Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2019

La centroizquierda dividida

Viviana Giacaman
Nueva Sociedad


La Democracia Cristiana sacudi el tablero poltico chileno al respaldar el avance de la reforma tributaria promovida por el gobierno de Sebastin Piera. El resto de la oposicin, dividida entre la centroizquierda y el Frente Amplio, no parece encontrar su camino.

Acusaciones cruzadas, dimes y diretes, amagos de acuerdo y de nuevo desorden. Ese ha sido el tenor de las relaciones en la centroizquierda chilena -desde la Democracia Cristiana al Frente Amplio-, desde que asumi el gobierno del presidente Sebastin Piera hace poco ms de un ao. Pese a muchos intentos, la centroizquierda ha sido incapaz de construir mnimos comunes que ofrezcan una visin y una estrategia ms o menos coherente como oposicin y, en cambio, han disputado espacios y protagonismos menores, y as polarizado el sistema. En definitiva, se han desconectado de los temas ms sensibles para la ciudadana.

En ese contexto, la Democracia Cristiana, que qued con poco peso parlamentario despus de las elecciones, y viendo su escasa capacidad de influencia, decidi dar un golpe en la mesa: se desmarc del resto de la oposicin y le dio los votos al gobierno para avanzar en la reforma tributaria pilar de la arquitectura ideolgica de la derecha y una de las medidas ms resistidas desde la izquierda. La reforma tributaria es criticada por su regresividad, que se estima generar una exencin tributaria de ms de 600 millones de dlares al 1% ms rico del pas, y que hasta el momento propone mecanismos de compensacin por la prdida de recaudacin que no convencen ni a polticos ni a tcnicos.

El momento elegido por la Democracia Cristiana (DC) para dar este giro ha sido particularmente criticado. Y es que cambiar la estructura tributaria era tan central para el gobierno, que varios ministros estuvieron los ltimos siete meses negociando con la oposicin para aprobar la idea de legislar y evitar as la muerte del proyecto antes de empezar a discutirlo. El nerviosismo del gobierno le haba dado un importante margen de maniobra a la oposicin, quien hace tan solo un par de semanas se dio finalmente cuenta de la inmejorable oportunidad y logr un acuerdo desde la DC al Frente Amplio sobre principios rectores de su trabajo como oposicin. El gobierno, con minora parlamentaria, pareca derrotado: estn en el suelo, se escuchaba por ah.

La apuesta de la Democracia Cristiana

Los nuevos vientos que parecan soplar en la oposicin con el reciente acuerdo mostraron ser poco ms que una brisa: a pocos das de la firma de ese acuerdo, la DC lo rompa para apoyar el avance de la tributaria en el Congreso.

Las razones que motivaron a la directiva DC son muchas, pero en el largo plazo la movida de la Democracia Cristiana, aunque arriesgada, parece inteligente. Si resulta bien, la DC podra convertirse en una bisagra del sistema poltico, recuperar su debilitado peso especfico y ser la llave de la construccin de mayoras que necesita tanto el gobierno como la oposicin.

Y si la apuesta es un error, la DC tiene poco que perder: la estrategia del camino propio en las ltimas presidenciales le alcanz para un magro 5,9% de los votos y en las parlamentarias pas de tener el 17 al 8,5% de la Cmara de Diputados y en el Senado disminuy su presencia de 15,7 a 11,6%. En las encuestas, por su parte, las personas que declaran sentirse identificadas con la DC apenas superan el 10%. Las cifras le han mostrado a la DC que no puede sobrevivir sola, pero que unida a sus amigos de centro-izquierda avanza a la irrelevancia.

Si logra ser el pivote que busca, la DC aumentar su valor e influencia, pero tendr que flexibilizar posturas y convertirse en un partido pragmtico oportunista dirn algunospara poder as maximizar cada oportunidad y darle victorias polticas a unos u otros. Irnicas vueltas de la historia porque la DC se cre, precisamente, con el objetivo de ser la alternativa al centro pragmtico que fue el Partido Radical durante la mayor parte del siglo XX, que lo hizo gobernar tanto con la derecha como con la izquierda y que la DC rechaz definindose como un centro programtico.

Los tres coletazos

La primera en sentir el golpe fue la propia Democracia Cristiana, que rpidamente evidenci las histricas diferencias entre su ala conservadora y liberal. Algunos senadores rechazaron el voto de sus correligionarios de la Cmara, unos diputados anunciaron que podran congelar su militancia y un tradicional lder DC, ex senador y ex presidente del partido reflot el fantasma de la escisin, llamando a crear el Partido Democratacristiano de Centro.

Al resto de la oposicin la jugada de la DC la obliga a un reordenamiento que no estaba en los planes de nadie. Y no ser fcil, porque la oposicin no es una sino varias: la Democracia Cristiana (que podra dividirse), la centroizquierda (ex Nueva Mayora) que gobern con Bachelet, y el Frente Amplio ya dividido entre el G15 (los 15 parlamentarios ms dispuestos a conversar con la ex Nueva Mayora) y el G5, el grupo de los restantes 5 congresistas ms radicales.

Al gobierno es al nico que todo esto le sienta bien. Durante el ao que lleva en el poder, el Ejecutivo se ha mostrado errtico, desorientado y oportunista. Al no tener mayoras para los proyectos realmente importantes, ha gobernado para las encuestas y ha hecho una pirotecnia meditica que solo revela su imposibilidad de controlar la agenda. Solo en el mes de marzo, el despliegue del presidente Piera con mucho supera lo habitual: hizo 13 anuncios de diferentes polticas pblicas, particip en 33 actividades y dio 6 entrevistas en medios. Su popularidad, sin embargo, sigue en picada, y ha cado 19 puntos en un solo ao.

Hoy tiene al menos la buena disposicin de la DC y, con eso, el gobierno retoma la confianza para acelerar la tramitacin de otros proyectos complejos como la reforma previsional, la reforma laboral y la reforma a las Isapres (seguros privados de salud) en las que la postura que adopte la DC va a ser clave.

Ah se ver si esta apuesta de la Democracia Cristiana por sobrevivir resulta exitosa, o si con esta estocada terminan sumidos en la irrelevancia de la que estn tratando de huir.

http://nuso.org/articulo/chile-centroizquierda-division-progresismo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter