Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-04-2019

Atrvete a dar por muerto el capitalismo antes de que nos mate

George Monbiot
El diario


- Afirmar que "el capitalismo ha dejado de funcionar" en el siglo XXI equivale a la afirmacin del siglo XIX "Dios ha muerto": es una blasfemia secular

- El capitalismo se derrumba sin crecimiento, pero el crecimiento perpetuo en un planeta finito conduce inexorablemente al desastre medioambiental

 

Manifestacin de estudiantes espaoles contra el cambio climtico. EFE

Durante la mayor parte de mi vida adulta me he opuesto al "capitalismo corporativo", al "capitalismo de consumo" y al "capitalismo del amiguismo". Me tom mucho tiempo caer en la cuenta de que el problema es el sustantivo. Mientras que algunas personas han rechazado el capitalismo alegre y rpidamente, yo lo he hecho lenta y con reservas.

Parte de la razn era que no vea una alternativa clara: a diferencia de algunos anticapitalistas, nunca he sido un entusiasta del comunismo de Estado. Tambin me inhibi su estatus sagrado. Afirmar que "el capitalismo ha dejado de funcionar" en el siglo XXI equivale a la afirmacin del siglo XIX "Dios ha muerto"; es una blasfemia secular. Hacerlo requiere una confianza en uno mismo que yo simplemente no tena.

Sin embargo, a medida que he madurado, he llegado a dos conclusiones. La primera: que el sistema, ms que cualquier variante del mismo, es lo que nos conduce inexorablemente hacia el desastre. Y la segunda: que no hay que presentar una alternativa definitiva para afirmar que el capitalismo est fracasando. La declaracin se sostiene por s misma. No obstante es cierto que afirmar que el capitalismo ha fracasado requiere que se haga el esfuerzo, y diferente, de formular un nuevo sistema.

Los fracasos del capitalismo surgen de dos de sus elementos definitorios. El primero es el crecimiento continuo e infinito. El crecimiento econmico es el efecto agregado de la bsqueda de acumular capital y extraer beneficios. El capitalismo se derrumba sin crecimiento, pero el crecimiento perpetuo en un planeta finito conduce inexorablemente al desastre medioambiental.

Quienes defienden el capitalismo sostienen que, a medida que el consumo pasa de los bienes a los servicios, el crecimiento econmico puede disociarse del uso de los recursos materiales. La semana pasada un artculo del antroplogo Jason Hickel y del economista Giorgos Kallis publicado en la revista New Political Economy, examin esta premisa. Los expertos descubrieron que, si bien en el siglo XX se produjo una disociacin relativa (el consumo de recursos materiales aument, pero no tan rpidamente como el crecimiento econmico), en el siglo XXI se ha producido un reacoplamiento: el aumento del consumo de recursos ha igualado o superado hasta ahora la tasa de crecimiento econmico. No se ha logrado el desacoplamiento absoluto necesario para evitar la catstrofe medioambiental (una reduccin del uso de recursos materiales) y todo parece indicar que es imposible que se logre mientras contine el crecimiento econmico. El crecimiento "verde" es una mera ilusin.

Un sistema basado en el crecimiento perpetuo no puede funcionar sin periferias y externalidades. Siempre debe haber una zona de extraccin de la que se obtengan las materias primas sin un pago completo y una zona de eliminacin, donde se vierten los costes en forma de residuos y contaminacin. A medida que la escala de la actividad econmica aumenta hasta el punto que el capitalismo afecta a todo el sistema, desde la atmsfera hasta el fondo del ocano, el planeta se convierte en una zona de sacrificio: todos habitamos en la periferia de la mquina del beneficio.

Esto nos lleva al cataclismo a tal escala que la mayora de la gente no puede ni siquiera imaginrselo. La amenaza de colapso de nuestros sistemas de soporte vital es mucho mayor que la guerra, el hambre, la peste o la crisis econmica, aunque es probable que cuando se produzca tambin se den los otros cuatro. Las sociedades pueden recuperarse de estos acontecimientos apocalpticos, pero no de la prdida de suelo, de una biosfera abundante y de un clima habitable.

El segundo elemento definitorio es la extraa premisa de que una persona tiene derecho a una porcin tan grande de la riqueza natural del mundo como su dinero pueda comprar . Esta confiscacin de los bienes comunes causa otras tres alteraciones. En primer lugar, la lucha por el control exclusivo de los bienes no reproducibles, lo que implica violencia o truncamiento legislativo de los derechos de otras personas. En segundo lugar, el empobrecimiento de otras personas por parte de una economa basada en el saqueo tanto en el espacio como en el tiempo. Tercero, la transformacin del poder econmico en poder poltico, ya que el control de los recursos esenciales conduce al control de las relaciones sociales que los rodean.

En un artculo publicado el domingo en The New York Times, el premio Nobel de Economa Joseph Stiglitz trat de distinguir entre el buen capitalismo, al que llam "creacin de riqueza", y el mal capitalismo, al que llam "apropiacin de riqueza" (extraccin de rentas). Entiendo que haga esta distincin. Sin embargo, desde el punto de vista medioambiental, la creacin de riqueza es apropiacin de riqueza. El crecimiento econmico, intrnsecamente ligado al uso creciente de los recursos materiales, implica el aprovechamiento de la riqueza natural tanto de los sistemas vivos como de las generaciones futuras.

No se pueden sealar estos problemas sin recibir un aluvin de acusaciones, muchas de las cuales se basan en la siguiente premisa: el capitalismo ha rescatado a cientos de millones de personas de la pobreza y ahora quieres empobrecerlas de nuevo . Es cierto que el capitalismo, y el crecimiento econmico que impulsa ha mejorado radicalmente la situacin econmica de un gran nmero de personas. Sin embargo, tambin ha empeorado la situacin econmica de muchas otras cuyas tierras, mano de obra y recursos fueron confiscados para impulsar el crecimiento en otros lugares. Gran parte de la riqueza de los pases ricos se construy, y se sigue construyendo, sobre la esclavitud y la expropiacin colonial .

Al igual que el carbn, el capitalismo ha trado muchos beneficios. Ahora, como el carbn, causa ms mal que bien. As como hemos encontrado medios para generar fuentes de energa que son mejores y menos perjudiciales que el carbn, tambin necesitamos encontrar medios para generar bienestar humano que sean mejores y menos perjudiciales que el capitalismo.

No hay vuelta atrs: la alternativa al capitalismo no es ni el feudalismo ni el comunismo de Estado. El comunismo sovitico tena ms en comn con el capitalismo de lo que los defensores de ambos sistemas queran admitir. Ambos sistemas estn (o estaban) obsesionados con generar crecimiento econmico. Ambos estn dispuestos a infligir niveles asombrosos de dao en la bsqueda de este y otros fines. Ambos prometieron un futuro en el que slo tendramos que trabajar unas pocas horas a la semana, pero terminaron exigiendo un esfuerzo laboral interminable y brutal. Ambos son deshumanizadores. Ambos son absolutistas y repiten la nocin de que el nico Dios verdadero es el suyo y slo el suyo.

Cmo sera un sistema mejor? No tengo una respuesta clara y no creo que ninguna persona la tenga. No obstante, creo que se empiezan a perfilar algunos conceptos bsicos que lo definiran. Algunas de estas nociones provienen de la propuesta de civilizacin ecolgica de Jeremy Lent , uno de los ms grandes pensadores de nuestra era. Otras provienen de la "economa del donut" de Kate Raworth y del pensamiento ambiental de Naomi Klein, Amitav Ghosh, Angaangaq Angakkkorsuaq, Raj Patel y Bill McKibben. Parte de la respuesta est en la nocin de "suficiencia privada, lujo pblico" . Otra parte surge de la creacin de una nueva concepcin de la justicia basada en este sencillo principio: cada generacin, en todas partes, tendr el mismo derecho al disfrute de las riquezas naturales.

En mi opinin, nuestra labor consiste en identificar las mejores propuestas de muchos pensadores diferentes y convertirlas en una alternativa coherente. Dado que ningn sistema econmico es slo un sistema econmico, sino que se inmiscuye en todos los aspectos de nuestras vidas, necesitamos que muchas mentes de diversas disciplinas econmicas, medioambientales, polticas, culturales, sociales y logsticas trabajen de forma coordinada para crear una mejor manera de organizarnos que satisfaga nuestras necesidades sin destruir nuestro hbitat.

Nuestra eleccin se reduce al siguiente dilema: paramos la vida para permitir que el capitalismo contine o paramos el capitalismo para permitir que la vida contine?

Traducido por Emma Reverter

Fuente: https://www.eldiario.es/theguardian/Atrevete-dar-muerto-capitalismo-mate_0_892411706.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter