Portada :: Mundo :: China
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-04-2019

Esclavos del 996 en China

Adin Foncillas
El Peridico

Algunas compaas ofrecen bonus que llegan a equivaler a 30 veces el salario. Empresas del gigante asitico extienden la jornada 6 das a la semana de 9.00 a 21.00


Chen Hao, programador de 27 aos, atiende al telfono desde Shanghi (China) tras avisar de que solo dispone de 10 minutos. Es noche cerrada, ha salido media hora antes de la oficina y trabaja en la calle con su mvil. Mi jefe ya me ha advertido de que est preparado porque el prximo mes trabajaremos muy fuerte los fines de semana, justifica. Chen padece el rgimen laboral 9-9-6 (jornadas de nueve de la maana a nueve de la noche, seis das a la semana) en el sector tecnolgico que estos das sienta al pas frente al divn.

El fenmeno va a contrapelo porque los avances laborales son una de las mejores y ms ignoradas noticias de los ltimos aos en China. Son humildes en trminos occidentales y elefantisicos en trminos locales. Los chinos, que durante miles de aos asumieron la explotacin como imperativa, pelean hoy por sus derechos con huelgas o en tribunales. Es paradjico que aquellas extenuantes jornadas que sufran los emigrantes rurales en las fbricas de la costa oriental las hayan heredado titulados universitarios en la industria tecnolgica.

Los trabajadores han volcado sus lamentos en campaas organizadas en internet con lemas como Las vidas de los programadores tambin importan y etiquetas como 996.uci, que alude a la unidad de cuidados intensivos a la que conduce su rgimen laboral. Tambin han elaborado una lista de unas 150 compaas que exigen horas extras sin retribuir y en la que figuran gigantes como Tencent, Alibaba y Huawei.

La ley china establece un lmite de 40 horas semanales y 36 extras. La prctica es tcnicamente ilegal, pero muy extendida en la industria. Los cambios en los horarios o las condiciones estn permitidos si se acuerdan por ambas partes, pero en el sector tecnolgico los trabajadores carecen de voz y son impuestos de forma arbitraria. Si no los aceptan, la nica alternativa es irse, explica Geoffrey Crothall, de la organizacin China Labour Bulletin.

Desde empresarios venerados como gurs han llegado reivindicaciones romnticas de la confuciana capacidad de trabajo de los chinos como va hacia el xito. Jack Ma, fundador de Alibaba, describe el 996 como una bendicin que deberan agradecer los jvenes. Si quieres entrar en mi empresa, tienes que estar preparado para trabajar 12 horas diarias. De lo contrario, ni te molestes. A ese rgimen debe la economa china su mpetu y vitalidad, segn Ma. Richard Liu, presidente de la compaa de comercio electrnico JD, que lamenta el aumento de los lastimeros: Si esto sigue, JD no tendr futuro y ser expulsada sin compasin del mercado. Los haraganes no son mis amigos. Ambos reivindican con orgullo sus jornadas maratonianas cuando levantaban sus imperios.

No es un discurso nuevo. Tambin las jornadas interminables fueron habituales en los inicios de Silicon Valley. Elon Musk, por ejemplo, recordaba recientemente que acumulaba 120 horas semanales cuando a Tesla se le complicaban las cosas: Nadie ha cambiado el mundo trabajando 40 horas semanales.

El debate ha supuesto un extrao enfrentamiento entre los rutilantes empresarios y las voces oficiales del Gobierno chino. El Diario del Pueblo sealaba la semana pasada que los trabajadores que se oponen al 996 no pueden ser etiquetados de holgazanes y que sus necesidades deben ser escuchadas: La imposicin obligatoria de la cultura del 996 no solo refleja la arrogancia de los empresarios, sino que es injusta y poco prctica.

Los trabajadores se han beneficiado durante aos de una industria floreciente y mimada por Pekn. Un programador recin licenciado llega a los 20.000 yuanes mensuales (2.650 euros) y en pocos aos se sita en los 30.000 yuanes (4.000 euros), segn fuentes del sector. Y al salario se aade el bonus anual, que suele equivaler a seis mensualidades y en casos extremos hasta 20 o 30. El volumen y la estructura de los ingresos fomentan lo que eufemsticamente se llama compromiso personal con la empresa.

Fuente: https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/economia/esclavos-996-china_1358738.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter