Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2019

Piedad
Con amigos as, para qu enemigos?

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


Son 10 los problemas estructurales o esenciales que aquejan a la sociedad colombiana. Uno por cada rueda dentada constitutiva del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en Colombia (BPCi). Ser necesario volver a mencionar cada una de estas estructuras problemticas? Cuando pueden leerse o estudiarse con detenimiento en aquella magistral sntesis de una nota de pie de la pgina 223 del libro de Vilma Liliana Franco, Orden contrainsurgente y dominacin. Edicin Instituto Popular de Capacitacin. Bogot. 2009.

Sobre cada uno de estos problemas y sus desarrollos se pueden escribir (como se ha hecho hasta el momento) montones de libros; de historia, verdadera, falseada, revisada, o incluso oficial. Libros de diagnstico, descriptivos, interpretativos, filosficos y de la modernidad moderna convertida en modernura, econmicos de todo tipo y hasta sobre el desarrollo del capitalismo en general, o de la intromisin sangrienta tanto en el campo como en las ciudades colombianas del Imperialismo estadounidense en este desarrollo violento hasta el neoliberalismo imperialista financiarizado actual. Estudios jurdicos y leguleyos sobre cualquier cosa incluso la impunidad. Ideolgicos ni se diga. Lingsticos que han pretendido cambiar las palabras por ejemplo elite en lugar de oligarqua, o sociedad civil en vez de pueblo trabajador. Libros polticos de todo tipo, politiqueros, sobre los partidos polticos, la democracia, la parapoltica, la impunidad, o de minuciosos anlisis electorales, ao por ao, ciudad por ciudad y sus tendencias durante los 150 aos de vigencia del paradigma de democracia genocida en Colombia. Volmenes demogrficos sobre masivos cambios poblacionales y recuentos pormenorizados de masacres oficiales o para oficiales y hasta guerrilleras. Libros militares sobre las FFMM o la coaccin militar, la guerra contrainsurgente y su tranquilo curso, y la sacrosanta salvaguarda orden pblico. Religiosos, laicos, escolsticos o clericales, y hasta culturales, sobre la cultura de la violencia, o la cultura traqueta, la cultura mafiosa imperante, o la cultura narco de los lavadores simplemente.

Pero hasta el momento, pocos, poqusimos, se podra decir, han unido estos problemas con el grueso e inocultable hilo conductor del sanguinario proceso dialectico material y dinmico de la lucha de clases en la conformacin de toda la sociedad colombiana con la condensacin de todas esas luchas en un bloque de clases dominantes y cooptadas en el tan mentado Estado contrainsurgente: la sempiterna lucha de clases, por arriba entre las fracciones de la clase dominante o hacia abajo contra el pueblo que ha existido desde la conquista espaola; la colonia (ni se diga); la guerra anticolonial; el periodo Santanderista; las nueve guerras del siglo XIX y 32 revueltas locales bipartidistas Liberal Conservadoras con sus pactos bipartidistas y constituciones nacionales como solucin poltica a cada confrontacin; el periodo del post conflicto de la desastrosa guerra de los mil das al parecer inexistente hasta el momento, o reducido a un simple anlisis del gobierno dictatorial del general Reyes, que sirvi de magma donde se dio el ingreso masivo del capital imperialista estadounidense en el pas y se gest la revancha Liberal contra los godos ganadores de la guerra que se inicia en la tercera dcada del siglo XX.

Fecha a partir de la cual sitan el comienzo del actual conflicto colombiano los estudiosos de la Comisin Histrica del Conflicto, quienes rindieron sus informes interpretativos sobre este a la Mesa de conversaciones Estado colombiano-Farc-EP, en las 740 pginas del libro editado en Bogot. 2015. El que queda para la historia con la pregunta: Cul de estos ensayos analticos del conflicto, esboza una tendencia interpretativa sobre la catstrofe que generara el fracaso del Acuerdo de la Habana que se estaba firmando y su reproduccin, que se vea venir, y que estamos presenciando actualmente?

1 El escenario poltico social complejo del fracaso del Acuerdo de la Habana, producto de la perfidia contrainsurgente Estatal (de Santos poner conejo y de Uribe, volver trizas ese maldito papel causa de todos nuestros males) se ha constituido en el teln de fondo de las prximas elecciones de octubre 2019, para elegir alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y ediles, que desde ya ha destapado una sorda y repulsiva lucha politiquera entre los aspirantes a estos cargos de los partidos de la gobernanza oficial y de los cooptados del sancocho eclctico que fungen como oposicin, como lo acaba de mostrar el incidente del chivatazo o sapeo del Camalen anticomunista Gustavo Petro en la embajada de los EEUU contra Piedad Crdoba y algunos otros compaeros suyos del alternativo partido poltico Polo Democrtico.

2. Al genocidio contrainsurgente gota a gota contra lderes sociales y reinsertados de las Farc, en marcha, se le agregan:

3. El Desgaste de la figura presidencial y su reflejo en las ultimas encuesta de popularidad motivado por:

4. La derrota (hasta ahora) del plan guerrerista de Washington- Bogot- Brasilia, para invadir la hermana repblica Bolivariana de Venezuela y derrocar violentamente al legtimo presidente Maduro.

5. La cada vez ms creciente intromisin del gobierno de Trump en los asuntos colombianos como si se tratase ya de una colonia bananera, vapuleando al pobre presidente de los colombianos Duque con sus crticas a su clara incapacidad para resolver la parte que obliga a Colombia en la War on Drugs.

6. La movilizacin social de estudiantes, maestros, trabajadores, y en especial la Minga campesina tnica y popular que, si bien estn limitadas en sus reivindicaciones incluso regionales y no alcanzan a tener todava un alcance ms general, si han sido una muestra ms de resistencia, combatividad, persistencia y del enorme potencial trasformador, como del triunfo del pueblo trabajador convocado y movilizado.

7. El rechazo generalizado tanto a nivel nacional como internacional de las tales objeciones presidenciales a la Justicia Especial para la Paz (JEP)

8. La creciente solidaridad nacional e internacional con Santrich pidiendo su libertad inmediata y rechazando el burdo montaje del Fiscal de Sarmiento Angulo, Nstor(Odebrecht) Martnez, y el Embajador de EEUU Whitaker.

9. El asunto de los Desayunos Whitaker con varios parlamentarios colombianos para hacerles saber cules eran las rdenes actuales del presidente Trump, y el incidente al que dio origen. (ver https://www.elespectador.com/noticias/politica/detalles-del-desayuno-entre-whitaker-y-congresistas-articulo-850317 )

10.El recrudecimiento del llamado conflicto armado y territorial: Con el ELN. Con las Farc-Disidencias. Con el EPL en crecimiento, lo cual exige una verdadera Solucin Poltica a este problema. A lo cual se suman los proteiformes enfrentamientos armados con los diversos grupos de traficantes de cocana nacionales y extranjeros.

11. La escasa consolidacin del partido poltico Farc-Rosa surgido del Acuerdos de la Habana, lo que parece comprobar una vez ms la tesis sociolgica de que en Colombia, ningn partido surgido de un acuerdo con las guerrillas ha logrado consolidarse o proyectarse a futuro. A lo cual se suma la ya franca posicin crtica a la direccin actual de este partido, ejercida por miembros de esa misma direccin como Ivn Mrquez, Joaqun Gmez, Santrich, Romaa, el Paisa, etc, que aumenta en la base popular, an ms, la sensacin de desastre y estupor, pasmo y aturdimiento de conduccin poltico-ideolgica y prctica, que favorecen el espontanesmo y la desorganizacin en las bases populares.

12. En definitiva, el realineamiento y refuerzo de los partidos tradicionales y de los partidos cooptados que con su eclecticismo fungen de oposicin, con sus rivalidades y lucha de fracciones por la Hegemona en el Estado Contrainsurgente, centrado en la promocin meditica de sus mascarones de proa ms representativos: Uribe, Santos, Vargas Lleras, Gaviria, Roy Barrera, Petro, Mockus, Navarro, el senador Claudia Lpezetc. Y que, desde tan temprano, anuncian al impotente pueblo trabajador colombiano, ms de lo mismo.

As las cosas, Piedad: con amigos as, para qu enemigos?


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter