Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-04-2019

Alejo, humildad y resistencia

Colectivo de Colombianos-as refugiados-as en Asturias Luciano Romero Molina
Rebelin


Muri nuestro amigo y compaero de refugio en Asturias Alejandrino Betancur Acosta, un sindicalista del sector minero al que no pudieron asesinar los paramilitares pero cay ayer -a los 63 aos de edad- vctima del criminal sistema de salud privatizada de Colombia.

Alejo, obrero del carbn por 22 aos, fue presidente desde 1996 del Sindicato de Trabajadores Mineros, SINTRAMINEROS en la zona de Amag y soport la presin de los grupos paramilitares, sus amenazas de muerte, los seguimientos y los disparos contra su casa, hechos que lo obligaron a desplazarse y que hicieron que la Comisin Interamericana de Derechos Humanos le otorgara medidas cautelares de proteccin. El gobierno colombiano tuvo que reconocer que Alejo corra un riesgo extraordinario y le asign -en el 2011- un esquema duro de seguridad con coche blindado, un conductor y dos escoltas, armas, chaleco antibalas y comunicaciones.

A los pocos meses el gobierno le quit la proteccin y lo dej a pie y con un escolta, a merced de los sicarios paramilitares que tenan orden de neutralizarlo: Los Urabeos, Los Rastrojos, la Oficina de Envigado, la flor y nata del sicariato de Medelln lo amenaz y lo persigui siendo Coordinador de la Lnea de Alertas y Denuncias de la Mesa de Derechos Humanos del Valle del Aburr-Medelln

Su salud se resinti desde la poca de minero y su situacin de vulnerabilidad se hizo evidente con las nuevas amenazas. La Central Unitaria de Trabajadores CUT lo propuso para ser acogido por el Programa Asturiano de Atencin a Vctimas de la Violencia en Colombia. Lleg junto con Bea y Eduardo el viernes de 23 de junio del 2017 y p as del aeropuerto al Foro de Derechos Humanos de Castrilln. El tocayo Arjona y la gente solidaria de Soldepaz les dieron la bienvenida y esa misma tarde Alejo comparti en pblico su testimonio de lucha y resistencia.

Se enferm grave, entr en coma a los pocos das de residir en Gijn, pero la salud pblica, la solidaridad y su deseo de vivir le permitieron resucitar tras ser desahuciado. Se convirti dentro del grupo de refugiados-as en nuestro Lzaro Alejandrino, el silencioso, el esquivo para los sicarios, el duro de pelar.

En el transcurso de su estada de medio ao en Asturias particip, hasta donde la salud se lo permiti, en reuniones con instituciones y organizaciones, en los actos de calle y en la actividad internacionalista. Su ejemplo de resistencia es un orgullo para la clase obrera colombiana y para nuestro colectivo. Regres a Colombia el 14 de diciembre del 2017 en medio del plan de exterminio en curso contra la dirigencia social.

Se nos adelant Alejo. Nos queda su humildad, su compromiso de combatir la injusticia. Es uno de los pocos sindicalistas colombianos fundadores de la CUT que no ha muerto de un disparo, sino esperando la atencin mdica de un Estado mafioso que siempre lo quiso ver muerto.

Alejo vive en nuestra memoria y en nuestra lucha

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter