Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-04-2019

Dime la mercanca que vendes y te dir quien eres

Moiss Escobar
Revista Rosa


Una depresin en las exportaciones chinas apareja disminucin de los ingresos en dlares de la economa China, subvaluando el Yuan respecto a su paridad de poder adquisitivo con el dlar, encareciendo las importaciones de China, y por ende, afectando con menores ingresos en dlares por exportaciones a los socios comerciales vendedores de manufacturas, combustibles y materias primas a China, entre ellos Chile. Pero estos aires de ralentizamiento del comercio mundial se vienen sintiendo de antes de la asuncin de Trump, con la disminucin del precio mundial de los commodites, entre ellos el cobre. Asimismo, la Unin Europea no ha elevado su demanda de importaciones desde Chile al menos desde el ao 2008 en que cay producto de la crisis. Una ralentizacin de las exportaciones a EEUU, China y la Unin Europea equivale no slo a una disminucin en las exportaciones relativas a estos pases, sino una disminucin de la demanda mundial por cobre, por ende, una disminucin del volumen exportado total, del precio mundial, y por ende del valor de las exportaciones.

Entre los aos 2006 y 2014, exceptuando el 2009, el precio mundial del cobre se ubic por encima de los tres dlares la libra. Han transcurrido cuatro aos de este superciclo del cobre con un precio por debajo de los tres dlares la libra. Todo indica que estamos entrando al mismo precipicio en que nos vimos arrojados en 1973, precipicio que no es ajeno del suelo donde antao nos sentamos los jaguares y britnicos del fin del mundo, sino como en las cataratas, arriba es el ro, abajo es la cada del agua, siendo ambos momentos de la catarata. Asimismo, el precio alto y bajo del cobre en diversos aos viene a darnos cuenta que su naturaleza no es ni este u otro precio, sino la variacin de su equivalencia con una determinada cantidad de dlares, el ciclo de precios.

El ciclo del cobre, renta de la tierra y sobrevaluacin de la moneda nacional

El llamado sper ciclo del cobre vino impulsado por la demanda mundial de la industria concentrada en estos mismos aos en China, que absorbe frenticamente cobre ofrecido por mineras con derechos concedidos sobre yacimientos cuya cualidad viene dada por cobijar en su seno o por su relacin con otros centros productivos o de consumo, condiciones productivas determinadas por la naturaleza, pagando el comprador al vendedor un precio que aparte de retribuir el capital consumido y la ganancia media, porta la renta diferencial de la tierra minera, una plusganancia que no desaparece por la competencia entre capitales mineros por apropiar condiciones naturales como la ley mineral, la posicin del yacimiento, la cantidad o composicin qumica del mineral, pues dicha condicin al ser objeto de propiedad privada e irreproducible por el trabajo humano, no puede ser copiada, replicada o inventada por la competencia, y por ende es monopolizable por su propietario.

En el llamado sper ciclo y siguiendo la tendencia de las ltimas dcadas, Chile particip como el primer productor de cobre de mina, primer exportador de concentrado de cobre y ctodos electrobtenidos y entre la segunda y tercera posicin como exportador de cobre electrorrefinado.

La posicin de liderazgo vino a ser alcanzada en tiempos con precios inferiores a 3 dlares la libra, a fines de los aos 80 sobre la base de la centralizacin del capital minero en el Estado de Chile gracias a la nacionalizacin en 1971 y la creacin de Codelco en 1976, e innovaciones tecnolgicas en fundicin y lixiviacin inducidas por la crisis petrolera de 1975, y con el arribo de inversin extranjera privada en nuevas exploraciones y explotaciones que con el correr de los aos noventa desplazaron a Codelco de su liderazgo frente a la minera privada, dejando a Estados Unidos atrs, hacindole perder el liderazgo que antao ostent en la produccin de cobre de mina y refinado

Este liderazgo en produccin y exportaciones ha significado el ingreso al pas de flujos extraordinarios de valor en dinero mundial portado en el precio de venta del cobre pagado a cada vendedor. Del flujo de valor bajo su equivalente mundial por ventas de cobre obtenido por las mineras, una porcin se mantiene en su forma dineraria original para adelantar capital importado, pagar pasivos, activos o impuestos pagaderos en dlares, o remitir utilidades, al extranjero, mientras otra transforma su forma dineraria al signo monetario nacional, el peso chileno, para adelantar capital variable o a pagar compras y servicios a los proveedores y contratistas, o pagar pasivos, activos, impuestos o utilidades, en Chile. Si el valor en dlares de las exportaciones es alto, ya sea por el precio o la cantidad producida, y los gastos o utilidades en Chile son altos, la necesidad de las empresas de cambiar una porcin de sus ventas en dlares por pesos es mayor. As, un incremento de las exportaciones o de cualquier flujo extraordinario de divisas como los bonos y prstamos externos, trasunta en un aumento de la masa monetaria de divisas en el mercado cambiario nacional dispuestas a ser cambiadas por pesos chilenos. Lo que acarrea como consecuencia -si es que la emisin de pesos chilenos y la inflacin interna es controlada- la disminucin del valor relativo del dlar respecto al peso nacional, sobrevalundose as el peso respecto al dlar. Efecto contrario acaece si disminuye el precio o la cantidad producida, disminuyen las ventas en dlares por exportaciones, volviendo ms escasos los dlares a cambiar por pesos para pagar en Chile, disminuyendo el valor relativo del peso respecto al dlar, devalundose as el tipo de cambio.

El fin de una historia repetida

Tras el 2014, ltimo ao del ciclo, los precios caen por debajo de 3 dlares la libra de ctodo de cobre. Sin embargo, ya desde el ao 2009 Chile se viene elevando exponencialmente la deuda externa e interna pblica y privada, la presin recaudatoria del Fisco sobre las rentas empresariales, personales y las compras internas y externas de bienes, los gastos fiscales ordinarios, sociales y en inversin, y el dficit entre ingresos y gastos que viene a ser compensado por el Fisco y privados con el incremento de la deuda externa, que actualmente bordea el 62% del PIB.

Si bien tras la crisis asitica se introdujo en la poltica comercial externa la celebracin de tratados bilaterales de libre comercio como forma de superar la estrechez de compradores que hasta ese entonces se concentraba en tres tercios entre EEUU, Japn y la Unin Europea, este diagnstico y poltica han resultado impotentes para superar la prevalencia de estos destinos, y ms bien han incluido en nuestra cartera de clientes a pases que comparten con el Japn la cualidad de centro de la industria automatizada mundial. Al ao 2017 Chile vende el 70% de sus exportaciones a China, EEUU, la Unin Europea, Japn y Corea del Sur. Si profundizamos ms en esta evidencia, observamos que Chile vende el 42% de sus exportaciones, es decir $29.500 millones de dlares, a China con $19.200 y a EEUU con $10.300 millones de dlares, constituyendo ambos los principales destinos comerciales de nuestras ventas externas.

El efecto del aumento de los aranceles a las importaciones de ambos pases repercute en una disminucin del valor total intercambiado entre ambas potencias. EEUU con la poltica de Trump viene a elevar los aranceles a las importaciones Chinas para disminuir el flujo de dlares pagados por las compras externas y encarecer internamente el precio de las manufacturas chinas, protegiendo la industria norteamericana con mayores precios pagados por la clase obrera norteamericana y la paridad del precio de su competencia china elevandolo al nivel norteamericano, con un precio de costo ms alto y la ganancia media de los EEUU. Como efecto, esto repercute en China disminuyendo sus exportaciones e ingresos en dlares, tornando imperioso el desarrollo de su demanda interna y el aumento de las exportaciones a otros socios comerciales. Una depresin en las exportaciones chinas apareja disminucin de los ingresos en dlares de la economa China, subvaluando el Yuan respecto a su paridad de poder adquisitivo con el dlar, encareciendo las importaciones de China, y por ende, afectando con menores ingresos en dlares por exportaciones a los socios comerciales vendedores de manufacturas, combustibles y materias primas a China, entre ellos Chile. Pero estos aires de ralentizamiento del comercio mundial se vienen sintiendo de antes de la asuncin de Trump, con la disminucin del precio mundial de los commodites, entre ellos el cobre. Asimismo, la Unin Europea no ha elevado su demanda de importaciones desde Chile al menos desde el ao 2008 en que cay producto de la crisis. Una ralentizacin de las exportaciones a EEUU, China y la Unin Europea equivale no slo a una disminucin en las exportaciones relativas a estos pases, sino una disminucin de la demanda mundial por cobre, por ende, una disminucin del volumen exportado total, del precio mundial, y por ende del valor de las exportaciones.

Qu hacer?

Para enfrentar la posibilidad probable de asistir al inicio de un ciclo de bajos precios mundiales del cobre, se han tomado histricamente tres caminos. Una posibilidad es no ajustar los gastos, aumentando los ingresos por impuestos y deuda, manteniendo la economa en movimiento pese al ciclo de bajo precio gracias al gasto fiscal y nuevos flujos extraordinarios de valor mundial por deuda externa. Otra posibilidad es disminuir los gastos, los ingresos por impuestos y la toma de nueva deuda, manteniendo la economa en movimiento pese al ciclo de bajo precio gracias a la mayor ganancia empresarial por la rebaja, crdito, exencin, gasto aceptado o franquicia de impuestos, y compensando el desendeudamiento con nueva deuda ahora tomada con una menor tasa de inters por disminuir el pasivo y tornar positivo el balance fiscal. Ambas opciones son dos variantes que llevan al mismo camino, el ajuste, y ms vienen en disputar el momento en que se efecta, como podemos ver en el cambio de ciclo poltico en Sudamrica y EEUU.

La otra, consiste en la toma de propiedad de parte de las empresas mineras cuprferas por parte del Fisco, mediante la expropiacin de dichos capitales y pertenencias, incrementando los ingresos por excedentes de Codelco, disminuyendo la necesidad de tomar nueva deuda externa y pagando el gasto con ingresos propios. Esta ltima opcin es generalmente compartida por la izquierda chilena como elemento aglutinante y condicin de realizacin de su programa mximo de transformaciones econmicas, polticas y sociales.

Nosotros proponemos una forma concreta de realizar esta opcin, reformando el artculo 10 de la Ley Orgnica Constitucional de Concesiones Mineras en lo relativo a la indemnizacin por expropiacin de concesin minera de explotacin, derogando el pago sobre la base de la estimacin de los flujos futuros netos de caja, es decir la produccin futura, y estableciendo el pago de una indemnizacin por el dao emergente equivalente al dao patrimonial efectiva y actualmente causado al expropiado, retribuyendo el valor de la inversin en activo fijo materialmente depreciada, evitando la contradiccin con el artculo 19 N24, segn el cual el fisco es propietario de las minas y yacimientos de sustancias minerales de forma absoluta, inalienable e imprescriptible, pues esto significa aceptar el pago por parte del fisco de algo que constitucionalmente le es asignado en propiedad. Con posterioridad a esta reforma, proceder a la expropiacin de las participaciones privadas en Angloamrican Sur y El Abra, y seguidamente, la disolucin de ENAMI, la entrega de sus activos a Codelco, constituyendo la nueva Divisin Atacama, y la expropiacin sobre Minera Escondida, Los Pelambres, Collahuasi y Candelaria. Pero no basta solo con centralizar el capital en el Fisco para dar un paso adelante. Es preciso incrementar el volumen de refino por pirometalurgia, sector clave para Codelco pues constituye la mayor proporcin de sus ventas. Y en esto la minera estatal ha quedado rezagada del desarrollo mundial hoy encabezado por China, produciendo el ctodo de cobre con precio de costo ms alto del mercado mundial, alcanzando muchas veces una magnitud superior a este, replicando la innovacin aplicada en este campo en Chile en tiempos de dictadura y crisis petrolera, ya sea adquiriendo tecnologas extranjeras ya probadas como eficientes y limpias como la Fusin Flash ya presente en Chagres y Chuquicamata, la Fusin-Conversin-Afino continuos, la Fusin en hornos SKS de patente China, o incorporar al Convertidor Teniente innovaciones que reduzcan su costo.

Quin o quines son capaces de hacer este cambio? La expropiacin se har bajo un impulso gubernamental, parlamentario y social. Respecto a ste, que a su vez determina los dos primeros, podemos decir que todos aquellos que actualmente perciben recursos del estado, ya sea como pago por servicios prestados o como prestacin social, o quienes necesitan un servicio o quieren ms de ello dada su insuficiencia, estaran interesados en adherir a una propuesta centrada en incrementar los ingresos fiscales. En otras palabras, desde los trabajadores del sector pblico, los trabajadores de la educacin o la salud, hasta los sin casa, los jubilados con miseria, los estudiantes endeudados y los enfermos o preocupados por su salud, estarn dispuestos a votar y movilizarse por la expropiacin. Por cierto, otro sector sera el sindicato o federacin de Codelco, que adherira a este movimiento. De alguna forma, adherir a esta propuesta la clase obrera, no necesariamente en su totalidad, pero si mayoritariamente. En la burguesa, estarn por cierto los expropiados. Ellos quiz se opongan o no le hagan resistencia al proceso, y de ello dependern muchas cosas futuras. Si se oponen, buscarn aliados entre los de su clase empleando conceptos que entre todos reconocen como vlidos y necesarios, como la libre competencia, etc. Probablemente hay sectores de la burguesa que incluso busquen aliarse con nuestra iniciativa, pues dependen del gasto fiscal.

En ese ltimo sentido, es preciso modificar el modo en que actualmente se realiza el gasto fiscal, para evitar que nuestra renacionalizacin termine en lo que hoy vemos en Codelco, en que ms all de la eficiencia econmica de la empresa, sus impuestos y excedentes terminan en manos del pequeo capital ineficiente por subsidios CORFO, por Ministerio de Transportes, Obras Pblicas o Agricultura, compras pblicas, tratos directos, licitaciones y concesiones, as como a travs del salario o subsidio a la poblacin obrera, al conjunto del capital vendedor de bienes de vida. Es preciso asignar una parte del gasto fiscal en inversin en la constitucin y capitalizacin de una empresa pblica abocada a la construccin, ingeniera e infraestructuras, de una escala nacional capaz de ofrecer un aumento neto del activo fijo inmovilizado residencial y no residencial, disminuyendo el gasto fiscal en construccin por gastarse ahora en un oferente o proveedor ms eficiente que lo actualmente en carpeta, empresas de escala pequea, ineficientes, que viven del subsidio, los bajos salarios y el precio alto de los bienes no transables en Chile.


Moiss Escobar Bahamondes es Abogado y Magister en Gobierno y Gestin Pblica

http://www.revistarosa.cl/2019/04/22/chile-dime-la-mercancia-que-vendes-y-te-dire-quien-eres/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter