Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2019

El crimen de Dimar Torres en el Catatumbo

pachakuti.org


Si 80 campesinos del Catatumbo en Colombia no hubieran ido en comisin hasta el batalln militar a exigir que les devolvieran a su compaero Dimar, su crimen hubiera sido uno de los tantos miles que quedan en la absoluta impunidad.

Pero el gesto elementalmente solidario, aunque peligroso, permiti descubrir in fraganti cmo los militares tenan preparada la fosa para hacer desaparecer el cuerpo del campesino, que haba sido miliciano, que haba pactado una paz que no alcanz a disfrutar, y que en teora sera una persona protegida por dichos Acuerdos con verificacin internacional.

Si el general Villegas, con mando en 4000 militares en la zona, no hubiera pedido perdn por los hechos, contradiciendo y dejando en evidencia al ministro de defensa, el caso de Dimar habra sido otro de los miles de desapariciones forzadas que sufre la poblacin colombiana.

Si el cuerpo descubierto de Dimar no presentara tan abominables signos de tortura, ensaamiento, mutilacin genital, y violacin, tal vez podra haberse dado curso a la cobarde respuesta del gobierno en boca de su poderoso ministro de defensa que con descaro minti adjudicando la versin de que Dimar muri en medio de un forcejeo.

Si la Comisin de Paz del Senado no hubiera visitado de inmediato la regin del Catatumbo y a la comunidad de la vereda Campo Alegre, tal vez no hubiera llegado nunca a la conclusin de que la muerte de Dimar fue una ejecucin extrajudicial causada por un integrante del Ejrcito en accin no misional, no ordenada y fuera de la ley y que evidencias como la fosa hallada y los testimonios de la comunidad sugieren que existi intencin de ocultamiento y desaparicin del cadver con complicidad de terceros.

El asesinato de Dimar Torres a manos del Ejrcito Nacional constituye un crimen de Estado contra la paz, a la Fiscala le corresponde establecer con prontitud las responsabilidades penales tanto intelectuales como materiales de estos hechos gravsimos contra la paz de Colombia ha declarado uno de los senadores.

Senadores y responsables polticos que debieran incentivar las investigaciones para averiguar cuntas ms fosas comunes y no comunes hay en el Catatumbo. Cuntas son las personas desaparecidas, cuntas ejecuciones extrajudiciales (en uno de cuyos sealamientos est el propio general Villegas) corresponden a esta y otras regiones macabramente torturadas por la guerra que no termina en Colombia, como mostr ayer viernes en sede parlamentaria asturiana el Informe de la XV delegacin asturiana de verificacin a los DDHH en Colombia.


Fuente original: http://www.pachakuti.org/spip.php?article1078



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter