Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2019

A medida que el lobby israel en los Estados Unidos se debilita, su homlogo del Reino Unido se vuelve ms temible

Jonathan Cook
jonathan-cook.net

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Durante dcadas fue casi un tab sugerir que los grupos de presin a favor de Israel en los Estados Unidos, como AIPAC, usaron su dinero e influencia para mantener a los legisladores firmemente controlados en los asuntos relacionados con Israel, incluso si uno tena que estar ciego para no darse cuenta de que era eso exactamente lo que estaban haciendo.

Cuando en febrero Ilhan Omar seal lo obvio -se esperaba que los Representantes de los Estados Unidos como ella se sometieran a los dictados del lobby favorable a Israel, un pas extranjero- sus colegas clamaron por distanciarse de ella, tal como uno podra haber esperado que hiciera el lobby pro-Israel para ejercer el poder del que Omar hablaba.

Pero sorprendentemente Omar no sufri, al menos no inmediatamente, el abrumador destino de aqullos que previamente trataron de plantear este problema. Aunque fue presionada para disculparse, no fue golpeada por su honestidad como para llevar a la completa sumisin.

La representante recibi apoyo en las redes sociales, as como una defensa silenciosa de una gran demcrata como Nancy Pelosi e incluso una audiencia relativamente comprensiva de parte de algunas figuras prominentes de la comunidad juda de los Estados Unidos.

"Los Benjamins" s importan

Los comentarios de Omar han confrontado, y comenzado a exponer, uno de los absurdos ms perdurables en los debates sobre la poltica estadounidense. Tradicionalmente se ha considerado antisemita argumentar que el lobby pro-Israel en realidad cabildea por la causa elegida, exactamente como lo hacen otros lobbies importantes, desde las industrias de servicios financieros hasta la salud y los lobbys de armas, y que, al igual que otros grupos de presin que gozan de una importante influencia financiera, normalmente se abre camino.

En febrero, Omar se encontr en la lnea de fuego cuando not que lo que importaba en la poltica de los Estados Unidos era "todo se trata de 'Los Benjamins'", una aparente referencia a la cancin de PuffDaddy de 1997 del mismo nombre, aclarando ms tarde que el AIPAC aprovecha los fondos del Congreso y de los candidatos presidenciales

Afirmarde que el lobby proisrael no est realmente en el asunto del cabildeo solo puede sostenerse sobre la base absurda de que los intereses israeles y estadounidenses estn tan en sintona que AIPAC y otras organizaciones sirven como poco ms que animadores del vnculo inquebrantable entre los dos pases. Presumiblemente en este punto de vista, las enormes sumas de dinero recaudadas son necesarias solo para financiar las celebraciones.

"Una persona con un solo asunto"

Se suele denunciar como antisemitismo la observacin irrefutable de que el cabildeo proisrael realmente presiona a favor de Israel, y con mucho xito. Los comentarios de Omar fueron percibidos como antisemitas por el hecho de que seal el hecho de que los judos ejercen una influencia exagerada usando dinero para influir en la formulacin de polticas.

Las acusaciones de antisemitismo contra ella se intensificaron das despus cuando dio una charla en Washington DC y cuestion por qu poda hablar de la influencia de la National Rifle Association y la Big Pharma, pero no del lobby proisrael, o "la poltica"influenciada en este pas que dice que est bien que las personas presionen por su lealtad a un pas extranjero".

El hecho de que los cabilderos proisraeles, a diferencia de los judos en general, tengan doble lealtad parece algo peculiar que se debe negar, dado que el propsito de grupos como AIPAC es reunir apoyo para Israel en el Congreso.

El multimillonario de los casinos Sheldon Adelson, un patrocinador clave de los candidatos republicanos a la presidencia, nunca ha ocultado su pasin no solo por Israel, sino especficamente por los gobiernos ultranacionalistas de Benjamin Netanyahu.

De hecho est tan comprometido con la supervivencia de Netanyahu que gast casi 200 millones de dlares para apoyar a un peridico israel durante sus primeros siete aos, todo para ayudar al primer ministro de un pas extranjero.

De manera similar Haim Saban, uno de los principales donantes de los candidatos presidenciales demcratas como Hillary Clinton, no ha ocultado su compromiso con Israel. Ha dicho: "Soy un hombre de un solo asunto y ese asunto es Israel".

Podran los "Benjamins" de Saban y Adelson haber influido en las posiciones proisraeles y antipalestinas de los candidatos presidenciales demcratas y republicanos? Habra que ser sumamente ingenuo o deshonesto para afirmar que no ha ocurrido.

"No al enfoque de Bernie"

Este punto realmente debera estar fuera de duda por ahora. Este mes, el New York Times public un artculo sin precedentes en el que el autor, Nathan Thrall, cit a miembros de la poltica y cabilderos dejando claro que, como cabra esperar, el lobby proisrael utiliza su dinero para presionar a los candidatos del Congreso para que respeten la lnea del lobby en Israel.

Parte del poder del lobby opera a nivel de suposicin sobre lo que esperan los donantes judos a cambio de su dinero. Segn el NYT, las tres cuartas partes de todas las donaciones de ms de 500.000 dlares para el principal comit de accin poltica que apoya a los candidatos demcratas para las elecciones al Senado de los Estados Unidos en 2018 fueron hechas por judos.

Aunque muchos de esos donantes pueden no calificar a Israel como su causa principal, un exayudante de campaa de Clinton seal que los beneficiarios de esta generosidad necesariamente adaptan sus posiciones de poltica exterior para no contradecir a tales donantes. Como resultado, los candidatos evitan incluso las leves crticas a Israel adoptadas por Bernie Sanders, el candidato del Partido Demcrata frente a Clinton en la carrera presidencial de 2016.

"No hay un donante importante en el que pueda pensar para alguien que adopte un enfoque similar al de Bernie", dijo el asistente. Sanders recaud los fondos de su campaa de pequeas donaciones en lugar de estos grandes financiadores, dejndole esto ms libre para hablar abiertamente de Israel.

Lucha por los donantes, no por los votantes.

Otros iniciados son an ms explcitos. Ben Rhodes, un exconfidente de Barack Obama, dice que el lobby at efectivamente la mano de Obama en los esfuerzos para promover la paz. "La visin de Washington de Israel-Palestina todava est formada por la clase de los donantes", dijo a Thrall, y agreg: "La clase de los donantes est profundamente a la derecha de donde estn los activistas y francamente donde est la mayora de la comunidad juda.

Joel Rubin, exdirector poltico del grupo de lobby J. Street y miembro fundador de la junta del centrista Consejo Demcrata Judo de Amrica, estuvo de acuerdo: La lucha por Israel sola ser sobre los votantes. Ahora se trata ms de donantes.

Todos estos expertos sealan que las expectativas de los principales donantes configuran las posiciones de la poltica exterior estadounidense de los candidatos en lnea con los intereses de Israel, no necesariamente los intereses estadounidenses. Es difcil no interpretarlo como una reformulacin de la "lealtad dual".

Fuera de las sombras

Lo que es tan significativo acerca del artculo del NYT es que seala, como lo hizo el furioso silencio por los comentarios de Omar, que el lobby pro-Israel se est debilitando. Ningn lobby poderoso, incluido el de Israel, quiere salir de las sombras. Quiere permanecer en la oscuridad, donde puede ejercer su influencia ms cmodamente sin escrutinio o crtica.

La lealtad del lobby proisrael a Israel ya no es innombrable. Pero tampoco es nica.

Como seal Mondoweiss recientemente, Hannah Arendt, erudita juda y fugitiva de la Alemania nazi, observ la inevitabilidad del "conflicto de doble lealtad" en su ensayo de 1944 Sionismo reconsiderado, donde presagi el surgimiento de un lobby proisrael y sus potenciales impactos negativos en los judos estadounidenses. Fue -escribi- "un problema inevitable de cada movimiento nacional de un pueblo que vive dentro de los lmites de otros estados y que no est dispuesto a renunciar a sus derechos civiles y polticos en l".

Por esa razn, el lobby cubano-estadounidense tambin tiene un problema de doble lealtad. Es solo que, dado que la prioridad del lobby cubano es derrocar al Gobierno cubano, un deseo compartido por Washington, el tema es en gran medida diferido.

En el caso de Israel, sin embargo, existe una brecha grande y creciente entre la imagen y la realidad. Por un lado, Washington profesa un compromiso con la construccin de la paz y una promesa de actuar como un intermediario honesto entre Israel y los palestinos. Y por otro lado la realidad es que ha ofrecido un apoyo total a una serie de gobiernos ultranacionalistas israeles decididos a destruir cualquier esperanza de paz y engullir los ltimos vestigios de un posible estado palestino.

Haciendo la obra del Seor

Es importante sealar, sin embargo, que los defensores de Israel no son solo judos. Si bien el lobby proisrael representa los puntos de vista de una porcin de judos estadounidenses, tambin est compuesto de manera significativa por cristianos, en particular los evanglicos.

Millones de estos cristianos, incluido el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado Mike Pompeo, tambin pueden ser acusados ​​de doble lealtad. Consideran que el papel de Israel en la profeca bblica es mucho ms importante que el futuro de los Estados Unidos o de la humanidad, en realidad.

Para muchos de estos evanglicos, lograr el fin del mundo asegurando que los judos regresen a su hogar bblico -lo que provocara un reconocimiento final en la batalla de Armagedn- es el cumplimiento de la voluntad de Dios. Y si es una eleccin entre el apoyo a las elites mayormente laicas de Washington y el apoyo a Dios, ellos saben muy bien cul es su decisin.

Nuevamente, el NYT ha comenzado a iluminar el extrao papel de Israel en la constelacin poltica de los Estados Unidos. Otro artculo reciente record a los lectores que en 2015 Pompeo habl de la lucha de los ltimos tiempos que tuvo lugar en Israel o de lo que los evanglicos denominan a menudo como El Rapto. Dijo: "Vamos a seguir librando estas batallas".

Durante su visita el mes pasado a Israel, anunci que el trabajo de la Administracin de Trump era "asegurarse de que esta democracia en el Medio Oriente, el Estado judo, permanezca. Estoy seguro de que el Seor est trabajando aqu".

Divorciado de la realidad

Si el debate sobre el lobby proisrael en los Estados Unidos est por primera vez haciendo un guio a la verdad, la realidad del lobby proisrael en el Reino Unido se est volviendo cada vez ms divorciada de la realidad.

Parte de la razn es la forma en que el lobby israel ha surgido recientemente en el Reino Unido, apresuradamente y en una mezcla de pnico y en el modo de lmite de daos.

Dado que durante dcadas los pases europeos siguieron en gran medida el liderazgo de Washington sobre Israel, los grupos de presin proisraeles fuera de los Estados Unidos fueron mucho menos vigorosos y organizados. El cumplimiento incondicional de los lderes europeos se asegur siempre de que Washington pareca actuar como un agente desinteresado que supervisa un proceso de paz entre Israel y los palestinos. Como resultado, Europa tena poca necesidad de lobbies proisraeles fuertes.

Pero esa ilusin ahora ha sido destruida, primero por la ideologa explcita del Gran Israel defendida por una serie de gobiernos de Netanyahu y luego por la ocupacin de la Casa Blanca por parte de Donald Trump y su vehemente respaldo a las demandas de Israel por mucho que violen el derecho internacional.

Eso ha dejado la poltica europea hacia Israel -y su habilitacin por omisin de los esfuerzos de Netanyahu y Trump para aplastar los derechos de los palestinos- peligrosamente expuesta.

Mezclar judos con Israel

Los contragolpes populares han tomado la forma de un rpido crecimiento de apoyo al BDS, un movimiento popular y no violento que promueve el boicot a Israel. Pero ms especficamente en el caso de Gran Bretaa, ha resultado en la eleccin sorpresa de Jeremy Corbyn, un conocido defensor de los derechos de los palestinos y de las luchas contra el racismo en general, para liderar el opositor Partido Laborista.

Por esa razn, los dirigentes de organizaciones judas en el Reino Unido han tenido que reinventarse rpidamente pasando de ser promotores de los intereses de sus comunidades a ser vehculos para defender a Israel. Y para hacer eso han tenido que adoptar una posicin que una vez se identific estrechamente con el antisemitismo, la combinacin de judos con Israel.

Este, deberamos recordar, fue el punto de vista adoptado hace 100 aos por todo el espectro de los antisemitas en el Gobierno britnico. Consideraban a los judos intrnsecamente "no britnicos", incapaces de asimilarse y, por lo tanto, naturalmente sospechosos.

Lord Balfour, antes de que hiciera la Declaracin de un hogar nacional judo en Palestina en 1917, su legado perdurable, ayud a aprobar la Ley de Extranjera para bloquear la entrada al Reino Unido de judos que huan de los pogromos en Europa del Este. Balfour crea que la inmigracin juda haba resultado en "males indudables".

Un lobby remendado

Tambin de manera significativa -a diferencia de EE.UU. donde el lobby proisrael ha mantenido un apoyo ferviente a Israel como un asunto bipartidista durante dcadas- la necesidad de un lobby proisrael equivalente en el Reino Unido surgi principalmente en relacin con el inesperado ascenso al poder de Corbyn en el Partido Laborista.

En lugar de emerger lenta y orgnicamente, como fue el caso en los EE.UU., el britnico pro-Israel ha tenido que ser mimetizado rpidamente. El papel de Israel en la direccin de este lobby inmaduro ha sido ms difcil de ocultar.

La mayora de los lderes de las organizaciones judas del Reino Unido han estado mal equipados para la tarea de abordar la nueva simpata por los derechos palestinos desatada en el Partido Laborista por el ascenso de Corbyn. La Junta de Diputados, por ejemplo, ha tenido vnculos visibles con el partido conservador en el poder. Cualquier crtica que hagan del lder laborista es probable que se considere que tiene un aire de partidismo y de ganar puntos.

Algo inusual para Gran Bretaa, el principal grupo de cabildeo pro-Israel contra Corbyn surgi de su propio partido, en la forma del Movimiento Laborista Judo (JLM). Este se difunde en los medios de comunicacin britnicos como un grupo judo venerable, con ms de un siglo de antigedad y como ampliamente representativo de la opinin juda. Ninguna afirmacin es cierta.

Resucitado para lidiar con Corbyn

Al JLM le gusta datar sus orgenes junto con la fecha de la organizacin Poale Zion, que fue fundada en 1903. De principios socialistas, Poale Zion, se afili no solo con el Partido Laborista britnico sino tambin con una amplia gama de organizaciones sionistas antipalestinas como la Organizacin Mundial sionista y el Partido Laborista israel. Este ltimo llev a cabo la limpieza tnica de la gran mayora de los palestinos en 1948 y los lderes del Partido apoyan pblicamente el "bloque" de colonias ilegales que est desplazando a los palestinos y robando sus tierras.

Pero como ha demostrado el periodista de investigacin Asa Winstanley, antes del ascenso inesperado de Corbyn a la direccin laborista en 2015, el JLM haba quedado mayormente inactivo.

Fue revivido brevemente en 2004, cuando Israel enfrentaba crticas generalizadas en Gran Bretaa por sus brutales esfuerzos para aplastar un levantamiento palestino en los territorios ocupados. Pero el JLM solo se volvi a activar realmente en 2015.

Segn una grabacin secreta de un evento privado de JLM a fines de 2016, su presidente de entonces, Jeremy Newmark, dijo que l y otros activistas haban acordado reformar el grupo en septiembre de 2015 en respuesta al ascenso de Jeremy Corbyn y Bernie Sanders en los Estados Unidos. Corbyn haba sido elegido lder laborista solo unos das antes.

De acuerdo con la transcripcin, Newmark dijo a los otros activistas que sera el "comienzo de una lucha y una batalla por delante en la que todos estaremos comprometidos durante meses y probablemente aos". Aadi que la JLM sera un vehculo adecuado para su trabajo debido a los "derechos y privilegios" que disfrutaba como organizacin afiliada al Partido Laborista.

Un frente de la embajada israel

El motivo detrs de la reanimacin de la JLM tambin fue revelado por un documental encubierto hecho por Al-Jazeera, que se emiti a principios de 2017. Mostr que la JLM estaba actuando como poco ms que un frente de la embajada israel y que la misin que se estableci fue para debilitar a Corbyn con la esperanza de sacarlo de la direccin.

Al principio, la JLM y otros cabilderos proisraeles dentro del partido se dieron cuenta de que la forma ms efectiva de daar a Corbyn, y de silenciar la solidaridad con la causa palestina, era recurrir a la acusacin de antisemitismo.

El apoyo a los derechos de los palestinos requiere necesariamente una crtica severa de Israel, cuyos gobiernos populares de derecha no han mostrado inters en hacer concesiones para la autodeterminacin. De hecho, si bien en Occidente han debatido la necesidad de una pacificacin urgente, Israel simplemente ha continuado con la toma de vastas extensiones de tierra palestina como una forma de destruir cualquier esperanza de Estado.

Pero los grupos de presin proisraeles en el Reino Unido han descubierto que pueden convertir este problema de manera muy efectiva en un juego de identificacin que, en el contexto de una conversacin pblica britnica insensible a los derechos de los palestinos, favorece inevitablemente a Israel.

Identificacin con Israel

El argumento del lobby es que casi todos los judos se identifican con Israel, lo que significa que los ataques contra Israel tambin son ataques contra la identidad juda. Eso -afirman- es una forma moderna de antisemitismo.

Este argumento, si fuera cierto, tiene una respuesta obvia, si los judos realmente se identifican con Israel tanto como estn preparados para ignorar su abuso sistemtico de los palestinos, hara que la mayora de los judos britnicos fueran racistas antirabes.

Adems, si la identidad juda realmente est profundamente enlazada con el Estado de Israel, eso obligara a los judos a denunciar cualquier comportamiento de Israel que viole los derechos humanos y el derecho internacional de los palestinos.

Sin embargo, los mismos lderes judos que afirman que Israel est en el centro de su identidad tambin son los que piden que no se exija que los judos asuman la responsabilidad de las acciones de Israel y que exigir tanto es antisemita.

Podra haber un ejemplo ms claro de querer todo?

"Institucionalmente antisemita"

No obstante, el JLM ha secuestrado con gran xito el debate dentro del Partido Laborista del conflicto israel-palestino para silenciar las crticas. Ha trabajado duro para imponer una nueva definicin altamente controvertida de antisemitismo que lo confunde con la crtica a Israel. Siete de los 11 ejemplos de antisemitismo utilizados para ilustrar la nueva definicin se relacionan con Israel.

Argumentando, por ejemplo, que Israel es un "emprendimiento racista -la visin de muchos en el creciente movimiento BDS y entre los partidarios de Corbyn- ahora se trata como evidencia de antisemitismo.

Por este motivo, JLM ha podido presentar una queja de la Comisin de Igualdad y Derechos Humanos contra el laborismo argumentando que el partido es "institucionalmente antisemita".

El Partido Laborista es el segundo partido poltico despus del neonazi Partido Nacional Britnico que ha sido sometido a una investigacin por parte del vigilante de la igualdad.

Contrapeso al JLM

A pesar de sus afirmaciones, el JLM no representa la opinin juda en el partido laborista. El JLM dice que tiene 2.000 miembros, aunque esa cifra, si es precisa, incluye a los no judos. La asistencia a su junta general anual este mes poda medirse en docenas.

Como observ un crtico judo: Hay unos 300.000 judos en Gran Bretaa. El movimiento laborista judo afirma que nos representa a todos. Entonces por qu haba menos personas en su Junta General Anual (AGM) que en la Junta General Anual de mi Partido Laborista?"

Muchos judos en el Partido Laborista han optado por no unirse a la JLM, prefiriendo en cambio actuar como contrapeso al crear un nuevo grupo de presin judo que respalda a Corbyn, llamado Voz juda por el Laborismo.

Incluso una nueva campaa de membresa de la JLM -publicada por el exlder laborista Gordon Brown- supuestamente solo trajo una pequea afluencia de nuevos miembros, lo que sugiere que el apoyo a la agendadel JLM anti-Corbyn y pro-Israel es muy limitado dentro del laborismo.

Hablar "por los judos"

El restablecimiento del JLM tiene un objetivo muy transparente, expulsar a Corbyn utilizando cualquier medio a su disposicin. En su reunin general anual, el JLM aprob por unanimidad una mocin de no confianza en Corbyn, describindolo como "no apto para ser primer ministro". La resolucin declaraba que "un gobierno laborista dirigido por [Corbyn] no estara en los intereses de los judos britnicos".

Un comentarista judo observ burlonamente la arrogancia del JLM al hablar en nombre de todos los judos britnicos en un momento de austeridad impuesta por el Gobierno conservador:

"No me atrevera a proclamar lo que es en inters de 'los judos', pero realmente no puedo imaginar que la persona que redact esta resolucin tuviera alguna experiencia real de encontrarse con judos desempleados, jubilados judos y madres solteras que solo sobreviven, o con judos que estn luchando mientras usan los servicios de salud mental con pocos recursos.

Calificando a los candidatos del laborismo

En otras circunstancias, un grupo de personas que operan dentro de un partido poltico importante que usa mtodos clandestinos para interrumpir sus procesos democrticos se describira como infiltracin. Unos 2.000 fanticos proisraeles dentro del Partido Laborista estn tratando de anular las abrumadoras voluntades, expresadas ​​dos veces en las urnas, de los miembros laboristas, que ahora suman ms de 500.000.

No obstante, la semana pasada el JLM comenz a mostrar su mano ms pblicamente. Ha sido una ruidosa amenaza de desafiliarse del Partido Laborista, lo cual sera -al menos- algo honorable, aunque muy improbable que suceda.

En cambio anunci que comenzara a calificar a los polticos laboristas locales y nacionales basndose en su historial de antisemitismo. Despus del frentico cabildeo del JLM para la adopcin de la nueva definicin de antisemitismo, parece claro que tales puntajes se relacionarn con la vehemencia de la crtica de un candidato a Israel o posiblemente segn su simpata ideolgica con Corbyn ms que con abierta intolerancia hacia los judos.

Esto se subray esta semana cuando un veterano poltico sindicalista, Richard Burgon, el secretario de justicia en la sombra, fue atacado por el JLM y la Junta de Diputados por los comentarios que hizo en 2014, durante el ataque de Israel a Gaza, que acaba de salir a la luz. Se le grab diciendo: "El enemigo del pueblo palestino no es el pueblo judo, el enemigo del pueblo palestino son los sionistas". Anteriormente haba negado haber hecho tal comentario.

Mike Katz, el nuevo presidente del JLM, respondi: "Insultar una parte central de su identidad [de los judos] y luego disimularlo es un comportamiento vergonzoso de parte de un alto dirigente de nuestro partido, y mucho ms de alguien que aspira a administrar nuestro sistema de justicia".

Prejuicio marginal

Segn las propias cifras del Partido Laborista, el prejuicio real contra los judos, en oposicin a las crticas a Israel, es extremadamente marginal en sus filas, ya que representa alrededor del 0,08 por ciento de los miembros. Es de suponer que es incluso menos comn entre los seleccionados para postularse como candidatos en las elecciones locales y nacionales.

No obstante, el JLM ha priorizado este problema, amenazando con que los puntajes puedan usarse para decidir si los activistas harn campaa por un candidato. Uno podra suponer que los puntajes tambin podran servir de base para tratar de anular candidatos y reemplazarlos por polticos ms al gusto del JLM.

"Se avecinan elecciones, pero no vamos a hacer ese esfuerzo a menos que sepamos que la gente nos acompaa", dijo Katz.

Necesidad de un debate vigoroso

Paradjicamente, el JLM parece estar preparndose para hacer abiertamente lo que los cabilderos proisraeles en los Estados Unidos niegan que hagan de manera encubierta, usar su dinero e influencia para daar a los candidatos que no consideran lo suficientemente empticos con Israel. A pesar de las afirmaciones de estos grupos de presin en EE.UU. y el Reino Unido de que hablan en nombre de su propia poblacin juda local, claramente no es as. Los individuos en las comunidades judas estn divididos sobre si se identifican con Israel o no. Y ciertamente su identificacin con Israel no debera ser una razn para restringir los debates vigorosos sobre la poltica exterior de Estados Unidos y el Reino Unido y la influencia israel a nivel nacional.

Incluso si la gran mayora de los judos en los EE UU. y el Reino Unido apoyan a Israel -no solo de una manera simblica o abstracta- ya los actuales gobiernos de extrema derecha que ahora gobiernan permanentemente a Israel, eso no los hace correctos con respecto a Israel ni hace antisemitas a los que critican esas mismas polticas.

Rompiendo la democracia

La abrumadora mayora de los judos israeles apoya a un estrecho espectro de polticos, desde el derecho militarista a los fundamentalistas religiosos y fascistas. Consideran que los palestinos son menos merecedores, incluso menos humanos que los judos y un obstculo para la realizacin de los derechos de los judos en toda la "Tierra de Israel", incluidos los territorios palestinos. Eso los hace correcto? Su dominio numrico justifica su horrible intolerancia hacia los palestinos? Por supuesto que no.

Y sera lo mismo incluso si fuera cierto que la mayora de los miembros judos del Partido Laborista apoyaran a un Estado que respalda con orgullo al supremacismo judo como su ideologa nacional. Sus sensibilidades no deberan contar para nada si simplemente enmascaran peligrosas actitudes racistas hacia los palestinos.

Los grupos de presin de todo tipo prosperan en la oscuridad, se vuelven ms poderosos y menos responsables cuando estn fuera de la vista e inmunes al escrutinio.

Al negarnos a hablar con franqueza del papel de los lobbies proisraeles en el Reino Unido y los EE UU., o al someternos a su intimidacin, simplemente invitamos a los partidarios de Israel ya los racistas antipalestinos a flexionar sus msculos ms agresivamente y eliminar el tejido democrtico de nuestras sociedades.

Hay indicios de que los polticos de la oposicin en los Estados Unidos estn listos por primera vez para iluminar los rincones de un sistema poltico profundamente corrompido por el dinero. Eso inevitablemente har la vida mucho ms difcil al lobby proisrael.

Pero, paradjicamente, eso est sucediendo justo cuando el lobby del Reino Unido en Israel est empujando exactamente en la direccin opuesta. La poltica britnica se est hundiendo en un silencio asfixiante e insalubre en el caso ms largamente silenciado de abusos masivos contra los derechos humanos sancionados por Occidente en la historia moderna.

Fuente: https://www.jonathan-cook.net/2019-04-22/israel-lobby-us-uk/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin.org como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter