Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-04-2019

Primeras demandas en Miami a travs de la Ley Helms-Burton

Rui Ferreira
OnCuba

Las querellas sern interpuestas a la compaa de cruceros Carnival por dos familias que reclaman propiedades en las instalaciones de los puertos de La Habana y Santiago de Cuba


Este jueves a las 9:00 de la maana Javier Garca Bengoechea cumplir un viejo sueo: iniciar una demanda jurdica por la indemnizacin de las propiedades familiares confiscadas por la Revolucin Cubana en 1960, algo que ha esperado hacer desde que en 1996 fue aprobada la Ley Helms-Burton.

Bengoechea reclama la propiedad del puerto de Santiago de Cuba y pretende pedir una compensacin a la lnea de crucero Carnival por el uso de las instalaciones de ese puerto en su circuito turstico por el Caribe.

Pero esta no ser la nica demanda, explica el abogado Nicols Gutirrez, que est coordinando los casos, ya que Carnival tambin ser querellada por la familia de Michael Behn, originaria de Kentucky, y que reclama el edificio del muelle Sierra Maestra, frente a la Lonja del Comercio de La Habana, donde atracan los barcos de la empresa estadounidense, el cual perteneci a la antigua Havana Docks Corporation de los Behn.

Ambas instalaciones, aunque se encuentran bajo administracin del gobierno cubano, prestan servicios a Carnival y, por ende, la compaa de cruceros puede ser demandada de acuerdo con el recientemente puesto en vigor Ttulo III de la Helms-Burton.

Este acpite haba estado suspendido desde 1996, a causa de una demanda entablada por la Unin Europea ante la Organizacin Mundial de Comercio y un posterior acuerdo poltico de Washington con la Unin Europea. Sin embargo, el presidente Donald Trump decidi levantar la veda y permitir que se entablen demandas en tribunales estadounidenses contra empresas extranjeras que trafican con propiedades nacionalizadas por el gobierno revolucionario.

Gutirrez calcula el valor de las propiedades en varios millones de dlares, pero la cifra definitiva ser definida por el juez que atienda el caso. Se espera que una demanda de esta naturaleza, sin antecedentes jurdicos, se arrastre por ms de una dcada ya que, segn fuentes de la naviera, ser fuertemente contestada.

La primera de todas [las demandas] es la que va a definir las cosas. Es difcil pero no imposible, explic a OnCuba el acadmico Jaime Suchlicki, momentos antes de que el asesor Nacional de Seguridad, John Bolton, anunciara das atrs en Miami que la administracin Trump no renovara la suspensin del Ttulo III.

Un proceso muy lento

Cuando a fines del ao pasado se comenz a hablar de la posibilidad del levantamiento del Ttulo III, muchos analistas anticiparon que los tribunales estadounidenses serian inundados con querellas, teniendo en cuenta que el Gobierno Federal ha certificado 5,913 reclamaciones de las 8,821 presentadas desde 1960, con un valor global de 8,500 millones de dlares sin contar los intereses acumulados de 6% anuales.

Esta cifra incluye apenas aquellas propiedades nacionalizadas cuyos dueos eran ciudadanos estadounidenses al momento de la intervencin. La implementacin plena de la Ley Helms-Burton abri la puerta a una cantidad an por establecer de reclamantes que no eran ciudadanos estadounidenses cuando las perdieron.

Economistas cubano-americanos sitan esa cifra en 200,000 reclamaciones. Pero Gutirrez no cree que llegue a tanto.

Pese a las advertencias de un inminente colapso del sistema judicial estadounidense al ser hundido por centenares de miles de demandas por cubano-americanos, realmente las cifras actuales andan alrededor de unas docenas o centenares precisamente por los requisitos que la ley establece, explica el abogado en un documento que entreg este lunes a la prensa en preparacin del inicio del proceso.

Aunque muchos en la comunidad cubano-americana puedan pensar que hallaron El Dorado gracias a la administracin Trump, lo cierto es que la Helms-Burton establece algunas condiciones muy estrictas para que una demanda sea vlida. Por ejemplo, las residencias que encuentran habitadas quedan fuera, o sea, la Ley no servir para sacar a nadie en la Isla de la casa en que vive.

Por otro lado, el reclamante debe probar que es el dueo legal de la propiedad reclamada, que la adquiri siendo un ciudadano estadounidense antes de la promulgacin de la Ley el 12 de marzo de 1996, y deber demostrar que la misma tiene un valor de mercado superior a los 50,000 dlares.

Tambin quedan excluidas aquellas propiedades que se encuentran ocupadas por embajadas y legaciones diplomticas u organizaciones internacionales.

Los altos costos

Un requisito que se anticipa, difcil de demostrar para un demandante cubano-americano, es identificar la empresa extranjera que ocupa esa propiedad y que, a su vez, tiene valores y propiedades sustanciales bajo jurisdiccin de Estados Unidos. Y por ltimo, estn los costos. El reclamante tiene que tener en cuenta si posee fondos suficientes para enfrentar los gastos de un largo proceso judicial y se compensa en relacin al valor de la propiedad.

Por una razn que no ha quedado clara, hace algunos aos del gobierno estadounidense ha incrementado dramticamente los costos legales de una demanda de este tipo. Si entablar una demanda normalmente en Florida cuesta 400 dlares, en este caso esa cantidad se dispara a 6,548 dlares, es decir, 16 veces ms. Sin pena ni agravio. Y esto sin contar con los honorarios de los abogados.

Las demandas que Bengoechea y la familia Behn entregarn el jueves a un auxiliar del Secretario del Tribunal Federal del sur de Florida en Miami, sern las primeras. Ese da, se establece la fecha de la primera audiencia y qu juez escuchar los alegatos.

El lunes, una portavoz de Carnival no quiso anticipar a OnCuba cmo la empresa piensa actuar. Vamos a esperar ser notificados [de la demanda]. Por ahora las operaciones siguen, los barcos siguen navegando, dijo la fuente.

La semana pasada otro portavoz de otra firma de cruceros, Royal Caribbean, dijo al sitio Travel Agent Central, que sus buques siguen cumpliendo los itinerarios establecidos y que los pasajeros sern advertidos de alguna alteracin.

Gutirrez no ha revelado detalles de su demanda. De modo que no se sabe si pretende apenas una compensacin para sus clientes o pide tambin la suspensin de los viajes, pues ambas cosas son diferentes.

Fuente: http://oncubanews.com/cuba-ee-uu/primeras-demandas-en-miami-por-la-ley-helms-burton/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter