Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-05-2019

Carta abierta al Papa Francisco sobre Semanas Santas futuras

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


En fin, elevar a los pobres hasta un sitio donde puedan resplandecer y cultivar sus valores espirituales mientras viven dignamente. Recursos fsicos y financieros hay suficientes en este mundo La resurreccin puede ser ahora, si es que sus fieles poseen tan siquiera un tomo de fe en sus conciencias y un gen de generosidad dadivosa en su corazn y comportamiento espiritual, social y humano.

Papa Francisco, existen razones para imaginarle sufriente y sufriendo constantemente por los males infinitos que parecen asolar a la humanidad y que no tendrn consolacin y cura en este mundo terrenal solamente con plegarias, peregrinajes y apelaciones a las buenas intenciones para remediar esa especie de despiadada crucifixin y muerte de millones de personas, frgiles, desvalidas y condenadas por un destino atroz. Sepa Ud. que se le admira por esa visin suya integral de los problemas esenciales de nuestro mundo en que se funden lo material y espiritual de los seres humanos.

Empezar con la propuesta y acto seguido con los argumentos que le sirven de fundamento. Se trata de que Ud. y sus representantes en el mundo, convoquen a todos sus fieles, que son millones en el planeta, y entre los cuales se encuentran tambin millones de individuos millonarios y pudientes en distintas cuantas, para que donen todos los aos parte significativa de sus riquezas, desde dinero, joyas, viviendas, tierras, etc., y cuya donacin tenga el tamao de su fe cristiana para sufragar cada ao en algunos o todos los pases los panes y los otros alimentos que tengan el tamao del hambre de los pobres, y, adems, proveerles de calzado y vestido, de salud y educacin, y por supuesto de hogares. En fin, elevar a los pobres hasta un sitio donde puedan resplandecer y cultivar sus valores espirituales mientras viven dignamente. Recursos fsicos y financieros hay suficientes en este mundo, y estn guardados, sera mejor decir, sepultados en los bancos y en cuanta cajas fuertes existen, para que cada ao, o cada da del ao, o para Semana Santa, sean librados de la cruz material y espiritualmente tal vez millones de seres humanos, salvadas sus vidas terribles, curados, alimentados, educados, como Jess manda e hizo durante su vida terrenal. No es sueo, Papa Francisco, intntelo a ver, y seguro que atraer y le seguirn los representantes de todas las religiones del mundo, y quizs muchos gobiernos tambin. No es fcil, Papa Francisco, pero tampoco imposible. La resurreccin puede ser ahora, si es que sus fieles poseen tan siquiera un tomo de fe en sus conciencias y un gen de generosidad dadivosa en su corazn y comportamiento espiritual, social y humano.

Observando y escuchando el acto reciente del va crucis en conmemoracin de la Semana Santa en el Coliseo Romano, con el relato y plegarias consiguientes que acompaaron cada una de las estaciones de Jess crucificado, hasta su muerte, bajada de la cruz, sepultura y resurreccin, pensaba que dichas reflexiones, as como las suyas, deban publicarse en todas partes por la realidad injusta en que viven los pobres, por las condiciones de vida inhumanas en que se les mantiene, por las denuncias del tratamiento y polticas aplicados a los casos colectivos o personales de los emigrantes, y que todos cargan, no solo las cruces de una existencia apabulladora, sino que encuentran muros infranqueables o proyectos de construirlos mucho ms hermticos, y todas las discriminaciones existentes o inventadas para poner valladares en las relaciones sociales. Y qu decir de las guerras, o de los que amenazan con ellas, o de los que ejercen represalias y bloqueos contra pueblos enteros o, sea, millones de personas condenados por la soberbia de poderes imperiales! En fin, en esa narracin y en sus palabras estn implcitas las denuncias de naturaleza social, poltica, humana, filosfica y religiosa del mundo actual.

Tambin en la ceremonia se pudo observar a los cientos o miles de asistentes a la ceremonia, creyentes y religiosos conmovidos, contritos, por la visin de la representacin contempornea de aquellos sucesos de hace ms de dos milenios. Esos participantes, todos bien vestidos y quizs muchos, o la mayora, con enormes riquezas personales, parecan compungidos y ratificaban su fe durante aquel acto.

Fue entonces en que me pregunt si se invitaran y tendran su asiento tambin preferencial, en el Coliseo Romano, los pobres, que son la sal de la tierra los zarrapastrosos- -los ninguneados- -los infelices-, o sea, los integrantes de las clases pobres de donde provena Jess y su familia terrenal-, y que tambin deben poblar algunos sitios de la tierra italiana. En fin, quizs, alguien pueda brindar esta informacin. Pero s estaban presentes, sin duda al menos en espritu y ideas, en el relato ceremonial, todos los pobres, humillados, perseguidos, fugitivos, muertos de hambre, desamparados sin techo, crucificados cada da y todos los das por el egosmo y la avaricia, y que los condena con la actitud y decisin de lavarse ls manos como Pilatos, o ms bien como Herodes que anda en el papel de exterminador de un posible redentor que pida con humildad o rebelda un poco o mucha justicia y una vida digna para todos los desheredados de la suerte. .

Por una razn evidente, Padre Francisco, Jos Mart, el Apstol de la libertad de Cuba, lleg a expresar: Con los pobres de la tierra/ quiero yo mi suerte echar. Y tambin dijo: El hombre no tiene derecho a oponerse al bien del hombre.

Hay sin duda un simbolismo en el hecho de que Jess procediera de una familia de la clase pobre y su trayectoria humana transcurriera en ese estrato de la poblacin y en su medio natural, y sus ideas se propagaran en ella y sus milagros ocurrieran entre la gente necesitada y que su accin ms concurrida y tambin ms creadora y festiva para los hambrientos de su mundo, fue cuando viera una gran multitud procedente de la ciudad y tuvo compasin de ellos. Fue en esas circunstancias cuando Jess convirti y multiplic los 5 panes y 2 peces y los ofreci generosamente y comieron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los nios. Por tanto, su doctrina tuvo para los humanos y posibles conversos los dos componentes: el espiritual de la salvacin del alma ms all de la muerte inevitable y el material, de cura de los enfermos y alimentacin del cuerpo de los hambrientos durante la vida. Y como dice el evangelio de San Mateo y comieron todos y se saciaron.

Pensando en las contradicciones de este mundo, anterior y posterior a Jess, y es que la humanidad es mucho ms antigua que la que se ha vivido con la fe cristiana y otras doctrinas, no puedo dejar de recordar a los miles de esclavos crucificados en las tierras bajo la gida del imperio romano despus de apresados a consecuencia de la derrota de Espartaco, lder de aquella revolucin rebelde de gladiadores y explotados en procura de la libertad, y que, para mayor simbolismo, se desat slo varias dcadas antes del nacimiento de Jess

Y tambin se me ocurre pensar si hubiera sido posible es pura imaginacin, Papa Francisco- que Jess hubiera nacido de una familia muy rica de su tiempo. Cules seran las moralejas para la humanidad toda, y, en especial para las clases ricas y privilegiadas? Sin embargo, para sacar conclusiones no siempre absolutas ni definitivas, qued el testimonio sobre EL JOVEN RICO en el evangelio segn San Mateo.

Pero como la existencia humana desde su surgimiento ha estado regida por enigmas inextricables, y la historia conocida es en cierto modo la eterna lucha el bien contra el mal, y como la vida callada se desliza como una fuente de ignorado curso, ocurri un hecho singular en un pequeo pas llamado Cuba, en que uno de sus libertadores, Carlos Manuel de Cspedes, nacido el 18 de abril de 1819, hombre de leyes, hacendado rico y dueo de esclavos, justo y prximo a cumplir 33 aos, expres en un poema: Quise ser el apstol de la nueva / religin del trabajo y del ruido, / y ya lanzado a la tremenda prueba / a un pueblo quise despertar dormido, / y ponerlo en la senda con presteza / de virtud, de la ciencia y la riqueza.

Y despus de reclamar para su pueblo un trato justo para la poblacin criolla de la isla, y los esclavos africanos, y los chinos importados, etc., despus de cumplir prisin en varias ocasiones, se lanz a la lucha armada para conquistar la liberacin y redencin ansiada. Sus acompaantes principales en un principio en aquella odisea tambin eran ricos y representantes de todas las capas del pueblo, y se incorporaron a sus filas con una pasin tremenda tambin los esclavos y los pobres elevados a la condicin de libres e iguales en una repblica soada que naca enfrentada a un imperio que lleg a dominar medio mundo.

As este personaje rico, sacrific todas sus propiedades, confiscadas por las autoridades coloniales, y errante en los montes a los pocos meses despus de su alzamiento libertario entregaba todo lo valioso que personalmente posea entonces: cuatro mil pesos en efectivo y las prendas siguientes: un par de espolines de plata, un par de brazaletes de oro con palos y esmeraldas, un prendedor para reloj de seora, un prendedor esmaltado con esmeraldas y brillantes, un prendedor con esmeraldas, un prendedor de oro con una cruz de brillantes, un juego de sortijas, alfiler y pendientes de brillantes, una gargantilla de brillantes, un sortijn de brillantes, un par de botones esmaltados de brillantes, una sortija de brillantes y rubes, un reloj de oro patente ingls, una leontina de oro con una cornalina y dos cadenas de oro

Aada en su mensaje para hacer efectiva la donacin de sus ltimas riquezas: Manifiesto mi sentimiento de no poseer mayores cantidades y alhajas para poder ofrecer en obsequio de la patria.

Era el mismo hombre inconmovible que fue capaz de sacrificar a su hijo, hecho prisionero, cuando las autoridades enemigas pretendieron inducirlo a la traicin como canje para liberarlo.

Y ante las matanzas y exterminio que practicaba el ejrcito opresor, fue capaz de dirigirse a su adversario mayor, a Amadeo I, Rey de Espaa, para expresarle en carta de 1872, lo siguiente: Quisiera Dios que, interpretando bien mis sentimientos y gracia a mis intenciones, se digne a ordenar a la par que lo ms conveniente y humanitario, lo mas justo para que cesen tantos horrores!"

Y en su voz cabe recordar lo que confesara en carta el 26 de abril de 1873: Esto prueba, una vez ms, que la idea no muere y que esos hombres, representantes de la idea, la harn brillar a los ojos de todos sus hermanos hasta desde las cumbres del Glgota. Y meses despus, el 5 de noviembre, despojado de su cargo de primer presidente de Cuba, y disfrutando solo de la condicin de ciudadano simple y convertido en una sombra viviente y mal viviendo en penuria, expres su firme conviccin:Y o deba inmolarme y me inmol. Cristo resucit despus de la cruz

Sin embargo, tena la certeza de que "las empresas de los hombres seran vanas e ineficaces, si no la sostuviese un espritu de perseverancia. Por eso habis llevado a cabo las que estn llamando la atencin del universo.

Y enfrentado siempre a su destino y fidelidad a sus ideas, expres: Resignado estoy a mi muerte y aqu como en la hora de mi ltimo suspiro, para nada contar mis sufrimientos y nicamente rogar que conceda algunos das risueos en la tierra a los seres que me han amado, y a estos que me perdonen los dolores que por mi causa han sufrido!.

Y estaba absolutamente seguro de que no tena motivos para los arrepentimientos: Mi conciencia est tranquila. Mi consagracin a la causa, mis servicios, mis sacrificios estn a la vista de todos: : los malos me atacarn, pero los buenos me defendern () la verdad al fin se abre paso y dura.

Adems, mis herederos, que, como yo, no deben desear ms que morir por la libertad de Cuba, y una herencia pobre de dinero, pero rica de virtudes cvicas.

Y dijo mucho ms: El porvenir se me presenta sombro! Yo expirando, abandonado en la roca de Prometeo; mi honor mancillado; mi patria pobre y esclava; mis hijos con el sombrero del pordiosero en la mano, o en los cubculos de la prostitucin! Aparta de mi vista ese horroroso cuadro: no castigues tan cruelmente.

Querer es poder, sobre todo para los pueblos viriles. Resulvanse los ricos a sacrificar sus fortunas, los acomodados a renunciar el bienestar, los negros a conquistar su libertad natural, todos a exponer sus vidas, si preciso es, como culto debido a la Patria.

Ese hombre, que no fue santo ni aspiraba a serlo, tres das antes de su muerte estaba enseando a escribir a algunas personas en un sitio intrincado de la Sierra Maestra, y all cay combatiendo solitario frente a una numerosa tropa enemiga. Se desconoce si fue el azar o la delacin la causa del hallazgo en aquel remoto territorio.

Tambin tuvo ocasin de meditar sobre la traicin y tal vez recordara tambin el acto traicionero de Judas, -esos actos tan reiterados en la historia-, que entregara a Jess por los 30 dineros, y afirm un da: pero no olvide que no todos los hombres pueden pensar de un mismo modo, y que la traicin se disfrace y esconde para que no la veamos aunque est a nuestro lado. Y conclua con esta sentencia: De mal agradecidos est el infierno lleno!

Este personaje singular fue reconocido por el pueblo cubano y su historia con el ttulo de Padre de la Patria.

En conclusin, Papa Francisco, reciba Ud. mis afectos y respetos, hay en el mundo suficientes agradecidos que pueden seguirle en las ideas y en las obras, en los sueos y realidades del gnero humano, es hora de la purificacin de los templos y separar de ellos a los mercaderes y corruptos, de convocar a los ricos de todas las edades, a convocar a los obreros desocupados de las vias, de curar a los enfermos de toda ndole y de multiplicar los alimentos para saciar el hambre, de abrirles los ojos a quienes se niegan o no pueden ver, y de educar para la paz, la virtud y la felicidad a toda la humanidad. Es hora de demostrar que con los pobres de la tierra se quiere y se puede echar la suerte.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter