Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-04-2019

OEA, quien paga manda

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


La obsesin de Estados Unidos por controlar toda Amrica Latina y el Caribe ha sido una constante desde mucho antes de que se fundara el 30 de abril de 1948 la Organizacin de Estados Americanos (OEA).

Las races de la organizacin hemisfrica estn profundamente ligadas a las de Estados Unidos ya que fue creada para servir a los intereses hegemnicos de la potencia colonial en la bsqueda de dominar a los pases de Nuestra Amrica. Sus antecedentes son el llamado Destino Manifiesto y la Doctrina Monroe.

Desde las trece colonias hasta el siglo XXI, el Destino Manifiesto ha mantenido la conviccin de que Dios eligi a Estados Unidos para ser una potencia poltica y econmica, una "nacin superior" y as se fue adueando de territorios con diferentes artimaas o guerras.

La expresin fue expuesta por primera vez en 1845, por el periodista John L. O'Sullivan quien escribi en la revista Democratic Review de Nueva York: "El cumplimiento de nuestro destino manifiesto es extendernos por todo el continente que nos ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno..."

El enunciado fue adoptado por el entonces presidente James Knox Polk, impulsor de la guerra contra Mxico en 1846-48, para anexar a Estados Unidos ms de la mitad del territorio Mexicano.

La Doctrina Monroe (Amrica para los americanos o mejor dicho para los norteamericanos) fue elaborada por el sexto presidente John Quince Adams en 1823 y anunciada con anterioridad por el quinto presidente James Monroe, dirigida principalmente a las potencias europeas con la intencin de que Estados Unidos no tolerara ninguna interferencia o intromisin de las potencias europeas en Amrica.

Su implementacin hacia la regin se desboc a finales de 1889 al convocar el vigsimo tercer presidente Benjamn Harrison a la Primera Conferencia Panamericana.

De entonces a la fecha se sucedieron ocho conferencias similares, tres reuniones de consulta y varias reuniones sobre temas especiales, establecindose as el avance de la penetracin econmica, poltica y militar de los Estados Unidos en Amrica Latina.

En aras de esa Doctrina, Estados Unidos ha intervenido ms de un centenar de ocasiones en las naciones latinoamericanas o ha propiciado golpes de estado contra gobiernos progresistas y hasta atentados y asesinatos contra lderes nacionalistas en la regin.

La OEA, con diseo y reglas confeccionadas por Estados Unidos vino a redondear la poltica de control que Washington ha mantenido por ms de un siglo sobre Amrica Latina.

Como reafirma un viejo refrn, el que paga manda, y la organizacin se confeccion a la medida de los intereses del gigante del norte.

Por tanto, las ataduras para toda la regin se vieron reforzadas porque el principal financista ha sido Estados Unidos que segn datos oficiales aporta casi el 60 % del presupuesto y tiene los votos a favor para imponer sus directrices. Otro 30 % corre a cargo de sus socios menores, Canad, Brasil y Mxico, mientras los restantes 30 miembros lo hacen en conjunto para un 10 %.

Un ejemplo reciente fue cuando en marzo de este ao, el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunci en rueda de prensa que su pas reducira su aporte a la organizacin para las campaas a favor del aborto y enfatiz que las instituciones de la OEA deberan estar concentradas a encarar las crisis de Nicaragua, Cuba y Venezuela.

Otro dato de esta realidad es que el 80 % del presupuesto del Sistema Interamericano de Derechos Humanos de la OEA lo entrega Washington, y de ah que ste refleje las prioridades polticas e intereses de La Casa Blanca.

Al aportar el mayor financiamiento, Estados Unidos tambin ha impuesto siempre al candidato que ocupar la presidencia de la organizacin, despus de que sus servicios de inteligencia analizaran la idiosincrasia y posicin poltica de los candidatos.

Ahora la obsesin de Estados Unidos es derrocar a los legtimos gobiernos de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia y para esos fines, adems de fuertes campaas de desinformacin, utiliza a su principal maquinaria para la regin: la OEA dirigida por el funesto Lus Almagro.

Pero recordemos que otro adagio asegura que no hay mal que dure cien aos ni cuerpo que lo resista.

Hedelberto Lpez Blanch, periodista, escritor e investigador cubano. 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter