Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-05-2019

Petrobras, Odebrecht, OXY
Recordando un billar a tres bandas en contra del pas

Alberto Acosta y John Cajas Guijarro
Rebelin


 Aceptar ese arbitraje (con la Oxy) es traicin a la Patria y todos los que reconozcan un arbitraje inexistente, que Ecuador no ha aceptado y no tiene por qu aceptar, sern traidores a la Patria

(Rafael Correa Delgado, Presidente Electo 2006)

Son tiempos complejos los que vive el Ecuador, en verdad. Tiempos en los cuales se marcha aceleradamente al fondo y a la derecha , y en donde el neoliberalismo ha vuelto en toda su magnitud. Y si bien abruman los casos de corrupcin que da a da se develan y la arremetida neoliberal que nos golpea, una mxima merece la pena repetirse una y otra vez: prohibido olvidar. El desangre de recursos que afronta el Ecuador no es casualidad ni el mero manejo ingenuo de las finanzas pblicas. Mucho de ese desangre emerge de un manejo autoritario y corrupto del poder poltico, el cual termina de siervo de esos grandes capitales transnacionales que -sobre todo va extractivismos- succionan la riqueza de nuestro pueblo. Ejemplo de ello es una peculiar partida de billar a tres bandas en la cual el capital transnacional y el poder poltico confluyeron en perjuicio del estado ecuatoriano...

El campo petrolero que pas de rojo a azul

A inicios del gobierno de Rafael Correa, el entonces ministro de Energa y Minas (y uno de los autores de estas lneas) conform un grupo interdisciplinario -entre gelogos, geofsicos, ingenieros de perforacin, economistas y abogados de prestigio- para investigar varias irregularidades sobre la actividad de la petrolera brasilea Petrobras. All particip el Director de Hidrocarburos, delegados de la Procuradura, y cont con colaboracin y asesora de la Secretara de Transparencia de la Presidencia de la Repblica. Esta Comisin se cre va acuerdo ministerial.

La Comisin analiz integralmente la situacin econmica de dos contratos: Contrato de Participacin del Bloque 18 (contrato principal) y el Convenio de Explotacin Unificada del campo Palo Azul (contrato accesorio). Asimismo, la Comisin realiz por primera vez un estudio tcnico de registros elctricos, ssmicos, geolgicos y de produccin de cerca de 30 pozos perforados en el llamado campo Palo Azul, obteniendo mltiples resultados que develan un verdadero fraude al pas dentro de un campo petrolero manejado mltiples veces por petroleras que han violado la Ley de Hidrocarburos, destacndose el caso de Petrobras. [1]

En esos anlisis se verific que el Bloque 18 nunca fue comercial pues contaba con menos de 5 millones de barriles de petrleo. Por ello, segn el Art 24 de la Ley de Hidrocarburos, el campo deba revertirse al Estado. En cambio, el campo Palo Azul (que en realidad era el campo Palo Rojo fuera del Bloque 18), sumado arbitrariamente al Bloque 18 en el gobierno de Gustavo Noboa Bejarano asumindolo como un campo unificado tena ms de 100 millones de barriles de crudo liviano. Aqu -para empezar- llam la atencin que, si el contrato principal no se justificaba, se haya autorizado el contrato accesorio que era el de campo unificado.

En el plano tcnico el anlisis confirm aquello ya conocido por Petroecuador desde 1999, as como por la investigacin de la Comisin Anticorrupcin en 2001 y 2002: no haba campo compartido o unificado. Esto debe quedar claro, lo que se conoce como campo Palo Azul era, en realidad, el campo Palo Rojo, descubierto por la Corporacin Estatal Petrolera Ecuatoriana (CEPE) en 1969. Para entender bien la cuestin cabe anotar que como el Bloque 18 no era comercial, sobre todo el grupo Isaas -accionista de la empresa Petromanab, integrante del consorcio a cargo de la explotacin- a esa poca quera demostrar que el campo Palo Rojo era parte del Bloque 18 al ser el mismo yacimiento que Palo Azul

La Contralora, en su informe de gestin de 2003, exigi a las contratistas que perforen un pozo intermedio entre el denominado pozo Palo Azul 1 (dentro del Bloque 18) y el Palo Azul 2 (fuera del Bloque 18, al que se conoca como Palo Rojo) para definir si en realidad los dos pozos estaban unificados. En un segundo informe de 2004 la Contralora observ que las contratistas incumplieron una disposicin obligatoria al no perforar el citado pozo intermedio. Recin en septiembre de 2006 se perfor el pozo intermedio denominado Palo Azul 3, extrayndose 97% de agua, por lo que se cerr en octubre del mismo ao, probndose que los pozos no estaban unificados. El haber aceptado lo contrario configurara uno de los mayores fraudes geolgicos de la historia petrolera.

As, se verific que lo que se conoce como Palo Azul en el Boque 18 y Palo Rojo fuera del Bloque 18 no estaban unificados.

Teikoku, Petrobras y Oxy a lo lejos

Adems de Palo Azul, la Comisin impuls la investigacin histrica de una cadena de cesin de derechos y obligaciones entre empresas (de papel?) como Petromanab, Cayman, Teikoku y Ecuadortlc. El 24 de enero de 2005, en Argentina, Petrobras matriz suscribi un acuerdo de venta y asociacin con Teikoku matriz, transfiriendo el 40% de participaciones en el Bloque 18, Palo Azul y Bloque 31, sin autorizacin ministerial: causal de caducidad contractual segn la Ley de Hidrocarburos de entonces.

Esto es importante, pues por una situacin anloga se aplic la caducidad de contrato a la compaa Occidental u Oxy que suscribi un acuerdo con Encana, sin autorizacin ministerial. La atencin se centr en este debate resumido en la disyuntiva entre caducidad o barbarie (Alberto Acosta 2006): 

El incumplimiento de las leyes, por la razn que fuera, equivale a autorizar lo que se pretende prohibir o a marginar la aplicacin de las normas establecidas. Ese es el meollo del asunto con la empresa petrolera Occidental, Oxy. En juego no est un reclamo por daos econmicos. Tampoco interesa saber cunto invirti la Oxy en actividades petroleras o en su promocin social. Esta compaa no cumpli con la ley y el contrato en innumerables ocasiones; el que Oxy no haya reportado el traspaso del 40% de sus acciones a ENCANA es apenas uno de los atropellos jurdicos (Incluso su operacin en los campos compartidos de Eden Yuturi y Limoncocha no se ajusta al marco legal). La caducidad de su contrato, apegada a lo que manda la ley, no es, entonces, una expropiacin. Y si otras empresas han procedido de igual manera, lejos de ser un argumento a favor de la Oxy, como pretenden sus apoderados, es razn suficiente para revisar el resto de contratos... en juego est el imperio de la ley o la barbarie, situacin que predomina en la actualidad y que no permite asegurar la tan reclamada seguridad jurdica. La caducidad es la nica alternativa si realmente se pretende construir un verdadero Estado de Derecho, que asegure suficientes garantas hasta para las inversiones extranjeras .

Esta irregularidad en la que incurri Petrobras fue confirmada con el viaje de delegados de la Procuradura a la Comisin de Valores de Buenos Aires y a la Securities and Exchange Commission (SEC) en Nueva York.

Luego, el Ministerio de Energa solicit a Petrobras que presente el acuerdo suscrito con Teikoku en Argentina. Tres meses despus, entreg una carta de intencin, suscrita por Teikoku Oil Ecuador, empresa no registrada en el pas, creada meses antes en las Islas Cayman. Esto constituye otra causal de caducidad, pues al no domiciliarse en Ecuador, no poda suscribir ningn documento pblico. Fue el presidente de Petroecuador de ese entonces, en el gobierno de Alfredo Palacio -Galo Chiriboga- quien calific equivocadamente la idoneidad de Teikoku. Cabe agregar que en el ao 2000 ya se haba abierto un expediente en la Fiscala.

Empieza la partida

Esta compleja situacin, bien documentada, fue puesta en conocimiento del entonces presidente Correa por el ministro de Energa y Minas en junio de 2007, como una de sus ltimas gestiones en esa cartera [2] . En la comunicacin fechada en junio 13 de 2007- entregada al primer mandatario, el ministro indic la necesidad de iniciar de inmediato la caducidad, caso contrario se poda perder la demanda que Occidental plante al Estado en el CIADI por trato discriminatorio; hecho que ya se vea venir y que termin sucediendo aos ms tarde

El coordinador de la Comisin Especial remiti el informe a la Fiscala, Contralora y Procuradura del Estado. El procurador de entonces, Xavier Garaicoa, solicit en febrero de 2008 iniciar la caducidad bajo las mismas causales aplicadas a Occidental: Suscripcin de acuerdo previo y cesin de derechos y obligaciones sin autorizacin ministerial. [3] El entonces presidente de Petroecuador, Fernando Zurita, notific a la compaa con el expediente de caducidad, pero cuando iba a firmar el documento pidiendo al ministro la caducidad, fue separado del cargo, y poco despus el propio procurador renunci.

Luego, el entonces fiscal Washington Pesantez decidi reabrir el caso, que haba sido cerrado por la fiscal Cecilia Armas en 2005, y que ya haba sido denunciado por fraudulento ya en el ao 2000. Pesantez pidi el inicio de juico por peculado basado en la existencia de lo que podra ser un fraude tcnico al calificar de compartido el campo Palo Azul (en realidad campo Palo Rojo) con el Bloque 18. Otra razn para la accin de Pesantez fue la contratacin de la compaa norteamericana Gaffney & Cline, la que en apenas 15 das emiti un informe sealando que el campo era compartido; informe que, segn la Fiscala, carecera de independencia y legitimidad pues esa empresa trabajaba para Petrobras. Adems, tal informe no tiene el carcter de vinculante, sino un simple valor referencial; sin embargo, las autoridades le dieron un peso vinculante.

Posteriormente el siguiente fiscal -quien como vimos ya actu como presidente de Petroecuador y como Ministro de Energa y Minas en este caso-, Galo Chiriboga pidi anular el caso, rompiendo el principio bsico de la Fiscala de defender los intereses del Estado. As, sorprendentemente la Fiscala en la prctica respaldaba a los presuntos implicados en un posible caso de perjuicio millonario en contra del pas. Ntese que el perjuicio de Palo Azul sera enorme. En casi una dcada de explotacin del campo se extrajeron alrededor de 78 millones de barriles de crudo, de los cuales casi un 50% benefici a las contratistas (si se calcula en un precio promedio -bajo- de 40 dlares por barril y se considera que la empresa se llevaba el 50%, el perjuicio superara los 1.500 millones de dlares).

Sin duda el entonces fiscal Chiriboga, de participacin directa en varios momentos del caso, debi al menos excusarse de actuar. Cabe recordar que l fue presidente de Petroecuador cuando se dio la cesin de derechos antes del gobierno de Correa, fue ministro de Minas y Petrleos en 2007 luego de saberse los resultados de la investigacin de la Comisin, cuando se pidi la caducidad, y siendo l ministro se contrat a Gaffney & Cline. Chiriboga adelant criterios sealando que no haba causales de caducidad contractual cuando era ministro y juez de la causa. Haba un claro conflicto de intereses.

Entra Lula en la partida

En el caso de Petrobras tambin particip activamente el expresidente Luis Ignacio Lula da Silva. Y por carambola a tres bandas, su intervencin benefici a la petrolera norteamericana OXY. Sera ilustrativo saber los pormenores de dicho caso, el cual se complic justo cuando Correa negoci con Lula el retorno de Odebrecht, juntamente con la salida protegida de Petrobras, empresa que hasta sac una indemnizacin de 217 millones de dlares al Estado ecuatoriano . Algn da Correa deber explicar qu acord con Lula para permitir la salida protegida de Petrobras (empresa que hasta plante un par de reclamaciones arbitrales en contra del Ecuador).

Incluso ya antes se negoci para que el contrato de Petrobras se transforme en un contrato de Prestacin de Servicios, como textualmente sostuvo Luis Jaramillo, presidente de Petroecuador, en la Revista Vanguardia, del 19 de agosto de 2008: No hay proceso de caducidad. En eso quedamos y as se estableci cuando conversamos con el Presidente (Rafael Correa) y la gente de Petrobrs. () Con Petrobrs pasaremos directamente al contrato de prestacin de servicios. Pero Petrobras no estaba dispuesta a quedarse, quiz estimaba que el riesgo de la caducidad (por las razones expuestas anteriormente) era muy grande

Con los cambios contractuales impulsados por el gobierno de Correa en 2010, Petrobras, que antes devolvi el poco atractivo bloque 31 -aledao el 43 o ITT en el Yasuni- no renov el contrato del Bloque 18, con el jugoso apndice de Palo Azul, luego de explotarlo por aos. Los cambios de los contratos petroleros, con reformas con muy poca reforma, definitivamente incompletas y no necesariamente beneficiosas para el pas , no abordaron estas irregularidades aun cuando se insisti en ello. Petrobrs sali protegida y Odebrecht retorn beneficiada, como resultado de las conversaciones Lula-Correa.

Aqu cabe recordar que Correa expuls a Odebrecht en 2008, por corrupta y corruptora. Refirindose a Odebrecht como resea Plan V - Correa dijo que los problemas que hemos descubierto son terribles, no solo en San Francisco, (sino) en muchos otros proyectos donde siempre se quiere perjudicar al Estado (Los contratos) son horrorosos. Mencion haber descubierto que el contrato con Toachi-Pilatn, que lo hizo la Prefectura de Pichincha en este gobierno con esa Odebrecht tiene los mismos horrores que el contrato de San Francisco; as que lo mandamos a cortar.

En suma, luego de negociar con Lula, Correa recibi nuevamente a la constructora brasilera entregndole mltiples contratos sin licitacin, contratos plagados de irregularidades y envueltos en denuncias de corrupcin. Desde octubre de 2011 Odebrecht retorn a la lista de empresas elegibles y consigui millonarios contratos, incluso en tiempo rcord: un tnel de la hidroelctrica Pucar, el primer tramo de la Ruta VIVA, nivelacin del suelo y preparacin del rea (rellenos) para la Refinera del Pacfico (rea que, por cierto, hasta se vera involucrada en el trfico de droga ), la construccin de la hidroelctrica Manduriacu, la construccin del Poliducto Pascuales-Cuenca, la construccin de la primera fase de ampliacin del puerto de aguas profundas de Manta, la construccin del Metro de Quito

Entre esos mltiples beneficios que obtuvo Odebrecht cabe resaltar la participacin con unos 662,48 millones de dlares de los 1.500 millones gastados en la refinera invisible del Pacfico , tanto por nivelacin del suelo como por construccin de un acueducto para dicha refinera (solo el acueducto habra costado 294 millones ). A eso se suma denuncias de sobornos y hasta campaas pagadas por Odebrecht , como el financiamiento del documental de Royal Tour para exaltar la imagen de Rafael Correa .

Un perjuicio a tres bandas

Como antecedente para entender la relacin de Odebrecht con Petrobras y de las dos con Occidental, tengamos presente todo lo sealado. Bien sabemos cmo concluy el caso de Occidental en el CIADI, en el cual Ecuador termin pagando una indemnizacin millonaria a la transnacional, bajo el argumento expuesto anteriormente; es decir, no haber dispuesto la caducidad de Petrobras.

Tal laudo arbitral del CIADI obligaba al Ecuador pagar a Occidental, la suma de 2.300 millones de dlares, incluyendo 1.769 millones por indemnizacin y 531 millones de intereses; al final la cifra qued en 980 millones . El arbitraje constituy -como siempre- un atentado a la soberana jurdica y econmica del pas. El fallo evidencia la absoluta parcializacin del Tribunal tutelado por el Banco Mundial a favor de la compaa; a la vez, devela una defensa inconsistente, contradictoria e imprudente, por parte del Estado ecuatoriano, bajo responsabilidad de los gobiernos de Palacio y Correa.

A eso se suma el perjuicio multimillonario con Petrobras. Y cierra el terceto la larga carpeta de arbitrariedades y corrupcin que arrastra la contratacin con Odebrecht.

Esta curiosa relacin entre Odebrecht, Petrobras y Oxy es apenas uno de muchos otros casos , algunos que quiz sern pblicos cuando se establezca por primera vez una justicia de verdad independiente y autnoma en el Ecuador. Penosamente el futuro no parece caminar para all, pues luego de una dcada desperdiciada por el corresmo , con la arremetida neoliberal arrancada en el propio gobierno de Correa y continuada aceleradamente por el gobierno de Lenn Moreno , el pas se apresta a reforzar cada vez los beneficios al capital transnacional. En particular, con la llegada de nuevos tratados bilaterales de inversin (como una pieza ms de los Tratados de Libre Comercio) , claramente aumenta el riesgo de que casos como la derrota contra la OXY ante el CIADI se repitan (junto con las millonarias indemnizaciones) a menos que el pas decida entregar su soberana de lleno a los intereses transnacionales...

Por eso el olvido no es aceptable. Solo desde la memoria histrica podremos seguir exigiendo que se devele quienes obtuvieron -y siguen obteniendo- beneficios del abuso corrupto e impune del poder poltico en beneficio del lucro privado.

Notas: 

[1] Sobre este tema se puede consultar la entrevista a Alberto Acosta, entonces ministro de Energa y Minas: Chiriboga rompe el principio bsico de fiscala , en Palo Azul", La lnea de fuego, mayo 10 de 2012.

[2] El ministro renunci para asumir la candidatura como asamblesta en la Asamblea Constituyente.

[3] La caducidad habra significado para el pas recuperar el control sobre 100 millones de barriles de reservas, una produccin diaria de entre 35 y 40 mil barriles, equivalentes entonces a 3,5 millones de dlares diarios.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter