de a conocer en qu consiste exactamente el llamado Acuerdo del Siglo, que de convenio no tiene nada, pues en modo alguno participa el pueblo palestino y debera llamarse ms bien la imposicin del Siglo, los medios estadounidenses especulan sobre este plan, afirmando que se ha mantenido en un crculo estrecho de personas, donde incluso el presidente Trump no domina totalmente su contenido. Nada raro en un mandatario que suele preferir los tuits, los 144 caracteres que profundizar en fundamentos polticos e intelectuales que le pueden jugar una mala pasada. En lo que etimolgicamente coincidimos es que efectivamente se puede utilizar el concepto de acuerdo pero centrndolo que se trata de un acuerdo, pero entre violadores del derecho internacionales, entre criminales que entre cuatro paredes quieren definir cul debe ser el futuro del pueblo palestino.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter