Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-05-2019

Necesitamos un nuevo sindicalismo

Luis Espinoza Garrido y Luis Dvila Mendoza
Intersindical de Trabajadores de Iquique


Una vez ms, quienes en Chile vivimos de un salario, conmemoramos un primero de mayo en medio de un gran retroceso manifestado en la divisin de las dbiles estructuras sindicales existentes y, como su consecuencia, en una desmejorada situacin econmico-social slo morigerada por un alto endeudamiento que nos permite soportar momentos de apremio. Los trabajadores y trabajadoras, junto a diversos grupos sociales vulnerables de la sociedad chilena, nos encontramos en la parte inferior de la pirmide social, sufriendo en rigor la extrema desigualdad que genera el capitalismo neoliberal. Hoy, en millones de hogares obreros, ms de dos personas deben trabajar para sobrellevar la vida con un mnimo de equilibrio, pero sin posibilidad alguna de progresar, mientras un pequeo grupo de empresarios usufructa de las riquezas que creamos todos y todas, y a quienes un sinnmero de bufones aplaude permanentemente en espera de sus favores. Sin embargo, autocrticamente, debemos aceptar que tan magra situacin es nuestra responsabilidad, ya que ilusionados con el consumismo, el individualismo, el hedonismo y el apoliticismo, dejamos que otros decidan nuestro destino confiando ingenuamente en quienes dicen representarnos.

El cuadro es desastroso, las diversas centrales sindicales, en especial la CUT, han sido cooptadas por los gobernantes de turno y sus dirigentes cupulares, sin luces, disputan las migajas que reparten quienes nos dominan, incorporndose a la vorgine corrupta que asola a todas las instituciones del pas. Igualmente, los antiguos partidos obreros siguen prostituyndose y es imposible que puedan representar al pueblo, ya que su permanencia en distintos gobiernos demuestra que aceptan el modelo y, sus lderes, felices con las bondades del neoliberalismo, no desean arriesgar los privilegios alcanzados vegetando en medio del cretinismo parlamentario, adems, intentando blanquearse con llamados a unir la oposicin, para captar ingenuos a quienes abandonarn una vez que retornen al poder. No obstante, las orgnicas que mantenemos posturas clasistas an no percibimos claramente el actual avance del capitalismo, no distinguimos el efectivo desarrollo de las fuerzas productivas, el papel que adquiere el conocimiento ni la nueva dimensin de las relaciones sociales de produccin. El carcter ampliado que hoy tiene el trabajo nos obliga a repensar el rol de los sindicatos, cuya concepcin eurocntrica se transforma en una camisa de fuerza. Se necesita un Nuevo Sindicalismo. Los nmeros oficiales demuestran que pocos trabajadores participan en una negociacin colectiva reglada y el sindicalismo alcanza a un 20 % de los asalariados, cifra mucho menor porque no incorpora en su clculo a la masa subempleada o por cuenta propia, asimismo, muchos sindicatos no funcionan. Este primero de mayo exige reflexin, siendo necesario abordar cuatro cuestiones centrales: 1) Analizar los grandes cambios que suceden en el trabajo y su desequilibrada relacin con el capital. 2) Reorientar la organizacin y funcin del sindicato dando cuenta del carcter ampliado que hoy tiene el trabajo, abarcando la multiplicidad de formas en que se manifiesta la explotacin. 3) Profundizar la politizacin de los trabajadores, entendiendo que la poltica no puede concentrarse slo en los partidos, para construir una plataforma poltica-social que abarque al conjunto del pueblo. 4) Establecer, claramente, que la ruptura democrtica de masas es la nica va que nos permitir provocar un cambio, en la perspectiva de establecer un poder constituyente.

Con las tareas reivindicativas, salariales, electorales, culturales, as como la gestin parlamentaria, las marchas y otros tipos de gestin y movilizacin, slo lograremos acumular fuerza, ser la lucha rupturista, entre ellas la huelga general, la que nos permitir provocar un cambio en la situacin que hoy vive el pas.

Honramos a los hroes de Chicago y a los miles de trabajadores y trabajadoras de Latinoamrica. Luis Espinoza Garrido y Luis Dvila Mendoza, Comit Ejecutivo Intersindical de Trabajadores

Iquique, 29 de abril de 2019

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter