Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2019

Fraude, las diez orejas del zorro

Jaime Galarza
Rebelin


La astucia del zorro para esconderse y camuflarse a fin de robar gallinas, es proverbial. Igualmente es conocida la astucia de la derecha ecuatoriana para robar votos y resultados en los procesos electorales. Siempre lo hizo y en ese campo se destaca, ms que otros, el Partido Social Cristiano.

Basta recordar el gran fraude nacional que llev a la presidencia al fundador de dicha secta poltica, Camilo Ponce Enrquez, en 1956 derrotando maosamente al candidato del Frente Democrtico, el liberal Ral Clemente Huerta, cierto que con la ayuda del presidente Velasco Ibarra, quien vocifer a los cuatro vientos su famosa consigna: O yo trituro al Frente o el Frente me tritura a m. Por cierto, el Frente fue triturado.

Se inaugur as el primer gobierno socialcristiano de la historia, que se caracteriz por una corrupcin universal, jams vista, y que se llen las manos con la sangre del pueblo guayaquileo, brutalmente masacrado el 3 de junio de 1959. Luego vendra con Febres Cordero el segundo gobierno socialcristiano, mientras hoy se prepara el tercero con Jaime Nebot, cuyo camino lo viene asfaltando Lenn Moreno, y como parte del cual estamos viviendo el fraudulento proceso electoral al que fuimos arrastrados el 24 de marzo reciente por el Consejo transitorio que dirige Julio Csar Trujillo, y a la vez, por ese club de amigos en discordia que se llama Consejo Nacional Electoral (CNE).

Pero ahora le fall la astucia al zorro, pues le brotaron diez orejas que le hacen fcilmente reconocible desde lejos. Y son estas: 1. La prematura campaa de Trujillo para desaparecer el Consejo de Participacin Ciudadana y Control Social (CPCCS), evento fundamental de las elecciones de esa fecha, convocado por mandato de la Consulta Popular del 4 de febrero de 2018. 2. La reticencia del CNE para llamar oportunamente a la misin tcnica de veedores de la OEA, reclamada por Graciela Mora y otros candidatos. 3. La divisin en tres de las papeletas para la eleccin del CPCCS: 28 candidatos hombres, de los cuales se deba escoger 3; 11 candidatas mujeres, para seleccionar 3, y 4 candidatos para Nacionalidades, a escoger 1, con lo que se completa la nmina de 7 consejeros requeridos por la ley. Esto, cuando las tres secciones deban constituirse en una sola papeleta, facilitaba la manipulacin y el fraude al menos en las dos menores sealadas. 4. La intimidacin de parte del CNE a los seis candidatos acusados de correstas por haber figurado en la famosa polla participativa, en que el ex presidente Rafael Correa apareca diciendo que l votara por dichas candidaturas. Intimidacin que no se hizo a quienes asomaban en similares pollas socialcristianas, con Rosa Chal u otras candidatas abrazadas con Nebot en sendas fotos. 5. La negativa del CNE a escrutar primero los votos para el CPCCS, que era la nica votacin nacional e internacional, mientras las dems eran seccionales (alcaldes, prefectos, etc.), lo que por fuerza determinaba que el conteo para el Consejo se hiciera en altas horas de la noche, al da siguiente o nunca. 6. Los apagones elctricos e informticos, constatados por los propios miembros del CNE y por veedores de la OEA, durante los cuales se pudo manipular fcilmente los resultados. 7. El acoso amistoso que sufrieron candidatas y candidatos por parte de allegados al gobierno y a la derecha para que comprometieran sus votos o silenciaran su palabra, acoso que fue denunciado intilmente en reuniones con el CNE. 8. Omisin de envo de papeletas para la eleccin de mujeres en casos de cantones como Gualaceo y otros del Azuay. 9. Igualmente, menor nmero de papeletas, en general, para el CPCCS, respecto de las destinadas a las elecciones seccionales, cuando el nmero de votantes era exactamente igual para el uno y el otro caso. 10. Rechazo a veedores acreditados por diversos candidatos, e incluso atropello a varios de ellos por parte de elementos de la fuerza pblica o autoridades de mesa.

He all un ligero retrato de las diez orejas de este zorro poltico que fracas en su astucia el 24 de marzo. Esperemos unos das, que a lo mejor no son diez sino cien las orejas a descubrirse, esto mientras Trujillo, acompaado por Rosala Arteaga, la conspicua golpista del Carnavalazo de 1997, galopa por todo el pas en cumplimiento de la patritica misin que se ha impuesto: acabar definitivamente con la participacin ciudadana para que retornen los dorados tiempos de la partidocracia que se reparta las instituciones de la patria como una res despedazada.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter